LA RU­TA DEL CUE­RO

Los que pien­san en Her­mès, pien­san en cue­ro. Fun­da­da en 1837 por Thierry Her­mès, la mai­son ha crea­do en ba­se a es­te ma­te­rial por seis ge­ne­ra­cio­nes de ar­te­sa­nos. Su gus­to úni­co se re­ve­ló en la ex­po­si­ción Leat­her Fo­re­ver en Igua­te­mi São Pau­lo, don­de es­tu­vim

Harper's Bazaar (Chile) - - El Look - Por Valentina Hi­tes

La ca­sa fran­ce­sa es una mar­ca de “tar­de”, no de no­che, re­fi­rién­do­se a que la mai­son tie­ne raí­ces sen­ci­llas, clá­si­cas y ele­gan­tes. De es­ta for­ma de­mues­tran que me­nos es más, siem­pre y cuan­do se man­ten­ga la ca­li­dad. ¿Pe­ro qué es lo que re­pre­sen­ta la ca­li­dad? Sen­ci­lla­men­te la her­mo­sa ma­nu­fac­tu­ra del cue­ro.

Abier­to a to­do pú­bli­co, el re­co­rri­do ce­le­bró la ru­ta del cue­ro en un via­je fas­ci­nan­te que ins­pi­ró los cin­co sentidos, com­pues­to por crea­cio­nes ex­clu­si­vas de Her­mès, ade­más del pro­ce­so de pro­duc­ción de las car­te­ras icó­ni­cas. To­do se di­vi­dió en ocho es­pa­cios con una es­ce­na real­men­te pul­cra.

Al en­trar, pre­sen­cié una im­pre­sio­nan­te bi­blio­te­ca de cue­ro con trein­ta ti­pos di­fe­ren­tes de piel. El aro­ma se adue­ña­ba com­ple­ta­men­te del lu­gar. En la sa­la ha­bía una gran me­sa don­de se mos­tra­ba có­mo se cor­ta el ma­te­rial pa­ra ha­cer una car­te­ra, la que a su vez con­ta­ba con una pan­ta­lla in­ter­ac­ti­va pa­ra ele­gir el mo­de­lo que deseá­ra­mos.

Tam­bién hu­bo un es­pa­cio re­ser­va­do pa­ra ob­je­tos an­ti­guos, con pie­zas clá­si­cas e icó­ni­cas que na­cie­ron ape­nas se fun­dó la mar­ca. Que­rían que no­so­tros en­ten­dié­ra­mos có­mo un sim­ple ma­te­rial, tra­ba­ja­do con cui­da­do y pasión, pue­de ven­cer las ba­rre­ras del tiem­po y con­ti­nuar con el en­can­to ac­tual.

Otra sa­la se de­di­có a los ob­je­tos he­chos por pe­di­dos es­pe­cia­les. ¿Qué tan sa­tis­fac­to­rio pue­de ser man­dar a ha­cer una car­te­ra ex­clu­si­va­men­te pa­ra ti y que no exis­ta otra igual en el mun­do? Los clien­tes top pi­die­ron un pe­to Ga­lu­chat (una de mis crea­cio­nes fa­vo­ri­tas), car­te­ras con te­má­ti­cas in­fan­ti­les y su­rrea­lis­tas, e in­clu­so un guan­te de béis­bol pro­du­ci­do con el cue­ro de Her­mès.

Un laberinto mis­te­rio­so me en­ca­mi­nó a las pró­xi­mas sa­las que mos­tra­ban car­te­ras cé­le­bres y los mo­de­los más co­no­ci­dos por el pú­bli­co. Ca­jas, kit de via­je, baú­les y has­ta una Kelly bag apa­re­cie­ron co­mo par­te de es­ta se­lec­ción úni­ca.

Lo más im­pre­sio­nan­te de to­do fue que de pron­to me en­con­tré con una es­cul­tu­ra de un ri­no­ce­ron­te de fi­bra de vi­drio. Es­te pe­cu­liar ob­je­to for­ma­ba par­te de la de­co­ra­ción de una de las vi­tri­nas de la tien­da de la mar­ca en París, y una vez un clien­te que­dó en­can­ta­do con él y ro­gó por com­prar­lo.

Al fi­nal de la ex­po­si­ción, se ha­lla­ba una vi­tri­na con for­ma de car­te­ra enor­me os­cu­ra con los mo­de­los clá­si­cos de Her­mès. Ha­bía va­ria­cio­nes de las car­te­ras Kelly y Bir­kin, he­chas por ar­tis­tas que se ins­pi­ra­ron en los va­lo­res atem­po­ra­les y mo­der­nos de la mar­ca, pa­ra de­sa­rro­llar vi­sio­nes par­ti­cu­la­res, di­ver­ti­das y lle­nas de po­der. n

La sim­ple­za es cla­ve pa­ra la mar­ca. Pe­ro se tra­ta de una sen­ci­llez ele­gan­te, don­de los ma­te­ria­les de pri­mer ni­vel y el tra­ba­jo en cue­ro son lo que guían el pro­ce­so crea­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.