Se­cre­tos y men­ti­ras

Tras la inun­da­ción de re­ve­la­cio­nes res­pec­to a los aco­sos se­xua­les en la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, Tris­ta D. Mit­chell ex­po­ne el pun­to dé­bil del sis­te­ma de los es­tu­dios holly­woo­den­ses, que ha ex­plo­ta­do a las mu­je­res du­ran­te dé­ca­das.

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido -

La au­di­ción que “lan­za­ría a la fa­ma” a Co­co es en el de­par­ta­men­to del ca­za­ta­len­tos. A tra­vés del len­te gra­no­so azul se­pia de la cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca, su ros­tro cam­bia de en­tu­sias­mo a in­cre­di­bi­li­dad des­pués de que el hom­bre in­sis­ta en que de­mues­tre que es una ac­triz se­ria qui­tán­do­se su blu­sa. Llo­ran­do en si­len­cio por la hu­mi­lla­ción cuan­do se da cuen­ta de la es­ta­fa, ella obe­de­ce mien­tras el seu­do­fo­tó­gra­fo la con­sue­la sin nin­gu­na emo­ción.

La in­ter­pre­ta­ción de Ire­ne Ca­ra co­mo Co­co Her­nán­dez en el fil­me de 1980, Fa­me, fue en­crip­ta­do en la men­te de ca­da op­ti­mis­ta de Holly­wood; sin em­bar­go, po­cas mu­je­res so­bre­vi­vie­ron al mun­do del es­pec­tácu­lo sin su pro­pia “ex­pe­rien­cia Co­co”. La mía lle­gó cor­te­sía de un hom­bre cua­ren­tón, que me aca­ba­ba de guiar a tra­vés de Dis­ney, don­de pro­du­cía una co­me­dia fa­mi­liar. Tu­vi­mos una reunión en la pro­vin­cia de Was­hing­ton Sta­te, du­ran­te su bre­ve es­tan­cia mien­tras gra­ba­ba, y yo cu­bría una no­ta pa­ra mi dia­rio es­co­lar. Des­de el mo­men­to en que via­jé a Los Án­ge­les pa­ra ha­cer au­di­cio­nes uni­ver­si­ta­rias (que­ría con­ti­nuar mis es­tu­dios en tea­tro clá­si­co) mi ma­dre sintió tran­qui­li­dad de que por lo me­nos tu­vie­ra un con­tac­to allá. Aho­ra es­ta­ba su­je­tán­do­me, for­zan­do su len­gua en mi bo­ca. Te­nía 15 años.

Por for­tu­na, con­ta­ba con dos ven­ta­jas: no era lo su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra con­tro­lar­me y, más im­por­tan­te, no al­ber­ga­ba fan­ta­sías del es­tre­lla­to de Holly­wood, así que mi re­pul­sión fue inequí­vo­ca y re­so­lu­ta.

Mi his­to­ria es or­di­na­ria, una anéc­do­ta muy co­ti­dia­na que las mu­je­res so­le­mos de­jar en el ol­vi­do has­ta por 15 años. Pe­ro cuan­do Holly­wood rom­pió el si­len­cio en el oto­ño pa­sa­do con las re­ve­la­cio­nes de Weins­tein, a mu­chas de no­so­tras nos im­pac­tó con re­cuer­dos, ni­ve­les de cor­ti­sol ele­va­dos y el enojo en­cap­su­la­do. Tip­pi He­dren fue una de aque­llas que al­zó la voz, com­pa­ran­do el com­por­ta­mien­to de Weins­tein con agre­sión, in­ti­mi­da­ción, y aco­so se­xual que su­frió en las ma­nos de Al­fred Hitch­cock du­ran­te la gra­ba­ción de The Birds y Mar­nie. “To­dos hablan de es­to co­mo si fue­ra al­go nue­vo”, di­jo. “Y no lo es...”.

Tal vez el pro­fun­do y pro­ble­má­ti­co la­zo en­tre con­trol y de­seo, ame­na­za y be­lle­za, y el abu­so de inocen­cia, siem­pre ha si­do al­go in­he­ren­te en el sis­te­ma holly­woo­den­se. Las es­tre­llas de la pan­ta­lla gran­de en­tra­ron a las ca­sas y a los sue­ños de las pe­que­ñas ni­ñas an­tes que los te­le­vi­so­res; en co­lor, en im­pren­ta y dis­tri­bui­das co­mo mu­ñe­cas de pa­pel con ves­ti­dos re­cor­ta­bles, y plie­gues pa­ra man­te­ner­los en su lugar. Sen­ci­llos de pro­du­cir, es­tos ju­gue­tes eran fá­ci­les de ves­tir y des­ves­tir; co­lo­ca­das en in­nu­me­ra­bles es­ce­na­rios has­ta que se do­bla­ran, rom­pie­ran o des­pe­da­za­ran; tan ba­ra­tas co­mo pa­ra re­em­pla­zar­las con la nue­va es­tre­lla del mo­men­to. El sis­te­ma de los es­tu­dios de ci­ne tra­ta­ba a las in­ge­nuas e inocen­tes mu­je­res de la mis­ma ma­ne­ra, con­tro­lan­do no so­lo sus opor­tu­ni­da­des ar­tís­ti­cas, sino dic­tan­do sus vi­das so­cia­les.

“Me de­cían con quién sa­lir, qué usar; al­guien pei­na­ba mi ca­be­llo, con­fir­ma­ban mi asis­ten­cia a múl­ti­ples even­tos”, me cuen­ta Ja­ne Fon­da cuan­do la lla­mé pa­ra pre­gun­tar­le acer­ca de tra­ba­jar en el sis­te­ma de es­tu­dios. “Te­nía 21 años, y so­lo pen­sé: ‘Bueno, es­ta es el mo­do en que se ha­ce; es nor­mal’”. Es ra­ro que no nos ha­ya­mos vis­to en per­so­na, a pe­sar de te­ner tantos co­no­ci­dos en co­mún. Ami­gos que co­men­za­ron a lla­mar­me “Hanoi Ja­ne” des­pués de mi vi­si­ta a Viet­nam en 2006 pa­ra re­co­lec­tar in­for­ma­ción pa­ra mi obra de ve­te­ra­nos de gue­rra. Con­si­de­ré es­to un cum­pli­do, ya que la crí­ti­ca pú­bli­ca y agre­si­va no ca­lló la voz de Fon­da en ese en­ton­ces. Ni hoy; ella lo di­ce cómo lo ve.

Pa­ra em­pe­zar, Fon­da es­ta­ba ba­jo con­tra­to con el di­rec­tor y pro­duc­tor Jos­hua Lo­gan, quien la usó pa­ra War­ner Bros. pa­ra su pri­mer fil­me: Tall Story (1960). “Des­pués Josh tra­tó de ven­der­lo a (el pro­duc­tor y agen­te) Ray Stark. Me sen­tía co­mo una es­cla­va”. En vez de eso, ella de­ci­dió ad­qui­rir su pro­pio con­tra­to de 250,000 dó­la­res por un pe­rio­do de va­rios años. “No que­ría ha­cer otra pro­duc­ción; sin em­bar­go, me obli­ga­ban a ha­cer di­ne­ro pa­ra de esa for­ma po­der com­prar mi li­ber­tad”.

Cuan­do Jack War­ner vio su pri­me­ra prue­ba de ves­tua­rio, in­sis­tió que le co­lo­ca­ran fal­sies (re­lle­nos de sos­tén). De mo­do sub­se­cuen­te, Lo­gan cri­ti­có su ‘lin­da’ na­riz co­mo inade­cua­da pa­ra pa­pe­les dra­má­ti­cos, y su­gi­rió que le ex­tra­je­ran los dien­tes de atrás, que le rom­pie­ran la man­dí­bu­la y la re­co­lo­ca­ran, pa­ra dar­le an­gu­la­ri­dad a lo que él veía co­mo su des­afor­tu­na­da ca­ra re­don­da. “Le di­cen a las jó­ve­nes: ‘Tie­nes que per­der 15 ki­los o no te con­tra­ta­re­mos’ o ‘De­be­rías arre­glar­te la na­riz’. Y es al­go que si­gue ocu­rrien­do hoy”. El enojo de Fon­da es pal­pa­ble. “‘Y ne­ce­si­tas se­nos fal­sos’, se les im­po­ne que se ha­gan ci­ru­gías con im­plan­tes”.

Shir­ley Knight, quien re­ci­bió su pri­me­ra no­mi­na­ción al Os­car a los 24 años por The Dark at the Top of the Stairs (1960), es­ta­ba si­mi­lar­men­te ba­jo con­tra­to con War­ner Bros. cuan­do mon­ta­ron una ci­ta con un “pic­nic en la pla­ya” pa­ra ella y el ac­tor Sal Mi­neo. El es­tu­dio se en­con­tra­ba an­sio­so por ca­llar los ru­mo­res de la ho­mo­se­xua­li­dad de Mi­neo. Knight, un nom­bre re­co­no­ci­do y de una be­lle­za tí­pi­ca, brin­dó la opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra una foto. “Aho­ra me doy cuen­ta de que fui afor­tu­na­da”, me di­ce mien­tras be­be­mos ca­fé con bo­ca­di­llos en su ho­gar al no­roes­te de Los Án­ge­les. Di­chas ci­tas ma­ni­pu­la­das en­tre los ac­to­res no siem­pre ter­mi­na­ban de ma­ne­ra gen­til. Mu­chas presentaciones pro­fe­sio­na­les re­que­rían co­mi­das o sa­li­das, y los mo­ti­vos pa­ra ca­da par­ti­ci­pan­te po­dían con­tras­tar de ma­ne­ra pe­li­gro­sa. Aun­que el pú­bli­co es­tá per­ple­jo por los re­la­tos re­cien­tes de jun­tas ais­la­das en ho­ga­res y ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel, en Holly­wood siem­pre ha si­do así. Cuan­do ha­blé con la es­tre­lla de The Bounty Hun­ter, Do­lo­res Dorn, me di­jo que cuan­do te­nía 19 años, un di­rec­tor le pre­sen­tó a un im­por­tan­te eje­cu­ti­vo, quien es­pe­ra­ba al­go a cambio, y en­tró a la fuer­za a su ho­gar. “Me di­jo: ‘Romperé tu lin­da na­riz si no te ca­llas’, y no que­ría que­dar des­fi­gu­ra­da, así que me ren­dí y de­jé de lu­char”. “Me per­te­ne­ces”, de­cla­ró el di­rec­tor, mien­tras sa­lía por la puer­ta. “No re­co­mien­do una vio­la­ción”, di­ce Dorn, aun her­mo­sa a sus 83 años, me­nean­do su ca­be­za con el re­cuer­do.

ME DI­JO: ‘ROMPERÉ TU LIN­DA NA­RIZ SI NO TE CA­LLAS’, Y NO QUE­RÍA QUE­DAR DES­FI­GU­RA­DA

El ata­que hi­zo que Dorn de­ci­die­ra ir­se de Los Án­ge­les, y ter­mi­nó en Nue­va York, es­tu­dian­do ac­tua­ción con el re­nom­bra­do maes­tro del mé­to­do Sta­nis­lavs­ki, Lee Stras­berg. Shir­ley Knight era su com­pa­ñe­ra de cla­se, y Ma­rilyn Mon­roe mi­ra­ba des­de la úl­ti­ma fi­la con la ca­ra ocul­ta en una bu­fan­da. La jo­ven Fon­da tam­bién de­tec­tó a Mon­roe en ese lugar. “So­lo pue­des com­pren­der a Ma­rilyn si en­tien­des el abu­so se­xual de su in­fan­cia”, afir­ma con fran­que­za, con­tras­tan­do la fra­gi­li­dad exis­ten­cial de Mon­roe con la for­ta­le­za de Kat­ha­ri­ne Hep­burn (co­pro­ta­go­nis­ta de Fon­da en la pe­lí­cu­la On Gol­den Pond). “Así que Ma­rilyn era vul­ne­ra­ble a ser des­per­so­na­li­za­da. Di­go, ella di­jo que pa­sa­ba mu­cho tiempo en sus ro­di­llas, ha­cien­do que to­do su­ce­die­ra. Hep­burn nun­ca tu­vo que ha­cer eso”.

Y Fon­da tam­po­co era fá­cil de ex­plo­tar. A fi­na­les de los 70, di­ce: “es­ta­ba har­ta del ti­po de tra­ba­jos que me ofre­cían”. Co­men­zó a desa­rro­llar y pro­du­cir pro­yec­tos que re­fle­ja­ran sus pa­sio­nes. “Cuan­do pien­so en las pro­duc­cio­nes que hi­ce… co­mo Co­ming Ho­me, 9 to 5 y The Chi­na Syn­dro­me, es im­pen­sa­ble que hoy día esas pe­lí­cu­las las pro­duz­can es­tu­dios”. Es­to, a pe­sar del he­cho que el aco­so se­xual la­bo­ral tan as­tu­ta­men­te pa­ro­dia­do en la pe­lí­cu­la 9 to 5 con­ti­núa sien­do más re­le­van­te que nun­ca.

En par­te, el pro­ble­ma de Holly­wood es el des­ba­lan­ce de gé­ne­ro en la in­dus­tria en to­dos los ni­ve­les, des­de los asis­ten­tes téc­ni­cos has­ta los gran­des di­rec­ti­vos, y eso con­tri­bu­ye al abu­so de mu­je­res tra­ba­jan­do fue­ra de cá­ma­ras. Una ami­ga edi­to­ra de fil­mes me per­mi­tió ver un gru­po se­cre­to de Fa­ce­book, en el que las chi­cas em­plea­das se ad­vier­ten y acon­se­jan de los aco­sa­do­res. Una pu­bli­ca­ción lla­ma­da “Nom­bra a tu Weins­tein” con­ti­núa pá­gi­na tras pá­gi­na; al­gu­nas acu­sa­cio­nes son so­lo un nom­bre, otras de­ta­llan acer­ca de los abu­sos que su­frie­ron.

De­pre­si­va­men­te, ca­si in­creí­ble, pa­re­ce­ría que las opor­tu­ni­da­des igua­li­ta­rias pa­ra las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras en una pe­lí­cu­la no so­lo se han es­tan­ca­do, sino re­tro­ce­di­do. Ha­ce un si­glo, en la era de las cin­tas mu­das, la Com­pa­ñía de Pe­lí­cu­las In­de­pen­dien­tes de Carl Laemm­le, que des­pués se con­ver­ti­ría en Uni­ver­sal, con­tra­tó a un por­cen­ta­je sig­ni­fi­ca­ti­vo de di­rec­to­ras, pro­duc­to­ras y es­cri­to­ras, y mo­ti­vó a las ac­tri­ces a crear con­te­ni­do, in­clu­yen­do a la es­tre­lla y fu­tu­ra mag­na­te Mary Pick­ford, quien co­fun­dó Uni­ted Ar­tists. Sin em­bar­go, el cambio pa­ra ha­cer más in­clu­si­va a la com­pa­ñía aña­dió un ries­go eco­nó­mi­co que re­qui­rió in­ver­sio­nis­tas cor­po­ra­ti­vos, mar­gi­nan­do a las ar­tis­tas fe­me­ni­nas.

Otro bre­ve sur­gi­mien­to ha­cia una me­jor re­pre­sen­ta­ción lle­gó du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. “To­das las mu­je­res pro­ta­go­ni­za­ban pe­lí­cu­las, y ellas mis­mas com­pra­ban las en­tra­das”, di­ce la an­ti­gua es­tre­lla de Thirty­so­met­hing, con­ver­ti­da en di­rec­to­ra, Me­la­nie May-ron, una ami­ga mía que di­ri­gió un epi­so­dio que es­cri­bí pa­ra la se­rie Army Wi­ves. May­ron vi­ve en una tran­qui­la ca­lle re­si­den­cial en Sunset Bou­le­vard y ha­bla­mos en su co­ci­na, fren­te a una pi­la al­tí­si­ma de guio­nes. “Y en­ton­ces la gue­rra ter­mi­nó y to­das de re­pen­te de­ja­ron de pro­ta­go­ni­zar pe­lí­cu­las, y nos di­je­ron que fué­ra­mos amas de ca­sa”. Con una do­mes­ti­ci­dad for­za­da, los tra­ba­jos crea­ti­vos pa­ra las mu­je­res ca­ye­ron de ma­ne­ra pre­ci­pi­ta­da

en los 60. Fue du­ran­te es­ta épo­ca que es­ta ac­triz y ami­ga fue aco­rra­la­da por un eje­cu­ti­vo de Uni­ver­sal Pic­tu­res en su ofi­ci­na. Gol­peó con de­ses­pe­ra­ción la puer­ta pa­ra es­ca­par de su aco­sa­dor, pe­ro pa­ra ese en­ton­ces no ha­bía fé­mi­nas en el po­der que pu­die­ran ayu­dar­la (in­clu­so hoy so­li­ci­ta per­ma­ne­cer en ano­ni­ma­to; los ries­gos de re­por­tar­lo aún ex­ce­den los po­ten­cia­les be­ne­fi­cios).

SAG-AFTRA es el sin­di­ca­to en­car­ga­do de pro­te­ger a po­co más de 100,000 ar­tis­tas, hoy día di­ri­gi­do por la es­tre­lla de Be­verly Hills, 90210, Ga­brie­lle Car­te­ris. Con sus in­te­gran­tes más jó­ve­nes sien­do ni­ños, es­ta aso­cia­ción ac­túa co­mo la pri­me­ra de­fen­so­ra pa­ra una de las fuer­zas le­ga­les y la­bo­ra­les más gran­des del mun­do in­fan­til. Sus mo­der­nas ofi­ci­nas cen­tra­les en Wils­hi­re Bou­le­vard mi­ran des­de arri­ba el Ran­cho La Brea, un si­tio pri­mor­dial y bur­bu­jean­te, que con el pa­so de los años ha ce­di­do la apa­ri­ción de res­tos de ma­muts ex­tin­tos, lo­bos gi­gan­tes, tigres dien­tes de sa­ble y un es­que­le­to par­cial de una jo­ven mu­jer de ha­ce 9,000 años. Es una lo­ca­ción apro­pia­da, si con­si­de­ra­mos la in­tran­si­gen­cia his­tó­ri­ca y cul­tu­ral que Car­te­ris en­fren­ta tra­tan­do de pre­ve­nir la de­pre­da­ción de sus miem­bros.

Den­tro del con­tra­to bá­si­co de SAG-AFTRA, la cláu­su­la de des­nu­dez se en­cuen­tra jus­to de­ba­jo del re­que­ri­mien­to de tra­to hu­mano a ani­ma­les en set. Su pro­vi­sión pro­te­ge a los ar­tis­tas de su ex­plo­ta­ción, y les ofre­ce el de­re­cho de exi­gir un do­ble de des­nu­dos pa­ra las es­ce­nas que lo re­quie­ran. In­clu­so así, mu­chas mu­je­res ex­pe­ri­men­tan la pre­sión de mos­trar más, con pro­me­sas va­gas que las es­ce­nas se­rán edi­ta­das más tar­de, cuan­do las pro­tec­cio­nes del sin­di­ca­to ya no apli­quen. Si te nie­gas, te arries­gas a ser eti­que­ta­da co­mo ‘di­fí­cil’. In­clu­so así, lo pre­fe­rí, y re­cha­cé una pro­pues­ta pa­ra po­sar pa­ra Play­boy cuan­do te­nía 23 años.

Y los efec­tos de la des­per­so­na­li­za­ción son tan da­ñi­nos en pan­ta­lla co­mo fue­ra de ella. Fue la in­quie­tan­te se­xua­li­za­ción evi­den­te en los pro­gra­mas de te­le­vi­sión que su hi­ja ob­ser­va­ría lo que lle­vó a la ac­triz ga­na­do­ra del Os­car, Gee­na Da­vis, a fun­dar su epó­ni­mo Ins­ti­tu­to de Gé­ne­ro en Me­dios de Co­mu­ni­ca­ción en 2004. Ca­tor­ce años des­pués, dan­do un dis­cur­so en el Wo­men in En­ter­tain­ment Sum­mit, el pa­sa­do no­viem­bre, ha­bló con la au­dien­cia (la cual que­dó pa­ra­li­za­da) acer­ca de sus úl­ti­mos des­cu­bri­mien­tos, que in­cluía he­chos co­mo que 61% de las ado­les­cen­tes en pe­lí­cu­las fa­mi­lia­res es mos­tra­da en pren­das re­ve­la­do­ras, y que el aco­so se­xual e in­sul­tos de gé­ne­ro en el en­tre­te­ni­mien­to in­fan­til son do­ble­men­te más pro­pen­sos a ser di­ri­gi­dos al gé­ne­ro fe­me­nino. La razón no es di­fí­cil de en­con­trar; la des­crip­ción de mu­je­res en pan­ta­lla es, por lo ge­ne­ral, de­ter­mi­na­da por va­ro­nes. De acuer­do con los aná­li­sis de la ac­triz, en 2016 los hom­bres to­ma­ron 68% de cré­di­tos de es­cri­to­res, 84% de los tra­ba­jos de pro­duc­ción y 92% de las po­si­cio­nes di­rec­ti­vas. “En nues­tra bús­que­da por des­ha­cer las in­cli­na­cio­nes de gé­ne­ro”, di­ce Da­vis, “nos ayu­da­mos a dar­nos cuen­ta del po­de­ro­so im­pac­to que la cul­tu­ra po­pu­lar ha crea­do. Aho­ra, es­tá mos­trán­do­nos de ma­ne­ra vir­tual co­mo ciu­da­da­nos de se­gun­da cla­se”.

Es­ta na­rra­ti­va do­mi­na­da por los va­ro­nes fue una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las que aban­do­né la ac­tua­ción pa­ra ser es­cri­to­ra. Me can­sé de in­ter­pre­tar el ac­ce­so­rio se­cun­da­rio de al­gún hom­bre (co­mo mi ami­ga Tess Har­per, quien fue no­mi­na­da pa­ra un Os­car por Cri­mes of the Heart, bro­meó: “La úni­ca razón por la que las mu­je­res se en­con­tra­ban en pe­lí­cu­las era pa­ra com­pro­bar que el bro­man­ce

–la re­la­ción en­tre el pro­ta­go­nis­ta y su alia­do– no era ho­mo­se­xual”).

Tam­bién to­mé la de­ci­sión de tra­ba­jar ba­jo mis ini­cia­les, en vez de usar mi pri­mer nom­bre: la re­nuen­cia a con­tra­tar es­cri­to­ras en la pro­duc­ción oca­sio­nó que tu­vie­ra que reha­cer­me pa­ra que mis guio­nes cru­za­ran la puer­ta.(¿por qué mi ma­má no me lla­mó Alex?). Mis li­bre­tos han si­do des­cri­tos co­mo ‘mus­cu­la­res’ y ‘mas­cu­li­nos’, que, aun­que sean in­ten­cio­na­dos co­mo cum­pli­dos, no es una se­ñal su­til que las his­to­rias son más po­de­ro­sas y co­mer­cia­les cuan­do son en apa­rien­cia, vi­ri­les.

Aun la opinión de Gee­na Da­vis es en ver­dad op­ti­mis­ta. “Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pue­den ser la cu­ra por el pro­ble­ma que es­tán ge­ne­ran­do”, afir­ma. “Po­de­mos crear el fu­tu­ro, por me­dio de las per­so­nas que ve­mos. Y más tar­de, la vi­da imi­ta­rá al ar­te”.

A de­cir ver­dad, la ma­rea pa­re­ce es­tar es­ta­ble­cién­do­se. En res­pues­ta al es­cán­da­lo de Weins­tein, la pro­duc­to­ra Kath­leen Ken­nedy (quien es­tá en­ca­be­zan­do la fran­qui­cia de Star Wars) ha exi­gi­do la for­ma­ción in­me­dia­ta de una co­mi­sión di­ri­gi­da al aco­so y ex­plo­ta­ción en la in­dus­tria. “La mi­so­gi­nia, que es el con­tex­to pa­ra es­ta in­hu­ma­ni­dad, con­ti­nua­rá a me­nos que ha­ya una res­pues­ta de­ci­si­va, in­clu­si­va e ins­ti­tu­cio­nal que le­gis­le el cambio en lugar de es­pe­rar a que su­ce­da”, ase­gu­ra. “De­bi­mos ha­ber ac­tua­do des­de ha­ce mu­cho tiempo”.

Ree­se Wit­hers­poon, Oprah Win­frey y Ja­ne

Fon­da es­tán en­tre las mu­je­res a quie­nes Ken­nedy ha bus­ca­do pa­ra re­ci­bir con­se­jos. Fon­da, y des­pués Win­frey, pa­vi­men­ta­ron el ca­mino: pro­du­je­ron com­pa­ñías pa­ra desa­rro­llar con­te­ni­do en­fo­ca­do en mu­je­res pa­ra fil­mes y te­le­vi­sión. “Hay fi­su­ras y hue­cos en la es­truc­tu­ra pa­triar­cal de Holly­wood don­de de­be­mos in­vo­lu­crar­nos aho­ra”, di­ce Fon­da. “Pe­ro de­be­ría­mos es­tar tra­ba­jan­do en to­dos los ni­ve­les, in­clu­yen­do los me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­de­pen­dien­tes, en los cua­les hay his­to­rias más su­ti­les, com­ple­jas, in­tere­san­tes y pe­ne­tran­tes que pue­den ser en­tre­la­za­das”. Ahí no es don­de ya­ce el po­der, sino en el que se en­cuen­tra la na­rra­ti­va. Y si de­jas las vo­ces fe­me­ni­nas fue­ra de ello, en­ton­ces to­dos per­de­mos. n

61% DE LAS ADO­LES­CEN­TES EN PE­LÍ­CU­LAS FA­MI­LIA­RES ES MOS­TRA­DA EN PREN­DAS RE­VE­LA­DO­RAS

El di­rec­tor de ci­ne Jos­hua Lo­gan.

Arri­ba: Ma­rilyn, al­re­de­dor de 1953. Iz­quier­da: Ran­dolph Scott y Do­lo­res Dorn en The Bounty Hun­ter, 1954.

La ac­triz ca­na­dien­se Mary Pick­ford, 1927.

Ga­brie­lle Car­te­ris, di­rec­to­ra del sin­di­ca­to SAG-AFTRA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.