LA VIS­TA PER­FEC­TA

A ME­DI­DA QUE UNO SE ALE­JA DE LA CIU­DAD BUS­CAN­DO TRAN­QUI­LI­DAD, SE VEN PROYECTOS CON VIS­TAS AL VA­LLE DE SAN­TIA­GO QUE SU­MAN AM­PLI­TUD. UNA TEN­DEN­CIA QUE VE­MOS DES­DE SIEM­PRE EN LAS VI­VIEN­DAS DE VE­RA­NEO, Y QUE AHO­RA SE INS­TA­LA EN AL­GU­NAS CO­MU­NAS SANTIAGUINAS.

Especiales - - Arquitectura - Por Ca­ro­li­na Pal­ma Fuen­teal­ba

Dis­fru­tar del cie­lo, las nu­bes, el va­lle y las mon­ta­ñas des­de la ven­ta­na. El do­mi­nio vi­sual del en­torno, gra­cias a vis­tas des­pe­ja­das, es un atri­bu­to ca­da vez más re­que­ri­do a la ho­ra de ad­qui­rir una ca­sa o de­par­ta­men­to. Se tra­ta de una ten­den­cia mun­dial, em­pu­ja­da por la den­si­fi­ca­ción en al­tu­ra ha­cia zo­nas ale­ja­das del cen­tro y en San­tia­go se ex­pre­sa por el in­te­rés de acer­car­se a la na­tu­ra­le­za. “Un pun­to que ha in­ci­di­do fa­vo­ra­ble­men­te es que las zo­nas más ale­ja­das es­tán ca­da vez me­jor equi­pa­das en cuan­to a ser­vi­cios y co­nec­ti­vi­dad, lo que per­mi­te acor­tar los tiem­pos de tras­la­do, a la vez que se dis­fru­ta de una vi­da más tran­qui­la y re­la­ja­da”, se­ña­lan des­de Co­lliers In­ter­na­tio­nal. ¿En qué sec­to­res se ubi­can? Se­gún datos del área de Es­tu­dios de la empresa, ac­tual­men­te hay 12 proyectos de de­par­ta­men­tos en ven­ta ubi­ca­dos en los fal­deos pre­cor­di­lle­ra­nos o ce­rros del sec­tor orien­te que cuen­tan con vis­tas des­pe­ja­das ha­cia el po­nien­te de San­tia­go. La gran ma­yo­ría está en los sec­to­res de San Car­los de Apo­quin­do (Las Condes) y Lo Cu­rro (Vi­ta­cu­ra, en las la­de­ras del ce­rro Alvarado), con cua­tro y tres proyectos res­pec­ti­va­men­te. El res­to se ubi­ca en otras zo­nas que tam­bién tie­nen vis­tas pri­vi­le­gia­das a la ciu­dad, co­mo Quin­cha­ma­lí (Las Condes), Santa Ma­ría de Man­quehue (Vi­ta­cu­ra) y sec­to­res al­tos de Lo Bar­ne­chea (Santa Te­re­sa), La Flo­ri­da y Pe­ña­lo­lén. La oferta de de­par­ta­men­tos es bas­tan­te va­ria­da, in­clu­so en un mis­mo sec­tor. Por ejem­plo, en Lo Cu­rro hay de­par­ta­men­tos en ven­ta des­de 62 m2, de 1 dor­mi­to­rio y 1 ba­ño, has­ta de­par­ta­men­tos de más de 250 m2 in­te­rio­res más te­rra­zas, con 5 dor­mi­to­rios y 3 ba­ños. Una vis­ta des­pe­ja­da siem­pre es un fac­tor que se­rá va­lo­ra­do por el con­su­mi­dor y da­rá un va­lor agre­ga­do im­por­tan­te al in­mue­ble; sin em­bar­go, cuán­to in­ci­di­rá es­te as­pec­to en el va­lor fi­nal es al­go que de­pen­de­rá de la ubi­ca­ción, la calidad de los ma­te­ria­les de cons­truc­ción, las ter­mi­na­cio­nes y las ca­rac­te­rís­ti­cas adi­cio­na­les que ofrez­ca el pro­yec­to.

En las vi­vien­das ana­li­za­das por Co­lliers, los pre­cios van des­de UF 4.000 (Al­to Pe­ña­lo­lén) has­ta UF 33.000 (Lo Cu­rro). Rei­nal­do Gleis­ner, con­sul­tor del área de bro­ke­ra­ge de Co­lliers In­ter­na­tio­nal, ex­pli­ca que de­bi­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas de re­lie­ve de la ciu­dad — que ocu­pa gran parte de la cuen­ca de San­tia­go y está ro­dea­da de ce­rros y mon­ta­ñas—, va­rias in­mo­bi­lia­rias han op­ta­do por cons­truir proyectos re­si­den­cia­les en zo­nas de al­tu­ra. “Uno de los ma­yo­res atri­bu­tos de es­tas áreas es que se pue­de dis­fru­tar de una mag­ní­fi­ca vis­ta a to­do el va­lle de San­tia­go, lo que las in­mo­bi­lia­rias han lo­gra­do apro­ve­char con la cons­truc­ción de ca­sas, pe­ro en ma­yor me­di­da, de edi­fi­cios re­si­den­cia­les, don­de to­dos los de­par­ta­men­tos go­zan de una vis­ta pri­vi­le­gia­da. Es­te es un pro­ce­so que ha ido en au­men­to y se­gui­rá así en la me­di­da que si­gan exis­tien­do te­rre­nos dis­po­ni­bles”. Klaus Ben­kel, ar­qui­tec­to de BL Ar­qui­tec­tos y tam­bién de proyectos de In­mo­bi­lia­ria Lo Cam­pino, ex­pli­ca que un as­pec­to a te­ner en cuen­ta es el aso­lea­mien­to. “Ven­ta­na­les muy gran­des pue­den cap­tu­rar me­jor una vis­ta, pe­ro tam­bién ori­gi­nar pro­ble­mas de aso­lea­mien­to si no hay un tra­ba­jo ade­cua­do de con­trol so­lar y lu­mí­ni­co. La po­si­bi­li­dad de te­ner vis­tas de­pen­de del em­pla­za­mien­to de la vi­vien­da, y más con­cre­ta­men­te de su al­tu­ra por so­bre el en­torno”, ase­gu­ra Ben­kel. De­bi­do a es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca, las vis­tas sue­len trans­for­mar­se en un atri­bu­to de vi­vien­das em­pla­za­das en las la­de­ras de al­gún ce­rro, y tam­bién se dan en de­par­ta­men­tos de los pi­sos más al­tos, que lo­gran mi­rar so­bre su en­torno in­me­dia­to. Al no­ro­rien­te de San­tia­go, por ejem­plo, es­tán las town­hou­ses de Va­lle Lo Cam­pino, don­de los bal­co­nes son con­cep­tua­li­za­dos co­mo un es­pa­cio in­ter­me­dio de do­ble al­tu­ra to­tal­men­te de­fi­ni­do por la ar­qui­tec­tu­ra, y que ope­ran co­mo ex­pan­sión de los re­cin­tos. En la zona de Los Tra­pen­ses, en Lo Bar­ne­chea, In­mo­bi­lia­ria Man­quehue y Mo­ller & Pé­rez-

◎ En Lo Cu­rro hay de­par­ta­men­tos con vis­ta des­pe­ja­da en dis­tin­tos ta­ma­ños, des­de 62 m2 a 250 m2.

Co­ta­pos tie­nen Parque No­ga­les, que cuen­ta con un gran parque pri­va­do con vis­tas úni­cas al va­lle de Los Tra­pen­ses y ce­rros ale­da­ños. Ofre­ce un cir­cui­to de sen­de­ros que ro­dea to­do el parque, y un equi­li­brio en­tre ve­ge­ta­ción na­ti­va y es­pe­cies in­tro­du­ci­das que le dan un ca­rác­ter es­pe­cial. Su pri­me­ra eta­pa con­tem­pla de­par­ta­men­tos des­de 140 m2 (DFL 2) a 192 m2 in­te­rio­res, con te­rra­zas de has­ta 76 m2. Se­gún su ti­po­lo­gía, al­gu­nos cuen­tan con azo­teas pa­no­rá­mi­cas pri­va­das, y otros con jar­dín de uso y go­ce ex­clu­si­vo, mien­tras que los mo­de­los con do­ble orien­ta­ción con­ta­rán con vis­tas ha­cia el va­lle de La Dehe­sa. Otros in­clu­yen zó­ca­los con ilu­mi­na­ción na­tu­ral (co­nec­ta­dos di­rec­ta­men­te a los de­par­ta­men­tos). De Sie­na In­mo­bi­lia­ria en­con­tra­mos el pro­yec­to Parque Pon­te­ve­dra, que parte des­de los 71 m2, en las cer­ca­nías de la Ro­ton­da Ate­nas, en Las Condes. Sus gran­des te­rra­zas —que van des­de los 10 a los 53 m2— ofre­cen vis­tas pa­no­rá­mi­cas ha­cia la cor­di­lle­ra. “Las per­so­nas real­men­te va­lo­ran con­tar con es­tas te­rra­zas con vis­tas pa­no­rá­mi­cas, por­que son una ex­ten­sión del de­par­ta­men­to y per­mi­ten rea­li­zar un sin­fín de ac­ti­vi­da­des”, se­ña­lan en la in­mo­bi­lia­ria. Si­mi­la­res son los Edi­fi­cios Me­di­te­rrá­neo, de In­mo­bi­lia­ria Ges­pa­nia, si­tua­dos en la subida Santa Te­re­si­ta, en pleno ce­rro Alvarado, en Vi­ta­cu­ra, con fá­cil ac­ce­so a la cos­ta­ne­ra nor­te, La Dehe­sa, Vi­ta­cu­ra y Las Condes. Son tres edi­fi­cios in­de­pen­dien­tes, pe­ro que son parte del mis­mo con­do­mi­nio, con sub­te­rrá­neos en co­mún. Se tra­ta de un pro­yec­to ins­pi­ra­do por sus vis­tas y em­pla­za­mien­to en un en­torno na­tu­ral, un lu­gar re­co­no­ci­do, des­de don­de se pue­de con­tem­plar la ciu­dad y al mis­mo tiem­po un es­pec­ta­cu­lar es­ce­na­rio geo­grá­fi­co. La vis­ta es la pro­ta­go­nis­ta de las gran­des te­rra­zas, mi­ra­do­res y jar­di­nes de los de­par­ta­men­tos, des­de don­de se apre­cia la cor­di­lle­ra, el va­lle, el ce­rro Man­quehue y el San Cris­tó­bal.◎

◎ Los pre­cios de es­tas vi­vien­das van des­de UF 4.000 a UF 33.000. De­pen­de del sec­tor y las ter­mi­na­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.