Ru­ta del vino en Aus­tra­lia

(LA VER­SIÓN AUS­TRA­LIA­NA)

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido - Por Ra­fa Ro­drí­guez

De Mel­bour­ne a Ade­lai­da, la cos­ta me­ri­dio­nal de Aus­tra­lia es co­mo un Me­di­te­rrá­neo le­jano. Vue­la con no­so­tros di­rec­ta­men­te a los va­lles con los me­jo­res vi­ñe­dos aus­tra­les de es­tir­pe vic­to­ria­na.

No hay can­gu­ro que aguan­te al tó­rri­do sol del ve­rano aus­tral. Co­mo cual­quier hu­mano sen­sa­to, el ani­mal prefiere dor­mir una sies­ta, al me­nos has­ta que ba­je la tem­pe­ra­tu­ra. Si uno va a ver can­gu­ros, es me­jor es­pe­rar sen­ta­do, mí­ni­mo has­ta la pues­ta de sol. En­ton­ces ahí es­tán, sal­tan­do en­tre los vi­ñe­dos, co­mien­do has­ta no po­der más: mo­nas­trell, sy­rah, gar­na­cha, ca­ber­net, pi­not noir… Re­sul­ta que a los can­gu­ros les en­can­tan las uvas y, co­mo cual­quier hu­mano sa­bio, no des­pre­cian nin­gu­na va­rie­dad. (No­ta: ofi­cial­men­te, no se han avis­ta­do mar­su­pia­les en es­te via­je. Tam­po­co era la mi­sión. El ven­di­mia­dor que cuen­ta la his­to­ria de los can­gu­ros vi­ní­co­las bien po­dría es­tar bro­mean­do, aun­que el pe­rio­dis­ta sí lo­gró ob­ser­var un bul­to pe­lu­do tum­ba­do a la som­bra de una pa­rra. De pa­sa­da y des­de la ven­ta­na del au­to, tam­bién es ver­dad. No hay cons­tan­cia de que es­tu­vie­ra afec­ta­do por los va­po­res etí­li­cos. El can­gu­ro, cla­ro).

Es pro­ba­ble que en los es­ta­dos de Vic­to­ria y Aus­tra­lia Me­ri­dio­nal ha­ya más vi­ñas que can­gu­ros. Des­de que las ce­pas se­mi­na­les lle­ga­ran al con­ti­nen­te en 1788 pa­ra el de­lei­te de Art­hur Phi­llip, go­ber­na­dor de la pri­me­ra co­lo­nia eu­ro­pea en Aus­tra­lia y fun­da­dor de Sid­ney, el cul­ti­vo se ha ex­ten­di­do por Ocea­nía has­ta con­ver­tir­la en el cuar­to ex­por­ta­dor mun­dial de vino en la ac­tua­li­dad. La en­tre­ga que le po­nen en el gi­gan­tes­co país es tal que no tie­nen na­da que en­vi­diar­le a sus co­le­gas es­pa­ño­les, ita­lia­nos o fran­ce­ses. “Mi­re có­mo on­du­la la tie­rra, qué sua­vi­dad de las co­li­nas. Pa­re­ce que es­tu­vié­ra­mos en Fran­cia”, di­ce or­gu­llo­so un bo­de­gue­ro en un mo­men­to da­do. Y lo cier­to es que no se pue­de con­ce­bir un pai­sa­je más cer­cano al del sur de Eu­ro­pa que es­te que es­tá tan le­jos de él. “Es el Me­di­te­rrá­neo en Aus­tra­lia. Por la oro­gra­fía, por el cli­ma e in­clu­so por la gen­te que lo ha­bi­ta. El ca­rác­ter y la pa­sión son los mis­mos”, ase­gu­ra Joost Hey­mei­jer, vi­ce­pre­si­den­te se­nior del ser­vi­cio de ali­men­tos de Emi­ra­tes.

Es­te, cla­ro, es un via­je que co­mien­za por to­do lo al­to (co­mo cual­quier otro que ne­ce­si­te de un avión). Y no so­lo en tér­mi­nos de al­ti­tud. La que pa­sa por ser la me­jor lí­nea aé­rea del mun­do –se­gún los pre­mios Bu­si­ness Tra­ve­ller y Tri­pAd­vi­sor, se­gún la pres­ti­gio­sa en­cues­ta Sky­trax– lo es de ma­ne­ra es­pe­cial por la ex­qui­si­tez de su ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca a bor­do. Sí, tam­bién en turista (ahí es­tá el ver­da­de­ro ne­go­cio, co­mo re­co­no­ce la pro­pia com­pa­ñía). De he­cho, la cla­se eco­nó­mi­ca es en la que más vino se con­su­me, y gra­tis –úni­ca­men­te

se pa­ga por la cham­pa­ña–, has­ta el 52% de las bo­te­llas que se sir­ven al año (11 mi­llo­nes, fren­te al po­co más de un mi­llón de las cla­ses su­pe­rio­res, con pre­vi­sio­nes de du­pli­car­se pa­ra 2020, pro­ve­nien­tes de una bo­de­ga que ate­so­ra 3.8 mi­llo­nes de vi­nos de 12 paí­ses, la ma­yor de to­das las ae­ro­lí­neas). El ca­so es que, siem­pre en bus­ca de nue­vas ex­pe­rien­cias pa­ra el pa­la­dar, mer­ced a un pro­gra­ma en el que lle­va in­ver­ti­dos ca­si 630 mi­llo­nes de eu­ros des­de 2006, Emi­ra­tes ha en­con­tra­do en Aus­tra­lia su des­tino ideal, es­ti­mu­la­do por ese pu­jan­te tu­ris­mo que mez­cla gas­tro­no­mía y cul­tu­ra sur­gi­do en los úl­ti­mos años al ca­lor de sus muy co­ti­za­dos vi­ñe­dos y pre­mia­das bo­de­gas.

Del Va­lle del Ya­rra al de Ba­rro­sa, si­guien­do la lí­nea de la cos­ta que va de Mel­bour­ne a Ade­lai­da, no hay ope­ra­dor o agen­cia que no ofrez­ca ya la con­sa­bi­da ru­ta eno­ló­gi­ca. Pic­nic con pro­duc­to lo­cal so­bre cés­ped ex­tra­mu­lli­do y ca­ta al­cohó­li­ca por las vi­des más or­de­na­das –no es­tán plan­ta­das, es­tán de­li­nea­das– que se co­noz­can. Aun­que pla­near un re­co­rri­do en­tre los vi­ñe­dos mo­tu pro­prio tam­po­co es una ma­la idea. Del cen­te­nar de vi­ñe­dos que do­mi­nan el pri­me­ro, más de 70 es­tán abier­tos al pú­bli­co. Y los res­tau­ran­tes gour­met y las le­che­rías tra­di­cio­na­les (el que­so fe­ta per­sa que la Ya­ra Va­lley Diary pro­du­ce des­de los días de Char­les Hu­bert de Castella, uno de los pri­me­ros vi­na­te­ros de la zo­na a fi­na­les del si­glo XIX, es an­to­ló­gi­co; por al­go se­rá que pro­vee a la mis­mí­si­ma Emi­ra­tes) se cuen­tan por do­ce­nas.

Al es­te de Mel­bour­ne, el Va­lle del Ya­rra es un es­pec­tácu­lo pas­to­ral. Los más de 200 ki­ló­me­tros del río que lo sur­ca con sua­vi­dad y le da nom­bre –en cu­yo tra­mo fi­nal, an­tes de su desem­bo­ca­du­ra en la bahía de Hob­sons, se le­van­ta la ca­pi­tal del es­ta­do de Vic­to­ria– ali­men­tan un fér­til te­rri­to­rio que ni sa­ca­do de los pri­me­ros días de la crea­ción. Ama­ne­ce con el man­to go­mo­so de las bru­mas mis­te­rio­sas, cen­te­lla glo­rio­so al me­dio­día y se acues­ta con los úl­ti­mos ra­yos del sol in­cen­dian­do bos­ques y vi­ñe­dos (a ve­ces, co­mo en el de­sas­tro­so ve­rano de 2009, li­te­ral­men­te). Si se en­cuen­tran un hob­bit, no se ex­tra­ñen. Re­ser­va na­tu­ral, pue­den dar­se el gus­to de ver koa­las, wom­bats e in­clu­so can­gu­ros y or­ni­to­rrin­cos en el san­tua­rio de Hea­les­vi­lle. Aun­que, no nos en­ga­ñe­mos, aquí se vie­ne a co­mer y, so­bre to­do, a to­mar.

La ma­yo­ría de las vi­des si­guen en ma­nos de las fa­mi­lias pio­ne­ras que las sem­bra­ron y es­ta­ble­cie­ron con ellas sus bo­de­gas. En Mount Mary ya son tres ge­ne­ra­cio­nes, des­de que Da­vid Midd­le­ton y su pa­dre plan­ta­ran las pri­me­ras ce­pas en 1971. Sus hi­jos Sam, Clai­re y Hu­go con­ti­núan hoy un ne­go­cio de vi­nos sú­per pre­mium, ar­te­sa­na­les y de pro­duc­ción li­mi­ta­da, en una ha­cien­da des­de la que se di­vi­sa una de las me­jo­res pa­no­rá­mi­cas del va­lle, con las mon­ta­ñas nu­bla­das de la Gran Ca­de­na Di­vi­so­ra al fon­do. Lo cier­to es que, en­tre las co­li­nas re­don­dea­das, los cipreses y la ar­qui­tec­tu­ra blan­ca y al­be­ro, a po­co que se des­cui­de uno cree­rá que se en­cuen­tra en ple­na Toscana. Su­ce­de, por ejem­plo, a la vis­ta del im­po­nen­te Do­mai­ne Chan­don, la plan­ta­ción en la que Moët

& Chan­don pro­du­ce sus es­pu­mo­sos (una de las po­cas que la mar­ca po­see fue­ra de Fran­cia) des­de 1986, be­ne­fi­cián­do­se de su sue­lo are­no­so y las bon­da­des de un cli­ma atem­pe­ra­do por la pro­xi­mi­dad del oceáno, per­fec­to pa­ra las uvas pi­not noir, meu­mier y char­don­nay con las que ela­bo­ra un pro­duc­to ex­cep­cio­nal se­gún el tra­di­cio­nal mé­to­do cham­pe­noi­se. Es­ce­na­rio de múl­ti­ples fies­tas a to­do lu­jo, sus bo­de­gas y su bras­se­rie re­ci­ben vi­si­tan­tes to­dos los días, des­de tu­ris­tas has­ta miem­bros de la reale­za.

Pa­re­ce una pro­pa­gan­da te­le­vi­si­va, pe­ro en reali­dad es­te lu­gar me­re­ce to­dos los elo­gios. Es­tán a pun­to de su­frir el sín­dro­me de An­ge­la Chan­ning. Ocu­rre de­fi­ni­ti­va­men­te cuan­do se lle­ga a Le­van­ti­ne

EN­TRE LAS CO­LI­NAS

RE­DON­DEA­DAS, LOS CIPRESES Y LA AR­QUI­TEC­TU­RA, UNO PO­DRÍA CREER QUE SE EN­CUEN­TRA EN

LA TOSCANA.

Hill, el Fal­con Crest del va­lle (que, sí, tam­bién pue­de re­cor­dar al ca­li­for­na­nio de Na­pa). La man­sión en lo al­to de una co­li­na por la que sus vi­ñe­dos des­cien­den en cas­ca­da –re­pli­can­do a los Grand Cru de Cha­blis en la Bor­go­ña fran­ce­sa– y que la fa­mi­lia pro­pie­ta­ria arrien­da co­mo re­si­den­cia va­ca­cio­nal, es una mues­tra de lo que el di­ne­ro pue­de com­prar por muy po­co gus­to que se ten­ga. A sus pies, el res­tau­ran­te Ezard, que di­ri­ge el chef Tea­ge Ezard, mues­tra sus re­co­no­ci­dos vi­nos ba­jo una ar­qui­tec­tu­ra no me­nos lla­ma­ti­va y un me­nú de­li­cio­so.

Y, to­do es­to, a me­nos de una ho­ra en au­to des­de Mel­bour­ne, una ciu­dad llu­vio­sa que ex­pli­ca esa me­di­te­rra­nei­dad lo­cal con los in­mi­gran­tes ita­lia­nos y grie­gos que se asen­ta­ron allí a par­tir de los años cin­cuen­ta del si­glo XX (la gran in­va­sión asiá­ti­ca lle­ga­ría en los se­ten­ta). Se des­pa­cha en un par de días, si no se es muy quis­qui­llo­so, pa­tean­do el South­bank, el pa­seo flu­vial que se desem­bo­ca en el po­pu­lar com­ple­jo del ca­sino Crown; per­dién­do­se por los ca­lle­jo­nes de Ho­sier La­ne, mo­nu­men­to al ho­rror va­cui gra­fi­te­ro; in­ten­tan­do en­con­trar el es­tu­dio Ex In­fi­ni­tas, la Hood By Air aus­tra­lia­na, o pe­gán­do­se el ho­me­na­je en Vue du Mon­de, el res­tau­ran­te con vis­tas en lo más al­to de las to­rres Rial­to, que aca­ba de inau­gu­rar su ex­clu­si­va sa­la Dom Pe­rig­non, en la que el cham­pag­ne vin­ta­ge se ma­ri­da con car­ne de can­gu­ro y wa­llaby en un me­nú de 500 eu­ros.

Di­ri­gién­do­se ha­cia el es­te, el Va­lle de Ba­ros­sa pa­re­ce sus­pen­di­do en al­gún mo­men­to de la épo­ca vic­to­ria­na aus­tral, con esas vi­llas e igle­sias neo­gó­ti­cas que sal­pi­can un pai­sa­je con mu­cho del Vie­jo Mun­do, in­clui­das al­gu­nas de sus ce­pas más an­ti­guas, las que que­da­ron a sal­vo de la epi­de­mia de fi­lo­xe­ra que arra­só los vi­ñe­dos de me­dio pla­ne­ta a me­dia­dos del si­glo XIX. Se no­ta es­pe­cial­men­te en el le­ga­do de los co­lo­nos ale­ma­nes que en­con­tra­ron allí un nue­vo hogar a par­tir de 1842, co­mo los Sp­pelts, fun­da­do­res de esa ins­ti­tu­ción que es la ha­cien­da Sp­pel­ts­fields. El tawny, va­rie­dad de vino de Opor­to en­ve­je­ci­do en ba­rril de ro­ble, es su es­pe­cia­li­dad y en su bo­de­ga-san­tua­rio se con­ser­va un ba­rril por ca­da año des­de 1878 (los prín­ci­pes Gui­ller­mo y En­ri­que de In­gla­te­rra tie­nen allí los su­yos, se­ña­la­dos con sus fe­chas de na­ci­mien­to). El com­ple­jo –hoy en ma­nos del mis­mo fi­dei­co­mi­so que con­tro­la las cer­ca­nas bo­de­gas Ki­li­ka­noon, en Cla­re Va­lley– re­ci­be una me­dia de 300 mil vi­si­tan­tes anua­les y ofre­ce res­tau­ran­te y ex­pe­rien­cias va­ca­cio­na­les de lu­jo. En 2016, fue dis­tin­gui­do co­mo el me­jor ser­vi­cio tu­rís­ti­co aus­tra­liano.

Con to­do, la jo­ya de la co­ro­na de Ba­ros­sa es la ha­cien­da Ma­gill, hogar de Pen­folds, la mar­ca fa­vo­ri­ta de los con­nais­seurs, y no so­lo lo­ca­les (el Pen­folds Bin 389, que mez­cla ca­ber­net y sy­rah, es la bo­te­lla más ven­di­da del país; el nú­me­ro bin que lu­cen sus eti­que­tas de in­va­ria­ble di­se­ño re­tro, por cier­to, es el que co­rres­pon­de a la zo­na de al­ma­ce­na­je en la bo­de­ga). “Tu vino fa­vo­ri­to no de­be­ría ser aquel que quie­ras com­par­tir, sino el que quie­res re­ser­var pa­ra ti so­lo”, sen­ten­cia Pe­ter Ga­go, ce­le­bri­dad enó­lo­ga y vi­ti­cul­tor je­fe de es­ta casa bi­cen­te­na­ria, que ha ci­men­ta­do con va­rie­da­des es­pa­ño­las co­mo la gar­na­cha y la mo­nas­trell un im­pe­rio, cru­cial en el desa­rro­llo de la cul­tu­ra vi­na­te­ra an­tí­po­da. Sus vi­nos más añe­jos duer­men en cámaras-sar­có­fa­go que ni las de un fa­raón y re­ser­va pa­ra sus co­se­chas de ex­cep­ción un gi­gan­tes­co de­can­ta­dor de di­se­ño pro­pio ta­lla­do en cris­tal y pla­ta. Con­se­guir una re­ser­va en su res­tau­ran­te, Pen­folds Kit­chen, es un mi­la­gro. Ca­si tan­to co­mo en Ap­pe­lla­tion, el co­me­dor de The Loui­se, el re­sort más ele­gan­te del va­lle, a 70 ki­ló­me­tros de la vi­bran­te Ade­lai­da.

Al fi­nal, co­no­cer de pri­me­ra mano no so­lo el ori­gen, sino tam­bién la re­le­van­cia (eco­nó­mi­ca, so­cial y cultural) de los pro­duc­tos que se sir­ven a bor­do de una lí­nea aé­rea es ju­gar con ventaja, aun­que ni mu­cho me­nos lo con­vier­ta a uno en ex­per­to gour­met o ca­ta­dor. No es lo nor­mal echar­le cuen­tas a quie­nes es­tán de­trás de ese crois­sant, ese que­so de­li­cio­so o ese vino su­bli­me, pe­ro po­ner­les nom­bres y ros­tros siem­pre ha­rá más cá­li­do el ini­cio de cual­quier aven­tu­ra. Re­cuer­den los que han leí­do aquí si al­gu­na vez ba­jan has­ta Ocea­nía, un ape­la­ti­vo pre­cio­so que, apar­te de Björk, ya ca­si na­die usa. n

EL LE­GA­DO DE LOS CO­LO­NOS ALE­MA­NES SE NO­TA

ES­PE­CIAL­MEN­TE EN EL VA­LLE DE BA­ROS­SA.

La ha­cien­da que Pen­folds po­see en Ka­lim­ma, en el Va­lle de Ba­ros­sa, con­ser­va in­tac­to su sa­bor vic­to­riano.

El prín­ci­pe Car­los de In­gla­te­rra y su es­po­sa, Ca­mi­la Par­ker Bow­les, en vi­si­ta ofi­cial a la ha­cien­da Ma­gill de Pen­folds en 2012.

Cuan­do el sol cae en el Va­lle del Ya­rra, los can­gu­ros des­pier­tan y sa­len a ca­tar uvas por los vi­ñe­dos.

El di­se­ño del res­tau­ran­te Ezard es­tá ins­pi­ra­do por los ba­rri­les de vino.

El Va­lle del Ya­rra se en­cuen­tra a 50 mi­nu­tos en au­to des­de la ca­pi­tal del es­ta­do de Vic­to­ria.

Bos­ques ba­jos y pe­que­ños la­gos na­tu­ra­les sal­pi­can el pai­sa­je del Va­lle del Ya­rra. La ha­cien­da Le­van­ti­ne Hill es su par­ti­cu­lar Fal­con Crest.

La con­cien­cia eco­ló­gi­ca y el com­pro­mi­so sus­ten­ta­ble es­tán muy pre­sen­tes en bo­de­gas fa­mi­lia­res co­mo Mount Mary, en Ya­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.