Ga­brie­la Mis­tral y la crí­ti­ca.

Ellas (Chile) - - Reportaje - Ma­ría An­gé­li­ca Re­yes Bra­vo

No só­lo fue la Poe­ti­sa chi­le­na, re­co­no­ci­da por el mun­do en­te­ro, Pre­mio no­bel, Pri­me­ra mu­jer No­bel, con su poe­sía inocen­te di­ri­gi­da a los ni­ños, una vi­sio­na­ria res­pec­to al rol de la mu­jer, una re­bel­de, una lu­cha­do­ra so­cial, una es­cri­to­ra la­ti­noa­me­ri­ca­nis­ta, una lu­cha­do­ra por el de­re­cho de los ni­ños, por el va­lor de la edu­ca­ción de ca­li­dad, por los de­re­chos de los ni­ños a so­ñar, a ver el mun­do con inocen­cia , “Pie­ce­ci­tos de Ni­ños, azu­lo­sos de frío…”, “Los as­tros son ron­das de ni­ños…”, “Ha­re­mos la ron­da in­fi­ni­ta, la ire­mos al bos­que a tren­zar, la ha­re­mos al pie de los mon­tes y en to­das las pla­yas del mar…” Una mu­jer que lla­ma a la crí­ti­ca, de ca­rác­ter fuer­te y lu­cha­do­ra, qui­zás dog­má­ti­ca, qui­zás egó­la­tra, qui­zás sin­ce­ra, sin te­mo­res, ga­na­do­ra, sus poe­mas re­fle­jan su in­fan­cia du­ra y po­bre, aban­do­na­da por su padre y to­do eso la de­fi­nió co­mo una de las mu­je­res que lu­chó con­tra la vi­da que le to­có e ins­tó a la lu­cha a to­das las mu­je­res pa­ra que se atre­vie­ran a do­blar­le la mano al des­tino, muy de avan­za­da pa­ra los tiem­pos, ca­si re­vo­lu­cio­na­ria. La vi­da y obra de Ga­brie­la Mis­tral, co­mo to­do fa­mo­so, pue­de ser in­ter­pre­ta­da de mil ma­ne­ras, ca­da his­to­ria­dor, ca­da es­cri­tor, ca­da crí­ti­co, ca­da mu­jer u hom­bre pue­de in­ter­pre­tar­la co­mo le pa­rez­ca, eso la ha­ce uni­ver­sal, eso la ha­ce in­men­sa, in­clu­so exis­ten in­te­rro­gan­tes … era una ma­dre es­pi­ri­tual- una mu­jer in­te­lec­tual- una mu­jer les­bia­na – una fe­mi­nis­ta- una De­fen­so­ra del pa­triar­ca­do- una re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal de la li­te­ra­tu­ra, o to­das las an­te­rio­res…. Ella in­vi­ta­ba a las mu­je­res de su épo­ca a de­di­car­se al cui­da­do de la ca­sa y los ni­ños, ha­cía la di­fe­ren­cia de ta­reas y con­si­de­ra­ba que las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de en­ton­ces, pa­sa­ban por al­to esas ta­reas de la mu­jer y del hom­bre que tra­di­cio­nal­men­te ha­bían desa­rro­lla­do. Ella de­cía que los de­re­chos del niño, eran tam­bién los de­re­chos de las mu­je­res en el año 1928, ex­pu­so en la pri­me­ra Con­ven­ción In­ter­na­cio­nal de Maes­tro en Bue­nos Ai­res: “…De­re­cho a la ma­dre a lo lar­go de la in­fan­cia, a su ojo vi­gi­lan­te, que la pie­dad vuel­ve so­bre­na­tu­ral, a su ím­pe­tu de sa­cri­fi­cio que no ha si­do equi­pa­ra­do ni por el ce­lo de la me­jor maes­tra. Cuan­do me­nos, si la ma­dre de­be tra­ba­jar, de­re­cho a que el niño la ten­ga a su al­can­ce por me­dio del tra­ba­jo en el ho­gar” (Mis­tral, 1979 [1928]:64).

Sea co­mo sea, nues­tra Ga­brie­la pu­so a la ca­be­za del mun­do por me­dio de la li­te­ra­tu­ra, los te­mas gran­des co­mo: La mu­jer y su rol, la edu­ca­ción pú­bli­ca, la in­fan­cia y la pobreza, la de­fen­sa de los pue­blos ori­gi­na­rios, que­bró los es­que­mas de la épo­ca y ade­más de su lec­tu­ra y re-lec­tu­ra de sus poe­mas, tam­bién hi­zo que el mun­do mi­ra­ra a esa mu­jer ves­ti­da de gris, ru­da, tos­ca, di­plo­má­ti­ca, pe­da­go­ga y pri­me­ra mu­jer de ha­bla his­pa­na en re­ci­bir el No­bel de li­te­ra­tu­ra. Lu­cha­do­ra so­cial Ame­ri­ca­nis­ta,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.