Lo me­jor del Lon­don Fas­hion Week

Lon­don Fas­hion Week se ha po­si­cio­na­do co­mo uno de los even­tos de mo­da más crea­ti­vos e in­no­va­do­res del mun­do, lle­ván­do­se a ca­bo en una de las ciu­da­des más mul­ti­cul­tu­ra­les y vi­bran­tes del pla­ne­ta.

Harper's Bazaar (Chile) - - CONTENIDO - Por Ma­ría Ig­na­cia Ca­rras­co @pa­sion­de­ma­ria

Si bien Lon­don Fas­hion Week es co­no­ci­do por dar una gran tri­bu­na a di­se­ña­do­res emer­gen­tes, siem­pre exis­te una in­te­li­gen­te ten­sión de equi­li­brio en­tre la fuer­za jo­ven, co­mo los gra­dua­dos de Fas­hion East o Molly God­dard, y mar­cas tan tra­di­cio­na­les co­mo Burberry.

Des­de el pun­to de vis­ta crea­ti­vo, la vo­lá­til si­tua­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de ca­ra al Bre­xit ha he­cho re­lu­cir las me­jo­res ha­bi­li­da­des de los di­se­ña­do­res, lo­gran­do que las mar­cas emer­gen­tes de la úl­ti­ma dé­ca­da, ta­les co­mo ERDEM, Ch­ris­top­her Ka­ne y Rok­san­da, se po­si­cio­nen con ma­du­rez, sien­do cons­cien­tes de su co­mu­ni­dad y gru­pos de per­te­nen­cia y man­te­nién­do­se fie­les a su iden­ti­dad y es­té­ti­ca con­sa­gra­da.

Co­mo va­lor agre­ga­do, los or­ga­ni­za­do­res anun­cia­ron or­gu­llo­sos que Lon­don Fas­hion Week es el pri­mer even­to de mo­da de es­ta ca­te­go­ría 100% fur-free, si­guien­do la ten­den­cia que de­fi­ne el nue­vo lu­jo co­mo am­bien­tal y so­cial­men­te res­pon­sa­ble.

Es­te año es­tu­vo mar­ca­do por gran­des ce­le­bra­cio­nes y el de­but de per­so­na­li­da­des de al­to per­fil. Sin du­da, la aten­ción in­dis­cu­ti­da es­tu­vo so­bre Ri­car­do Tis­ci y su arri­bo a la ca­pi­tal in­gle­sa co­mo nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo de Burberry. Pe­se a que men­cio­nó en nu­me­ro­sas en­tre­vis­tas que bus­có

ins­pi­ra­ción en los ar­chi­vos más tra­di­cio­na­les de la mar­ca, su pri­mer show fue sor­pren­den­te y rup­tu­ris­ta pa­ra el es­ce­na­rio lo­cal, ya que in­cor­po­ró el es­ti­lo ita­liano de pro­duc­ción y su acen­tua­do ins­tin­to de mar­ke­ting pa­ra pro­mo­cio­nar la co­lec­ción. En Lon­dres es ha­bi­tual que los shows se reali­cen en pe­que­ñas ga­le­rías de ar­te de Mary­le­bo­ne o gal­po­nes in­dus­tria­les de East Lon­don. En cambio, la lo­ca­ción ele­gi­da por Tis­ci fue un enor­me es­pa­cio me­ticu­losa­men­te di­se­ña­do en Bat­ter­sea, en la que ex­pu­so una co­lec­ción di­ri­gi­da a to­dos los mer­ca­dos y eda­des, que, pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, fue re­fi­na­da y ele­gan­te, en la que tra­tó de de­fi­nir una nue­va for­ma de ves­tir el lu­jo en la co­ti­dia­nei­dad, con una apro­xi­ma­ción rea­lis­ta a la mujer mo­der­na. Pa­ra re­for­zar su éxi­to y ele­var el ni­vel de fa­na­tis­mo (so­bre to­do en­tre los mi­llen­nials), lan­zó una co­lec­ción cáp­su­la vía ecom­mer­ce dis­po­ni­ble pa­ra ser com­pra­da so­lo du­ran­te 24 ho­ras. El tiem­po di­rá có­mo su par­ti­cu­lar es­ti­lo in­flui­rá en la di­ná­mi­ca de la in­dus­tria in­gle­sa.

Otra de­bu­tan­te en Lon­don Fas­hion Week fue Ale­xa Chung con su mar­ca ho­mó­ni­ma, pre­sen­tan­do Arri­vals and De­par­tu­res, una co­lec­ción que se ve co­mo si fue­se sa­ca­da di­rec­ta­men­te de su ar­ma­rio. Ins­pi­ra­da en la mujer via­je­ra, que re­co­rre no so­lo des­ti­nos exó­ti­cos al­re­de­dor del mun­do, sino que tam­bién tras­pa­sa las fron­te­ras del tiem­po, con gui­ños a

las dé­ca­das de los 30, 70 y 90, in­cor­po­ran­do un fi­nal re­fres­can­te y fá­cil de ves­tir. Con es­to, Chung lo­gra po­si­cio­nar­se co­mo una mar­ca que lle­gó pa­ra que­dar­se.

La ido­la­tría por Vic­to­ria Beck­ham y su es­ti­lo per­so­nal es ca­paz de tras­pa­sar ge­ne­ra­cio­nes. Con es­to en men­te, Vic­to­ria no qui­so fo­ca­li­zar to­da la aten­ción en el he­cho de que se tra­ta­ba de su dé­ci­mo aniver­sa­rio, o que vol­vía en glo­ria y ma­jes­tad a Lon­dres pa­ra pre­sen­tar su co­lec­ción, sino que de­ci­dió in­cluir un cas­ting in­clu­si­vo en edad, una mo­vi­da es­tra­té­gi­ca que ayu­da a pro­yec­tar el cre­ci­mien­to de su mar­ca ha­cia los pró­xi­mos 10 años. Su emo­ti­vo show tu­vo lu­gar en una ele­gan­te ga­le­ría de ar­te con­ti­gua a su bou­ti­que en Do­ver Street en May­fair. En ella pre­sen­tó pie­zas con su ca­rac­te­rís­ti­ca con­fec­ción de ai­res ar­qui­tec­tó­ni­cos, mas­cu­li­nos y mi­ni­ma­lis­tas con el to­que pre­ci­so de fe­mi­ni­dad, es­ti­lo que le per­mi­tió des­pren­der­se de su fa­ma es­cé­ni­ca po­pu­lar pa­ra asu­mir una iden­ti­dad en ex­tre­mo ele­gan­te y re­fi­na­da que to­dos lo­gran emu­lar.

Mary Ka­tran­tzou tam­bién ce­le­bró su dé­ci­mo aniver­sa­rio con una im­pre­sio­nan­te co­lec­ción cons­trui­da en torno a la idea de re­co­lec­tar y co­lec­cio­nar. So­bre la pa­sa­re­la se ob­ser­va­ron ro­mán­ti­cos ves­ti­dos ador­na­dos de flo­res y ma­ri­po­sas, co­mo ex­traí­dos del ca­tá­lo­go de un mu­seo bo­tá­ni­co o tra­jes con si­lue­tas que ase­me­ja­ban a bo­te­llas de per­fu­mes.

El ga­lar­do­na­do di­se­ña­dor JW An­der­son se man­tie­ne co­mo uno de los fa­vo­ri­tos de las es­tre­llas del street sty­le, por su inigua­la­ble es­ti­lo bohe­mio y so­fis­ti­ca­do. En su úl­ti­ma co­lec­ción lo­gró com­bi­nar ar­te­sa­nía y detalles her­mo­sa­men­te ela­bo­ra­dos, con prac­ti­ci­dad del di­se­ño, ha­cien­do que sus pren­das sean fá­ci­les de ves­tir, pe­ro sin per­der el to­que ur­bano y al­ter­na­ti­vo de los sec­to­res más ex­cén­tri­cos de la ciu­dad de Lon­dres.

Fa­vo­ri­to de ac­tri­ces, can­tan­tes y ce­le­bri­da­des, Da­vid Ko­ma bus­có ins­pi­ra­ción en las mu­sas es­pa­ño­las de Al­mo­dó­var y en la sen­sua­li­dad mas­cu­li­na de la bai­la­ri­na de fla­men­co Car­men Ama­ya. Por la pa­sa­re­la se ob­ser­va­ron ves­ti­dos con vue­los, te­las de lu­na­res y cor­tes que acen­tua­ban la cin­tu­ra, en to­nos neón so­bre el con­tras­te del blan­co y ne­gro.

Tras es­ta­ble­cer­se en NYC du­ran­te va­rias tem­po­ra­das, Del­po­zo de­ci­dió tras­la­dar sus des­fi­les a Lon­don Fas­hion Week a prin­ci­pios de 2018. Ba­jo la di­rec­ción crea­ti­va de Jo­sep Font, la lí­nea es­tu­vo ins­pi­ra­da en fi­gu­ras or­gá­ni­cas y bo­tá­ni­cas. Las mo­de­los lu­cie­ron ves­ti­dos de se­da con bor­da­dos en to­nos pas­tel y to­ca­dos de pé­ta­los de flo­res, mien­tras des­fi­la­ron al rit­mo de jazz pro­gre­si­vo de un baterista en vi­vo, ba­jo un sau­ce blan­co de pa­pel.

Ca­da tem­po­ra­da Erdem Mo­ra­lio­glu to­ma re­fe­ren­cias de los li­bros de his­to­ria. Du­ran­te su in­ves­ti­ga­ción de la era Vic­to­ria­na, des­cu­brió el ca­so de dos hom­bres ves­ti­dos de mujer, po­pu­la­res en el cir­cui­to noc­turno de la épo­ca, que fue­ron arres­ta­dos por sus ofen­sas, pe­ro lue­go de­ja­dos en li­ber­tad pa­ra vi­vir el res­to de sus días co­mo tra­ves­tis. Es­ta his­to­ria, cu­yo te­ma cen­tral es más re­le­van­te hoy que nun­ca, dio vi­da a su nue­va co­lec­ción de es­ti­lo vic­to­riano, en el que la ro­pa ac­túa co­mo un es­cu­do pro­tec­tor pa­ra vi­si­ble­men­te ocul­tar la se­xua­li­dad. En­tre las mo­de­los, dos hom­bres usan­do ves­ti­dos, uno por ca­da per­so­na­je de su his­to­ria. n

El im­pac­tan­te mo­de­loque lle­vó Ma­ría Ig­na­cia una co-crea­ción fue en­tre ella y Lo­rai­neHol­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.