Mar­chas que ac­cio­nan el ace­le­ra­dor

Ca­ro­li­na Pla­za, sub­di­rec­to­ra na­cio­nal del Ser­naMEG

Ellas (Chile) - - Portada -

Pa­ra la fun­cio­na­ria, la mar­cha del 8 de mar­zo fue un lla­ma­do a la re­fle­xión muy pro­fun­do de lo que es­tá pa­san­do en la so­cie­dad chi­le­na, y en el mun­do, pa­ra re­co­no­cer la dig­ni­dad de las mu­je­res co­mo se­res hu­ma­nos.

“El mar de es­pe­ran­za que vi­mos en la mar­cha del 8 de mar­zo so­lo va a im­pul­sar a que esa fuer­za no se eli­mi­ne”, fue par­te de la re­fle­xión que reali­zó Ca­ro­li­na Pla­za, sub­di­rec­to­ra na­cio­nal del Ser­naMEG, al ser con­sul­ta­da so­bre su opi­nión so­bre la mul­ti­tu­di­na­ria mar­cha del Dia In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer, que se reali­zó en va­rias re­gio­nes del país.

¿La ma­cha del 8 de mar­zo, cam­bia la agen­da de go­bierno?

“Pa­ra mí fue muy emo­cio­nan­te la pro­pues­ta que hi­zo el pre­si­den­te Pi­ñe­ra res­pec­to a mo­di­fi­ca­cio­nes tras­cen­den­ta­les en la nor­ma­ti­va chi­le­na, co­mo tam­bién in­clu­so cam­biar la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca, pa­ra es­ta­ble­cer igual­dad de de­re­chos y obli­ga­cio­nes en la dig­ni­dad a una vi­da li­bre de vio­len­cia a hom­bres y mu­je­res, lue­go vie­ne to­da es­ta ola mun­dial fe­mi­nis­ta , que mu­chas ve­ces la gen­te se con­fun­de, por­que una co­sa es la lí­nea fe­mi­nis­ta, que es mu­cho mas ra­di­cal y po­la­ri­za­da, y otro es el te­ma que ya es in­ne­ga­ble, que es que las mu­je­res lle­ga­mos pa­ra que­dar­nos en los po­de­res de de­ci­sión, en los lu­ga­res de dig­ni­fi­ca­ción de nues­tro ser, y por­que no de­cir­lo, a uti­li­zar nues­tro li­bre al­be­drio en to­das las ne­ce­si­da­des que la vi­da hoy tie­ne”.

¿Cree que to­das las opi­nio­nes de las mu­je­res de­ben ser tra­ta­das de la mis­ma for­ma?

“El en­fo­que de gé­ne­ro tie­ne una per­ti­nen­cia te­rri­to­rial ade­cua­da. No es lo mis­mo la per­ti­nen­cia de gé­ne­ro en una zo­na de al­ta in­fluen­cia ét­ni­ca, co­mo lo pue­de ser hoy día con nues­tras mu­je­res mi­gran­tes, con las mu­je­res en la cár­cel, con las mu­je­res adul­tas ma­yo­res que fue­ron for­ma­das con otra mi­ra­da del mun­do y de la par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer. En el fon­do cree­mos que es­ta di­ver­si­dad so­lo en­ri­que­ce nues­tra so­cie­dad, y lo que su­ce­dió es­te 8 de mar­zo vuel­ve a de­mos­trar que to­dos so­mos ne­ce­sa­rios, con ca­da una de nues­tras miradas, pa­ra que se nos res­pe­te y po­da­mos lu­char con li­ber­tad por ca­da uno de los es­pa­cios que que­ra­mos con­quis­tar. Una vi­da sin vio­len­cia no de­be ser un sue­ño, de­be ser una reali­dad, y pa­ra eso las ins­ti­tu­cio­nes son fun­da­men­ta­les, pa­ra eso hay que re­fle­xio­nar so­bre las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, so­bre la nor­ma­ti­va vi­gen­te, que es­ta­mos ha­cien­do, por­que lo que sir­vió ha­ce 10 nos atrás ya no sir­ve”

¿Cuál cree que es la po­si­ción de la pri­me­ra da­ma an­te el em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino?

“Tu­ve el or­gu­llo de es­tar en el dis­cur­so de la pri­me­ra da­ma Ce­ci­lia Mo­rel, don­de ini­cio di­cien­do: ’ya no que­re­mos que nos man­den y que nos di­gan lo que te­ne­mos que ha­cer’, tu­ve la suer­te de es­tar en la Mo­ne­da ¡y lo di­ce con su marido allí, que es el pre­si­den­te de la re­pu­bli­ca! Fue un men­sa­je po­ten­te. Ima­gi­na a la mu­jer cam­pe­si­na que vi­ve ale­ja­da de la ciu­dad lo im­por­tan­te que es de­cir­le que es po­si­ble vi­vir con res­pe­to, y de­cir lo que pien­sa sin que el otro se mo­les­te”.

¿Qué men­sa­je cree que de­jó la mar­cha del 8 de mar­zo?

“La mar­cha del 8 de mar­zo no fue so­lo un men­sa­je pa­ra las mu­je­res, sino tam­bién pa­ra los hom­bres, el men­sa­je di­ce que es po­si­ble amar sin vio­len­cia, es po­si­ble vi­vir en un mun­do de ar­mo­nía y de res­pe­to mu­tuo. Es un an­he­lo cam­biar lo que no nos ha gus­to ¡y es po­si­ble cam­biar­lo! Es­to

de ser pro­ta­go­nis­tas no so­lo me en­can­ta, tam­bién creo que es un desafío de vi­da pa­ra cual­quie­ra. Yo lo to­mé, y es­pe­ro que las lec­to­ras de ELLAS tam­bién lo to­men en sus vi­das”

Hay po­si­cio­nes ra­di­ca­les del fe­mi­nis­mo ¿Co­mo pue­den en­gra­nar­se?

“Pa­ra eso es­tá el con­gre­so, allí se le­gis­la. Mi tra­ba­jo es ge­ne­rar la eje­cu­ción de los acuer­dos po­lí­ti­cos que el ser­vi­cio desa­rro­lla con sus eje­cu­to­res, y con sus desafíos na­cio­na­les. Lo que acuer­de el con­gre­so cla­ra­men­te lo li­de­ra el Mi­nis­te­rio de la Mu­jer con to­do su equi­po, lue­go po­de­mos mos­trar que las mu­je­res en po­lí­ti­ca pu­di­mos ha­ber lle­ga­do a acuer­dos, por­que creo que pu­di­mos lle­ga a otras con­clu­sio­nes an­tes, pe­ro esa no es mi la­bor”.

¿Có­mo vi­vió la mar­cha?

“Vi un tuit que me en­can­to, por­que era una fo­to en el atar­de­cer en San­tia­go, en al­tu­ra, y de­cía: ‘un mar de es­pe­ran­za’, y la ver­dad es que fue per­so­nal­men­te muy emo­ti­vo, por­que siem­pre hay mie­do, por­que siem­pre exis­ten si­tua­cio­nes de ries­go, pe­ro fue una mar­cha don­de no hu­bo ries­gos, don­de sa­lie­ron mi­les de mu­je­res a ma­ni­fes­tar una ne­ce­si­dad so­cial. Yo creo que es un lla­ma­do a la re­fle­xión muy pro­fun­do que va más allá de la mo­da. Es lo que es­tá pa­san­do en la so­cie­dad chi­le­na y en el mun­do, pa­ra re­co­no­cer nues­tra dig­ni­dad co­mo se­res hu­ma­nos”.

Con­ti­núan los fe­mi­ci­dios. ¿Que se es­tá ha­cien­do?

“He es­cu­cha­do en va­rias opor­tu­ni­da­des de­cir a la mi­nis­tra con mu­cho do­lor y con­go­ja que ca­da fe­mi­ci­dio es una de­mos­tra­ción de lo que ha fa­lla­do en la so­cie­dad. Pa­ra po­der pre­ver y pre­ve­nir, no so­lo bas­ta con edu­ca­ción, con que nos lean, nos es­cu­che en la ra­dio, lo con­ver­sen en su ca­san es más que eso aun, que lla­ma a la re­fle­xión, por­que ha hom­bres que sien­ten que son due­ños de una mu­jer, por­que hay cier­tos hom­bres que creen que los li­mi­tes los or­de­nan y co­lo­can ellos”.

Ca­ro­li­na Pla­za, sub­di­rec­to­ra na­cio­nal del Ser­naMEG

La mul­ti­tu­di­na­ria mar­cha del 8 de mar­zo se re­pli­có en Tal­ca.

En San­tia­go mi­les de mu­je­res sa­lie­ron a re­cla­mar sus de­re­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.