DE­DOS DE ORO

Harper's Bazaar (Chile) - - AGENDA - Por An­drea La­rra­be

Es con­si­de­ra­da una de las me­jo­res pia­nis­tas del mun­do. Due­ña de un talento in­na­to y una pa­sión des­bor­dan­te, se ro­ba las emo­cio­nes en ca­da una de sus pre­sen­ta­cio­nes. Con­ver­sa­mos con es­ta ar­tis­ta y Tes­ti­mo­nial Ro­lex pre­vio a su vi­si­ta a Chi­le el 14 de oc­tu­bre.

Yuja Wang de­rro­cha es­ti­lo. Gra­cias a su in­dis­cu­ti­ble des­tre­za téc­ni­ca y pro­fun­di­dad emo­cio­nal, ha con­quis­ta­do al pú­bli­co y a la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da por igual. La pia­nis­ta, oriun­da de Pe­kín y que ade­más es Tes­ti­mo­nial Ro­lex, co­men­zó a to­car a los seis años y des­de en­ton­ces no se ha de­te­ni­do. El año pa­sa­do fue ele­gi­da co­mo Mú­si­co del año por la re­vis­ta Mu­si­cal Amé­ri­ca y ha to­ca­do en los es­ce­na­rios más pres­ti­gio­sos del mun­do, co­mo l’Au­di­to­ri de Bar­ce­lo­na y el Car­ne­gie Hall de Nue­va York.

Ver­la to­car es un es­pec­tácu­lo por sí so­lo. Su in­com­pa­ra­ble ca­pa­ci­dad in­ter­pre­ta­ti­va, en con­jun­to con una pa­sión por la mo­da que se re­fle­ja en ca­da uno de sus atuen­dos, lo­gra rom­pe los es­te­reo­ti­pos de có­mo una pia­nis­ta clá­si­ca de­bie­ra ver­se y ac­tuar.

Hoy, se pre­pa­ra pa­ra vi­si­tar nues­tro país co­mo par­te de la tem­po­ra­da de Es­pec­tácu­los Ex­tra­or­di­na­rios 2018 del Tea­tro Mu­ni­ci­pal de San­tia­go. Con­ver­sa­mos con ella pre­vio a es­ta pre­sen­ta­ción pa­ra que nos con­ta­ra en de­ta­lle so­bre su pre­pa­ra­ción, ins­pi­ra­cio­nes y lo que más le apa­sio­na de es­te inigua­la­ble ins­tru­men­to.

¿Có­mo co­men­zó tu pa­sión por la mú­si­ca?

Re­cuer­do la pri­me­ra vez que to­qué al­go de Cho­pin, te­nía ocho o nue­ve años, y me sen­tí ben­de­ci­da por su belleza.

¿Por qué crees que fue el piano el ins­tru­men­to que te cau­ti­vó?

Es la for­ma más fá­cil de co­men­zar, pe­ro se ha­ce ca­da vez más di­fí­cil al avan­zar de­bi­do a su po­ten­cia­li­dad. En él se pue­de imi­tar una gran or­ques­ta, un can­tan­te o una per­cu­sión pri­mi­ti­va. Te per­mi­te lo­grar cual­quier co­sa, so­lo bas­ta ima­gi­na­ción pa­ra des­cu­brir to­das las po­si­bi­li­da­des. Y pen­sar que to­do es­to se da úni­ca­men­te gra­cias a la me­cá­ni­ca de los mar­ti­llos es ca­si un mi­la­gro.

¿Qué co­sas o per­so­nas sien­tes que han ser­vi­do co­mo tus prin­ci­pa­les ins­pi­ra­cio­nes?

La na­tu­ra­le­za, la in­men­si­dad y la ca­li­dez del al­ma hu­ma­na.

¿Qué bus­cas pro­vo­car en aque­llos que te oyen to­car?

De­pen­de de la com­po­si­ción que es­toy to­can­do. Es igual que ver una obra de Sha­kes­pea­re. Es­pe­ro ins­pi­rar la uni­dad en­tre no­so­tros o de­di­car tiem­po y es­pa­cio a una ex­pe­rien­cia ca­tár­ti­ca. La cla­ve es vi­vir una ex­pe­rien­cia y trans­mi­tir­la.

¿Hay al­gu­na pie­za mu­si­cal que ames par­ti­cu­lar­men­te to­car o que ten­ga un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial pa­ra ti?

Va­lo­ro la va­rie­dad y pro­fun­di­dad de ca­da una de ellas. Si tu­vie­ra que ele­gir, mi elec­ción cam­bia­ría se­gún el día.

¿De qué for­ma bus­cas la ori­gi­na­li­dad en tu trabajo?

No bus­co eso. So­lo si­go mi in­tui­ción y mi voz in­te­rior, y el pro­ce­so se di­fe­ren­cia­ción su­ce­de de for­ma na­tu­ral.

¿Có­mo de­fi­ni­rías tu re­la­ción con el piano?

En oca­sio­nes me pre­gun­to qué ha­ría si no lo tu­vie­ra. La mú­si­ca es tam­bién una cues­tión fí­si­ca, de man­te­ner­se en for­ma; y no so­lo en ese sen­ti­do, creo que tam­bién sig­ni­fi­ca es­tar ali­nea­da y sen­tir­me cen­tra­da pa­ra lo cual se re­quie­re mu­cha dis­ci­pli­na y vo­lun­tad. Si me to­ma­ra un pe­río­do sa­bá­ti­co me en­can­ta­ría de­di­car­me a co­ci­nar, es­cri­bir, al­go que de­pen­da ex­clu­si­va­men­te de la crea­ti­vi­dad.

¿Có­mo describirías la re­la­ción que tie­nes con Ro­lex?

Es un gran ho­nor ser miem­bro de la fa­mi­lia Ro­lex. Siem­pre so­ñé con for­mar par­te de ella. Creo que es tan so­lo el prin­ci­pio, y es­toy an­sio­sa por ver qué nos de­pa­ra­rá el fu­tu­ro. Si tu­vie­ra que ele­gir un pun­to cla­ro de in­ter­sec­ción con un re­loj, di­ría que es la pre­ci­sión en los detalles; soy una apa­sio­na­da de la me­cá­ni­ca de la per­fec­ción.

En tu opi­nión, ¿cuál es la co­ne­xión en­tre Ro­lex y el ar­te?

Creo que to­dos los re­lo­jes Ro­lex son ele­gan­tes y atem­po­ra­les, y com­par­ten es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas con la for­ma en que la mú­si­ca clá­si­ca, y el ar­te en ge­ne­ral, se co­nec­ta con no­so­tros co­mo se­res hu­ma­nos. Am­bos re­sis­ten el pa­so del tiem­po. Me gus­ta el he­cho de que so­lo los en­ten­di­dos pue­den di­fe­ren­ciar los dis­tin­tos mo­de­los, una ca­li­dad que tam­bién me fas­ci­na acer­ca del as­pec­to crea­ti­vo del ar­te.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti Ro­lex y el apo­yo que te ha brin­da­do?

Es­toy pro­fun­da­men­te agra­de­ci­da. Es evi­den­te que no po­dría ha­ber­me con­sa­gra­do co­mo ar­tis­ta co­mo lo hi­ce si Ro­lex no me hu­bie­ra acom­pa­ña­do, siem­pre pre­sen­te en mi mu­ñe­ca.

¿Có­mo te pre­pa­ras an­tes de una gran pre­sen­ta­ción?

Siem­pre pon­go la par­ti­tu­ra de­trás de es­ce­na pa­ra tra­tar de ab­sor­ber la ener­gía de los com­po­si­to­res, y lo que in­ten­tan trans­mi­tir. n

La pia­nis­ta china se pre­sen­ta­rá en Chi­le el pró­xi­mo 14 de oc­tu­bre en el mar­co de la tem­po­ra­dade Es­pec­tácu­los Ex­tra­or­di­na­rios 2018 del Tea­tro Mu­ni­ci­pal de San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.