La in­fluen­cia drag en la moda

A TRA­VÉS DE LOS AÑOS La ca­sa de al­ta cos­tu­ra ita­lia­na na­ció por una pa­sión que ve­nía ges­tán­do­se ha­cía ge­ne­ra­cio­nes. Con un cons­tan­te com­pro­mi­so por la ca­li­dad y el lu­jo, hoy, 67 años des­pués, la mar­ca si­gue man­te­nien­do su rei­na­do gra­cias a su van­guar­dia

Harper's Bazaar (Chile) - - Bazaar - Por Andrea La­rra­be

Na­die en la es­cue­la de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Par­ma se hu­bie­se ima­gi­na­do que, una vez ti­tu­la­do, el jo­ven Achi­lles Ma­ra­mot­ti de­ja­ría de la­do las le­yes y se abo­ca­ría de lleno a al­go com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te: la al­ta cos­tu­ra. Ins­pi­ra­do por su bi­sa­bue­la Ma­ri­na Ri­nal­di, que ha­bía ma­ne­ja­do una tien­da de lu­jo en la ciu­dad de Reg­gio Emi­lia, en el nor­te de Ita­lia, y su ma­dre, que es­ta­ble­ció una es­cue­la de cos­tu­ra y sas­tre­ría, Ma­ra­mot­ti so­ña­ba con fa­bri­car ro­pa de mu­jer de la más al­ta ca­li­dad, una idea que pa­re­cía bas­tan­te arries­ga­da en una épo­ca en que la moda no era más que una ac­ti­vi­dad ar­te­sa­nal. Pe­ro eso no lo de­tu­vo. En 1951 for­mó la com­pa­ñía y seis años más tar­de lan­zó la primera co­lec­ción que lo ca­ta­pul­tó a la fa­ma. Cortes lim­pios, lí­neas de­ci­di­das y con un abri­go ca­mel y un tra­je ro­jo ge­ra­nio como pro­ta­go­nis­tas, la lí­nea Fall Win­ter 1957-1958 ha­cía una pro­me­sa de ele­gan­cia que per­du­ra­ría en el tiem­po. La ins­pi­ra­ción fran­ce­sa no pa­sa­ba inad­ver­ti­da, pe­ro siem­pre ba­jo el pro­pio len­te ita­liano, su­mán­do­le so­fis­ti­ca­ción.

A pe­sar de que la primera co­lec­ción tu­vo un acen­to im­por­tan­te en la crea­ción de abri­gos, rá­pi­da­men­te Max Ma­ra fue evo­lu­cio­nan­do sus téc­ni­cas de pro­duc­ción, ofre­cien­do tra­jes más ele­gan­tes, como tam­bién pren­das más de­por­ti­vas. Du­ran­te la dé­ca­da de los 60, ade­más, se lle­va­ron a ca­bo co­la­bo­ra­cio­nes con des­ta­ca­das per­so­na­li­da­des de la moda, como Li­son Bon­fis y Ema­nue­lle Khan, que in­yec­ta­ron su to­que per­so­nal a la esen­cia per­du­ra­ble de la fir­ma ita­lia­na. Ma­ra­mot­ti, sin em­bar­go, no se de­tu­vo ahí. Con un im­pe­ca­ble ol­fa­to pa­ra la van­guar­dia, creó un nue­vo con­cep­to de moda en Lon­dres, jus­to en el pe­río­do en el que la ca­pi­tal in­gle­sa era el cen­tro fas­hion del mun­do. Se tra­ta­ba de Sport­max, que es­ta­ba pen­sa­do en las jó­ve­nes que bus­ca­ban un look ele­gan­te, pe­ro sin res­tar­le su in­di­vi­dua­li­dad. Asi­mis­mo, en 1981 se dio a co­no­cer el abri­go de do­ble bo­to­na­du­ra “101801” crea­do por An­ne-Ma­rie Be­ret­ta, el que se con­ver­ti­ría en una de las pie­zas más icó­ni­cas de la mar­ca has­ta hoy gra­cias a su for­ma hol­ga­da y si­lue­ta over­si­ze atem­po­ral.

En el pre­sen­te, Max Ma­ra cuen­ta con más de 2,600 tien­das al­re­de­dor del mun­do, in­clu­yen­do to­das las ca­pi­ta­les de la moda, como Pa­rís, Mi­lán, Nue­va York, To­kio y Mos­cú. Y a pe­sar de ha­ber­se des­pe­di­do de su fun­da­dor, que fa­lle­ció en 2005, la fir­ma ha sa­bi­do man­te­ner­se no so­lo vi­gen­te, sino que siem­pre un pa­so ade­lan­ta­do en lo que res­pec­ta a la moda, el es­ti­lo e in­clu­so el ar­te.

El abri­go “101801” crea­do por An­ne-Ma­rie Be­ret­ta se man­tie­ne como una de las pie­zas más icó­ni­cas de la mar­ca por su si­lue­ta atem­po­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.