12 ma­le­tas 10 tés por día 1 cer­ve­za en la du­cha

Harper's Bazaar (Chile) - - Mi Lista -

no es­toy tra­ba­jan­do, uso la ba­se de Ellis Faas mez­cla­da con un hu­mec­tan­te. Mi más­ca­ra fa­vo­ri­ta de Lan­cô­me, que ve­nía con una va­ri­ta vi­bra­do­ra, se dis­con­ti­nuó y por eso aho­ra pre­fie­ro uno de YSL. No me gus­ta po­ner­me la­bial por­que se me ter­mi­na co­rrien­do por to­da la ca­ra; me apli­co, en cambio, un bál­sa­mo con un po­co de co­lor, ti­po Burt’s Bees o Fresh. Tam­bién me gus­ta el blush de Nars.

Siem­pre eli­jo un per­fu­me nue­vo pa­ra di­fe­ren­ciar a mis per­so­na­jes. Afor­tu­na­da­men­te, es­ta­ba ha­cien­do la cam­pa­ña pa­ra Cal­vin Klein jus­to an­tes de co­men­zar mi úl­ti­ma pe­lí­cu­la y me de­ja­ron que­dar­me con la mues­tra de Deep Eup­ho­ria, la fra­gan­cia que es­ta­ban por lan­zar. Y a mí me pa­re­ció per­fec­to pa­ra el per­so­na­je que iba a en­car­nar. Fue buen ti­ming. Es una esen­cia in­ten­sa pe­ro fe­me­ni­na a la vez. in­ter­pre­ta­ba a una femme fa­ta­le, así que ne­ce­si­ta­ba un per­fu­me sexy. 17:00 A es­ta ho­ra nor­mal­men­te co­men­zá­ba­mos el ro­da­je.

Da­do que fui pro­duc­to­ra en es­ta pe­lí­cu­la, to­do el tiempo se es­ta­ban pre­sen­tan­do dis­tin­tas si­tua­cio­nes que ha­bía que re­sol­ver. Se pue­de tor­nar bas­tan­te in­ten­so. 22:00 Pa­rá­ba­mos pa­ra co­mer y ahí apro­ve­cha­ba de ha­cer to­das mis con­fe­ren­ce calls y en­tre­vis­tas. Des­pués, fil­mar has­ta muy tar­de. 5:00 Los días de fil­ma­ción sue­len ser ver­da­de­ra­men­te lar­gos. Voy vo­lan­do a ca­sa por­que la prio­ri­dad es in­ten­tar dor­mir lo más po­si­ble. Soy un po­co in­som­ne; ten­go mi an­ti­faz, mú­si­ca pa­ra re­la­jar­me, me­la­to­ni­na y esen­cias ar­mo­ni­zan­tes. Ha­go to­do lo que pue­do pa­ra tra­tar de dor­mir me­jor. Pe­ro no lo­gro vol­ver y dor­mir­me de in­me­dia­to; me to­ma bas­tan­te tiempo des­co­nec­tar­me. Cuan­do lle­go a ca­sa, re­pa­so la lis­ta de ta­reas pa­ra el día si­guien­te y or­ga­ni­zo las locaciones en las que va­mos a ro­dar. 6:30 Me gus­ta dar­me una du­cha con cer­ve­za: o sea, to­mar­me una ri­ca cer­ve­ci­ta mien­tras me ba­ño. Cuan­do hi­ce Whis­key Tan­go Fox­trot, pen­sa­ba: “Dios mío, me mue­ro de ga­nas de ir a ca­sa”, y la ves­tua­ris­ta de Ti­na Fey me de­cía: “Quie­ro lle­gar a ca­sa ya y dar­me una du­cha con una cer­ve­ci­ta”. En­ton­ces le pre­gun­té qué era eso y me con­tó que se to­ma­ba una cer­ve­za he­la­da mien­tras se du­cha­ba o se da­ba un ba­ño con agua ca­si hir­vien­do y eso la ayu­da­ba a dor­mir. Me pa­re­ció una idea ge­nial. Aho­ra, cuan­do lle­go des­pués de tra­ba­jar, lo ha­go. Tam­bién soy una es­pe­cie de nerd de Harry Pot­ter y, a pe­sar de ha­ber leí­do sus li­bros unas vein­te ve­ces por lo me­nos, an­tes de dor­mir leo al­guno; me ayu­da a des­co­nec­tar­me. Me da la sen­sa­ción de que me veo me­jor si duer­mo bien, in­clu­so más que si pa­sa­ra una ho­ra en el gim­na­sio. Si ten­go tiempo, me gus­tan las cla­ses de dan­za: no las sien­to co­mo ejer­ci­cio. Tam­bién ha­go de­por­tes con ami­gos. A ve­ces jue­go al te­nis aun­que no soy muy bue­na. Si es­toy en Los An­ge­les, voy a lo de An­die Hec­ker. Ella era bai­la­ri­na e in­cor­po­ró téc­ni­cas de ba­llet a una má­qui­na de Pi­la­tes con pe­sas. Aun­que vi­vo en Londres, me la pa­so en Los Án­ge­les por tra­ba­jo. Aus­tra­lia se­rá siem­pre mi ho­gar pe­ro ha­ce seis años que no vi­vo allí. Me en­can­ta via­jar y vi­vir en­tre ma­le­tas. Ten­go do­ce en ca­sa por­que, a ve­ces, te que­das atra­pa­da en un país y ne­ce­si­tas com­prar­te una más. Creo que soy ca­paz de ha­cer en­trar más co­sas en una ma­le­ta que cual­quier otro ser hu­mano.

Hay gen­te que tie­ne una co­lec­ción de za­pa­tos o de car­te­ras; yo ten­go can­ti­dad de ma­le­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.