CA­MI­LA COU­VE

Tras­cen­der a los pa­dres no es ta­rea fá­cil. Me­nos si ambos son dos es­cri­to­res y ar­tis­tas con­sa­gra­dos del si­glo XX. Pe­ro a ve­ces su­ce­de que la reali­dad su­pera a la fic­ción, como fue pre­ci­sa­men­te el ca­so de es­ta ta­len­to­sa nue­va li­te­ra­ta.

Harper's Bazaar (Chile) - - Agenda - Por Ja­vie­ra Mo­ra­ga · Fo­to­gra­fías Pa­tri­cio Ro­jas

El de­but li­te­ra­rio de Ca­mi­la Cou­ve a los 54 años ha si­do una re­ve­la­ción en el mun­do de las le­tras chi­le­nas. Su li­bro Es­tam­pas de niña ha cau­ti­va­do a lec­to­res y crí­ti­cos por igual. Una pe­que­ña no­ve­la na­rra­da con la primera voz de la in­fan­cia, que no so­lo es­tá com­pues­ta por 67 tex­tos muy bre­ves, sino que to­dos ellos son de ins­pi­ra­ción au­to­bio­grá­fi­ca. Se tra­ta de es­cri­tos que se aden­tran en la me­mo­ria de una niña, pe­ro no de cual­quie­ra, sino que de la hi­ja úni­ca del pin­tor y es­cri­tor Adol­fo Cou­ve y de la gran ilus­tra­do­ra Marta Ca­rras­co, quien ha lo­gra­do lo que muy po­cos con­si­guen cuan­do traen ta­ma­ña he­ren­cia: tras­cen­der por sí mis­ma. Es­te li­bro de­mues­tra que, a pe­sar de todo, na­da le ha im­pe­di­do te­ner su pro­pia voz. Ni la his­to­ria de su pa­dre, quien vi­vió atra­pa­do en­tre el pro­ce­so crea­ti­vo y la de­pre­sión, si­tua­ción que lo lle­vó al sui­ci­dio en 1998. Ni la po­lio­mie­li­tis y el cán­cer lín­fa­ti­co que afec­tó a su ma­dre, una de las ilus­tra­do­ras y es­cri­to­ra de li­bros in­fan­ti­les más ta­len­to­sas de Chi­le.

De una for­ma ma­gis­tral, Cou­ve lo­gra con ca­da una de estas “es­tam­pas o frag­men­tos”, que el lec­tor se aden­tre en el mun­do co­ti­diano de la ni­ñez de ma­ne­ra es­pon­tá­nea. Un pro­ce­so me­dia­do por la dis­tan­cia de los años, lo cual le ha per­mi­ti­do a la es­cri­to­ra de­jar atrás due­los tras­cen­den­ta­les pa­ra po­der mi­rar, como quien abre un ál­bum de fo­tos y lo de­ja en las pá­gi­nas de la in­fan­cia, su vi­da de niña. Lo más no­ta­ble de es­ta no­ve­la es que a tra­vés de es­te re­co­rri­do los lec­to­res no so­lo se en­cuen­tran con la vi­da de Ca­mi­la y su fa­mi­lia, sino tam­bién el re­la­to les per­mi­te co­nec­tar y re­pa­sar su pro­pia in­fan­cia. So­bre todo cuan­do la au­to­ra evo­ca la nos­tal­gia, el do­lor, la so­le­dad, la de­pre­sión y la en­fer­me­dad. Su prin­ci­pal acier­to es que la in­fan­cia es un tema uni­ver­sal, pe­ro es su plu­ma la que la des­po­ja de cual­quier ta­bú.

“El li­ving es el lugar co­mún que ca­da cual, mi pa­dre, mi ma­dre y yo mis­ma, nos tur­na­mos en se­cre­to pa­ra creer que nos per­te­ne­ce del todo.

A ve­ces, mi pa­pá se atrin­che­ra en él arras­tran­do su ca­ma y su es­cri­to­rio, y por un tiem­po in­de­fi­ni­do lo ha­ce su­yo, ex­tir­pan­do al res­to de los ha­bi­tan­tes de sus do­mi­nios. Otras ve­ces cuan­do ya se cansa, vuel­ve ca­biz­ba­jo a sus apo­sen­tos arras­tran­do todo a su vez; en­ton­ces en­tra mi ma­má y cons­tru­ye en me­dio de es­ta sa­la un dra­gón de car­tón pie­dra de dos me­tros de al­to ba­ña­do en pa­pel ma­ché, en­co­la­do en en­gru­do blan­co. Es de te­mer, pe­ro a mi na­da de lo que ella to­ca con sus de­dos per­fec­tos me asus­ta y aun con su al­tu­ra ex­tra­va­gan­te me fas­ci­na te­ner un dra­gón de vi­si­ta en ca­sa.

Pa­ra mí que­dan las tar­des eter­nas de dan­za, en­vuel­ta en fal­do­nes ama­rra­dos a la cin­tu­ri­ta di­mi­nu­ta y gi­ro y gi­ro con los pe­los enredados.

Es fe­liz esa niña ex­tra­ña que no es­pe­ra na­da de lo que es­tá por ve­nir”.

(Frag­men­to del li­bro Es­tam­pas de Niña, Nº8 pá­gi­na 18)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.