La ac­triz, ros­tro de Cal­vin Klein, cuen­ta cómo es su vi­da mien­tras fil­ma.

Harper's Bazaar (Chile) - - Mi Lista -

14:00 No ten­go una ru­ti­na dia­ria per se. De­pen­de del tra­ba­jo en el que es­té in­vo­lu­cra­da en el mo­men­to. Ha­ce po­co es­tu­ve en Bu­da­pest fil­man­do una pe­lí­cu­la in­de­pen­dien­te que se lla­ma Ter­mi­nal. Soy pro­ta­go­nis­ta y pro­duc­to­ra a la vez; por eso es­tu­ve muy ocu­pa­da.

Ro­da­mos de no­che y me en­can­tó por­que odio des­per­tar­me en la ma­ña­na tem­prano. Por to­do el pe­río­do de fil­ma­ción me le­van­té a la ho­ra de la sies­ta y me to­mé al­go que lla­mo “la po­ción ver­de”. No sé en reali­dad cómo se lla­ma, pe­ro es un pol­vo es­ti­mu­lan­te in­mu­no­ló­gi­co que mez­clo con un po­co de ju­go. Mi ma­má me lo da­ba cuan­do me es­ta­ba por en­fer­mar; pe­ro aho­ra, cuan­do es­toy fil­man­do, lo to­mo to­dos los días. Es que si te en­fer­mas, no se pue­de tra­ba­jar. Tie­ne un gus­to ho­rri­ble, pe­ro ha­ce bien. Des­pués, me doy una du­cha. Uso el lim­pia­dor fa­cial de Dr. Lan­cer. Cuan­do sal­go del ba­ño, me apli­co un po­qui­to de cre­ma pa­ra pár­pa­dos de La Prai­rie. Hay un der­ma­tó­lo­go en Aus­tra­lia que tie­ne una lí­nea de cre­mas que se lla­ma Bloc Cos­me­tics; me en­can­ta su hu­mec­tan­te pa­ra el día y la no­che. Esa es mi ru­ti­na de be­lle­za. Des­pués, me pre­pa­ro una ta­za de té, aga­rro mis co­sas y par­to al set. A don­de voy lle­vo mi té Dil­mah y, cuan­do es­toy en In­gla­te­rra, to­mo PG tips. Si al­guien me pre­pa­ra una ta­za de té, avi­so de an­te­mano: “Ima­gí­na­te que es­tás ha­cién­do­se­lo a una ni­ña pe­que­ña, con mu­cha le­che y azú­car”. To­mo por lo me­nos 10 tés por día. En nues­tra fa­mi­lia, el té es la res­pues­ta pa­ra to­do. Cuan­do lle­gas, te lo ofre­cen en­se­gui­da. Si al­go sa­le mal, al­guien di­rá: “Te pre­pa­ro una ta­za de té”. Si su­ce­de al­go bueno, tam­bién: “Ge­nial, pre­pa­re­mos una ta­za de té”. 14:20 Sue­lo usar ro­pa có­mo­da. Aho­ra es una po­le­ra blanca con jog­gings de Zoe Kars­sen y za­pa­ti­llas blan­cas de Ani­ne Bing. Mi coach de voz me acom­pa­ña en el au­to y mien­tras via­ja­mos ha­ce­mos pre­ca­len­ta­mien­to. Aho­ra es­ta­mos tra­ba­jan­do en un acen­to in­glés, no del to­do slang pe­ro pa­re­ci­do. Es­tá pen­sa­do pa­ra el per­so­na­je. In­ves­ti­go acen­tos en YouTu­be. Es alu­ci­nan­te, pue­des en­con­trar los acen­tos más ex­tra­ños y ori­gi­na­les on­li­ne. Des­pués los con­vier­to a MP3 y los car­go a mi iPod, los es­cu­cho y voy re­pi­tien­do du­ran­te el día. En Es­cua­drón sui­ci­da, por ejem­plo, ha­bía una es­ce­na en la que me elec­tro­cu­ta­ban y te­nía du­das de si lo­gra­ría ha­cer­lo bien. Así que fui a YouTu­be y me fi­jé en gen­te que ha­bía to­ca­do cer­cas eléc­tri­cas. 15:00 En Bu­da­pest lle­ga­ba al set de fil­ma­ción e iba di­rec­to al mo­tor­ho­me de ma­qui­lla­je y pei­na­do. Nor­mal­men­te mien­tras me pei­nan, me pon­go par­ches Ta­li­ka pa­ra oje­ras. Ayu­dan con la hin­cha­zón. En mi úl­ti­ma pe­lí­cu­las te­nía­mos pei­na­dos bas­tan­te ex­tra­va­gan­tes por­que es una es­pe­cie de mun­do fu­tu­ris­ta. Es ca­si co­mo el pe­lo de Gwen

Ste­fa­ni; in­clu­so to­ma­mos al­gu­nos de sus looks co­mo re­fe­ren­cia. Es­cri­bo mis e-mails en mi Ma­cBook y co­mo al­go a la vez. Mi desa­yuno ideal: tos­ta­das con pal­ta y to­cino. Hoy, de he­cho, me co­mí me­dio bi­fe. No es ha­bi­tual, pe­ro ha­ce dos días fui a un asa­do y me que­dó un po­co de car­ne. Y no po­día de­jar de pen­sar: “Dios, no pue­do es­pe­rar has­ta el mediodía.

Lo quie­ro ya”. Los ma­qui­lla­do­res usan los pro­duc­tos que ellos eli­gen, pe­ro en mi úl­ti­ma pe­lí­cu­la uti­li­za­ron la ba­se de Ar­ma­ni, que va muy bien con mi piel. Cuan­do

Mar­got Rob­bie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.