LA PA­SA­RE­LA DE LA ES­PE­RAN­ZA

La enviada es­pe­cial de UNHCR, re­por­ta des­de la pri­me­ra fi­la del es­pec­tácu­lo de mo­da más pio­ne­ro: Re­fuSHE, en apo­yo a las ar­te­sa­nas re­fu­gia­das.

Harper's Bazaar (Chile) - - El Look - Por Ali­son S. Cohn

En to­dos sus años co­mo ac­triz ga­na­do­ra de la Aca­de­mia y di­rec­to­ra, Angelina Jo­lie, la mu­jer más gla­mo­ro­sa del pla­ne­ta, nun­ca asis­tió a un even­to de mo­da. “Ja­más ha­bía ido a uno”, la enviada es­pe­cial del Uni­ted Na­tions High Com­mis­sio­ner for Re­fu­gees (UNHCR) cuen­ta acer­ca de la ex­pe­rien­cia de en­con­trar­se sen­ta­da en la pri­me­ra fi­la du­ran­te una vi­si­ta al albergue de re­fu­gia­dos en Nai­ro­bi, Ke­nia, en ju­nio pa­sa­do. “Era mi ti­po de pa­sa­re­la: las ni­ñas más her­mo­sas, so­bre­vi­vien­tes con sus ca­be­zas en al­to, mos­tran­do sus pro­pios di­se­ños y cul­tu­ra; de­mos­tran­do que es po­si­ble en­con­trar tu fe­mi­nei­dad a pe­sar de que en el pa­sa­do es­ta fue brutalmente ata­ca­da”.

El re­fu­gio que vi­si­tó Jo­lie en World Re­fu­gee Day es ad­mi­nis­tra­do por Re­fuSHE, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que bus­ca lle­nar un es­pa­cio cru­cial en el cui­da­do de las mu­je­res y ni­ñas en­tre 13 y 23 años que es­ca­pan a So­ma­lia, Su­dá­fri­ca, y a otros paí­ses se­pa­ra­dos por la gue­rra en la re­gión. “To­das las ni­ñas que co­no­cí pro­vie­nen de fa­mi­lias se­pa­ra­das o han vis­to có­mo ase­si­na­ron a sus pa­dres”, afir­ma Jo­lie. “Ca­si to­das han su­fri­do vio­len­cia se­xual, y mu­chas han da­do a luz des­pués de una vio­la­ción”. Re­fuSHE brin­da ase­so­ría y vi­vien­da, y con­du­ce un pro­gra­ma de edu­ca­ción mul­ti­dis­ci­pli­na­ria.

Con el apo­yo de UNHCR, Re­fuSHE tam­bién fo­men­ta el em­po­de­ra­mien­to eco­nó­mi­co, en­se­ñan­do a las mu­je­res a crear bu­fan­das co­lo­ri­das con un pro­ce­so de tin­tu­ra de te­las, una técnica del es­te de Áfri­ca. Es­to les brin­da a las re­fu­gia­das una ha­bi­li­dad co­mer­cial que las ayu­da­rá a co­lo­car­se en un ca­mino fi­nan­cie­ra­men­te in­de­pen­dien­te. Cien­to por cien­to de las ga­nan­cias de las bu­fan­das que ge­ne­ran son rein­ver­ti­das en el pro­gra­ma y sus ar­te­sa­nas; des­de 2010, ca­si 70 por cien­to de ellas se han con­ver­ti­do en mu­je­res au­to­su­fi­cien­tes.

“Creo que ellas re­pre­sen­tan su cul­tu­ra y sus ha­bi­li­da­des de una ma­ne­ra im­pre­sio­nan­te”, di­ce Jo­lie en la pa­sa­re­la, la que cul­mi­nó con la au­dien­cia le­van­tan­do sus pies y bai­lan­do con las mo­de­los. “Son mu­je­res ple­nas”. El pro­gra­ma es par­te de la ini­cia­ti­va de UNHCR, MADE51, que bus­ca dar­les ac­ce­so mer­can­til a las ar­te­sa­nas re­fu­gia­das. Aho­ra MADE51 ayu­da a Re­fuSHE a ex­pan­dir su lí­nea de pro­duc­tos con un nue­vo ran­go de car­te­ras he­chas por ar­te­sa­nas de Ka­ku­ma, un cam­po de re­fu­gia­das al no­roes­te de Ke­nia en el que Jo­lie cons­tru­yó una es­cue­la pa­ra ni­ñas, y el Ka­lo­be­yei Settle­ment a sus al­re­de­do­res. La te­la es te­ñi­da a mano en Nai­ro­bi y des­pués enviada a Ka­ku­ma, don­de las ar­te­sa­nas las con­fec­cio­nan en bol­sos, mo­chi­las y car­te­ras. De ahí las pie­zas son en­via­das a Ka­lo­be­yei, lu­gar don­de un gru­po de ar­te­sa­nas etio­pes, re­co­no­ci­das por sus ha­bi­li­da­des ador­nan­do con cuen­tas, las em­be­lle­cen.

“Hay tan­to ta­len­to des­per­di­cia­do en las po­bla­cio­nes de re­fu­gia­dos por­que no se les per­mi­te tra­ba­jar o no son ca­pa­ces”, di­ce Jo­lie. Pa­ra Ha­li­ma Aden, mo­de­lo so­ma­lí-ame­ri­ca­na que pa­só los pri­me­ros sie­te años de su vi­da en Ka­ku­ma, el pro­gra­ma Re­fuSHE es una adi­ción a la vi­da en el cam­po, en el que las mu­je­res em­pre­sa­rias se ba­san en una eco­no­mía de true­ques in­ter­cam­bian­do in­cien­so o tren­zan­do ca­be­llo pa­ra po­der pa­gar su día a día. “Me hu­bie­ra gus­ta­do que mi ma­má tu­vie­ra al­go así en el cam­po”, di­ce Aden. “Co­mo una re­fu­gia­da, en oca­sio­nes sien­tes que no tie­nes voz en el mun­do, así que es lin­do que las mu­je­res aho­ra ten­gan sus des­ti­nos en sus ma­nos. La ha­bi­li­dad que apren­den es al­go que pue­den lle­var­se por­que el co­no­ci­mien­to per­ma­ne­ce en ellas”.

Al in­te­grar va­rias ha­bi­li­da­des ar­te­sa­na­les y es­par­cien­do el tra­ba­jo en­tre di­fe­ren­tes cam­pos, el pro­gra­ma da a un gran nú­me­ro de re­fu­gia­das una opor­tu­ni­dad de apli­car di­chas ha­bi­li­da­des y re­ci­bir un in­gre­so, el cual es en lo par­ti­cu­lar im­por­tan­te en los cam­pos re­mo­tos de Ke­nia, don­de el cli­ma se­mi­ári­do es in­hós­pi­to pa­ra la agri­cul­tu­ra. MADE51 pro­yec­ta que si los mi­no­ris­tas se in­vo­lu­cran y ha­cen pe­di­dos, hay po­ten­cial de crear 12,000 em­pleos nue­vos tan so­lo en Ke­nia, “Ne­ce­si­ta­mos más ini­cia­ti­vas co­mo es­ta”, sos­tie­ne Jo­lie, se­ña­lan­do a las co­mu­ni­da­des de re­fu­gia­das ar­te­sa­nas en 70 paí­ses, des­de las crea­do­ras de ca­nas­tas de Ruan­da has­ta las di­se­ña­do­ras de pe­lu­cas en Af­ga­nis­tán, quie­nes tam­bién po­drían be­ne­fi­ciar­se de MADE51. “Na­die quie­re ser re­fu­gia­do o vi­vir de la ca­ri­dad”, aña­de. “Quie­ren te­ner vi­das úti­les y sig­ni­fi­ca­ti­vas, co­mo cual­quie­ra de no­so­tros. Por es­ta ra­zón es­pe­ro que es­to so­lo sea el co­mien­zo”. n

Fue mi ti­po de pa­sa­re­la: las mu­je­res más be­llas, so­bre­vi­vien­tes con la ca­be­za en al­to, ade­lan­tan­do sus pro­pios di­se­ños y cul­tu­ra

La pa­sa­re­la de Re­fuSHE, en Nai­ro­bi, Ke­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.