Las emo­cio­nes fe­me­ni­nas tra­za­das con un pin­cel

Ellas (Chile) - - Portada - Ma­ría Eu­ge­nia Do­no­so:

En­trar en una ca­sa lle­na de cua­dros y de his­to­ria, en la ca­li­dez de una sala, don­de se fun­de lo ar­tís­ti­co con la mo­der­ni­dad, en­con­tra­mos a Ma­ría Eu­ge­nia Do­no­so, una pin­to­ra tal­qui­na de lar­ga tra­yec­to­ria en las ar­tes vi­sua­les, cu­ya ca­rre­ra se ha desa­rro­lla­do prin­ci­pal­men­te en la Re­gión del Mau­le. Su ar­te se ha ca­rac­te­ri­za­do por el uso del óleo y el pas­tel gra­so, pa­ra crear en obras de pe­que­ño y me­diano for­ma­to.

Su in­ten­sa re­la­ción con el ar­te an­te­ce­de a la dé­ca­da de 1960 y, has­ta hoy, se man­tie­ne vi­gen­te. Sus obras tie­nen un mar­ca­do se­llo fe­me­nino. Son las fi­gu­ras de mu­je­res, plas­ma­das en múl­ti­ples ac­ti­tu­des, los que do­mi­nan la es­ce­na. Re­tra­tos, des­nu­dos, mo­de­los, ami­gas, enamo­ra­das, dan­zan­tes, viu­das, so­li­ta­rias o re­fle­xi­vas, son los al­gu­nos de los te­mas que aflo­ran en sus cua­dros. Rei­nal­do Vi­lla Se­ñor, Ce­li­na Gál­vez, Kurt Her­dan y Or­lan­do Me­lla­do mar­can su for­ma­ción en pin­tu­ra y di­bu­jo, mien­tras que la es­cul­tu­ra la apren­dió con Jo­sé Mi­guel Cruz, do­mi­nan­do tam­bién la téc­ni­ca del es­mal­te so­bre me­tal. Ma­ría Eu­ge­nia, no só­lo ha si­do pin­to­ra, sino que ade­más ha ocu­pa­do va­rios car­gos aca­dé­mi­cos, des­ta­cán­do­se su apor­te co­mo di­rec­to­ra del Mu­seo de Huil­qui­le­mu y co­mo pro­fe­so­ra de pin­tu­ra, di­bu­jo o es­mal­te en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le, en la Uni­ver­si­dad de Tal­ca y en la Ca­sa del Ar­te de Tal­ca. Ade­más, co­mo crea­do­ra, ha re­ci­bi­do va­rios en­car­gos pa­ra la con­fec­ción de es­cul­tu­ras des­ti­na­das a es­pa­cios pú­bli­cos de la Re­gión. Es­cul­can­do en sus ini­cios, Ma­ría Eu­ge­nia Do­no­so nos cuen­ta que su in­quie­tud co­men­zó des­de muy ni­ña. “La pin­tu­ra la apren­dí des­de muy ni­ña. Primero me acer­que a la for­ma con la es­cul­tu­ra y ac­tual­men­te so­lo a la pin­tu­ra. Me gus­ta­ba mu­cho es­to, es­tu­ve siem­pre cer­ca de personas que, si sa­bían de pin­tu­ra, de ex­pre­sión, de es­cu­char. Mi ma­dre me ayu­do, siem­pre es­tu­vo con­mi­go en es­te afán de bus­car, la for­ma, ob­je­tos, to­do aque­llo que a uno lo ha­ce pen­sar, le ha­ce sen­tir. Mi ma­má se ex­pre­sa­ba más por la música, to­ca­ba muy bien piano, te­nía­mos en la ca­sa era muy agra­da­ble, era en­can­ta­do­ra, con mu­cho ta­len­to. A mis her­ma­nos tam­bién le gus­ta el ar­te, ten­go dos her­ma­nos, uno to­ca vio­lín y el otro piano, en­ton­ces nos jun­tá­ba­mos to­dos y era una ca­sa ale­gre, es­tá­ba­mos uni­dos por el sen­ti­mien­to de la música e in­cen­ti­va­dos por mi ma­dre. A mi pa­dre tam­bién le gus­ta­ba mu­cho, pe­ro ella nos guio más, aun­que yo siem­pre qui­se bus­car más pro­fun­do, por en­ci­ma de la co­sa in­me­dia­ta, por en­ci­ma del pen­sa­mien­to que es­tu­dia el pre­sen­te”. Re­la­tó la ar­tis­ta.

Pro­fun­di­zan­do so­bre el desa­rro­llo de su ar­te, la pin­to­ra nos cuen­ta que pa­ra ella Tal­ca ha si­do su centro de aten­ción. “Siem­pre he es­ta­do en Tal­ca, soy tal­qui­na de co­ra­zón, es­toy muy agra­de­ci­da de ha­ber po­di­do es­tu­diar aquí, y ha­ber lo­gra­do ser al­guien, de po­der al­can­zar lo que bus­ca­ba”. An­te esa afir­ma­ción, la pre­gun­ta so­bre el en­con­trar lo que ha­bía bus­ca­do fue res­pon­di­da po­si­ti­va­men­te. “Bus­ca­ba la for­ma, la ex­pre­sión del ser hu­mano. Tal vez eso es lo que ha uno la ha­ce ser tan in­sis­ten­te en se­guir tra­ba­jan­do has­ta aho­ra que ten­go 91 años.

Yo creo que siem­pre lo tu­ve, pe­ro uno tar­da en desa­rro­llar­lo, y eso se lo­gra in­clu­so a tra­vés de mi edad. Es­ta edad la sien­to fe­liz, no soy una vie­ja amar­ga­da, al con­tra­rio, es­toy agra­de­ci­da de la vi­da, y de Dios por su­pues­to” nos ex­pli­ca.

PIN­TU­RAS DE MU­JER

I ser hmano, es­pe­ciaen­te la mu­jer, hai­do el fo­co prin­ci­pa­le­su ar­te, a quien si­túan un es­pa­cio in­ti­mo e intrpec­ti­vo, lleno de vi­vencs in­ten­sas y de ecio­nes con­ti­das.

Re­co­rrien­do sus cua­dros se ob­ser­va pre­do­mi­nan­te­men­te la fi­gu­ra fe­me­ni­na, don­de tras­mi­ten la emo­ción de la pro­fun­di­dad, de la re­fle­xión y del pen­sa­mien­to, al res­pec­to, Ma­ría Eu­ge­nia Do­no­so nos des­cri­be lo si­guien­te: “Si, ella es así, (las mu­je­res en sus cua­dros) por­que siem­pre nos di­cen que no sa­be­mos pen­sar, que so­lo so­mos bue­nas pa­ra criar, hi­jos, tal vez por­que la mu­jer en mi tiem­po era mas au­sen­te, cos­ta­ba mu­cho que lo­gra­ran re­co­no­cer su ta­len­to, en­ton­ces hay una di­fe­ren­cia muy gran­de en­tre hom-

bre y mu­jer, pe­ro la ver­dad es que so­mos pa­ra sen­tir y pa­ra pen­sar y lu­cha­mos, y con los años lo lo­gra­mos” Ex­pli­ca. So­bre los sen­ti­mien­tos que con­flu­yen cuan­do es­tá pin­tan­do nos di­ce que son mu­chas las emo­cio­nes que tie­ne al pin­tar.” Uno en reali­dad se vue­la, pen­san­do, sin­tien­do, y eso se tras­pa­sa, y no es así, ¡no hay asun­to! El ar­tis­ta to­dos los días tie­ne de­seos de pin­tar, así co­mo uno tie­ne que res­pi­rar pa­ra vi­vir, así es la pin­tu­ra. Cuan­do es­ta­ba más jo­ven me gus­ta­ba sa­lir mu­cho pa­ra bus­car pai­sa­jes, y siem­pre en­con­tra­ba al­go que tras­pa­sa­ra, aho­ra, pue­do pin­tar don­de quie­ra, el ideal es mi ta­ller, una pie­ce­ci­ta don­de ten­go lo ne­ce­sa­rio, pe­ro cuan­do en­tro a mi ta­ller me sien­to muy agra­da­da, muy li­bre, muy de­seo­sa de tras­mi­tir lo que sien­to de ha­blar por in­ter­me­dio del co­lor y la for­ma y oja­lá de lle­gar a las personas” ex­pli­ca Ma­ría Eu­ge­nia.

EL CUA­DRO

Ya en su ta­ller, un lu­gar que sor­pren­de por su di­ver­si­dad de co­lo­res y for­mas, qui­si­mos que res­ca­ta­ra el re­cuer­do de su pri­mer cua­dro. “No re­cuer­do mi pri­mer cua­dro, pe­ro re­cuer­do mi pri­me­ra es­cul­tu­ra. Era una mas­ca­ri­lla que era lo primero que le en­se­ña­ban a uno ha­cer, en­ton­ces, me gus­tó mu­cho a la fi­gu­ra hu­ma­na, y es la for­ma de ex­pre­sión que he te­ni­do. Mi ma­dre me ce­le­bró mu­cho y les de­cía a to­dos: ¡es­to lo hi­zo mi hi­ja!” En ese en­can­ta­mien­to de for­mas, la pre­gun­ta del cua­dro mas sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra ella no se hi­zo es­pe­rar. Era un cua­dro ubi­ca­do en la par­te su­pe­rior de su ta­ller don­de se ob­ser­va­ba a dos mu­je­res vi­si­ble­men­te con­su­mi­das por el llan­to. “Re­pre­sen­ta la gue­rra en el mun­do, y las lá­gri­mas de las mu­je­res por la pér­di­da de sus hi­jos y sus se­res que­ri­dos, y eso es lo que he que­ri­do de­mos­trar allí. Son ex­pre­sio­nes que no bus­ca la gen­te, por­que se re­cha­za, por­que uno no quie­re sa­ber de ese sen­ti­mien­to, a mi si me gus­ta, a mí me gus­ta de­nun­ciar­lo a tra­vés de la pin­tu­ra. Otro de los que me lla­ma la aten­ción es el de bai­la­ri­nes de tan­go, ese es un bai­le que me gus­ta por la for­ma en que se une el hom­bre y la mu­jer en un sen­ti­mien­to que se ex­pre­sa, y eso va en con­jun­to” in­di­ca Ma­ría Eu­ge­nia. El ter­cer cua­dro que lla­ma la aten­ción es una pin­tu­ra do­ble, con un tris­te re­la­to. “Es­te cua­dro fue he­cho por mis alum­nos, ellos la en­con­tra­ban vie­ja, (la mo­de­lo) pe­ro no sa­bían que es­ta­ba con un gran sen­ti­mien­to. Es­ta­ba allí por ga­nar­se unos pe­sos por­que te­nía una tra­ge­dia en su vi­da, que­ría per­der un hi­jo por­que el hom­bre le obli­ga­ba que lo per­die­ra, en­ton­ces se re­fle­ja­ba en ella ese sen­ti­mien­to, ade­más le po­día­mos pa­gar, por­que ella lo que que­ría era pla­ta, no su­pe después que pa­só, qui­se ir a ver­la pa­ra ayu­dar­la y estar con ella y po­der ser so­li­da­ria y no la en­con­tré. En la otra par­te del cua­dro es­ta­ba su hi­ja, en el mis­mo pro­ble­ma de la ma­dre, tam­bién em­ba­ra­za­da, pe­ro lo dis­tin­to que el hom­bre era ma­yor, ella no le im­por­ta­ba y que­ría ir­se, la tra­to muy mal. Era ex­tra­ño por­que una que­ría per­der­lo por­que el hom­bre que­ría que lo per­die­ra, y la otra no lo que­ría per­der. Es­to fue mien­tras da­ba mis cla­ses en la uni­ver­si­dad”. Con­tó la pin­to­ra.

TRASPASAR EL AR­TE

In­da­gan­do en su in­ti­mi­dad fa­mi­liar, Ma­ría Do­no­so nos cuen­ta que al­go de su ADN que­dó en sus hi­jos. “El ar­te tam­bién lo lle­van ellos y se me ocu­rre que pu­di­mos tras­pa­sar­la, te­ner un po­qui­to suer­te y ser ca­paz de lle­gar a ellos, tras­pa­sar­lo a ellos, hay que es ci­neas­ta, Ma­nuel, y los otros, si no lo son, siem­pre con­cuer­dan con al­gún sen­ti­do de la es­cri­tu­ra, de la for­ma del co­lor” Fi­na­li­zó la pin­to­ra, a quien la vi­da le aca­ba de re­ga­lar un nue­vo nie­to.

Jac­que­li­ne Per­do­mo Yan­se

La ar­ti­sem­pre se en­ca en la bú­sa de la for­ma co­lor.

La pin­tu­ra me na­ce del pen­sa­mien­to y del sen­ti­mien­to.

“Me sien­to sa­tis­fe­cha y agra­de­ci­da que la gen­te se ha­ya da­do cuen­ta que pin­ta­ba”.

Sus cua­dros re­pre­sen­tan es­pe­cial­men­te los sen­ti­mien­tos fe­me­ni­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.