Lo pop lle­ga a Ba­zaar

Mien­tras los es­ta­dou­ni­den­ses se con­cen­tra­ban en el ar­te mo­derno y la ca­rre­ra es­pa­cial, Nancy Whi­te, edi­to­ra de Har­per’s Ba­zaar, im­pul­sa­ba la re­vis­ta más allá de sus lí­mi­tes. Por Step­hen Mooa­llem

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido -

El 9 de abril de 1959 la NASA anun­ció el ini­cio del Pro­yec­to Mer­cu­rio, un pro­gra­ma cu­yo ob­je­ti­vo era po­ner a los pri­me­ros as­tro­nau­tas en ór­bi­ta. Era un epi­so­dio más del mo­men­to his­tó­ri­co de la Gue­rra Fría, que mar­có to­da una era de la ca­rre­ra es­pa­cial, mien­tras Es­ta­dos Uni­dos y la Unión So­vié­ti­ca com­pe­tían por conquistar el es­pa­cio ex­te­rior. Har­per’s Ba­zaar tam­bién en­tró en ac­ción.

Pa­ra un editorial de mo­da en la edi­ción de fe­bre­ro de 1960, Ri­chard Ave­don via­jó al cen­tro es­pa­cial de la NASA en Ca­bo Ca­ña­ve­ral, Flo­ri­da, don­de fo­to­gra­fió a la mo­de­lo Do­vi­ma en una se­rie de looks con for­mas geo­mé­tri­cas, vi­si­ble­men­te mo­der­nos. En un mo­men­to du­ran­te la se­sión, Do­vi­ma po­só fren­te a una pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to equi­pa­da con un SM-65 Atlas, que de he­cho no era una na­ve, sino el pri­mer mi­sil ba­lís­ti­co in­ter­con­ti­nen­tal ca­paz de trans­por­tar un ar­co nu­clear. To­da­vía que­da­ba un mes en la dé­ca­da de los años cin­cuen­ta, pe­ro los se­sen­ta ya ha­bían lle­ga­do.

Nancy Whi­te, quien por lar­go tiem­po fue edi­to­ra de mo­da en la re­vis­ta Good Hou­se­kee­ping, su­ce­dió a Car­mel Snow co­mo edi­to­ra de Ba­zaar dos años an­tes. Whi­te era hi­ja del eje­cu­ti­vo de Hearst, Tom Whi­te –y so­bri­na de Snow-, y su nom­bra­mien­to pre­ten­día fa­ci­li­tar la tran­si­ción mien­tras Snow, cu­ya sa­lud fí­si­ca ha­bía em­pe­za­do a de­cli­nar a me­di­da que au­men­ta­ba su al­coho­lis­mo, cam­bió a un pa­pel emé­ri­to en la re­vis­ta.

Whi­te no era una gran da­ma co­mo su tía o una ro­mán­ti­ca de­sen­fre­na­da co­mo Dia­na Vree­land. Pe­ro era una edi­to­ra as­tu­ta –y de ma­ne­ra su­til, tam­bién era in­men­sa­men­te pro­gre­sis­ta. Sin em­bar­go Vree­land, la prin­ci­pal su­bor­di­na­da de Snow, quien no ha­bía si­do con­si­de­ra­da pa­ra el tra­ba­jo, eli­gió que­dar­se; Ale­xey Bro­do­vitch, quien ra­ra vez iba a la ofi­ci­na, re­nun­ció co­mo di­rec­tor de ar­te en 1958, mien­tras que la mis­ma Snow se re­ti­ró ese año. Pa­ra Ba­zaar, la his­to­ria de Ave­don so­bre Ca­bo Ca­ña­ve­ral re­pre­sen­tó el ama­ne­cer de un nue­vo día –y un pe­río­do de cam­bios ra­di­ca­les tan­to pa­ra las mu­je­res co­mo pa­ra la mo­da.

Una de las pri­me­ras con­tra­ta­cio­nes de Whi­te fue el an­ti­guo di­rec­tor ar­tís­ti­co de Es­qui­re, Henry Wolf, quien in­fun­dió a la re­vis­ta un su­rrea­lis­mo inex­pre­si­vo al ju­gar de ma­ne­ra irre­ve­ren­te con el tex­to y la ti­po­gra­fía. Las portadas crea­das por Wolf du­ran­te tres años en Ba­zaar si­guen sien­do unas de las más re­co­no­ci­das de su his­to­ria –en­tre ellas, su icó­ni­ca por­ta­da de di­ciem­bre de 1959, re­tra­tan­do a una mo­de­lo con una ca­pa ro­sa­da ba­lan­ceán­do­se en una es­ca­le­ra mien­tras car­ga una “A” del lo­go­ti­po es­ti­lo mar­que­si­na de Ba­zaar.

Wolf fue su­ce­di­do en 1961 por el artista y fo­tó­gra­fo Mar­vin Israel, quien mo­de­ró el gla­mour de Ba­zaar al con­tra­tar el tra­ba­jo de fo­tó­gra­fos do­cu­men­ta­les co­mo Wal­ker Evans, Bill Brandt, Lee Fried­lan­der y Dia­ne Ar­bus. Sin em­bar­go, la ca­rre­ra de Israel en Ba­zaar tam­bién fue cor­ta. Whi­te lo des­pi­dió abrup­ta­men­te tras una dis­cu­sión re­la­ti­va a la por­ta­da de enero de 1963 que ha­bía pre­pa­ra­do con la mo­de­lo Da­nie­lle Weil lu­cien­do un ci­ga­rri­llo, lo que evo­ca­ba de ma­ne­ra po­co su­til a Vree­land, quien po­co an­tes ha­bía de­ja­do Ba­zaar pa­ra con­ver­tir­se en la edi­to­ra prin­ci­pal de Vo­gue.

Tras la par­ti­da de Israel, sus su­bor­di­na­das Ruth An­sel y Bea Feitler to­ma­ron el con­trol co­mo co­di­rec­to­ras de ar­te. Am­bas en sus vein­te años, rá­pi­da­men­te desa­rro­lla­ron una nue­va iden­ti­dad vi­sual pa­ra Ba­zaar en torno a un au­daz sim­bo­lis­mo con­cep­tual crea­do por un in­ci­pien­te gru­po de fo­tó­gra­fos que in­cluía a Mel­vin So­kolsky, Bill Si­lano y un par de an­ti­guos asis­ten­tes de Ave­don, Hi­ro y Ja­mes Moore.

So­kolsky, un des­cu­bri­mien­to de Wolf, te­nía una pro­pen­sión a lo fan­tás­ti­co; en sus imá­ge­nes, las mo­de­los se caían de si­llas gi­gan­tes­cas y pla­nea­ban por el ai­re co­mo se­ra­fi­nes. Una de las se­sio­nes más fa­mo­sas de So­kolsky fue su his­to­ria de la “bur­bu­ja” pa­ra la edi­ción de mar­zo de 1963. Ins­pi­ra­do por el tríp­ti­co The Gar­den of Earthly De­lights de Hie­rony­mus Bosch, pin­tor ho­lan­dés del si­glo XV, cap­tu­ró a Si­mo­ne d’Ai­llen­court mien­tras pa­re­cía flo­tar en una es­fe­ra trans­lú­ci­da que ini­cia su via­je en Nue­va York y se po­sa so­bre el río Se­na en Pa­rís.

La mo­da se estaba con­vir­tien­do en el plás­ti­co ex­plo­si­vo inevi­ta­ble: ar­te, ar­ti­fi­cio, reali­dad y re­vo­lu­ción se reunían y Ba­zaar co­rría pa­ra man­te­ner el pa­so. El ase­si­na­to del pre­si­den­te John F. Ken­nedy, la ex­pan­sión de la Gue­rra Fría y el cre­cien­te con­flic­to en Viet­nam de­jó a mu­chos ame­ri­ca­nos con un pro­fun­do sen­ti­mien­to de in­cer­ti­dum­bre. El mo­vi­mien­to de de­re­chos ci­vi­les y una se­gun­da ola de fe­mi­nis­mo em­pe­za­ban a ga­nar te­rreno. Tam­bién era una épo­ca de gran agi­ta­ción cultural, mien­tras que las vi­bra­cio­nes anár­qui­cas de la cre­cien­te Nue­va Ola del ci­ne y del rock ’n’ roll re­tum­ba­ban ba­jo los pies y el al­to mun­do del ar­te se em­bar­ca­ba en un ro­man­ce con el pop –mo­vi­mien­tos tec­tó­ni­cos que es­cri­to­res co­mo Ja­mes Bald­win y Tom Wol­fe na­rra­ron en Ba­zaar. En un ar­tícu­lo de Ba­zaar de 1964 ti­tu­la­do “The New Art Ga­llery So­ciety”, Wol­fe co­men­tó som­bre la amal­ga­ma de pio­ne­ros, aris­tó­cra­tas, beat­niks, po­lí­ti­cos y fi­nan­cie­ros en una fies­ta pa­ra brin­dar por la reaper­tu­ra del Mu­seo de Ar­te Mo­derno des­pués de una re­no­va­ción de seis me­ses. Era co­mo si, es­cri­bió Wol­fe, “el mun­do de las ce­le­bri­da­des, el mun­do de la so­cie­dad, agen­tes de pren­sa, co­lum­nis­tas de chis­mes, di­se­ña­do­res de mo­das, de­co­ra­do­res de in­te­rio­res y otros hu­bie­ran con­ver­gi­do en el ar­te, aho­ra en un lu­gar es­pe­cial y glo­ri­fi­ca­do. El ar­te, y el Mu­seo de Ar­te Mo­derno en par­ti­cu­lar, se ha con­ver­ti­do en el cen­tro de la rec­ti­tud so­cial, com­pa­ra­ble con la Igle­sia Epis­co­pal de Short Hills”. La vi­da ar­tís­ti­ca co­bra­ba vi­da pro­pia.

La pu­bli­ca­ción de abril de 1965, que tu­vo co­mo edi­tor in­vi­ta­do a Ave­don, sir­vió co­mo de­to­nan­te de es­te nue­vo es­ti­lo de cul­tu­ra po­pu­lar in­sur­gen­te, es­for­zán­do­se por ser “un pa­sa­por­te par­cial ha­cia el la­do no con­ven­cio­nal del aho­ra”. La por­ta­da mos­tra­ba un pri­mer plano de la mo­de­lo bri­tá­ni­ca del mo­men­to, Jean Sh­rim­pton, con la ca­ra cir­cuns­cri­ta por un re­cor­te co­lor ro­sa Ma­tis­se, que su­ge­ría va­ga­men­te las cur­vas del cas­co de un as­tro­nau­ta. En el in­te­rior ha­bía him­nos a Bob Dy­lan, The Beatles, bo­tas a go­gó y ex­plo­ra­ción es­pa­cial, jun­to con de­cla­ra­cio­nes de la muer­te de la die­ta y la lle­ga­da de Don­ya­le Lu­na, quien so­lo tres me­ses an­tes se ha­bía con­ver­ti­do en la pri­me­ra mo­de­lo ne­gra en apa­re­cer en una por­ta­da de Ba­zaar.

Pa­ra ce­le­brar el cen­te­na­rio de la re­vis­ta en 1967, Ba­zaar pi­dió a Ran­dom Hou­se que pu­bli­ca­ra la an­to­lo­gía Har­per’s Ba­zaar: 100 Years of the Ame­ri­can Fe­ma­le. El aniver­sa­rio pro­cla­ma­ba un mo­men­to tras­cen­den­tal pa­ra las mu­je­res es­ta­dou­ni­den­ses. Los años se­ten­ta se apro­xi­ma­ban y lo que ellas que­rían de la mo­da estaba cam­bian­do. “La me­di­ci­na mo­der­na y la cien­cia han he­cho por la mu­jer de hoy lo que una man­za­na y una ser­pien­te hi­cie­ron por Eva”, es­cri­bió Glo­ria Guin­ness, ami­ga de Tru­man Ca­po­te, en un ar­tícu­lo so­bre el au­men­to en el con­su­mo de la píl­do­ra, pa­ra la edi­ción de sep­tiem­bre de di­cho año. “La han des­cu­bier­to o des­ta­pa­do pa­ra un nue­vo mun­do. Co­mo el de Eva, in­clu­ye amor y un hom­bre, pe­ro a di­fe­ren­cia del de la pri­me­ra da­ma, es un mun­do muy cer­cano a lo per­fec­to, don­de las mu­je­res por fin ten­drán su pas­tel y tam­bién po­drán co­mer­lo”. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.