Lo sim­ple pa­ra vi­vir me­jor

Ellas (Chile) - - Reportaje - Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bravo

Pa­ra te­ner una me­jor vi­da, nun­ca se­rá tar­de co­men­zar a oír, mi­rar, ad­mi­rar lo que nos ro­dea, nun­ca se­rá tar­de pa­ra go­zar y asom­brar­nos con las co­sas más sim­ples, no de­be­mos vi­vir pa­ra tra­ba­jar y ga­nar di­ne­ro, de­be­mos in­ser­tar en nues­tro dis­co du­ro que el tra­ba­jo, el di­ne­ro, los bie­nes de­ben ser un ob­je­ti­vo a lar­go pla­zo y sin exa­ge­ra­cio­nes, lo más im­por­tan­te es que en me­dio de ese tra­ba­jar, pue­das co­no­cer más per­so­nas pa­ra em­pa­ti­zar y te­ner “más ca­lle”, así na­da te pro­vo­ca­rá es­pan­to, sino más sa­bi­du­ría, na­da te in­du­ci­rá a ha­blar mal del otro, na­die te con­ta­rá cuen­tos, no pe­ca­rás de in­ge­nua, tam­po­co de sa­ber­lo to­do, en ese sa­cri­fi­cio de­bes in­cluir los sen­ti­dos, el res­pi­rar, el vi­vir y sa­ber­te vi­va. Mi­rar me­nos te­le­vi­sión, eso es con­ta­mi­nan­te, con ese há­bi­to en­gor­da­rás, no ten­drás te­ma de con­ver­sa­ción, te re­fle­ja­rás co­mo una per­so­na sim­plo­ta, que no es lo mis­mo que sim­ple­za pa­ra vi­vir, lee más, es­cri­be más, lee to­do, no pier­das el tiem­po es­pe­ran­do el wa­sap, el men­sa­je del ce­lu­lar, cre­ce, en­ri­qué­ce­te, va­lo­ra el se­gun­do, el mi­nu­to, sin es­tre­sar­te, pe­ro en­fo­cán­do­te ca­da mi­nu­to en ca­da co­sa, no abar­ques más de lo sa­lu­da­ble pa­ra reír, pa­ra can­tar, pa­ra an­dar fe­liz por la vi­da, in­vier­te en tu sa­lud, co­me ri­co, pe­ro sano, to­ma agua, ca­mi­na por el par­que, la ala­me­da, to­ma un mo­te con hue­si­llo, vi­si­ta una fe­ria cos­tum­bris­ta, es­cu­cha mú­si­ca, cie­rra los ojos don­de quie­ra que es­tés y en­fo­ca siem­pre al­gún co­lor bo­ni­to, al­gún pai­sa­je bo­ni­to, de­ja el au­to en la ca­sa a pro­pó­si­to y to­ma un ta­xi, un bus, haz un lo­co, le­ván­ta­te muy tem­prano y co­rre, no pa­ra te­ner múscu­los, sino pa­ra sen­tir ese si­len­cio de la ma­dru­ga­da y el ai­re más fres­co que la con­ta­mi­na­ción del día a día, bus­ca es­pa­cios pa­ra es­tar so­la, es­tar so­lo, muy cons­cien­te de ha­cer na­da y oler to­do, mi­rar to­do y es­cu­char el rui­do de es­tar vi­vo, de tus sen­ti­dos, re­cuer­da los mo­men­tos be­llos del pa­sa­do, so­lo los be­llos, si amas­te que ri­co, si amas, que bueno, no es­pe­res que te co­rres­pon­dan de igual ma­ne­ra, si no te ama­ron, ya es pa­sa­do y si no te aman, ya te ama­rán, no to­dos se­rán sin­ce­ros con­ti­go, no im­por­ta, tú se ho­nes­ta, no to­dos quie­ren ver­te fe­liz, no im­por­ta tu no clau­di­ques en bus­car y te­ner la fe­li­ci­dad con­ti­go, no es­pe­res que to­dos los días sal­ga el sol, sa­bes que no es así, no im­por­ta, tu es­ta­rás ilu­mi­na­da por den­tro e irra­dia­rás luz, ten pa­cien­cia, no to­do es in­me­dia­to, arriés­ga­te a los cam­bios y de­bes con­ven­cer­te que to­do es po­si­ble, nun­ca de­jes de creer en ti, si te­mes al fra­ca­so sig­ni­fi­ca que no deseas tan­to el éxi­to, sé po­si­ti­va, cuan­do veas to­do obs­cu­ro, re­cuer­da ilu­mi­nar­te de in­me­dia­to, no pa­res, si en­cuen­tras un es­co­llo en el ca­mino, sá­ca­lo con cal­ma y pru­den­cia y si­gue ade­lan­te, no te de­ten­gas, si fa­llas, no te de­ten­gas, to­do eso y más, es vi­vir con sim­ple­za, es ser fe­liz con lo sim­ple, apren­der de los de­más y te­ner la úni­ca cer­te­za que mo­ri­rás, se­rá la ra­zón de reír o son­reír, de sa­car­te las mo­chi­las pe­sa­das, no te pro­duz­cas pa­ra sa­car­te fo­tos, no te pro­duz­cas pa­ra pa­re­cer, ya eres tú, con pin­tu­ra o sin pin­tu­ra, con pan­tu­flas o sin pan­tu­flas, gor­da o fla­ca, vie­ja o me­nos vie­ja, con ca­nas sin ellas, eres tú y tu be­lle­za que irra­dias, eres tú en esen­cia, eres tú co­no­cién­do­te, no es­pe­res que otros te va­lo­ren, ni tam­po­co que vi­van se­gún tus re­glas, vi­ve y de­ja vi­vir, na­die de­du­ci­rá lo que quie­res, ni co­mo lo quie­res, ni lo que pien­sas, tam­po­co de­du­ce tú ni pier­das el tiem­po en tra­tar de adi­vi­nar o ali­via­nar la car­ga de otros. A dis­fru­tar la vi­da por­que es más tar­de de lo que cree­mos, siem­pre es tiem­po pa­ra apren­der, agra­de­cer, amar, reír, can­tar, mi­rar, sen­tir, es­cu­char, pal­par.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.