DRAG QUEEN

EN LA MODA AC­TUAL

Harper's Bazaar (Chile) - - Extras - Por Mó­ni­ca Isa­bel Pé­rez

La re­la­ción en­tre la al­ta cos­tu­ra y el mun­do tra­ves­ti no es nue­va, pe­ro sí ca­da día se

vuel­ve más es­tre­cha. En su unión, am­bas po­ten­cian sus ca­rac­te­rís­ti­cas más fas­ci­nan­tes: el bri­llo, el ex­ce­so y la in­creí­ble ca­pa­ci­dad de ma­te­ria­li­zar en atuen­dos

las más alo­ca­das fan­ta­sías de sus crea­do­res.

Im­po­si­ble no no­tar­la. Era una jo­ven, como di­cen al­gu­nos, mo­nu­men­tal. Al­ta, cur­vi­lí­nea, glamorosa. Apa­re­ce en el vi­deo de la can­ción Lo­ve Shack, de The B-52’s –es­tre­na­do en 1989–, agi­tan­do su gi­gan­te pe­lo afro al rit­mo del new wa­ve. Su piel os­cu­ra, en con­tras­te con el con­jun­to de top hal­ter y hot pants en te­nue color la­van­da que ves­tía, pro­vo­ca­ba un de­rro­che de sensualidad pura. Has­ta ahí todo nor­mal, con el co­mún de­no­mi­na­dor de los vi­deos ochen­te­ros –¿cuál de ellos no in­clu­ye mu­je­res exu­be­ran­tes?–, pe­ro, ¡oh, sor­pre­sa! la fi­cha­da por los B-52’s no era una mu­jer co­mún y co­rrien­te. Esa bai­la­ri­na de bre­ve apa­ri­ción en el vi­deo era na­da me­nos que RuPaul. Y aque­lla ac­tua­ción, bre­ví­si­ma, pe­ro inol­vi­da­ble, era ape­nas el co­mien­zo de lo que mu­chos es­tu­dio­sos del drag ya han de­fi­ni­do como “una era”.

EL DRAG AN­TES DE RU

Hoy día es im­po­si­ble com­pren­der es­ta cul­tu­ra sin ha­blar de RuPaul. Sin em­bar­go, es­te “ar­te tea­tral en el que una per­so­na vis­te de ma­ne­ra iró­ni­ca pren­das que no se con­si­de­ran apro­pia­das pa­ra ella” –se­gún la de­fi­ni­ción que el vi­deó­gra­fo e his­to­ria­dor drag Joe E. Jef­freys dio a la re­vis­ta Ti­me–, es tan vie­jo como la ci­vi­li­za­ción mis­ma, aun­que, por su­pues­to, no siem­pre ha te­ni­do la mis­ma in­ten­ción, con­cep­ción y acep­ta­ción. Se han do­cu­men­ta­do, por ejem­plo, ri­tua­les re­li­gio­sos en cul­tu­ras como la in­ca, la me­xi­ca y la del an­ti­guo Egip­to, en los que los hom­bres ves­tían como mu­je­res. Por su­pues­to, es­to no era pro­pio del drag –al me­nos como lo con­ce­bi­mos aho­ra–, pe­ro sí es un antecedente re­le­van­te de la trans­gre­sión de las ba­rre­ras del gé­ne­ro que sen­ta­ron ba­ses pa­ra el tra­ves­ti con­tem­po­rá­neo.

Más fa­mo­sas y con más re­la­ción al ca­rác­ter his­trió­ni­co que aún pre­va­le­ce son la tra­di­ción del tea­tro ka­bu­ki en Ja­pón y el tea­tro eu­ro­peo del si­glo XVI; del pri­me­ro po­de­mos ha­blar en par­ti­cu­lar del he­cho des­pués del año 1629 que, con el su­pues­to fin de pro­te­ger “la mo­ral pú­bli­ca”, de­jó de con­tra­tar mu­je­res –en aquel en­ton­ces las ac­tri­ces de ka­bu­ki eran tam­bién pros­ti­tu­tas– y co­men­zó a sus­ti­tuir­las con hom­bres que imi­ta­ban las ves­ti­men­tas tí­pi­cas de las mu­je­res. Con ayu­da de un maquillaje exa­ge­ra­dí­si­mo se ser­vían pa­ra per­so­ni­fi­car­las lle­van­do al ex­tre­mo la fe­mi­ni­dad es­te­reo­tí­pi­ca. En el se­gun­do la eje­cu­ción tam­bién co­men­zó a re­la­cio­nar­se con te­mas mo­ra­les y re­li­gio­sos, de mo­do que los hom­bres em­pe­za­ron a apro­piar­se de los pa­pe­les fe­me­ni­nos. Ha­bía, en es­ce­na, ma­qui­lla­jes, pe­lu­cas y gran­des ves­ti­dos. Ac­tual­men­te po­de­mos ima­gi­nar esos fas­tuo­sos ves­ti­do­res de la épo­ca ‘sha­kes­pe­ria­na’ y com­pa­rar­los fá­cil­men­te con los atuen­dos que ve­mos en los epi­so­dios del reality Drag Ra­ce.

DE LOS TEA­TROS AL CA­LOR DE LA NO­CHE

Que un hombre se vis­tie­ra como mu­jer co­men­zó a aliar­se de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va –y ca­si in­di­vi­si­ble– con la co­mu­ni­dad gay a par­tir de los años 30 del si­glo XX. So­bre es­to, Joe E. Jef­freys ha­bla en Pop Su­gar de esos años en los que los cien­tí­fi­cos dis­cu­tían la teo­ría del ter­cer se­xo y co­men­za­ba la emer­gen­cia de los ba­res gay. “Las pri­me­ras drag queens es­ta­ban en pe­que­ños ba­res po­co re­cor­da­dos, como el Black Cat de San Francisco”, pe­ro, apun­ta, ha­bía otra es­ce­na más mains­tream en si­tios como el 82 Club de NYC, don­de los ac­to­res se sen­tían ofen­di­dos con el tér­mino que con­si­de­ra­ban “ba­ra­to y ama­teur”.

Como sea, la es­té­ti­ca tra­ves­ti, ya uni­da a la moda de­bi­do al tea­tro, co­men­zó a ha­cer una alianza ca­da vez más fir­me con es­ta dis­ci­pli­na. Avan­za­ba el si­glo XX y a los ves­ti­do­res lle­ga­ban pe­lu­cas ca­da vez más exó­ti­cas, pla­ta­for­mas, ma­qui­lla­jes más van­guar­dis­tas y, por su­pues­to, len­te­jue­las. Si el mun­do de la moda es­ta­ble­ci­da co­men­zó a po­ner ca­da vez más aten­ción a lo “un­der­ground” fue por­que ahí po­dían ver una ver­sión so­bre­po­ten­cia­da de las pa­sa­re­las. An­te una in­dus­tria que no pro­du­ce ves­ti­dos de mu­jer que sir­van a los hom­bres, su­ma­do a la pro­ble­má­ti­ca “sa­li­da del clóset” que im­pe­día a mu­chos com­prar pren­das o ac­ce­so­rios fe­me­ni­nos con li­ber­tad, los drag co­men­za­ron a in­ge­niar­se el mo­do de pro­du­cir sus pro­pios atuen­dos que, como men­cio­nó el pe­rio­dis­ta Matt­hew Sch­neier en su ar­tícu­lo “Why the Fas­hion World is Ob­ses­sed with RuPaul’s Drag Ra­ce”, pu­bli­ca­do en The New York Ti­mes, sa­ti­ri­zan la al­ta cos­tu­ra tan­to como la ce­le­bran. A eso, el mis­mí­si­mo RuPaul An­dre Char­les le res­pon­dió que es par­te del cre­do bohe­mio re­ser­var­se el de­re­cho de amar al­go con todo el co­ra­zón y, de ma­ne­ra si­mul­tá­nea, odiar­lo has­ta el fon­do. Au­to­des­cri­to como un “aman­te de la crea­ti­vi­dad y la belleza y, por lo tan­to, de la moda”, es nor­mal ver a Ru bur­lar­se de eso que ado­ra.

LA EX­PLO­SIÓN TO­TAL

“No sé si es­ta sea la era do­ra­da del drag, pe­ro sí sé que es la era de Ru [Paul] y no sé si sea la mon­ta­ña más al­ta del va­lle”, di­jo Joe E. Jef­freys a Ti­me. El his­to­ria­dor re­co­no­ce que el con­duc­tor de te­le­vi­sión ha con­tri­bui­do en acer­car a pú­bli­co nue­vo a la cul­tu­ra drag y, en cier­ta me­di­da, a en­ten­der­la como la for­ma de ar­te que es. Sin em­bar­go, no con­si­de­ra que es­to pue­da o de­ba ser el peak más al­to de la ola, ya que aun­que las par­ti­ci­pan­tes del reality han con­se­gui­do éxi­to y ex­hi­bi­ción ma­si­va, los es­pec­tácu­los drag si­guen re­le­gán­do­se a pe­que­ños ba­res des­co­no­ci­dos que aún no ven éxi­to en sus ta­qui­llas. Ese punto me­re­ce aten­ción y oja­lá eso cam­bie pron­to y más gen­te –sin im­por­tar si es o no par­te de la co­mu­ni­dad LGBT– asis­ta con más fre­cuen­cia a es­tos shows y co­mien­ce a apre­ciar el gran tra­ba­jo de es­tos ar­tis­tas. Pe­ro el pa­so que se ha da­do es agi­gan­ta­do. Des­de que RuPaul’s Drag Ra­ce co­men­zó a te­le­vi­sar­se en 2009 –lle­va, al día de hoy, 129 epi­so­dios di­vi­di­dos en 10 tem­po­ra­das y se han con­fir­ma­do dos más–, RuPaul ha apa­re­ci­do en la por­ta­da de de­ce­nas de re­vis­tas de moda. Las par­ti­ci­pan­tes en el con­cur­so tam­bién han ga­na­do es­pa­cios: Vio­let Chach­ki, por ejem­plo, se ha con­ver­ti­do en una es­tre­lla de las fies­tas de las Fas­hion Weeks, y Milk, quien apa­re­ció en la tem­po­ra­da seis del pro­gra­ma, for­mó par­te de la cam­pa­ña Pri­ma­ve­ra-Ve­rano 2016 de Marc Ja­cobs, di­se­ña­dor que no so­lo se ha de­cla­ra­do fan ab­so­lu­to del pro­gra­ma, sino que, ade­más, ha par­ti­ci­pa­do como ju­ra­do, del mis­mo mo­do que han he­cho las mo­de­los Gi­gi Ha­did y Chanel Iman. Pe­ro es im­por­tan­te re­cal­car­lo a es­ta al­tu­ra que las drag ya no apa­re­cen más como un chis­te o como una cu­rio­si­dad en las pla­ta­for­mas men­cio­na­das, ni son “la ami­ga ex­cén­tri­ca” de las mo­de­los y los di­se­ña­do­res, son ya una au­to­ri­dad se­ria en la moda. Y pa­ra com­pro­bar­lo bas­ta ver el tra­ba­jo de los di­se­ña­do­res más arries­ga­dos, como Ni­co­la

For­mi­chet­ti, la men­te maes­tra de­trás

u k i

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.