DES­TI­NA­DAS A ES­TAR JUN­TAS

Co­mo una apa­sio­na­da lec­to­ra du­ran­te to­da su vi­da y de­fen­so­ra del nue­vo talento li­te­ra­rio, Sa­rah Jes­si­ca Par­ker lan­za su pro­pia edi­to­rial. Eri­ca Wag­ner se reúne con la ac­triz con­ver­ti­da en pu­bli­cis­ta y con su pri­me­ra au­to­ra, la no­ve­lis­ta de­bu­tan­te, Fatima

Harper's Bazaar (Chile) - - AGENDA - Fo­to­gra­fías de Ri­chard Phibbs Editora de se­sión: Char­lot­te Da­vey

Esu­na tar­de llu­vio­sa en West Vi­lla­ge, pe­ro no me mo­les­ta la tor­men­ta. Es­toy fe­liz­men­te có­mo­da en la me­sa de un aco­ge­dor res­tau­ran­te bis­tró con Sa­rah Jes­si­ca Par­ker y Fatima Far­heen Mir­za, mien­tras ha­bla­mos de li­bros. ¿Qué po­dría ser me­jor? Mir­za, de 27 años, con gran­des ojos os­cu­ros y una son­ri­sa a flor de piel, es la ta­len­to­sa au­to­ra de­bu­tan­te cu­ya no­ve­la, A Pla­ce for Us, re­cién fue lan­za­da por SJP for Ho­garth, una nue­va edi­to­rial cu­ra­da por Par­ker. Lo que se trans­mi­te con cla­ri­dad a lo lar­go de nues­tra con­ver­sa­ción es el gran ca­ri­ño y ver­da­de­ro afec­to que las dos mu­je­res se tie­nen y la se­rie­dad con la que ca­da una, a su ma­ne­ra, per­ci­be el po­der de la li­te­ra­tu­ra pa­ra cam­biar la vi­da de los de­más.

Par­ker, cla­ro, es una es­tre­lla glo­bal con­sa­gra­da, pe­ro al se­guir­la en Ins­ta­gram es po­si­ble en­con­trar pu­bli­ca­cio­nes cons­tan­tes acer­ca de su pa­sión por la lec­tu­ra: Exit West, de Moh­sin Hamid; Con­ver­sa­tions with Friends, de Sally Roo­ney, y Ana­tomy of a Mi­ra­cle, de Jo­nat­han Mi­les. To­dos pue­den ser ha­lla­dos en sus posts; el úl­ti­mo fue una se­lec­ción del club de lec­tu­ra del Ame­ri­can Li­brary As­so­cia­tion, don­de Par­ker es la di­rec­to­ra ho­no­ra­ria. Leer es, sin du­da al­gu­na, una par­te fun­da­men­tal de la vi­da de es­ta fa­mo­sa ac­triz.

Y aho­ra ha lan­za­do su pro­pia edi­to­rial. SJP for Ho­garth fue con­ce­bi­da en una afor­tu­na­da reunión ha­ce cin­co años en­tre Par­ker y Molly Stern, pu­bli­cis­ta de Ho­garth en Es­ta­dos Uni­dos. “(Par­ker) co­men­zó por pre­gun­tar­me so­bre de The Din­ner, de Her­man Koch, y di­jo que se mo­ría por con­se­guir­lo. Pen­sé: ‘¿Quién es es­ta per­so­na, ha­blan­do de no­ve­las ho­lan­de­sas an­tes de que sean pu­bli­ca­das?’”, di­ce Stern. (The Din­ner, por cier­to, se con­vir­tió más ade­lan­te en un best se­ller, buen in­di­ca­dor de que Par­ker tie­ne un ojo pa­ra un li­bro exi­to­so). Los orí­ge­nes de Ho­garth son la im­pren­ta crea­da por Leo­nard y Vir­gi­nia Woolf ha­ce más de un si­glo, una co­ne­xión que de in­me­dia­to atra­jo a Par­ker. Mien­tras pe­di­mos nues­tras ta­zas de ca­fé, le en­tre­go un ma­te­rial del archivo Ba­zaar: pie­zas es­cri­tas por Vir­gi­nia Woolf pa­ra la re­vis­ta. Par­ker es­tá en­tu­sias­ma­da. “¡Es in­creí­ble!”, di­ce, y guar­da con cui­da­do los pa­pe­les en su car­te­ra.

“Lo que es tan emo­cio­nan­te acer­ca de la fic­ción li­te­ra­ria”, con­ti­núa mien­tras sus ojos azul gri­sá­ceos, y su es­ta­do de áni­mo se in­ten­si­fi­can, “es que cuan­do en­cuen­tras vo­ces glo­ba­les, co­nec­tas con per­so­nas que no se pa­re­cen a ti. Los gran­des li­bros te trans­por­tan, cam­bian tu men­ta­li­dad, te per­mi­ten es­tar en otros lu­ga­res y te ha­cen sen­tir una tris­te­za pro­fun­da que te co­nec­ta con el cen­tro de tus emo­cio­nes. Creo que eso es al­go muy es­pe­cial pa­ra los lectores”. Sin em­bar­go, una co­sa es amar la li­te­ra­tu­ra y otra, aven­tu­rar­se en el es­ca­bro­so mun­do de la in­dus­tria edi­to­rial cuan­do tie­nes mi­les de asun­tos por aten­der to­do el tiem­po.

A Pla­ce for Us es una his­to­ria fa­mi­liar: Ra­fiq y Lay­la, ma­dre y pa­dre; Ha­dia, Hu­da y Amar, sus hi­jos. La no­ve­la co­mien­za con la bo­da de Ha­dia en Ca­li­for­nia; es evi­den­te que la fa­mi­lia ha su­fri­do por una se­pa­ra­ción de Amar, su úni­co hi­jo va­rón, pe­ro al co­mien­zo el lec­tor no sa­be por qué. A lo lar­go de la his­to­ria sur­ge una com­ple­ja di­ná­mi­ca de emo­cio­nes, y la obra se desa­rro­lla con una im­pac­tan­te ma­du­rez, aun­que Mir­za co­men­zó el li­bro a los 18 años de edad. “Lo pri­me­ro que vino a mi men­te fue la ima­gen de una fa­mi­lia reuni­da en una bo­da”, di­ce la au­to­ra. “Sa­bía que era la de la hi­ja ma­yor y que es­ta­ban preo­cu­pa­dos por­que su hi­jo no lle­ga­ría a tiem­po pa­ra la fo­to”. Ha­bla con cier­ta emo­ti­vi­dad acer­ca del ‘sen­ti­do de obli­ga­ción’ que sin­tió por sus per­so­na­jes mien­tras pro­gre­sa­ba, des­cu­brien­do sus me­mo­rias y con­flic­tos, y de­ci­dió que se da­ría 10 años pa­ra ter­mi­nar­lo, así que lo lo­gró jus­to a tiem­po. “Que­ría apren­der a es­cri­bir, y que los per­so­na­jes fue­ran com­ple­jos. No desea­ba una his­to­ria que fue­ra so­lo bue­na”. Mir­za es gra­dua­da del pres­ti­gio­so Io­wa Wri­ters’ Works­hop, pe­ro en un ini­cio es­tu­dió pa­ra con­ver­tir­se en mé­di­co en la Universidad de Ca­li­for­nia, en Ri­ver­si­de. La de­ci­sión de cam­biar de la me­di­ci­na a la es­cri­tu­ra “vol­vió lo­co a mi pa­pá”, con­fie­sa aho­ra rién­do­se. “¡Pen­só que era una lo­cu­ra de­di­car­me a es­to!”.

Par­ker se gi­ra a ver­me. “Hay tan­to acer­ca de es­ta jo­ven mujer que re­sul­ta in­tere­san­te e im­por­tan­te”, di­ce con or­gu­llo. “Pien­so que su voz es po­de­ro­sa por su pers­pec­ti­va y ha­bi­li­dad de con­tar his­to­rias, y por lo que desea com­par­tir de su vi­da a tra­vés del me­dio de la fic­ción li­te­ra­ria”. Des­pués se in­cli­na, di­ri­gién­do­se a Mir­za. “Es muy in­tere­san­te que te ha­yas da­do ¡10 años! No he es­cu­cha­do a nin­guno de mis co­le­gas de­cir: ‘Me da­ré 10 años’. Tal vez dos. Eso de­mues­tra una per­cep­ción dis­tin­ta acer­ca de la sa­tis­fac­ción, el com­pro­mi­so y la cu­rio­si­dad. Ade­más, es rea­lis­ta y ma­du­ro”.

Par­ker y Molly Stern ad­qui­rie­ron los de­re­chos de A Pla­ce for Us tras di­ri­gir­se a las ofi­ci­nas neo­yor­qui­nas de los agen­tes li­te­ra­rios, de­mos­tran­do la se­rie­dad de su pro­yec­to. “La pri­me­ra agen­cia que vi­si­té fue Wy­lie Agency y es­ta­ba ate­rra­da”, di­ce Par­ker. An­drew Wy­lie, a quie­nes al­gu­nos lla­man ‘El Cha­cal’ por su fe­ro­ci­dad an­te sus clien­tes, es uno de los agen­tes de Nue­va York más res­pe­ta­dos. “Ha­bía al­go ma­ra­vi­llo­sa­men­te mí­ti­co acer­ca de él. Su ofi­ci­na se veía jus­to co­mo que­ría que lu­cie­ra. La ex­pe­rien­cia en su to­ta­li­dad fue in­ti­mi­dan­te”. Pe­ro es cla­ro que Wy­lie no­tó su com­pro­mi­so y les en­vió el li­bro de Mir­za. Par­ker so­lo tu­vo que leer un ter­cio de la obra an­tes de enamo­rar­se. “Es­ta­ba ano­na­da­da. Pen­sé: ‘Es­to es al­go real­men­te es­pe­cial’. Así que me sen­tí lo su­fi­cien­te­men­te va­lien­te pa­ra dar­le se­gui­mien­to, y de al­gu­na

“LOS GRAN­DES

LI­BROS TE TRANS­POR­TAN, CAM­BIAN TU MEN­TE Y TE PER­MI­TEN ES­TAR EN VA­RIOS LU­GA­RES”.

ma­ne­ra Fatima nos brin­dó la opor­tu­ni­dad”. Son­ríe, tal vez con un po­co de re­mor­di­mien­to. Ase­gu­ra que sa­bía que “ha­bría re­nuen­cia por par­te de los es­cri­to­res y agen­tes por en­ten­der lo que es­ta­ba in­ten­tan­do ha­cer”; y se en­cuen­tra muy agra­de­ci­da por la con­fian­za de Mir­za. “La acom­pa­ño a per­se­guir su sue­ño”, di­ce sa­tis­fe­cha.

La es­cri­to­ra se sien­te igual de sor­pren­di­da. Co­no­ció a Par­ker ca­si un año an­tes de nues­tra pe­que­ña reunión en la que las tres dis­fru­ta­mos de una in­tere­san­te con­ver­sa­ción con una de­li­cio­sa ta­za de té. La ac­triz con­tac­tó a Mir­za, que aca­ba­ba de mu­dar­se a Nue­va York de su na­tal Ca­li­for­nia. La jo­ven in­gre­só en un McDo­nald’s pa­ra to­mar la lla­ma­da, y lo re­cuer­da to­do con vi­vi­dez. “Es­ta­ba muy emo­cio­na­da por ha­blar del li­bro. Aho­ra me da un po­co de ver­güen­za, pe­ro di­je: ‘Dios, ¡re­co­noz­co es­ta voz!’. Me sen­tía muy sor­pren­di­da por la con­ver­sa­ción. Me en­con­tra­ba ner­vio­sa, ya que ha­bía tra­ba­ja­do bas­tan­te du­ro en mi obra. Y ahí es­tá­ba­mos, te­nien­do es­ta dis­cu­sión, con de­ce­nas de per­so­nas co­mien­do pa­pas fri­tas a mi al­re­de­dor”.

Aun­que Mir­za cre­ció en Ca­li­for­nia –don­de se am­bien­ta su li­bro–, es­tá en­fo­ca­da en co­lo­car un lí­mi­te en el pa­ra­le­lis­mo con su pro­pia vi­da, to­man­do en cuen­ta que los de­buts son con fre­cuen­cia con­si­de­ra­dos au­to­bio­grá­fi­cos. Pe­ro lo que sí que­ría mos­trar era una fa­mi­lia mu­sul­ma­na or­di­na­ria -co­mo es la su­ya-, que ba­ta­lla con los asun­tos nor­ma­les de ca­da nú­cleo, con los ar­gu­men­tos y di­vi­sio­nes que sur­gen sin im­por­tar el amor que exis­te. Los te­rri­bles ata­ques del 11 de sep­tiem­bre de 2001 ocu­rren en el trans­cur­so de la obra, pe­ro se en­cuen­tran tras bam­ba­li­nas. “Mi in­ten­ción con la no­ve­la no era re­du­cir la vi­da de es­tos per­so­na­jes a las eti­que­tas que al­gu­nas per­so­nas pue­den apli­car, co­mo ‘Fa­mi­lia mu­sul­ma­na post 9/11’, ya que jus­to eso fue al­go in­có­mo­do du­ran­te mi cre­ci­mien­to. Ha­bía una fal­ta de re­pre­sen­ta­ción de his­to­rias mu­sul­ma­nas en los me­dios; ci­ne, li­te­ra­tu­ra, mú­si­ca... to­do. Y des­pués, so­la­men­te cier­tas his­to­rias eran di­fun­di­das. No quie­ro ha­blar mu­cho de ellos; sin em­bar­go, to­dos sa­be­mos lo que son. No ha­bía na­da que con­tra­rres­ta­ra eso. Eso es lo que oca­sio­na ig­no­ran­cia y odio”.

“Bueno, es inevi­ta­ble ha­blar de ello”, in­ter­vie­ne pre­ci­san­do Par­ker. “Pe­ro el li­bro no es­tá car­gan­do ese pe­so, ni tra­ta de co­rre­gir a so­las el ca­mino”.

A Pla­ce for Us no es per­fec­ta; po­cas no­ve­las lo son, mu­cho me­nos las de­bu­tan­tes. Pe­ro no hay dis­cu­sión res­pec­to de la ne­ce­si­dad de per­mi­tir que los lectores en­tren a mun­dos que nun­ca an­tes ha­bían co­no­ci­do, y jus­to ese es el pro­pó­si­to que com­par­ten Par­ker, Mir­za y Ho­garth. Al pre­gun­tar qué desea al­can­zar con SJP for Ho­garth, Par­ker di­ce: “No me gus­tan los con­cep­tos idea­les y con­ci­sos. Me in­tere­san las his­to­rias po­de­ro­sas con per­so­na­jes pro­fun­dos que sean glo­ba­les”. El plan es pu­bli­car cua­tro li­bros al año; ha con­se­gui­do a un es­cri­tor de Tri­ni­dad, y otro de Tur­quía. “Co­mo lec­to­ra quie­ro trans­por­tar­me a otros lu­ga­res. Mien­tras más le­jos es­té, geo­grá­fi­ca o emo­cio­nal­men­te, más me aden­tro en la his­to­ria y más sa­tis­fac­to­ria es la ex­pe­rien­cia co­mo lec­to­ra. Mien­tras más sea po­si­ble ver y oler un lu­gar -que pue­de ser el ho­gar de Ha­dia, la mú­si­ca por la ma­ña­na o el so­ni­do de un re­zo-, es cuan­do en ver­dad creo que es­toy pre­sen­te, pue­do sen­tir­lo y, en reali­dad, en­ten­der­lo. De­seo, co­mo editora, im­pri­mir ese ti­po de li­bros y que lle­guen a ma­nos de los lectores”.

En es­tos tiem­pos tan ex­tra­ños, es un en­fo­que bas­tan­te no­ble, y A Pla­ce for Us es un co­mien­zo, de­fi­ni­ti­va­men­te, fa­vo­ra­ble. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.