Cla­ri­sa Ma­ría Aya­la: La im­por­tan­cia de dar el pri­mer pa­so

Ellas (Chile) - - Portada -

¿Qué fue lo más re­le­van­te en su pro­ce­so for­ma­ti­vo uni­ver­si­ta­rio?

“He desa­rro­lla­do mi vi­da pro­fe­sio­nal en la Re­gión del Mau­le. Soy una per­so­na que na­ció en es­ta zo­na, y es­toy vin­cu­la­da a la tie­rra, soy de San Cle­men­te, hi­ja de agri­cul­to­res, por lo tan­to, es­tu­dié to­da mi vi­da en co­le­gios de nues­tra re­gión, y so­lo fui a San­tia­go pa­ra ir a la uni­ver­si­dad. En ese tiem­po, cuan­do en­tre a es­tu­diar in­ge­nie­ría ci­vil en la Uni­ver­si­dad de Chi­le, las mu­je­res re­pre­sen­tá­ba­mos só­lo el 2%. ¡Éra­mos muy po­qui­tas mu­je­res! La in­ge­nie­ría es una ca­rre­ra muy her­mo­sa y da una vi­sión in­te­gral de la vi­da, de có­mo en­fren­tar los tra­ba­jos, pe­ro tam­bién muy exi­gen­te y eso ha­cía que muy po­cas mu­je­res pu­die­sen en­trar a esa es­cue­la, por­que ne­ce­si­ta­ban un pun­ta­je al­to, y ne­ce­si­ta­ban una de­di­ca­ción al­tí­si­ma pa­ra el es­tu­dio. Cuan­do era es­tu­dian­te, so­lo que­ría po­der te­ner un fin de se­ma­na pa­ra mí”.

¿Por qué re­gre­sar a la Re­gión del Mau­le, si su ca­rre­ra la es­tu­dió en San­tia­go”

“Re­gre­sé por ra­zo­nes fa­mi­lia­res, de no ha­ber si­do así, a lo me­jor me hu­bie­se que­da­do en San­tia­go, pe­ro me vi­ne, y en­tré a tra­ba­jar. Ini­cié en Ser­co­tec, y lue­go, en el año 90, a raíz del plan de ex­pan­sión a re­gio­nes de una en­ti­dad ban­ca­ria (Ban­co del Desa­rro­llo), pos­tu­lé -sin sa­ber na­da de ban­cos-, so­lo mi ex­pe­rien­cia en Ser­co­tec y ga­né el con­cur­so. Y en ese pe­rio­do de ca­pa­ci­ta­ción fui agen­te y me con­ver­tí en la pri­me­ra mu­jer en la his­to­ria de la Re­gión del Mau­le que era agen­te de un ban­co. Lle­gué a ser la ge­ren­te zo­nal cen­tro-sur, aten­día la Sex­ta y la Sép­ti­ma Re­gión. Ese tra­ba­jo te­nía un sen­ti­do, y por su­pues­to, to­dos los ojos es­ta­ban so­bre la ges­tión, in­clu­so la co­mu­ni­dad, por­que me co­no­cían”.

¿Qué sig­ni­fi­có ese tra­ba­jo en su vi­da?

“Creo que abrí las puer­tas a mu­chas mu­je­res que en­tra­ron a la ban­ca, por­que se pu­do de­mos­trar que no­so­tras, con una bue­na for­ma­ción pro­fe­sio­nal, no hay ma­ne­ra que el éxi­to no lle­gue ¡es im­pa­ra­ble! Ese tra­ba­jo fue mi prue­ba más im­por­tan­te, de co­mo uno avan­za en la vi­da pro­fe­sio­nal, por­que la ver­dad es que yo tra­ba­je in­ten­sa­men­te, me fue muy bien, y eso va­li­do mi tra­ba­jo. Creo que tra­ba­jar, pa­ra no­so­tras las mu­je­res, tie­ne un pe­rio­do en que uno va mos­tran­do su cri­te­rio, su for­ma de tra­ba­jar, su aná­li­sis, y lue­go de eso se va ge­ne­ran­do la con­fian­za y to­do es más fá­cil, pe­ro ese pe­rio­do hay que pa­sar­lo sien­do va­li­da­da, ha­cien­do lo co­rrec­to, con ho­nes­ti­dad, con de­di­ca­ción, con ri­gu­ro­si­dad pro­fe­sio­nal. Uno pa­sa a ser je­fa de al­go, de un gru­po de per­so­nas, y ser je­fa en los años 90 no era tan co­mún. Hoy es mu­cho más co­mún ver mu­chas mu­je­res en je­fa­tu­ras, creo que no­so­tras co­mo je­fas te­ne­mos mu­chas vir­tu­des, te­ne­mos una mi­ra­da más in­te­gral, más in­te­gra­do­ra, me­nos pro­ble­mas con el ego, y una ma­ne­ra mas cer­ca­na de tra­ba­jar. No­so­tras lo­gra­mos in­te­grar al res­to, por­que to­dos tie­nen al­go que apor­tar, uno no pu­de sa­ber­lo to­do. En la me­di­da que ten­ga­mos sen­ci­llez y hu­mil­dad pa­ra re­co­ger ese co­no­ci­mien­to, el re­sul­ta­do es mas po­si­ti­vo, y ese es un per­fil ne­ta­men­te fe­me­nino”.

¿Hay al­gu­na otra ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal que la ha­ya im­pac­ta­do?

“En te­rre­mo­to del 2010, me lla­man a apo­yar en la re­cons­truc­ción de las vi­vien­das, pri­me­ro co­mo se­re­mi de Vi­vien­da, y lue­go co­mo di­rec­to­ra del Ser­viu. Mu­cha gen­te me pre­gun­ta­ba cuál era la ra­zón por la que iba a me­ter­me en un te­ma tan com­pli­ca­do ¡y yo só­lo que­ría ir a ha­cer­lo por­que era un desafío muy gran­de, la re­gión es­ta­ba des­trui­da! Allí es­tu­ve cua­tro años, con un gran equi­po, nun­ca to­me va­ca­cio­nes, y era por­que tra­ba­jo era tan in­ten­so, que uno lo to­ma co­mo una mi­sión ¡fue un tra­ba­jo in­ten­so, pe­ro ma­ra­vi­llo­so! Aho­ra co­mo con­tra­lo­ra es­toy ha­cien­do una la­bor dis­tin­ta, pe­ro ade­cua­da a mi ex­pe­rien­cia. Es­pe­ro ser un apor­te al desa­rro­llo de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le”.

A su cri­te­rio ¿qué fa­ci­li­tó a las mu­je­res el ac­ce­so a car­gos de re­le­van­cia?

“Lo más im­por­tan­te fue cuan­do la mu­jer pu­do ac­ce­der a la edu­ca­ción su­pe­rior, ese es el pun­to de par­ti­da, allí se abrió el mun­do. La pri­me­ra mu­jer mé­di­co, la pri­me­ra mu­jer abo­ga­da, las mu­je­res en la cien­cia… Yo só­lo pue­do de­cir­les a las mu­je­res que si­gan ade­lan­te, no se de­ten­gan, ha­ga un buen tra­ba­jo y el éxi­to va a lle­gar, yo no me he fi­ja­do en las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro; me gus­ta mi ca­rre­ra, me gus­ta tra­ba­jar y es­toy muy con­ten­ta”.

¿Ha ha­bi­do una dis­cor­dan­cia en­tre su pro­fe­sión y la fa­mi­lia?

“Ten­go un gran sen­ti­do de fa­mi­lia, vi­vo en el cam­po y ten­go cua­tro her­ma­nos. Mi pa­pá no es­tá, mi ma­ma mu­rió ha­ce años, pe­ro yo es­toy siem­pre en­tre mi fa­mi­lia y mi tra­ba­jo. No ten­go hi­jos, no sé si lo pen­sé o no. Con­si­de­ra­ba que pa­ra te­ner hi­jos hay que te­ner un ni­do. Por mi for­ma­ción más con­ser­va­do­ra pen­sé que uno de­bía te­ner una es­truc­tu­ra co­mo la que yo tu­ve, ade­más, en esos años yo te­nía un lu­gar des­ta­ca­do sien­do muy jo­ven. Es­toy con­for­me con lo que he he­cho en mi vi­da, es­toy fe­liz, prac­ti­co va­rios de­por­tes, ese es mi des­can­so, me ha ayu­da­do mu­cho en la vi­da y ha­ce que uno pue­da en­fren­tar­la de me­jor ma­ne­ra, y creo que he he­cho un apor­te a la so­cie­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.