TU CA­SA ES MI CA­SA

Aho­rrar­se el alo­ja­mien­to y de­jar de ser tu­ris­tas es lo que bus­can quie­nes in­ter­cam­bian sus ca­sas. Aun­que en Chi­le es­ta ten­den­cia aún no se ma­si­fi­ca, en el ex­tran­je­ro –es­pe­cial­men­te en Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y Aus­tra­lia– es una op­ción re­cu­rren­te a la ho­ra

Especiales - - Tendencias - Por EC Pro­duc­cio­nes // Fotos: In­ter­cam­bio­ca­sas

El sis­te­ma de in­ter­cam­bio de ca­sas es bas­tan­te sen­ci­llo; exis­te una se­rie de si­tios web es­pe­cia­li­za­dos en con­tac­tar a per­so­nas que es­tán dis­pues­tas a de­jar su ca­sa a un ex­tra­ño, y con­ver­tir­se a la vez en el des­co­no­ci­do que vi­si­ta­rá otro ho­gar, ge­ne­ral­men­te en paí­ses di­fe­ren­tes. In­de­pen­dien­te del si­tio que se uti­li­ce, el pri­mer pa­so es fo­to­gra­fiar la vi­vien­da, des­cri­bir con de­ta­lle la zo­na en que se vi­ve, los atrac­ti­vos que hay cer­ca y es­ta­ble­cer las normas de uso, co­mo, por ejem­plo, si se per­mi­te fu­mar, si es ne­ce­sa­rio cui­dar a una mas­co­ta o re­gar las plan­tas. Una vez ins­cri­tos, co­mien­zan a lle­gar las ofer­tas de los usua­rios que quie­ren uti­li­zar la ca­sa; por lo ge­ne­ral el in­ter­cam­bio es si­mul­tá­neo, pe­ro en otras oca­sio­nes se pro­du­ce un des­fa­se. To­do de­pen­de de lo que se pac­te, in­clui­do si el acuer­do tam­bién con­si­de­ra el au­to. Quie­nes par­ti­ci­pan de los in­ter­cam­bios son per­so­nas con un po­der ad­qui­si­ti­vo me­dio a me­dio-al­to que, cansadas de ho­te­les o de­par­ta­men­tos tu­rís­ti­cos, bus­can ser uno más en la ciu­dad. La pri­me­ra in­te­rro­gan­te que sur­ge es có­mo con­fiar en un ex­tra­ño que lle­ga­rá a su ca­sa, con to­dos los ob­je­tos personales que hay en ella –des­de las fo­to­gra­fías fa­mi­lia­res has­ta la ro­pa–, por lo que siem­pre hay que te­ner pre­sen­te que tal co­mo uno de­ja su ca­sa, otro de­ja la su­ya. Pa­ra mi­ni­mi­zar los ries­gos, se re­co­mien­da to­mar con­tac­to con la fa­mi­lia con la cual se in­ter­cam­bia­rá, el que no só­lo se re­du­ce a los e-mails, sino tam­bién a lla­ma­das, de mo­do de ir co­no­cien­do los há­bi­tos y cos­tum­bres. Una se­gun­da re­co­men­da­ción es de­jar a al­guien de con­fian­za pa­ra re­ci­bir a los nue­vos re­si­den­tes, y que es­té aten­to a al­gún re­que­ri­mien­to. En ge­ne­ral en los in­ter­cam­bios no hay ga­ran­tía por lo que le pue­da ocu­rrir a la ca­sa, pues se ba­san en la con­fian­za mu­tua. Acá, al­gu­nas de las ca­sas que po­dría en­con­trar si se de­ci­de a pla­ni­fi­car unas va­ca­cio­nes con es­te ti­po de sis­te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.