La le­che de al­men­dras, una op­ción sa­lu­da­ble que no pue­des de­jar pa­sar

En­tre sus be­ne­fi­cios se en­cuen­tran que dis­mi­nu­ye el co­les­te­rol ma­lo, ayu­da a adel­ga­zar y tie­ne un alto con­te­ni­do de vi­ta­mi­na E.

Ellas (Chile) - - Belleza -

Los be­ne­fi­cios de la le­che de al­men­dras son di­ver­sos. Es uno de los me­jo­res ali­men­tos pa­ra per­der pe­so y, ade­más, es ri­ca en an­ti­oxi­dan­tes, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les co­mo el po­ta­sio y el cal­cio. Su de­li­cio­so sa­bor la ha con­ver­ti­do en la ac­tua­li­dad en un sus­ti­tu­to ideal de la le­che de va­ca

Las le­ches ve­ge­ta­les tie­nen una gran presencia en la ac­tua­li­dad. En el ca­so de la le­che de al­men­dras po­see, in­clu­so, me­nos ca­lo­rías de la le­che de so­ja. Si nos en­con­tra­mos en un plan de adel­ga­za­mien­to, sin du­da, es una muy bue­na op­ción PRO­PIE­DA­DES DE LA LE­CHE DE AL­MEN­DRAS

La le­che de al­men­dras no con­tie­ne glu­ten ni lac­to­sa ni co­les­te­rol. Por lo que es ideal pa­ra to­das aque­llas per­so­nas que su­fren al­gún ti­po de in­to­le­ran­cia o que ne­ce­si­tan con­tro­lar sus ni­ve­les de co­les­te­rol ma­lo

Ade­más, tie­ne un alto con­te­ni­do de vi­ta­mi­na E, un an­ti­oxi­dan­te na­tu­ral que ayu­da a pre­ve­nir el cáncer y a re­tra­sar los pro­ce­sos de en­ve­je­ci­mien­to co­mo bien se­ña­la es­te es­tu­dio. Tam­bién, con­tie­ne D y A, pro­teí­nas, ome­ga 6, zinc, cal­cio, hie­rro, mag­ne­sio y po­ta­sio Aun­que com­par­te al­gu­na pro­pie­da­des con la le­che de so­ja, su con­te­ni­do ca­ló­ri­co es bas­tan­te más bajo. Lo que sí tie­ne es un alto ni­vel de fi­bra na­tu­ral tan­to so­lu­ble co­mo in­so­lu­ble.

A pe­sar de que los be­ne­fi­cios de la le­che de al­men­dras nos pa­rez­can lo mis­mo in­de­pen­dien­te­men­te de la mar­ca, es im­por­tan­te fi­jar­nos en la in­for­ma­ción nu­tri­cio­nal que ofre­cen, ya que pue­de va­riar BE­NE­FI­CIOS DE LA LE­CHE DE AL­MEN­DRAS

Aun­que los be­ne­fi­cios de la le­che de al­men­dras sean di­ver­sos y en­tre ellos se en­cuen­tra la pér­di­da de pe­so, tam­bién ayu­da a aque­llas per­so­nas que su­fren gas­tri­tis. Es mu­cho más li­ge­ra y sua­ve que la le­che de va­ca. No obs­tan­te, va­mos a ver qué más nos pue­de apor­tar su con­su­mo.

Su bajo ín­di­ce ca­ló­ri­co fa­ci­li­ta la pér­di­da de pe­so.

Me­jor los ni­ve­les de co­les­te­rol bueno, re­du­cien­do el ma­lo.

For­ta­le­ce el co­ra­zón. Fa­vo­re­ce la ab­sor­ción de azú­ca­res y gra­sas de los in­tes­ti­nos.

Es ade­cua­da pa­ra los in­to­le­ran­tes a la lac­to­sa.

Se re­co­mien­da pa­ra tra­tar las dia­rreas y vó­mi­tos gra­cias a su alto ni­vel de po­ta­sio.

Pro­te­ge la pa­red de los in­tes­ti­nos, re­gu­lan­do las fun­cio­nes gás­tri­cas. Ayu­da a que el pe­lo y las uñas es­tén más fuer­tes gra­cias a su vi­ta­mi­na B2. CONTRAINDICACIONES DE LA LE­CHE DE AL­MEN­DRAS

No exis­te el ali­men­to per­fec­to, y la le­che de al­men­dras no es la ex­cep­ción. Po­see di­ver­sas con­tra­dic­cio­nes y efec­tos se­cun­da­rios que se de­ben te­ner en cuen­ta an­tes de em­pe­zar con su con­su­mo re­gu­lar.

Uno de sus efec­tos ne­ga­ti­vos es que, con­su­mi­da en ex­ce­so, pue­de afec­tar a la ti­roi­des. Es­to no sig­ni­fi­ca que sea ne­ga­ti­va pa­ra to­do el mun­do. Tan so­lo de­ben te­ner cui­da­do aque­llas per­so­nas que su­fren de ti­roi­des.

Otra de las contraindicaciones que tie­ne la le­che de al­men­dras es que no de­be­mos dár­se­la a los be­bés, ya que no es tan nu­tri­ti­va pa­ra ellos.

La úl­ti­ma de las contraindicaciones de la le­che de al­men­dras es que, a pe­sar de que ayu­da a per­der pe­so, es su­ma­men­te dul­ce. Tie­ne un alto por­cen­ta­je de azú­ca­res, aun­que no es igual en to­das las mar­cas. Por es­te mo­ti­vo, de­be­mos re­vi­sar la in­for­ma­ción nu­tri­cio­nal

Ideal pa­ra las per­so­nas con in­to­le­ran­cia al glu­ten y a la lac­to­sa La le­che de al­men­dras no tie­ne glu­ten, ni lac­to­sa ni co­les­te­rol.

Con­su­mi­da en ex­ce­so pue­de afec­tar la ti­roi­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.