MI HE­REN­CIA

Harper's Bazaar (Chile) - - Agenda - Por Mai­te Iz­quier­do

Gran­des vo­lú­me­nes tex­ti­les in­ter­pe­lan quie­nes so­mos a la luz de nues­tros an­te­pa­sa­dos. Así de­fino mi nue­va obra. Mi crea­ti­vi­dad exis­te y se desa­rro­lla a tra­vés de la ma­te­ria­li­dad co­mo len­gua­je en fun­ción del co­lor. Acu­mu­lo y re­des­cu­bro tex­ti­les, los en­sam­blo y cla­vo. Lue­go los pre­sen­to pa­ra do­tar­los de una nue­va sig­ni­fi­ca­ción, trans­for­mán­do­los en ves­ti­gios de nues­tro tiem­po. En mi pró­xi­ma ex­po­si­ción He­ren­cia fui re­crean­do mi pro­pia his­to­ria con gé­ne­ros, pa­ños, cor­de­les, ga­sas y to­do ti­po de ma­te­rial desecha­do. Fue un pro­ce­so ca­tár­ti­co en el que me de­jé acom­pa­ñar de te­ra­peu­tas, ar­tis­tas y crí­ti­cos de ar­te… y así re­vi­sé mi vi­da re­crean­do seis “mons­truos” que re­pre­sen­tan a mis cua­tro abue­los y pa­dres.

Dis­fru­té mu­cho del pro­ce­so crea­ti­vo; lo cui­dé co­mo ca­mino de au­to­co­no­ci­mien­to. La fra­gi­li­dad del ma­te­rial, a su vez, me lle­vó a ex­plo­rar lo cam­bian­te, lo efí­me­ro y, gra­cias a la gra­ve­dad de los cuer­pos, se hi­zo pre­sen­te mi ha­bi­tar, en­tre­la­zan­do y abri­gan­do el es­pa­cio en­tre­ga­do. El ob­je­ti­vo ini­cial fue co­nec­tar­me con mis an­te­pa­sa­dos y du­ran­te el pro­ce­so po­co a po­co se fue­ron ha­cien­do “vi­si­bles”. Fue un ver­da­de­ro via­je de en­cuen­tros y des­en­cuen­tros con los orí­ge­nes.

Tra­ba­jé a tra­vés de la ac­ti­va­ción di­ri­gi­da de la ex­pe­rien­cia sen­so­rial, afec­ti­va y cog­ni­ti­va, con relación a ca­da uno de mis an­te­pa­sa­dos y pu­de sen­tir­los en el pre­sen­te. El pun­to de par­ti­da era el pa­sa­do, pa­ra lue­go aco­ger lo que ex­pe­ri­men­ta­ba en el aho­ra. Las cog­ni­cio­nes, si bien par­tían con lo que creía que ha­bía pen­sa­do o sen­ti­do en mi niñez, eran traí­das al pre­sen­te por me­dio de la es­ti­mu­la­ción bi­la­te­ral, que es pro­pia del mo­de­lo de te­ra­pia psi­co­ló­gi­ca EMDR. Fui ac­ti­van­do imá­ge­nes con so­ni­dos, olores, emo­cio­nes y lu­ga­res del cuer­po. Mis an­ces­tros se fue­ron re­ve­lan­do con mu­chí­si­mos más ele­men­tos de los que creía co­no­cer, lo que fue con­tri­bu­yen­do a que pos­te­rior­men­te lo lle­va­ra al pro­ce­so de obra plás­ti­ca en el taller, re­crean­do y com­ple­tan­do a mis an­te­pa­sa­dos en la ex­pe­rien­cia ac­tual. En es­ta mues­tra ellos me ayu­dan a tras­cen­der. Con es­to des­cu­bro el te­so­ro de lo que he­re­dé de ca­da uno de mis pro­ge­ni­to­res, pe­ro tam­bién ca­da uno me evi­den­cia aque­llas co­sas que nos pe­san y que lle­va­mos car­gan­do trans­ge­ne­ra­cio­nal­men­te, mu­chas ve­ces sin ni si­quie­ra dar­nos cuen­ta. Es­tos gigantes tex­ti­les que creé evidencian la in­for­ma­ción del in­cons­cien­te bio­ló­gi­co en el que mi clan familiar me trans­mi­tió. Son ges­tos vio­len­tos que se cla­van pa­ra apro­piar y así to­mar so­lo lo ne­ce­sa­rio pa­ra ser lo que eli­jo ser y sa­nar tam­bién a ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res. n

Mai­te Iz­quier­do pre­sen­ta­rá su nue­va ex­po­si­ción He­ren­cia en Ga­le­ría Ar­tes­pa­cio des­de el 26 ju­lio al 25 de agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.