Lo her­mo­so de la mu­jer cuan­do se sien­te be­lla

Clau­dia Zi­la, ora­do­ra mo­ti­va­cio­nal

Ellas (Chile) - - Portada - Jac­que­li­ne Per­do­mo

Ora­do­ra mo­ti­va­cio­nal y pre­sen­ta­do­ra de talla gran­de. Ca­si con el tí­tu­lo de abo­ga­da en sus ma­nos, Clau­dia Zi­la, ha sa­ca­do par­ti­do de to­das las opor­tu­ni­da­des que le ha pues­to la vi­da, pa­ra lo­grar sus me­tas, e im­pul­sar a las mu­je­res a lo­grar las su­yas. Afir­ma que su co­ra­zón es­tu­vo mu­cho tiem­po en solitario, pe­ro, lue­go de ce­rrar­lo, en­con­tró en el ca­mino a una per­so­na que lle­na to­das sus ex­pec­ta­ti­vas. ELLAS, qui­so co­no­cer có­mo ha lo­gra­do su éxi­to, sin im­por­tar las nor­mas de talla es­ta­ble­ci­das por la so­cie­dad ac­tual.

¿Por qué ora­do­ra mo­ti­va­cio­nal?

“Mis ini­cios co­mo ora­dor mo­ti­va­cio­nal fue­ron des­de muy pe­que­ña. Mi pa­dre in­cul­có en mi la pa­sión por ha­blar en pú­bli­co, y a tra­vés de esa fa­ce­ta, dar a co­no­cer mis puntos de vis­ta, siem­pre con mu­cho res­pe­to y buen len­gua­je. Recuerdo que él siem­pre me re­ga­la­ba li­bros, y era el te­ma en­tre sus ami­gos de: ¿por qué me re­ga­la­ba li­bros y no bar­bies? Lue­go, cuan­do cre­cí, y sus ami­gos vie­ron mis ca­pa­ci­da­des, se die­ron cuen­ta por­que pa­pá no me re­ga­la­ba bar­bies. Creó que fue un pa­dre muy in­te­li­gen­te, y me es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra en­fren­tar con bue­nas he­rra­mien­tas es­te mun­do. Lue­go, es­te ca­mino se fue per­fec­cio­nan­do a tra­vés de los años, con mis es­tu­dios, y ob­ser­va­cio­nes del mun­do que me ro­dea­ba”.

¿Qué cree que les de­ja a las per­so­nas que la es­cu­chan?

“Soy un ora­dor mo­ti­va­cio­nal que tie­ne un men­sa­je de felicidad pa­ra en­tre­gar­le a las mu­je­res de to­do el mun­do. “Ki­los de Felicidad”, que es el nom­bre de mi charla, es una fi­lo­so­fía de vi­da que te in­vi­ta a ser me­jor ca­da día, y tra­ba­jar por tus sue­ños, usan­do ca­da ex­pe­rien­cia co­mo la ba­se de una opor­tu­ni­dad”.

¿Qué quie­re re­fle­jar co­mo pre­sen­ta­do­ra de talla gran­de?

“Mi tra­ba­jo co­mo pre­sen­ta­do­ra de talla gran­de, es­tá en­fo­ca­do ne­ta­men­te en re­pre­sen­tar a la mu­jer en el mun­do de las co­mu­ni­ca­cio­nes en Chi­le, y mos­trar que, en even­tos y te­le­vi­sión, una mu­jer co­mo yo, con una talla gran­de, pue­de ser tan pro­fe­sio­nal co­mo otras mu­je­res y ver­se bien. Es­ta fa­ce­ta me ha abier­to mu­chas puer­tas, en­tre ellas el mo­de­la­je”.

¿De dón­de crees que na­ció el in­te­rés por el mo­de­la­je?

“Bueno, ha­ce más de cua­tro años que co­men­cé en Chi­le, con un mo­vi­mien­to de in­clu­sión de mu­je­res de talla gran­de en el mun­do de la moda, pu­bli­ci­dad y me­dios de co­mu­ni­ca­ción, crean­do la pri­me­ra agen­cia de mo­de­los de talla gran­de, que es­tu­vo ac­ti­va has­ta el año 2017. En esa opor­tu­ni­dad, con to­do el re­vue­lo que causo es­ta ini­cia­ti­va, me di cuen­ta de la ne­ce­si­dad que te­nían las mu­je­res (sin im­por­tar su talla) de sen­tir­se be­llas, y de que al­guien las mo­ti­va­rá dia­ria­men­te a tra­ba­jar por sus sue­ños. Con to­do es­to, ar­mé mi charla Ki­los de Felicidad que es­toy ha­ce un año pre­sen­tan­do en es­te for­ma­to, pa­ra mo­ti­var a to­das las mu­je­res de Chi­le, en un con­tex­to de pre­sen­ta­ción lú­di­co”.

¿Có­mo ha si­do la acep­ta­ción del pú­bli­co con tus ac­ti­vi­da­des?

“So­bre mis ac­ti­vi­da­des de ora­dor mo­ti­va­cio­nal, no he te­ni­do mu­chos pro­ble­mas, es más, las per­so­nas cuan­do es­cu­chan

“Ki­los de Felicidad” es el nom­bre de la charla que pre­di­ca, co­mo una fi­lo­so­fía de vi­da pa­ra in­vi­tar a las per­so­nas a ser me­jor ca­da día, y tra­ba­jar por sus sue­ños, usan­do las ex­pe­rien­cias co­mo opor­tu­ni­da­des.

mi charla van re­co­men­dán­do­la en­tre sus co­no­ci­dos, y así va cre­cien­do el apo­yo pa­ra lle­var­la a más mu­je­res. Co­mo pre­sen­ta­do­ra de talla gran­de, ahí me ha cos­ta­do un po­co más, pe­ro los pro­duc­to­res, ca­da vez, van dán­do­me más opor­tu­ni­da­des. Por ejem­plo, he ani­ma­do por dos años se­gui­dos la gran co­rri­da de la Fun­da­ción De­bra, aus­pi­cia­da por mar­cas tan im­por­tan­tes co­mo Ban­co de Chi­le.

¿Cuál se­ría un men­sa­je mo­ti­va­dor pa­ra las lec­to­ras de ELLAS?

“Co­mo las per­so­nas me es­tán le­yen­do en ca­sa, les quie­ro ha­blar con to­da sin­ce­ri­dad. Pa­ra lo­grar cual­quier sue­ño, us­te­des de­ben tra­ba­jar y tra­ba­jar. Si al­go no les sa­le co­mo quie­ren, o al­guien les cierra una puer­ta, de­ben rein­ven­tar­se y se­guir avan­zan­do; co­mo una vez una ami­ga me di­jo cuan­do que­ría de­jar la uni­ver­si­dad: ¡Clau­dia no te de­ten­gas! Una bue­na soldado de la vi­da, de­be mo­rir con las botas pues­tas. Ese di­cho ha­ce alu­sión a se­guir adelante cues­te lo que cues­te pa­ra lle­gar a la me­ta de tus sue­ños”.

¿Qué tan sig­ni­fi­ca­ti­vo ha si­do el apor­te emo­cio­nal de tu fa­mi­lia?

“Bueno, mi Fa­mi­lia es es­pe­cial. Quie­ro re­cor­dar a mi pa­dre que se fue al cie­lo ha­ce ca­si cua­tro años, pe­ro si­gue es­tan­do pre­sen­te ca­da día. Hoy so­mos Dios, mi ma­má y Lo­re­ni­ta (ma­dras­tra), mis dos her­ma­nas Fran­cis­ca y Ja­vie­ra, mi so­brino San­tia­go, mi cu­ña­do Joel y mis seis pe­rri­tos. Es una fa­mi­lia es­pe­cial ¿ya ves? To­dos me apo­yan, pe­ro en di­fe­ren­tes for­mas”.

¿Cuá­les cree que han si­do sus lo­gros?

“En to­das mis fa­ce­tas, ser re­co­no­ci­da co­mo una de las ma­yo­res ora­do­ras mo­ti­va­cio­na­les de talla gran­de en Chi­le, y La­ti­noa­mé­ri­ca; ha­ber par­ti­ci­pa­do en un es­te­lar de Chi­le­vi­sión, y te­ner el ca­ri­ño de las per­so­nas cuan­do me ven en la ca­lle, o van a mis char­las. Me abra­zan y me cuen­tan sus vi­das con­fia­da­men­te, eso es lo me­jor pa­ra se­guir crean­do ins­tan­cias pa­ra mo­ti­var a más per­so­nas.

¿A quién le ofre­ce su éxi­to?

“Pri­me­ro a Dios, y lue­go a ca­da una de las per­so­nas que ha pa­sa­do por mi vi­da, a los acier­tos y fra­ca­sos, por­que na­die se for­ja so­lo en es­ta vi­da”

¿Qué es­pe­ra de la vi­da?

“Me veo via­jan­do por el mun­do, en­tre­gan­do mi men­sa­je mo­ti­va­cio­nal y con em­pre­sas con­so­li­da­das en el aé­rea del de­re­cho inmobiliario, que abra mu­chas puer­tas de tra­ba­jo. Les cuen­to so­bre mi fa­ce­ta ju­rí­di­ca, ya que, co­mo es­tu­dio de­re­cho, me quie­ro es­pe­cia­li­zar en el área in­mo­bi­lia­ria en Chi­le. Ha­ce co­mo sie­te años co­rro y ad­mi­nis­tro pro­pie­da­des es­po­rá­di­ca­men­te, pe­ro en to­do es­te tiem­po, me he da­do cuen­ta co­mo le cam­bia el mun­do a las per­so­nas cuan­do ad­quie­ren su pri­me­ra pro­pie­dad, y yo quie­ro ser la ges­to­ra de esa felicidad, de mis po­ten­cia­les clien­tes, y crear una em­pre­sa don­de las per­so­nas se sien­tan or­gu­llo­sas de tra­ba­jar con­mi­go. Soy una per­so­na con­ven­ci­da que no hay na­da im­po­si­ble pa­ra quien cree. y sa­be ele­gir a sus me­jo­res alia­dos, pa­ra su ca­mino”.

Clau­dia Zi­la ha sa­ca­do lo bueno de ser talla gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.