VIA­JE EN EL TIEM­PO

Harper's Bazaar (Chile) - - Agenda - Por An­drea La­rra­be

Sien­do fu­tu­ro se lla­ma la nue­va ex­po­si­ción en el Mu­seo de la Mo­da que ha­bla de dos pe­río­dos his­tó­ri­cos de cam­bio de si­glo que trans­for­ma­ron el es­ti­lo, la tec­no­lo­gía y la so­cie­dad. Pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro se en­tre­mez­clan en un re­co­rri­do inol­vi­da­ble por nues­tra iden­ti­dad.

Fue­ron dos ves­ti­dos inusua­les los que die­ron vi­da a la ex­po­si­ción de mo­da más es­pe­ra­da del año en Chi­le y la que po­si­ble­men­te se con­ver­ti­rá en una de las más icó­ni­cas de la dé­ca­da. Es­to se de­be no so­lo a la pre­sen­cia de pie­zas his­tó­ri­cas de colección, que na­rran la idio­sin­cra­sia y el es­ti­lo na­cio­nal de dos pe­río­dos cla­ve, sino que tam­bién a la inau­gu­ra­ción de lu­jo que con­tó con la pre­sen­cia de Ka­te Moss, la top mo­del in­ter­na­cio­nal in­dis­cu­ti­da. Los dos ves­ti­dos que fun­cio­na­ron co­mo ins­pi­ra­ción pa­ra el na­ci­mien­to de es­ta mues­tra fue­ron de no­via, na­da me­nos. La cu­ra­do­ra del Mu­seo de la Mo­da, Jes­si­ca Me­za, tra­ba­jó, co­mo ca­da vez pre­vio a una nue­va ex­hi­bi­ción, con el di­rec­tor de la ins­ti­tu­ción, Jor­ge Ya­rur Bas­cu­ñán, y jun­tos crea­ron un diá­lo­go con la in­vi­ta­da es­pe­cial Lydia Ka­mit­sis. “Ella tra­jo su ex­per­ti­se en la his­to­ria con mi­ra­da eu­ro­pea. De es­ta for­ma las pie­zas nos fue­ron guian­do y lo­gra­mos es­ta­ble­cer la his­to­ria que que­re­mos pre­sen­tar­le a nues­tro pú­bli­co”, di­ce Me­za. “Diez años atrás, cuan­do pre­pa­rá­ba­mos nues­tra pri­me­ra ex­hi­bi­ción, Vis­tien­do el tiem­po, nos lla­ma­ron la aten­ción dos ves­ti­dos de no­vias; uno ne­gro usa­do en 1906 y otro blan­co mi­ni de 1995”.

Es­tos dos atuen­dos tan opues­tos re­fle­ja­ban la evo­lu­ción de la si­lue­ta fe­me­ni­na y de los có­di­gos de ves­ti­men­ta aso­cia­dos a cier­tos even­tos. “El lu­to, por ejem­plo, fue al­go in­elu­di­ble du­ran­te si­glos. Era un sím­bo­lo de res­pe­to y de pe­na que hoy se prac­ti­ca ca­da vez me­nos.

Nues­tro ves­ti­do fue usa­do por una no­via que ha­bía per­di­do al­gún pa­rien­te muy cer­cano”, ex­pli­ca. El otro ves­ti­do blan­co mi­ni fue usa­do por Jerry Hall en su bo­da con Mick Jag­ger en 1990. Dos looks dis­tin­tos pa­ra una oca­sión se­me­jan­te, dos for­mas en que la ves­ti­men­ta re­fle­ja­ba el pe­río­do his­tó­ri­co en el que se in­ser­tó. De es­ta ma­ne­ra na­ció Sien­do el fu­tu­ro: 1889-1919 / 1989-2018 que cu­bre es­tas dé­ca­das cla­ve con to­do lo que con­lle­van: ro­pa, ar­te­fac­tos de de­co­ra­ción, pie­zas pa­tri­mo­nia­les y más. No es coin­ci­den­cia que las dos épo­cas es­co­gi­das se si­túen en los cambios de si­glos, ya que “siem­pre han he­cho fan­ta­sear el ser hu­mano”, afir­ma Me­za. “Son mo­men­tos que crean ex­pec­ta­ti­vas con lo que nos trae el fu­tu­ro. A la su­pers­ti­ción de pen­sar que se aca­ba el mun­do se une que el hom­bre se pa­ra de ca­ra ha­cia lo que vie­ne con una mi­ra­da van­guar­dis­ta. Y los ar­tis­tas res­pon­den siem­pre con una pro­fu­sa ins­pi­ra­ción”.

El co­mien­zo del si­glo XX es­tu­vo acom­pa­ña­do con una rapidez ex­tre­ma en la mo­der­ni­za­ción, con in­ven­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que cam­bia­ron el mun­do y que se pue­den ver en la ex­po­si­ción, co­mo el to­ca­dis­cos, el te­lé­fono, una cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca y una pa­ra fil­mar. Res­pec­to a la mo­da, la ex­per­ta co­men­ta que es­ta fue ex­tre­ma­da­men­te pro­lí­fe­ra y pre­sen­tó cambios muy no­ta­bles ca­da tem­po­ra­da. “La si­lue­ta fe­me­ni­na en par­ti­cu­lar fue muy al­te­ra­da ar­ti­fi­cial­men­te, crean­do una si­lue­ta lla­ma­da en “S” muy ca­rac­te­rís­ti­ca de aque­lla épo­ca”, re­ve­la. El pa­so del si­glo XX al si­glo XXI, por su la­do, mues­tra los nue­vos có­di­gos de gé­ne­ro en las pa­sa­re­las, co­sa que se re­fle­ja en la pa­le­ta de co­lo­res, ma­te­ria­les y cor­tes.

Una co­sa que que­da cla­ra es que la relación en­tre la mo­da y la tec­no­lo­gía es mu­cho más es­tre­cha de lo que se pue­de apre­ciar en pri­me­ra ins­tan­cia.“El tra­je de au­to­mó­vil de 1900, por ejem­plo, nos anun­cia có­mo el ves­tua­rio fe­me­nino ten­dría que adap­tar­se a la ve­lo­ci­dad. En nues­tro pri­mer pe­río­do el uso de la elec­tri­ci­dad, el tren y el au­to hi­cie­ron que un nue­vo mun­do fue­ra po­si­ble; en el se­gun­do, por su la­do, fue In­ter­net el que hi­zo que exis­tie­se un an­tes y un des­pués”, di­ce Me­za. La colección del Mu­seo de la Mo­da cuen­ta con al­re­de­dor de 17 mil pie­zas que es­tán de­bi­da­men­te re­gis­tra­das y nu­me­ra­das. Tras un pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción y diá­lo­go en­tre las cu­ra­do­ras de la ex­po­si­ción y el di­rec­tor del mu­seo, se eli­gie­ron las pren­das, ac­ce­so­rios y ar­te­fac­tos pre­ci­sos pa­ra na­rrar las dos his­to­rias de los cambios de si­glos, jun­to con su relación con la tec­no­lo­gía. “Nues­tro pro­pó­si­to es mos­trar la mo­da tal co­mo se vi­ve, es de­cir, den­tro de su con­tex­to so­cial e his­tó­ri­co. El vi­si­tan­te apre­cia mu­cho es­te apo­yo gráfico, que sean las fo­to­gra­fías que do­cu­men­tan las pie­zas, los mue­bles u ob­je­tos de ar­te de­co­ra­ti­vo, al igual que la mú­si­ca. To­do es­to per­mi­te que el vi­si­tan­te vi­va una ex­pe­rien­cia más com­ple­ta”.

Ade­más de la tec­no­lo­gía, hay otros con­cep­tos cla­ve que tam­bién son par­te de la mues­tra. Por ejem­plo, el de­por­te. “Ro­pa de­por­ti­va de te­nis y fút­bol sir­ve de ejem­plo pa­ra gra­fi­car una tran­si­ción ha­cia la bús­que­da de un ves­tua­rio más apro­pia­do y más li­ga­do a la mo­da”, ex­pli­ca. En­tre los atuen­dos, des­ta­ca un ves­ti­do ne­gro de ten­nis que usó Ma­ría Sha­rá­po­va cuan­do ga­nó el US Open en 2006, que es­tá ins­pi­ra­do en el icó­ni­co tra­je de Au­drey Hep­burn en la pe­lí­cu­la Break­fast at Tif­fany’s.

Asi­mis­mo, la mues­tra ex­plo­ra la “Be­lle­za ex­tre­ma” de la mano de la fun­da­do­ra de la mar­ca Com­me des Ga­rçons, Rei Ka­wa­ku­bo. Es co­no­ci­da por sus lí­neas que rom­pen los cá­no­nes de be­lle­za en la in­dus­tria de la mo­da, lo que la con­vier­te en un per­so­na­je in­fal­ta­ble cuan­do se ha­bla de los cambios que es­ta­mos vi­vien­do en el pre­sen­te, tan­to en la mo­da co­mo en la so­cie­dad. Eso nos lle­va a otro te­ma im­por­tan­tí­si­mo de es­ta épo­ca: el con­cep­to de la mas­cu­li­ni­dad. “Con pie­zas del di­se­ña­dor Jean Paul Gaul­tier, ve­mos có­mo el di­se­ña­dor desafió, en una épo­ca más con­ser­va­do­ra, la ima­gen del hom­bre co­mo un ob­je­to de de­seo al mos­trar que ellos tam­bién pue­den ves­tir de for­ma di­fe­ren­te”.

El pu­dor tam­bién es­tá pre­sen­te co­mo un con­cep­to cla­ve de la ex­po­si­ción, evi­den­cia­do a tra­vés de ro­pa in­te­rior y tra­jes de ba­ño de am­bas épo­cas. De he­cho, es aquí don­de es­tá pre­sen­te co­mo ícono de los 90 Ka­te Moss, que vino a la im­por­tan­te inau­gu­ra­ción a San­tia­go en el mes de abril. En la ex­po­si­ción se pue­de ver su vi­deo de la mar­ca de len­ce­ría in­gle­sa Agent Pro­vo­ca­teur, a la par con otras grá­fi­cas. “Ella fue una de esas per­so­nas que que­bró es­que­mas es­ta­ble­ci­dos, era una mo­de­lo con un fí­si­co dis­tin­to, con una ac­ti­tud di­fe­ren­te fren­te a un rol que has­ta ese en­ton­ces era muy li­mi­ta­do”, di­ce.

La cu­ra­do­ra con­fie­sa que to­das las pie­zas son es­pe­cia­les a su ma­ne­ra, por­que fue­ron se­lec­cio­na­das de for­ma muy de­te­ni­da. Sin em­bar­go, di­ce ser ad­mi­ra­do­ra de la úl­ti­ma vi­tri­na que pre­sen­ta el “Ideal fe­me­nino” de los dos pe­rio­dos. “Las si­lue­tas son tan di­fe­ren­tes y al mis­mo tiem­po re­pre­sen­tan lo mis­mo, que es un ideal es­té­ti­co”. Pe­ro más allá de los va­ria­dos con­cep­tos que co­bran vi­da a lo lar­go de la ex­po­si­ción, hay uno que guía to­da la na­rra­ti­va: el fu­tu­ro.

“Creo que la idea más po­ten­te es el he­cho de que en el pre­sen­te se pue­de es­tar vi­vien­do un mo­men­to de fu­tu­ro. Lo que ha­ce que una pie­za sea ca­rac­te­rís­ti­ca de una épo­ca es que a la vez fue pre­cur­so­ra en su mo­men­to”. Quié­nes so­mos, có­mo ves­ti­mos, qué ar­te­fac­tos tecnológicos y mu­chos más de­ta­lles revelan nues­tro pre­sen­te y van pa­vi­men­tan­do el ca­mino ha­cia el fu­tu­ro. La ves­ti­men­ta re­fle­ja nues­tros cambios co­mo so­cie­dad, y nues­tra tec­no­lo­gía, a su vez, afec­ta la for­ma en que vi­vi­mos y ves­ti­mos. “Ele­gi­mos par­tir la ex­hi­bi­ción en 1889, con la ima­gen del pri­mer ras­ca­cie­los, la torre Eif­fel en París. El se­gun­do pe­río­do co­mien­za con la caí­da del Mu­ro de Berlín en 1989 y ter­mi­na­mos en el 2018 que es nues­tro tiem­po don­de se­gui­mos ‘sien­do el fu­tu­ro’”, di­ce.

La ex­po­si­ción se trans­for­ma al fin y al ca­bo en un via­je al pa­sa­do que nos per­mi­te des­cu­brir nues­tro pre­sen­te, y tam­bién en un re­en­cuen­tro con nues­tro hoy que nos de­ja so­ñar so­bre las po­si­bi­li­da­des del fu­tu­ro. “Es­pe­ro real­men­te que la gen­te vi­va una ex­pe­rien­cia glo­bal, que se de­je atra­par por es­tas épo­cas, que se re­co­noz­ca o re­co­noz­ca a sus an­te­pa­sa­dos, y so­bre to­do que les abra la men­te a nue­vas in­te­rro­gan­tes”, fi­na­li­za.

Es­ta pá­gi­na: Irina Sha­posh­ni­ko­va 2011, colección Crys­ta­llo­grap­hi­ca.Pá­gi­na opues­ta: Ale­xan­der McQueen pri­ma­ve­ra/ve­rano 2010, colección Pla­to’s Atlan­tis.

Pá­gi­na opues­ta: Ves­ti­doCir­ca 1912, Fran­cia.Es­tá pá­gi­na: (arri­ba) Loui­se EmeryCir­ca 1907, Fran­cia. (aba­jo) Ves­ti­do, Jean Paul Gaul­tier oto­ño/ in­vierno 1991-1992, colección Le pri­son­nier; za­pa­ti­llas, Je­remyScott pa­ra Adi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.