En­tre­vis­ta ex­clu­si­va: Car­tier

Pie­rre Rai­ne­ro, di­rec­tor de Es­ti­lo, Ima­gen y Pa­tri­mo­nio de Car­tier, se in­te­gró a la ca­sa jo­ye­ra en 1984 y des­de en­ton­ces se en­cuen­tra en­fo­ca­do en la crea­ción de pie­zas atem­po­ra­les que fu­sio­nen his­to­ria, di­se­ño y ele­gan­cia.

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido - Por Paloma Ruiz

¿Cómo de­fi­ni­rías el es­ti­lo de Car­tier?

Es cues­tión de equi­li­brio. Ca­da vez que ve­mos un ar­tícu­lo, lo eva­lua­mos en cuan­to a sus pro­por­cio­nes, ali­nea­ción... Es­ta con­cep­ción es el ideal del es­ti­lo Car­tier. El sen­ti­do del equi­li­brio va­ría de una per­so­na a otra, ya que ca­da uno con­ta­mos con una mi­ra­da es­pe­cí­fi­ca. Por ejem­plo, el equi­li­brio en­tre el gro­sor de una pie­za y la for­ma en la que cu­bre la mu­ñe­ca va­ría. Nues­tro re­loj es un ejem­plo de ello, y tam­bién la ma­ne­ra en la que di­se­ña­mos una ma­ne­ci­lla, los nú­me­ros ro­ma­nos, qué par­te va va­cía, qué otra va lle­na...

¿Cuá­les son los ob­je­ti­vos de la ca­sa cuan­do se tra­ta de his­to­ria y he­ren­cia?

El ha­cer­lo vi­vo. La he­ren­cia no se en­cuen­tra aquí por nos­tal­gia. Exis­te pa­ra en­ri­que­cer, ayu­dar a for­mar tu pro­pia ex­pre­sión. Pa­ra no­so­tros esa gran his­to­ria de crea­cio­nes nos pro­vee de un len­gua­je, y en es­pe­cial de un vo­ca­bu­la­rio es­té­ti­co, pe­ro el pro­pó­si­to no so­lo es ju­gar con pa­la­bras que ya exis­ten, sino en­ri­que­cer con fre­cuen­cia di­cho len­gua­je y con­se­guir que evo­lu­cio­ne. Al mis­mo tiempo que re­co­no­ces que tie­nes una he­ren­cia, cuen­tas con una preo­cu­pa­ción pa­ra en­gran­de­cer­la y crear otra que tras­cien­da en un fu­tu­ro. Es ahí jus­to don­de nos en­con­tra­mos. No con­si­de­ra­mos el pa­sa­do co­mo al­go que se de­be en­ce­rrar en­tre las pa­re­des. Más bien, re­sul­ta al­go que tie­ne que li­be­rar­se y de lo que te­ne­mos que ga­nar. Nues­tro tra­ba­jo siem­pre se­rá nu­trir la his­to­ria co­mo ca­sa jo­ye­ra y ha­cer, co­mo se di­ce, que los su­ce­so­res se sien­tan orgullosos de lo que lle­va­mos a ca­bo en la ac­tua­li­dad.

Ima­gi­na­mos que es to­do un re­to ase­gu­rar una es­tra­te­gia pa­ra pro­te­ger la ima­gen de Car­tier, pe­ro de igual ma­ne­ra es im­por­tan­te atraer nue­vas au­dien­cias, ¿cómo lo lo­gras?

Con­si­de­ro que si Car­tier es Car­tier y ha si­do tan exi­to­sa por to­dos es­tos años es por­que nues­tro ob­je­ti­vo siem­pre ha si­do ase­gu­rar un es­ti­lo cohe­ren­te. De he­cho, se­gui­mos una es­pe­cie de do­ble ca­mino. El pri­me­ro es, por su­pues­to, tra­ba­jar en la be­lle­za de ca­da uno de los ob­je­tos que di­se­ña­mos y pro­du­ci­mos, y la es­té­ti­ca no na­da más se en­cuen­tra en la ma­ne­ra que fue di­se­ña­do, sino tam­bién en el mo­do que se le dio vi­da, to­do va jun­to. Así que tie­nes un sen­ti­do de la ca­li­dad del pro­duc­to, de la ma­ne­ra en el que fue crea­do y el mo­do en el que fue di­se­ña­do. Pe­ro, al mis­mo tiempo, ca­da que nos ha­lla­mos fren­te a un nue­vo pro­yec­to, el pa­rá­me­tro que in­te­gra­mos es: “¿Al­guien que vi­ve el día a día se sien­te lis­to pa­ra usar es­te ar­tícu­lo?”. Ba­jo es­ta pre­mi­sa sa­be­mos que un ob­je­to es desea­ble, no so­lo por­que es her­mo­so, sino por­que quie­res vi­vir con es­te. ¿Cómo in­vo­lu­cra­mos a un nue­vo pú­bli­co? Te sor­pren­de­ría sa­ber el nú­me­ro de clien­tes jó­ve­nes que com­pran Car­tier. En al­gu­nos lu­ga­res, po­co más de 50% es me­nor a 35 años de edad. Te­ne­mos bue­na res­pues­ta con los re­lo­jes y con to­da la jo­ye­ría en ge­ne­ral. Ar­tícu­los co­mo LO­VE, Nail Bra­ce­let o nues­tros ani­llos se en­cuen­tran pre­sen­tes y, de he­cho, exis­te un eco con las nue­vas au­dien­cias, lo cual re­sul­ta al­go muy na­tu­ral.

¿En dón­de en­cuen­tras tu ins­pi­ra­ción?

Pro­vie­ne del mun­do, de nues­tros clien­tes y la ma­ne­ra en la que vi­ven. Des­de lue­go dis­po­nes de una mo­ti­va­ción que sur­ge de la es­té­ti­ca, así que tie­nes la evo­lu­ción de la mis­ma en ge­ne­ral que en reali­dad pue­de ser to­do lo que te ro­dea; ar­qui­tec­tu­ra, di­se­ño... Con es­tas ra­mas, por ejem­plo, com­par­ti­mos el mun­do de las for­mas. Aun cuan­do no quie­ras, te in­te­gras de mo­do na­tu­ral y se vuel­ve par­te de tu cul­tu­ra. En Car­tier ob­ser­va­mos a las per­so­nas y sen­ti­mos cu­rio­si­dad res­pec­to de su es­ti­lo de vi­da. Lo im­por­tan­te pa­ra no­so­tros es iden­ti­fi­car cómo cam­bian sus ges­tos y há­bi­tos e ima­gi­nar­los con nues­tros ar­tícu­los en su día a día.

¿Cuál es tu desafío más gran­de?

So­lía de­cir ca­da vez que sa­cá­ba­mos una nue­va crea­ción, que el me­jor cum­pli­do que po­día­mos re­ci­bir era: “Oh, es­to es muy no­ve­do­so” y, al mis­mo tiempo: “Oh, es­to es tan Car­tier”. ¿Sa­bes a lo que me re­fie­ro? Es­te es un ob­je­ti­vo do­ble: crear al­go que fue­ra re­co­no­ci­do co­mo Car­tier de in­me­dia­to, pe­ro que de igual ma­ne­ra fue­ra per­ci­bi­do co­mo no­ve­do­so. Eso es un desafío per­ma­nen­te pa­ra mí y mi tra­ba­jo.

En tu opinión, ¿qué ha­ce a una pie­za icó­ni­ca?

Eso es al­go pa­ra lo que no te­ne­mos re­ce­ta. So­lo los clien­tes de­ci­den. No­so­tros no ele­gi­mos, por­que hay co­sas que sa­be­mos que de­be­mos ha­cer, co­mo bus­car di­se­ños ex­cep­cio­na­les y en­con­trar una re­la­ción de los mis­mos con el es­ti­lo de vi­da con­tem­po­rá­neo, pe­ro no es su­fi­cien­te. Aun si co­no­ce­mos el uni­ver­so de las crea­cio­nes, sa­be­mos que un ar­tícu­lo es muy di­fe­ren­te del res­to pro­du­ci­do por otras ca­sas, pe­ro no siem­pre pue­des me­dir la per­cep­ción de es­ta di­fe­ren­cia, y si es­ta es su­fi­cien­te o no pa­ra que sea exi­to­sa. De he­cho, nun­ca sa­bes. Y es que te­ne­mos bue­nos ejem­plos en el pa­sa­do, co­mo el bra­za­le­te LO­VE, que se con­vir­tió en un éxi­to tras el lan­za­mien­to al co­mien­zo de los años 70. El Nail, no. Es­te fue lan­za­do más o me­nos al mis­mo tiempo, con só­lo un año de di­fe­ren­cia, y no fue un hit en el mer­ca­do. Se con­vir­tió en un ícono pa­ra una po­bla­ción pe­que­ña. Es en años re­cien­tes cuan­do ha re­sur­gi­do y las per­so­nas lo quie­ren de nue­vo, y te­ne­mos un nue­vo di­se­ño. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que, aun­que in­tro­duz­cas o pre­sen­tes al­go nue­vo y no se con­vier­ta en un triun­fo de in­me­dia­to, en el fu­tu­ro no se pue­da con­ver­tir

en una cla­ve. De­bes ser muy cui­da­do­so.

¿Cómo tra­ba­jas con los ar­chi­vos

pa­ra crear nue­vas pie­zas?

Es una pre­gun­ta muy in­tere­san­te, por­que, de he­cho, los ar­chi­vos es­tán aquí pa­ra en­se­ñar­le a los nue­vos di­se­ña­do­res so­bre el

es­ti­lo Car­tier, pe­ro no es­tán pa­ra ser co­pia­dos. Es ne­ce­sa­rio ser in­te­li­gen­tes pa­ra ab­sor­ber una enor­me can­ti­dad de imá­ge­nes de ar­tícu­los que brin­den un sen­ti­do de ba­lan­ce. En Car­tier, el pro­ce­so crea­ti­vo es si­mi­lar a cuan­do apren­des un nue­vo idio­ma: no lo ha­ces tu­yo de in­me­dia­to. De­bes fa­mi­lia­ri­zar­te po­co a po­co e in­te­grar­lo, es un pro­ce­so len­to. Al­gu­nas per­so­nas lo ase­me­jan con una ra­pi­dez sor­pren­den­te, mien­tras que otras ne­ce­si­tan un po­co más de tiempo. Y en­ton­ces ya no regresan más a los ar­chi­vos, lo apren­den y es­tán li­bres de ir y ha­cer­lo. El pro­ble­ma con los ar­chi­vos y con Car­tier es su lar­ga lis­ta de crea­cio­nes. Pa­ra los re­cién lle­ga­dos pue­de ser muy pe­sa­do y se pue­den sen­tir in­ti­mi­da­dos fren­te a esa gran he­ren­cia. Exis­te un pe­rio­do de tiempo en el que te sien­tes in­ti­mi­da­do, des­pués lo do­mi­nas, y lue­go eres li­bre. Es in­tere­san­te, al­gu­nas per­so­nas tam­bién vienen a Car­tier y di­cen: “Voy a cambiar to­do”. Pe­ro en­ton­ces des­cu­bren to­do lo que se ha he­cho. Na­die co­no­ce, ni si­quie­ra yo aun tras tantos años en la ca­sa, la pro­duc­ción en­te­ra, es tan in­men­sa. En oca­sio­nes, re­gre­so a los ar­chi­vos y me to­po con co­sas que nun­ca creí que se ha­bían he­cho. Así que no pue­des es­pe­rar de un re­cién lle­ga­do, un nue­vo di­se­ña­dor, por ejem­plo, que ten­ga co­no­ci­mien­to de to­do eso. Ellos sa­ben al­gu­nas co­sas por­que hay bas­tan­tes ex­hi­bi­cio­nes en mu­chos mu­seos a tra­vés del mun­do, exis­te cier­ta fa­mi­lia­ri­dad con Car­tier, mas no por com­ple­to. Hay ve­ces en las que di­cen: “Ok, ya lo sé to­do. Voy a cambiar las co­sas”, y en­ton­ces en­tran, lo ven y di­cen: “¡Oh no! ¡Dios mío! Quie­ro al­go que to­da­vía no se ha­ya he­cho aún”. Has­ta ese ti­po de gen­te pa­sa por di­fe­ren­tes pe­rio­dos de adap­ta­ción.

¿Cuál es tu con­cep­to de lu­jo?

Iba a de­cir “tiempo”. No por ha­cer un jue­go de pa­la­bras aho­ra que ha­bla­mos de re­lo­jes (pe­ro lo es) y de he­cho, has­ta en nues­tra ac­ti­vi­dad, te­ner tiempo pa­ra crear al­go es en reali­dad to­do un lu­jo. n

CREAR AL­GO ES EN REALI­DAD TO­DO UN LU­JO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.