El ves­ti­do que cam­bió mi vi­da

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido - Por Iman

Es­ta­ba en un au­to­mó­vil de re­gre­so a ca­sa del ae­ro­puer­to en 2010 cuan­do Dia­ne von Fürs­ten­berg me lla­mó: “Que­ri­da, el CFDA te ha no­mi­na­do”. Y reac­cio­né “¿Pa­ra qué? No soy di­se­ña­do­ra”. Res­pon­dió: “El Fas­hion Icon Award. Fue uná­ni­me”. Y di­je: “Bueno, me sien­to hon­ra­da”. De mo­do au­to­má­ti­co pen­sé: “¿Qué de­mo­nios me voy a po­ner pa­ra la ce­re­mo­nia?”.

Sa­bía que que­ría al­go que tras­cen­die­ra en el tiempo, que na­die pu­die­ra po­ner­le una fe­cha. No que­ría co­lor, por si veías la fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro, cre­ye­ras que es de 1950 y aún así lu­ci­ría ac­tua­li­za­da. Te­nía que ser de al­ta cos­tu­ra y te­ner una pre­sen­cia, que fue­ra una pie­za que se sin­tie­ra atem­po­ral e icó­ni­ca.

Giam­bat­tis­ta (Va­lli) me en­vió unos cuan­tos ves­ti­dos pa­ra otros even­tos, y de­bi­do a su her­mo­su­ra, aca­pa­ra­ron la habitación por com­ple­to. Siem­pre le ha­bía di­cho, en tono de bro­ma: “No soy Sa­rah Jes­si­ca Par­ker”. Soy mu­cho más al­ta, pe­ro de al­gu­na ma­ne­ra ella lo­gra lu­cir es­tos gran­des ves­ti­dos con una na­tu­ra­li­dad exor­bi­tan­te. No me gus­tan las pren­das gran­des. Ten­go un cuer­po so­ma­lí; so­mos de hue­sos pe­que­ños, así que pue­den abru­mar­me. Y no quie­ro usar al­go que me ha­ga preo­cu­par­me a la ho­ra de ca­mi­nar.

Cuan­do me no­mi­na­ron, con­tac­té a Giam­bat­tis­ta, me man­dó un par de fotos, y pen­sé: “¡Es­te es el ves­ti­do!”. Cuan­do lo sa­bes, lo sa­bes. Así que me en­vió la pren­da a Nue­va York, y tu­ve mu­chas pruebas; in­clu­so tu­vi­mos ajus­tes de úl­ti­mo mi­nu­to. Desea­ba que es­te di­se­ño se vie­ra co­mo si hu­bie­ra si­do crea­do en­ci­ma de mi piel. Cuan­do mi­ras a al­gu­nas ce­le­bri­da­des en la al­fom­bra ro­ja, don­de el atuen­do es de­ma­sia­do largo, pien­sas: “¿Por qué na­die lo con­fec­cio­nó?”. Es una de esas co­sas que al­guien de la mo­da sa­be. Yo po­día ca­mi­nar en es­te ves­ti­do; fue sen­ci­llo. Lo usé con unos ta­co­nes ne­gros sa­ti­na­dos de Ma­no­lo Blah­nik.

Tam­bién desea­ba que mi pe­lo y ma­qui­lla­je tras­cen­die­ran en el tiempo. Por eso ele­gí un ele­gan­te chig­non. No que­ría na­da en mis la­bios, so­lo un smo­key eye. Y res­pec­to a la jo­ye­ría, fui­mos a Fred Leigh­ton y di­je­ron: “Oh, con tu cue­llo, de­be­rías usar aros lar­gos”. Y re­fle­xio­né: “No, no de­be­ría. Eso des­trui­ría la ima­gen”. Ter­mi­né uti­li­zan­do unos sim­ples de dia­man­tes y unos bra­za­le­tes, tam­bién de di­cha pie­dra pre­cio­sa. Siem­pre he es­ta­do en con­tra de las ten­den­cias. No es­toy in­tere­sa­da en el úl­ti­mo cor­te o el di­se­ña­dor que es­tá de mo­da. Cuan­do lle­go a una habitación, quie­ro que la gen­te me re­cuer­de a mí, en vez de lo que es­toy usan­do.

Le pe­dí a Isa­be­lla Ros­se­lli­ni, quien es una ami­ga muy cer­ca­na (y un ícono per­so­nal) que pre­sen­ta­ra el pre­mio. Fue has­ta ese en­ton­ces que pre­pa­ré mi dis­cur­so y se lo pa­sé a mi es­po­so (el fa­lle­ci­do Da­vid Bo­wie). Él se ase­gu­ró de que lo prac­ti­ca­ra. Me di­jo con se­gu­ri­dad: “No quie­ro que leas el te­le­prom­pter. Es tu dis­cur­so, de­bes sa­ber­lo”. Y pen­sé: “Por for­tu­na lo ten­go a mi la­do pa­ra acon­se­jar­me”.

Me sen­tí in­creí­ble en ese ves­ti­do, y fue una no­che ma­ra­vi­llo­sa. Ya ha­bía de­ja­do de mo­de­lar, pe­ro me en­con­tra­ba en un lugar lleno de per­so­nas que co­no­cía, tan­to di­se­ña­do­res es­ta­ble­ci­dos con quie­nes ha­bía tra­ba­ja­do, y otros emer­gen­tes a quie­nes ad­mi­ra­ba. Uno de ellos era Ale­xan­der Wang, quien me hi­zo un ves­ti­do cor­to, pa­ra una fies­ta que or­ga­ni­cé una se­ma­na des­pués.

No ga­nas el Fas­hion Icon Award, es él quien te ga­na. Por es­ta razón, en mi dis­cur­so agra­de­cí to­do lo que me lle­vó has­ta ese pun­to, co­mo mi largo cue­llo, que he­re­dé de mis pa­dres. Tam­bién que­ría ser gra­cio­sa y te­ner un mo­men­to digno de ser ci­ta­do. Mi ma­ri­do no sa­bía cómo ter­mi­na­ba mi dis­cur­so; lo es­cu­chó por vez pri­me­ra cuan­do es­ta­ba allá arri­ba. Di­je: “Aho­ra, fi­nal­men­te, le pue­do de­cir a mi es­po­so: ‘Haz­te a un la­do, no eres el úni­co ícono de la ca­sa’”. Más tar­de, me di­jo que fue el me­jor fi­nal, y pa­ra mí fue la ve­la­da ideal a su la­do usan­do el ves­ti­do per­fec­to, el que ten­go bien guar­da­do.

Da­vid nun­ca tu­vo nin­guno de sus pre­mios en nues­tro de­par­ta­men­to, to­do es­ta­ba en su ofi­ci­na. Pe­ro aho­ra cuen­to con dos es­ta­tuas en ca­sa: mi pre­mio y un tri­bu­to que la CFDA le dio a mi es­po­so des­pués de su muer­te. Es­tán la­do a la­do. Con­ta­da a Na­tas­ha Silva-Jelly n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.