Ex­per­ta in­ter­na­cio­nal ad­vier­te so­bre los ries­gos de ofer­tas la­bo­ra­les pa­ra mi­gran­tes

Águe­da Marín, es­pe­cia­lis­ta

Ellas (Chile) - - Portada - Jac­que­li­ne Per­do­mo Yan­se

El al­to flu­jo mi­gra­to­rio que ha te­ni­do Chi­le, y en es­pe­cí­fi­co la Re­gión del Mau­le, ha le­van­ta­do las aler­tas de la Ofi­ci­na In­ter­na­cio­nal pa­ra la Mi­gra­ción (OIM), quie­nes han ve­ni­do rea­li­zan­do una se­rie de ta­lle­res con la fi­na­li­dad de en­tre­gar he­rra­mien­tas e indicadores a las per­so­nas que tra­ba­jan en las di­fe­ren­tes ins­tan­cias, pa­ra iden­ti­fi­car po­si­bles ca­sos de tra­ta de per­so­nas en la re­gión. Águe­da Marín, es­pe­cia­lis­ta re­gio­nal de la OIM pa­ra te­ma de tra­ta de per­so­nas y mi­gran­tes en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad pa­ra Su­ra­mé­ri­ca, ex­pli­có que la tra­ta de per­so­nas es uno de los de­li­tos más fuer­tes del mun­do. “En la tra­ta de per­so­nas es don­de se co­me­ten los abu­sos más ne­fas­tos que nos po­de­mos ima­gi­nar, y a to­dos nos co­rres­pon­de ser pa­te de un pro­ce­so de pre­ven­ción del de­li­to”, se­ña­ló la fun­cio­na­ria.

La ex­po­si­to­ra in­ter­na­cio­nal ex­pli­có que la tra­ta de per­so­nas ge­ne­ral­men­te se da en con­tex­tos mi­gra­to­rios, tan­to den­tro, co­mo fue­ra de las fron­te­ras, in­di­can­do que exis­ten más de un mi­llón 200 mil ex­tran­je­ros re­si­den­tes en Chi­le y a ni­vel sud­ame­ri­cano, por lo que, con los al­tos flu­jos de mo­vi­li­dad hu­ma­na, po­dría ha­ber un in­cre­men­to de ca­sos de tra­ta, co­mo ha su­ce­di­do en si­tua­cio­nes si­mi­la­res en otras re­gio­nes del mun­do, por lo que es ne­ce­sa­rio in­for­mar, pa­ra con­tri­buir a la pre­ven­ción.

Los ta­lle­res que se han ve­ni­do rea­li­zan­do en San­tia­go, An­to­fa­gas­ta y la Re­gión del Mau­le, co­rres­pon­den a una se­rie de ac­ti­vi­da­des for­ma­ti­vas que se han ve­ni­do desa­rro­llan­do en Su­ra­mé­ri­ca, pa­ra apo­yar a las per­so­nas que es­tán tra­ba­jan­do en las dis­tin­tas ins­tan­cias, tan­to de go­bierno, co­mo de la so­cie­dad ci­vil, pa­ra iden­ti­fi­car po­si­bles ca­sos de tra­ta de per­so­nas. “Es­te es un de­li­to que es­tá pre­sen­te en to­dos los paí­ses del mun­do, Chi­le no es la ex­cep­ción de­sa­for­tu­na­da­men­te, y nues­tra preo­cu­pa­ción co­mo OIM es que es­ta­mos en un con­tex­to de al­to flu­jo mi­gra­to­rio, y lo que nos di­ce nues­tra ex­pe­rien­cia en mu­chas re­gio­nes del mun­do es que cuan­do hay al­ta mo­vi­li­dad hu­ma­na co­mo los es­ta­mos vien­do aho­ra, los tra­tan­tes se apro­ve­chan de la vul­ne­ra­bi­li­dad y au­men­tan los ca­sos de tra­ta”, en­fa­ti­zó Marín.

La ma­ne­ra de me­dir el flu­jo mi­gra­to­rio y de­tec­tar los po­si­bles ca­sos de tra­ta es en las fron­te­ras, se­gún la es­pe­cia­lis­ta de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes, quien ex­pli­có que es a tra­vés del mo­ni­to­reo y las en­cues­tas don­de se han ma­ni­fes­ta­do al­gu­nos indicadores de tra­ta, te­nien­do co­mo ejem­plo el ofre­ci­mien­to de un tra­ba­jo y lue­go no pa­gar. Al res­pec­to en­fa­ti­zó en la ne­ce­si­dad que la per­so­na a quien le ofre­cen un tra­ba­jo es­té aten­ta an­te las con­di­cio­nes que le ofre­cen “pue­de ser que al­guien les ha­ya di­cho: ‘mira yo ten­go un tra­ba­jo bue­ní­si­mo en Chi­le, te va a ir su­per bien, no tie­ne que dar­me na­da de di­ne­ro’, y re­sul­ta que pue­de ser un ca­so de tra­ta”, di­jo Marín.

IGUAL A LOS HOM­BRES QUE A LAS MU­JE­RES

Ge­ne­ral­men­te se tien­de a pen­sar que la tra­ta de per­so­nas es­tá di­ri­gi­da só­lo a las mu­je­res, las ni­ñas y los ni­ños, lo que fue acla­ra­do por Águe­da Marín, quien ex­pu­so que es­te de­li­to afec­ta tan­to a hom­bres co­mo a mu­je­res. “No hay di­fe­ren­cia, por­que la tra­ta pue­de ser labo­ral tam­bién. Pue­de ser que ha­ya hom­bres que han si­do víc­ti­ma de tra­ta en fin­cas. Ellos pue­den ser víc­ti­mas tan­to la­bo­ra­les co­mo por pro­pó­si­tos de ex­plo­ta­ción se­xual, in­clu­yen­do he­te­ro­se­xua­les y po­bla­ción lgbt, lo que di­go es que te­ne­mos el mi­to que la tra­ta es so­lo de mu­je­res, ni­ños y ni­ñas y es no es ver­dad”.

Al re­fe­rir­se a los nú­me­ros que se ma­ne­jan so­bre po­si­bles ca­sos de tra­ta en el país, fue elo­cuen­te al se­ña­lar

que a pe­sar de sa­ber que hay mu­chos ca­sos que no se de­nun­cian, las estadísticas apun­tan a un ma­yor ín­di­ce en lo labo­ral. “En Chi­le la ma­yor par­te de los ca­sos de tra­ta es labo­ral, y de he­cho los ca­sos que se han iden­ti­fi­ca­do en la Re­gión del Mau­le el 100% son tra­ta labo­ral. Eso no sig­ni­fi­ca que no ha­ya ca­sos de tra­ta se­xual, pue­de ser que es­tén vi­nien­do los ca­sos y por eso es im­por­tan­te la for­ma­ción, pa­ra co­no­cer có­mo se ma­ni­fies­ta el de­li­to, co­mo ope­ran los tra­tan­tes, que ha­cen, que pien­san. Ase­gu­ró que los tra­tan­tes ven a las per­so­nas co­mo mer­can­cía y sa­ben có­mo apro­ve­char­se. “Si es una per­so­na que es­ta en una ne­ce­si­dad, en si­tua­ción de ca­lle, en si­tua­ción irre­gu­lar, to­do es un cu­mu­lo de si­tua­cio­nes que ve el tra­tan­te, ana­li­zan a la per­so­na y su con­tex­to, sa­ben si hay po­li­cías cer­ca, si hay ries­go o no, en­ton­ces no­so­tros de­be­mos ha­cer lo mis­mo, de­be­mos co­no­cer cuá­les son los indicadores, pe­ro pa­ra pre­ve­nir”.

El es­ta­ble­ci­mien­to de alian­zas pa­ra com­ba­tir es­te de­li­to es de su­ma im­por­tan­cia, por lo que re­fe­ren­cia­ba la es­pe­cia­lis­ta de la OIM, los tra­ba­jos ar­ti­cu­la­dos que desa­rro­llan con los or­ga­nis­mos de jus­ti­cia del país. “Tra­ba­ja­mos muy de cer­ca con la fis­ca­lía. Aca­ba­mos de ter­mi­nar un pro­yec­to en to­da Su­ra­mé­ri­ca pa­ra ca­pa­ci­tar fis­ca­les y jue­ces de tra­ta, pa­ra apo­yar en que los ca­sos que se detectan, son de­nun­cia­dos y pa­san a pro­ce­so ju­di­cial. Que­re­mos que pue­dan ter­mi­nar con una sen­ten­cia con­de­na­to­ria, que­re­mos que los tra­tan­tes va­yan a la cár­cel, que­re­mos pre­ve­nir que si­ga su­ce­dien­do, ni en Chi­le en nin­gún lu­gar del mun­do”, fi­na­li­zó

La ma­yo­ría de los ca­sos en la Re­gión del Mau­le se re­fie­ren a tra­ta labo­ral.

La fron­te­ra arro­ja da­tos im­por­tan­tes so­bre el flu­jo mi­gra­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.