Los mi­tos y ver­da­des de la píl­do­ra del día des­pués

La Ley 20.418 es­ta­ble­ce que to­da per­so­na tie­ne el de­re­cho a ele­gir, li­bre­men­te y sin coac­ción, los mé­to­dos de re­gu­la­ción de la fer­ti­li­dad fe­me­ni­na y mas­cu­li­na que cuen­ten con la de­bi­da au­to­ri­za­ción y, del mis­mo mo­do, ac­ce­der efec­ti­va­men­te a ellos.

Ellas (Chile) - - Salud -

En Chi­le, el uso de la Píl­do­ra An­ti­con­cep­ti­va de Emer­gen­cia (PAE) es in­fe­rior al pro­me­dio de los paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca. Fue un re­vue­lo cuan­do en el año 2008 Pos­ti­nor 2 la “píl­do­ra de día des­pués”, ce­rra­ba sus re­gis­tros en Chi­le tras una se­rie de pre­sio­nes por par­te de gru­pos opo­si­to­res que ale­ga­ban -sin fun­da­men­tos- que el fár­ma­co era abor­ti­vo y da­ñino pa­ra la sa­lud de la mu­jer. Un año des­pués, el mis­mo la­bo­ra­to­rio hún­ga­ro que pro­du­cía Pos­ti­nor, Ge­deon Rich­ter, re­in­ser­tó en Chi­le el mé­to­do de an­ti­con­cep­ción de emer­gen­cia fe­me­nino oral, ba­jo el nom­bre de Es­ca­pel 1 -agre­gan­do más tar­de Es­ca­pel 2-, que se co­mer­cia­li­za­ba con éxi­to en Eu­ro­pa y que aho­ra se ven­día y dis­tri­buía en Chi­le, gra­cias a la au­to­ri­za­ción del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Pú­bli­ca (ISP) y su in­clu­sión en el pe­ti­to­rio mí­ni­mo de las far­ma­cias, que es­ta­ble­ce que to­dos es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos es­tán obli­ga­dos a dis­po­ner del pro­duc­to.

Den­tro de las no­ve­da­des, la nue­va “píl­do­ra del día des­pués” des­ta­ca­ba por su pre­sen­ta­ción en una do­sis (una pas­ti­lla) de 1,5 mg de le­vo­nor­ges­trel (sus­tan­cia que in­hi­be la ovu­la­ción), el do­ble de lo que con­te­nía ca­da una de las dos pas­ti­llas de Pos­ti­nor 2. Una to­ma que, in­clu­so, fue res­pal­da­da -en 2005- por la mis­ma Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) co­mo más efi­caz y se­gu­ra pa­ra evi­tar el em­ba­ra­zo, en com­pa­ra­ción con las dos píl­do­ras de la pri­me­ra pre­sen­ta­ción. En 2010 y pa­ra evi­tar pro­ble­mas de dis­tri­bu­ción y ven­ta del nue­vo fár­ma­co, en Chi­le se pro­mul­gó por pri­me­ra vez una ley que es­ta­ble­cía los de­re­chos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos de la po­bla­ción. La Ley 20.418 has­ta hoy re­gu­la las nor­mas so­bre in­for­ma­ción, orien­ta­ción y pres­ta­cio­nes en ma­te­ria de fer­ti­li­dad, es­ta­ble­ce que “to­da per­so­na tie­ne el de­re­cho a ele­gir li­bre­men­te y sin coac­ción de nin­gu­na cla­se y de acuer­do sus creen­cias o for­ma­ción, los mé­to­dos de re­gu­la­ción de la fer­ti­li­dad fe­me­ni­na y mas­cu­li­na que cuen­ten con la de­bi­da au­to­ri­za­ción y, del mis­mo mo­do, ac­ce­der efec­ti­va­men­te a ellos” e in­clu­ye a me­no­res de 14 años. La pro­mul­ga­ción de la ley per­mi­tió que to­da per­so­na ac­ce­die­ra a la píl­do­ra de emer­gen­cia, so­li­ci­tán­do­la en ser­vi­cios pú­bli­cos o com­prán­do­la en far­ma­cias del país. A es­to se su­mó que cin­co años des­pués, en 2015, Es­ca­pel y sus ge­né­ri­cos se po­drían ob­te­ner sin re­ce­ta mé­di­ca, gra­cias a un de­cre­to es­ta­ble­ci­do por el ISP.

DES­PUÉS DE UNA DÉ­CA­DA

A 10 años de la rein­ser­ción del mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo de emer­gen­cia oral, ca­be pre­ci­sar que la ad­mi­nis­tra­ción de Es­ca­pel en Chi­le es re­la­ti­va­men­te ba­ja, en com­pa­ra­ción con los paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca. Si bien, en el país ha me­jo­ra­do el ni­vel de dis­tri­bu­ción y en­tre­ga de la an­ti­con­cep­ción hor­mo­nal de emer­gen­cia, el úl­ti­mo es­tu­dio de Mi­les Chi­le “Se­gun­do In­for­me so­bre sa­lud se­xual, sa­lud re­pro­duc­ti­va y de­re­chos hu­ma­nos 2017-2018” re­ve­la que en el país aún exis­te un 8,3 % de mu­ni­ci­pios que no en­tre­ga la píl­do­ra del día des­pués en los ser­vi­cios de sa­lud pú­bli­ca co­rres­pon­dien­tes. Pa­ra el doc­tor Gui­ller­mo Ga­lán, mé­di­co gi­ne­có­lo­go, di­rec­tor del Cen­tro de Ca­pa­ci­ta­ción e In­ves­ti­ga­cio­nes Clí­ni­cas (CCIC), y pre­si­den­te de Mi­les Chi­le, el uso del mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo de emer­gen­cia oral no co­bra fuer­za por fal­ta de co­no­ci­mien­to y por mi­tos que aún gi­ran en torno a él. “El ba­jo uso de Es­ca­pel y sus de­ri­va­dos se de­be, en par­te, a que exis­te un gru­po no des­pre­cia­ble de la po­bla­ción que no ob­tie­ne la píl­do­ra por des­in­for­ma­ción, o bien, por­que aún pien­sa que es abor­ti­va”, ar­gu­men­ta. Por lo an­te­rior y con el fin de evi­tar ma­yo­res des­in­for­ma­cio­nes en torno a la “píl­do­ra del día des­pués” el doc­tor Ga­lán ex­pli­ca, a gran­des ras­gos, qué es el fár­ma­co, pa­ra qué sir­ve y cuál es su real im­pac­to en la usuaria:

1.- Píl­do­ra An­ti­con­cep­ti­va de Emer­gen­cia (PAE):

Es­ca­pel es un mé­to­do an­ti­con­cep­ti­vo de emer­gen­cia hor­mo­nal oral, más co­no­ci­do co­mo “pas­ti­lla del día des­pués” y que evi­ta o re­tra­sa la ovu­la­ción. Se usa pa­ra evi­tar un em­ba­ra­zo no pla­nea­do des­pués de una re­la­ción se­xual sin pro­tec­ción o cuan­do el mé­to­do uti­li­za­do fa­lla: rup­tu­ra de con­dón u ol­vi­do del mé­to­do ha­bi­tual. Pa­ra que el fár­ma­co lo­gre su efec­to, de­be to­mar­se has­ta 120 ho­ras pos­te­rio­res a la re­la­ción se­xual des­pro­te­gi­da, pe­ro su efec­ti­vi­dad dis­mi­nu­ye con el pa­so del tiem­po.

2.- No es abor­ti­va:

La evi­den­cia cien­tí­fi­ca ha de­mos­tra­do que el mé­to­do es un in­hi­bi­dor de la ovu­la­ción y por ello, im­pi­de la unión del es­per­mio con el óvu­lo; en pa­la­bras sim­ples, ja­más ac­túa so­bre un em­ba­ra­zo que ya se hu­bie­ra ini­cia­do. Si una mu­jer embarazada lle­ga a in­ge­rir­lo, no le pa­sa­rá na­da ni tam­po­co al fe­to.

3.- No es un “bom­ba­zo de hor­mo­nas”:

Mu­cho se ha co­men­ta­do que la píl­do­ra del día des­pués es da­ñi­na por con­te­ner gran can­ti­dad de hor­mo­nas. Eso es com­ple­ta­men­te fal­so, pues­to que las hor­mo­nas se me­ta­bo­li­zan en 24 ho­ras.

4.- To­das las mu­je­res pue­den ad­mi­nis­trar­lo:

Cual­quier mu­jer pue­de usar el fár­ma­co; no le ha­rá da­ño. In­clu­so, la píl­do­ra pue­de ser ad­mi­nis­tra­da por mu­je­res que tie­nen pa­to­lo­gías ma­ma­rias, hi­per­ten­sión, dia­be­tes, en­tre otras en­fer­me­da­des.

5.- No pro­du­ce efec­tos se­cun­da­rios gra­ves:

Pro­du­ce efec­tos, pe­ro na­da gra­ve. Exis­te un 25% de pro­ba­bi­li­da­des de que el fár­ma­co, una vez ad­mi­nis­tra­do, cau­se un po­co de náu­seas, ma­reos y vó­mi­tos.

6.- No in­ci­de en el au­men­to del VIH:

Es­te mi­to sur­gió por di­chos de la má­xi­ma au­to­ri­dad sa­ni­ta­ria que se­ña­la­ban que el uso de la píl­do­ra del día des­pués, en des­me­dro del uso del con­dón, in­ci­día en el ex­plo­si­vo au­men­to del VIH en la po­bla­ción chi­le­na. Es­to es ab­so­lu­ta­men­te fal­so, pues no exis­te es­tu­dio en el mun­do que vin­cu­le el con­ta­gio del VIH con el mé­to­do PAE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.