A cua­tro vo­ces con

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido - An­nie Mu­rath

Su des­tino mu­si­cal es­ta­ba es­cri­to. Na­ci­da en una fa­mi­lia de ar­tis­tas (su pa­dre era vio­li­nis­ta y di­rec­tor de co­ro, y su ma­dre can­tan­te), don­de la mú­si­ca clá­si­ca era lo que se es­cu­cha­ba, pa­re­cía no ha­ber nin­gu­na otra op­ción de ca­rre­ra pa­ra la jo­ven An­nie Mu­rath. “Can­tar a cua­tro vo­ces era al­go nor­mal en mi ca­sa”, di­ce. Cre­ció can­tan­do y ar­mo­ni­zan­do vo­ces, por en­de, no fue nin­gu­na sor­pre­sa cuan­do de­ci­dió en­trar a es­tu­diar Can­to lí­ri­co en la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Lo que sí re­sul­tó sor­pren­den­te fue el mo­men­to en el que, a so­lo un año de ti­tu­lar­se, de­ci­dió aban­do­nar la ca­rre­ra y cam­biar­se a Tea­tro. “Fue to­do re­sul­ta­do de un even­to for­tui­to. Me en­con­tré con una pro­fe­so­ra de can­to en el as­cen­sor de la fa­cul­tad, quien an­da­ba en bus­ca de un ayu­dan­te pa­ra una obra de tea­tro”, re­cuer­da.

Fue así, co­mo sin pla­near­lo ni ha­ber­lo ima­gi­na­do, An­nie ter­mi­nó sien­do par­te de Ma­rat Sa­de, una obra di­ri­gi­da por Fernando Gon­zá­lez y con las ac­tua­cio­nes de Francisco Me­lo, Pao­la Vol­pa­to y Luis Urrie­ta, en­tre otros. La can­tan­te re­me­mo­ra que fue gra­cias a ese epi­so­dio que apren­dió el ri­gor y la dis­ci­pli­na del tea­tro, a la par con des­cu­brir una pa­sión has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­da. “Me en­con­tré con una gran di­fe­ren­cia que me lla­mó la aten­ción: el tea­tro es un co­lec­ti­vo. La mú­si­ca, por el otro la­do, se cons­tru­ye des­de un pro­ce­so mu­cho más in­di­vi­dual”.

Es­te nue­vo es­tu­dio y co­no­ci­mien­to ab­sor­bió por com­ple­to su tiempo e in­te­rés, pro­vo­can­do que la mú­si­ca que­da­se guar­da­da en una re­pi­sa por un to­tal de diez años.“No lo ex­tra­ñé, por­que el tea­tro pro­vo­có un cambio en mí. En ese mo­men­to te­nía otras ne­ce­si­da­des”, afir­ma. Sin em­bar­go, la ac­tua­ción y la mú­si­ca no tar­da­ron mu­cho más en re­unir­se en al­gu­nos de sus pa­pe­les, pre­ci­sa­men­te en La ópe­ra de los tres cen­ta­vos, La za­pa­te­ra pro­di­gio­sa y Pro­vin­cia ca­pi­tal. Asi­mis­mo, du­ran­te es­te pe­rio­do co­no­ció a quien es hoy su men­to­ra de can­to, Lin­da Whi­te, quien pro­vo­có un fuer­te cambio en su vi­da.“Ella hi­zo al­go en mí y en mi voz. Fue gra­cias a Lin­da que vol­ví a en­con­trar­me con mi so­ni­do per­so­nal y eso hi­zo que qui­sie­ra can­tar de nue­vo”.

Des­de ese mo­men­to, la mú­si­ca y la ac­tua­ción se com­bi­na­ron de ma­ne­ra per­fec­ta, abrien­do pa­so a un nue­vo es­tu­dio en la in­ter­pre­ta­ción de es­ta ar­tis­ta. Los mu­si­ca­les, por su­pues­to, co­men­za­ron a abun­dar en su cu­rrí­cu­lum, don­de ca­da uno de ellos pro­fun­di­zó su co­no­ci­mien­to y la in­ci­ta­ron a ex­plo­rar su voz de dis­tin­tas for­mas. “Me re­sul­ta muy di­fí­cil es­co­ger un

Ha sa­bi­do re­de­fi­nir la ac­tua­ción mu­si­cal gra­cias a su po­ten­te voz. Hoy, pre­sen­tán­do­se en una de las co­me­dias más que­ri­das, Mam­ma Mía, nos re­ve­ló su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal y nos con­tó so­bre el per­so­na­je que le cam­bió la vi­da.

Por An­drea La­rra­be · Fo­to­gra­fías Pa­tri­cio Ro­jas

per­so­na­je fa­vo­ri­to, por­que a to­dos les ten­go un amor muy gran­de”, di­ce. “Pe­ro en La ópe­ra de tres cen­ta­vos, don­de yo ha­cía de la Se­ño­ra Pea­chum, y Leo­kad­ja Beg­bick en As­cen­so y caí­da de la ciu­dad de Maha­gonny, han si­do los ro­les que me lle­va­ron a en­ten­der la mu­si­ca­li­dad”, aña­de.

Sin em­bar­go, fue otro rol, uno de un per­so­na­je his­tó­ri­co, el que le ro­bó el co­ra­zón y el que real­men­te le en­se­ñó a in­ter­pre­tar y a vi­vir, a des­ga­rrar­se por una can­ción: Edith Piaf. Fue­ron cin­co me­ses de in­ten­sa pre­pa­ra­ción don­de apren­dió a ha­blar fran­cés sin sa­ber ni una pa­la­bra de an­te­mano, a pro­nun­ciar con acen­to de ca­lle y a co­no­cer el co­lor y la pos­tu­ra de aque­lla voz tan par­ti­cu­lar.“Fue to­da una trans­for­ma­ción el ser ca­paz de lle­gar a en­ten­der esa voz. Pe­ro en­con­trar­me con esa mu­sa de la mú­si­ca fue lo me­jor que pu­do ha­ber­me pa­sa­do en la vi­da”, sub­ra­ya. Cuan­do más tar­de via­jó a Fran­cia, in­clu­so fue a vi­si­tar su tum­ba y dar­le las gra­cias. “Fui a de­cir­le que te­nía una deu­da con ella”, con­fie­sa.

Violeta Pa­rra fue otro per­so­na­je real que le to­có in­ter­pre­tar y que la ins­pi­ró pro­fun­da­men­te. “Me en­se­ñó a en­ten­der la poe­sía y la po­lí­ti­ca de la voz la­ti­noa­me­ri­ca­na”. Cla­ro que no son so­lo sus ro­les quie­nes le han ser­vi­do de ins­pi­ra­ción. Va­rios ar­tis­tas mu­si­ca­les tam­bién han de­ja­do hue­lla en su tra­ba­jo, co­mo el can­tau­tor Jac­ques Brel, que la ins­pi­ra prin­ci­pal­men­te por su in­ter­pre­ta­ción, y Ma­lú Ga­ti­ca, a quien tu­vo el pri­vi­le­gio de co­no­cer. “La ele­gan­cia que te­nía en su mú­si­ca y en sus can­cio­nes es al­go que me ins­pi­ra mu­cho”, di­ce. Tam­bién ad­mi­ra la voz de Ute Lem­per, la can­tan­te y ac­triz ale­ma­na que tam­bién in­ter­pre­tó en su mo­men­to a Edith Piaf.“Me en­can­ta, por­que en­cuen­tro que ella tie­ne ca­rác­ter. Tu­ve la suer­te de es­tar en uno de sus con­cier­tos y me fas­ci­nó”, cuen­ta. A ni­vel na­cio­nal, se de­cla­ra ad­mi­ra­do­ra del tra­ba­jo mu­si­cal de Fran­ces­ca An­ca­ro­la.

Jun­to a sus ro­les ca­da vez más re­co­no­ci­dos, An­nie tam­bién es pro­fe­so­ra de voz en la ca­rre­ra de Tea­tro de la Uni­ver­si­dad de Chi­le. “Una de las co­sas lindas de ser do­cen­te es cuan­do te das cuen­ta de que el alumno quie­re lo­grar al­go y tú acom­pa­ñas ese pro­ce­so. Apo­yo a mu­chos que creen que son des­afi­na­dos, que no can­tan, y lue­go lo ha­cen, lo lo­gran, em­pie­zan a ser ca­pa­ces de de­cir lo que pien­san”, di­ce so­bre su ex­pe­rien­cia. La ac­triz y can­tan­te sien­te que ese es el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de la la­bor en el tea­tro: ayu­dar a que los es­tu­dian­tes pue­dan ex­pre­sar­se, sa­car lo que tie­nen den­tro de una for­ma ge­nui­na y fiel a quie­nes son, no que se ba­se en la imi­ta­ción de otra per­so­na.“Si tú en­cuen­tras tu voz, en­cuen­tras tu lugar”, afir­ma, y se ex­pla­ya con­tan­do cómo cier­tas per­so­nas pue­den de­mo­rar­se mu­cho tiempo, mien­tras que otros me­nos.“El ar­te es un pro­ce­so muy per­so­nal. Es tan di­fe­ren­te a otras dis­ci­pli­nas co­mo, por ejem­plo, la abo­ga­cía. El ar­te tie­ne que ver con tu bio­gra­fía y ex­pe­rien­cia pro­pia, no es so­la­men­te un co­no­ci­mien­to”, ex­pli­ca.

Hoy, An­nie Mu­rath se en­cuen­tra en ple­na pre­sen­ta­ción de su úl­ti­mo mu­si­cal: Mam­ma mia. Es­ta obra, que de­bu­tó en 2001 en Broad­way, ha si­do vis­ta por más de 60 mi­llo­nes de per­so­nas al­re­de­dor del mun­do y ga­nó el pre­mio Tony en 2002 por guión mu­si­cal del año. Rin­dien­do ho­me­na­je a los te­mas más fa­mo­sos del cuar­te­to sue­co AB­BA, la pues­ta en es­ce­na es una his­to­ria cau­ti­va­do­ra so­bre el amor, la amis­tad, las equi­vo­ca­cio­nes y las se­gun­das

opor­tu­ni­da­des. Su per­so­na­je Don­na es una mu­jer op­ti­mis­ta y ale­gre que de­be en­fren­tar­se al ma­yor se­cre­to de su vi­da: re­ve­lar la iden­ti­dad del pa­dre de su hi­ja. En 2008 la obra fue adap­ta­da a la pan­ta­lla gran­de con Meryl Streep en el pa­pel pro­ta­gó­ni­co, ac­triz que An­nie re­ve­la co­mo su mu­sa ins­pi­ra­do­ra. “Su voz en Mam­ma mia me re­sul­ta muy par­ti­cu­lar, por­que tie­ne mu­cha du­da al can­tar; hay al­go que em­pie­za a des­per­tar en su vi­da y que se re­fle­ja en su voz.Y eso fue lo que fui es­tu­dian­do. En las ver­sio­nes en es­pa­ñol siem­pre me pa­re­cía que la voz te­nía mu­cha du­re­za, por lo que ver cómo ella la in­ter­pre­ta fue mi ver­da­de­ra ins­pi­ra­ción”, di­ce. Una voz que va li­be­rán­do­se de su co­ra­za y re­fle­jan­do po­co a po­co un sen­ti­mien­to de pér­di­da.“Ese es el tra­ba­jo que yo hi­ce”.Y que de­fi­ni­ti­va­men­te ha lo­gra­do. Don­na, a la vez, tam­bién le ha en­se­ña­do co­sas más allá de la voz, co­mo la ale­gría, la va­len­tía y la sen­sua­li­dad. Sin lugar a du­das, es un per­so­na­je al que le ha en­can­ta­do in­ter­pre­tar, tal co­mo hay otros a los que le fas­ci­na­ría re­gre­sar. “Me en­can­ta­ría ha­cer nue­va­men­te La ópe­ra de tres cen­ta­vos. Es­ta vez me gus­ta­ría ser Jenny, que es un per­so­na­je que me gus­ta mu­cho. Tam­bién sue­ño con ha­cer un con­cier­to con la mú­si­ca de Luis Cal­vo”, cuen­ta.

Sin im­por­tar lo que ha­ga, es­tá cla­ro que An­nie Mu­rath se­gui­rá es­tan­do aten­ta al mo­men­to de más es­trés, pe­ro tam­bién más emo­cio­nan­te de to­dos: el aplau­so. “Son esos tres se­gun­dos cuan­do aca­ba una obra en los que no sa­bes lo que va a ocu­rrir, si ha­brá gus­ta­do o no. Pe­ro una vez que sien­to los aplau­sos y la emo­ción pue­do pen­sar: lo lo­gré”, fi­na­li­za. n

“EL AR­TE ES UN PRO­CE­SO MUY PER­SO­NAL, POR­QUE TIE­NE QUE VER CON TU BIOGR AFÍA Y EX­PE­RIEN­CIA”.

“Fue to­da una trans­for­ma­ción el ser ca­paz de lle­gar a en­ten­der la voz de Edith Piaf. Fue lo me­jor que pu­do ha­ber­me pa­sa­do en la vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.