“Tía Que­ta” y sus can­chas de­por­ti­vas

Ellas (Chile) - - Portada - Jac­que­li­ne Per­do­mo Yan­se Fo­tos: Luis Casanova

A sus 62 años, no con­ci­be su vi­da sin sus “chi­qui­llos”. Esos ni­ños a quie­nes lle­va a sus en­tre­na­mien­tos re­li­gio­sa­men­te to­dos los fi­nes de se­ma­na, pa­ra lue­go de­di­car­se a ven­der su mer­can­cía, tra­ba­jo que ha he­cho por más de 20 años, pe­ro que dis­fru­ta to­tal­men­te.

Una ma­ne­ra de ver la vi­da que con­ta­gia, así es Elizabeth En­ri­que­ta Or­tiz, o “Tía Que­ta”, co­mo la co­no­cen en las can­chas de­por­ti­vas de Tal­ca, don­de ca­da fin de se­ma­na, re­li­gio­sa­men­te, co­mo lo ha he­cho por 20 años, re­co­rre en bús­que­da de com­pra­do­res pa­ra su mer­can­cía. Ma­níes, ga­lle­tas, ma­ra­vi­llas y dul­ces, son par­te de las go­lo­si­nas que es­ta ca­ris­má­ti­ca da­ma lle­va a las áreas de jue­go, lu­gar don­de es re­ci­bi­da con afec­to y ca­ri­ño por los ni­ños y adul­tos que la han vis­to en el lu­gar por lar­gos años.

“Tra­ba­jo por­que me gus­ta te­ner mis lu­cas”, fue la pri­me­ro que nos con­fe­só al ini­ciar la en­tre­vis­ta, in­di­can­do que era de su­ma im­por­tan­cia su in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca. “Me gus­ta te­ner mi pla­ta pa­ra com­prar mi be­bi­da y pa­gar mis pa­sa­jes ¿en­tien­des?”. Es­ta res­pues­ta se fue mo­di­fi­can­do a me­dia que trans­cu­rría la con­ver­sa­ción, don­de, al ir en avan­za­da, lo­gró aflo­rar el ver­da­de­ro sen­ti­do del es­fuer­zo con­ti­nuo pa­ra rea­li­zar es­ta jor­na­da de fin de se­ma­na, a la que se le aña­de un tra­ba­jo for­mal en el Ter­mi­nal de Tal­ca. Re­si­den­te de la zo­na nor­te de la ciu­dad, es­ta ma­dre de dos hi­jos, de 37 y 32 años, quie­nes le han da­do cin­co nie­tos (uno de ellos pró­xi­mo a en­trar en la es­cue­la de ca­ra­bi­ne­ros), tie­ne una gran de­bi­li­dad: los ni­ños. “Los ni­ños chi­cos me mo­ti­van. Yo quie­ro a to­dos los clu­bes don­de voy a ven­der, pe­ro pa­ra mí es es­pe­cia el club “Aba­te Mo­li­na”, ellos son muy ca­ri­ño­sos y res­pe­tuo­sos con­mi­go. Los sá­ba­dos me co­lo­can un trans­por­te y yo bus­co a to­dos los ni­ños y los lle­vo a la can­cha ¡son co­mo 20! Y allí lle­vo mi mer­ca­de­ría. A mí me quie­ren mu­cho y yo tam­bién los quie­ro”.

GUS­TO POR EL TRA­BA­JO

Su pa­de­ci­mien­to de sa­lud con una dia­be­tes diag­nos­ti­ca­da, no ha mer­ma­do en na­da sus ga­nas de se­gur ac­ti­va en to­da la se­ma­na. “Mis dos tra­ba­jos me gus­tan. Tra­ba­jo to­da la se­ma­na, es­toy en el ter­mi­nal, y el fin de se­ma­na se los de­di­co a las can­chas ¡y si llue­ve vendo pa­ra­guas! Me gus­ta tra­ba­jar y ayu­dar a la gen­te. Si hay al­guien en­fer­mo voy a ver­lo, si hay ni­ños de cum­plea­ños le com­pro las tor­ta y le re­ga­lo los dul­ces”, nos re­la­ta “Tía Que­ta”. En re­la­ción a su “com­pli­ci­dad” con los ni­ños, a los que ob­ser­va ju­gar ca­da fin de se­ma­na nos di­ce: “Los chi­qui­llos me di­cen: ‘¿tía me pue­de po­ner fia­do?’

Y yo se lo pon­go. Me pon­go ver los par­ti­dos y a mí me en­can­ta”, ex­pre­só.

“Me con­si­de­ro una lu­cha­do­ra” así se de­fi­ne Elizabeth En­ri­que­ta Or­tiz, quien no vi­sua­li­za un pron­to re­ti­ro de las can­chas de jue­go. “Mis hi­jos quie­ren que des­can­se, pe­ro les di­go que mien­tras que es­te vi­va es­toy bien tra­ba­jan­do, ayu­do a los ni­ños, a mis nie­tos. Es­to me en­tre­tie­ne, me gus­ta sa­lir, ven­der, no me gus­ta es­tar en la ca­sa, con­ver­so, me rio, y soy fe­liz. Soy ma­má y abue­la, mis nie­tos son un amor, quie­ro mu­cho a mis ni­ños y a mis nie­tos. Si ten­go que sa­car­me un pan de la bo­ca lo ha­go ¡Es­toy con­ten­ta! Ten­go el ca­ri­ño y el res­pe­to de to­das las per­so­nas que me co­no­cen. Cuan­do ya no es­té, quie­ro que re­cuer­den el ca­ri­ño que me dan, y que yo les doy, quie­ro tra­ba­jar has­ta que Dios me de vi­da y sa­lud”, fi­na­li­zó la en­tu­sias­ta co­mer­cian­te.

Sus dul­ces son la ma­ne­ra en que se sien­te eco­nó­mi­ca­men­te in­de­pen­dien­te.

No hay can­cha de fut­bol que no co­noz­ca a es­ta sin­gu­lar ven­de­do­ra.

La se­ma­na de “Tía Que­ta” se di­vi­de en­tre el Ter­mi­nal de bu­ses y los clu­bes de­por­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.