Ugly is the new black

No es la pri­me­ra vez que pa­sa, pe­ro nun­ca ha­bía si­do tan po­de­ro­so. El im­pe­rio del “feís­mo” en la mo­da es­can­da­li­za a mu­chos y fas­ci­na a otros. Lo cier­to es que, hoy por hoy, ves­tir feo es lo más chic.

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido - Por An­to­nio Gon­zá­lez de Co­sío

Si re­cien­te­men­te has si­do tes­ti­go de una des­agra­da­ble vi­sión que con­tra­di­ce to­do aque­llo que con­si­de­ra­bas de buen gus­to, no hay ne­ce­si­dad de pe­lliz­car­te el bra­zo pa­ra sa­ber si es­tás so­ñan­do. No es una pe­sa­di­lla, sino que se tra­ta de la pro­pues­ta de mu­chos di­se­ña­do­res pa­ra es­ta nueva tem­po­ra­da. To­do lo que se nos di­jo que era un te­rri­ble error –za­pa­ti­llas con ves­ti­do, ra­ras com­bi­na­cio­nes de es­tam­pa­dos o co­lo­res, san­da­lias de piscina con cal­ce­ti­nes, pren­das que no ajus­tan bien ni fa­vo­re­cen– es jus­to lo que hoy día to­do el mun­do mue­re por lle­var. Los fas­hio­nis­tas ha­cen lar­gas fi­las en las bou­ti­ques pa­ra com­prar eso, co­sa que so­lo un año atrás nos ha­bría es­can­da­li­za­do.

Pe­ro ¿por qué nos lla­ma la aten­ción? ¿Quién de­ci­de por qué al­go es feo? ¿Al­gu­na de es­tas ten­den­cias, al igual que el pa­ti­to del cuen­to, ter­mi­na­rá con­vir­tién­do­se en cis­ne? Aso­mé­mo­nos un po­co en al­gu­nos mo­men­tos feís­tas en la his­to­ria de la mo­da pa­ra ob­ser­var que al fi­nal mu­chas ten­den­cias no eran an­ti­es­té­ti­cas, sino in­com­pren­di­das.

Por ne­ce­si­dad, crea­ti­vi­dad o re­bel­día

A lo lar­go de la his­to­ria, las ten­den­cias de mo­da han sur­gi­do co­mo re­sul­ta­do de una ne­ce­si­dad me­ra­men­te prác­ti­ca o emo­cio­nal, es de­cir, pa­ra ves­tir­nos o pa­ra ma­ni­fes­tar al­go con la ro­pa que usa­mos. Pe­ro así co­mo una pren­da fun­cio­nal pue­de exis­tir sin car­ga emo­ti­va, ha­brá otra do­ta­da de sen­ti­mien­tos que no pue­de so­bre­vi­vir si no es fun­cio­nal. Por ejem­plo, los sti­let­tos fe­ti­che del bon­da­ge, de ta­cón su­per­al­to y pie por com­ple­to en pun­ta so­lo sir­ven co­mo fan­ta­sía eró­ti­ca, no pa­ra ca­mi­nar. Al mo­men­to de que Ch­ris­tian Lou­bou­tin los to­mó co­mo ins­pi­ra­ción y los hi­zo prác­ti­cos, se con­vir­tie­ron en una ten­den­cia.

En la épo­ca del Di­rec­to­rio, en la Fran­cia del si­glo XVIII, na­cie­ron dos gru­pos lla­ma­dos los In­cro­ya­bles y las Mer­vei­lleu­ses, con­for­ma­do por in­te­lec­tua­les, aris­tó­cra­tas y nue­vos ri­cos que se re­ve­la­ban an­te la se­ve­ri­dad es­té­ti­ca na­ci­da co­mo con­se­cuen­cia de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Crea­ron mo­das ex­ce­si­vas y ab­sur­das que es­can­da­li­za­ban a las bue­nas con­cien­cias, pe­ro que una vez asen­ta­das sir­vie­ron de ins­pi­ra­ción a fu­tu­ras co­rrien­tes es­té­ti­cas, co­mo la lla­ma­da dan­dis­mo.

Co­mo ve­mos, la crea­ti­vi­dad ha si­do siem­pre un la­bo­ra­to­rio en el que han sa­li­do ma­ra­vi­llas o en­gen­dros, pe­ro gra­cias a los gran­des crea­do­res de la mo­da que se han arries­ga­do, ac­tual­men­te te­ne­mos pren­das que pue­den ser ver­da­de­ras obras de ar­te. Cuan­do en el si­glo pa­sa­do Co­co Cha­nel de­ci­dió ha­cer tra­jes con jer­sey, tex­til que se uti­li­za­ba pa­ra crear la ro­pa in­te­rior de los hom­bres, mu­cha gen­te pen­só que aque­llo era un ho­rror… y se con­vir­tió en uno de los ha­llaz­gos de mo­da más importantes del si­glo pa­sa­do. Se­gu­ro sus con­tem­po­rá­neos pen­sa­ron de ella co­sas co­mo las que ac­tual­men­te se pue­de juz­gar de Dem­na Gva­sa­lia, quien ha crea­do cal­ce­ti­nes con sue­la de za­pa­ti­llas pa­ra Ve­te­ments o que usa mos­cas y cu­ca­ra­chas co­mo jo­ye­ría en Ba­len­cia­ga. La par­te de los in­sec­tos pue­de ser cues­tio­na­ble co­mo ele­men­to es­té­ti­co, pe­ro los cal­ce­ti­nes-za­pa­ti­llas res­pon­den a una idea más fun­cio­nal.

Tam­bién en los años 40, an­te la ca­ren­cia de tex­ti­les pa­ra con­fec­cio­nar pren­das de ves­tir, las mu­je­res usa­ron pei­na­dos hi­per­bó­li­cos que sus­ti­tuían los som­bre­ros; con el fin de imi­tar la cos­tu­ra de las me­dias

de se­da –es­ca­sa en ese mo­men­to– pin­ta­ban una lí­nea ver­ti­cal en la par­te pos­te­rior de sus piernas o, bien, uti­li­za­ban cal­ce­ti­nes con sus za­pa­tos de ta­cón. Es­ta ten­den­cia na­ci­da de una ne­ce­si­dad se con­vir­tió en ins­pi­ra­ción pa­ra mu­chos crea­do­res, que han to­ma­do es­ta idea de un tiem­po a la fe­cha, lle­gan­do al ex­tre­mo de com­bi­nar cal­ce­ti­nes con san­da­lias, al­go que has­ta ha­ce unos años era un com­ple­to faux pas.

Feo no: di­fe­ren­te

“¿De ver­dad exis­ten per­so­nas que an­dan en la ca­lle ves­ti­das de esa ma­ne­ra?”, co­men­tó una mu­jer a otra en un Star­bucks mien­tras ob­ser­va­ban una pu­bli­ca­ción. Sí, era una ima­gen un po­co ex­tre­ma de un look over­si­ze: la mo­de­lo pa­re­cía ha­ber­se en­co­gi­do den­tro de su atuen­do. Pu­de en­ten­der el ra­zo­na­mien­to de las dos mu­je­res; sin em­bar­go, soy in­ca­paz de re­co­no­cer que la idea de la ro­pa gi­gan­tes­ca me pa­rez­ca un gran ha­llaz­go. Eso sí, re­sul­ta un mo­do in­tere­san­te de ju­gar con la si­lue­ta y ex­pe­ri­men­tar con nue­vos vo­lú­me­nes, co­mo lo ha he­cho Jun­ya Wa­ta­na­be a lo lar­go de to­da su ca­rre­ra.

Las cha­que­tas de jeans re­cons­trui­das y re­for­ma­das de Ve­te­ments, Ac­ne Stu­dios o Mar­tin Mar­gie­la son una es­pe­cie de en­gen­dro del Dr. Fran­kens­tein, he­chas de tro­zos de di­fe­ren­tes pie­zas o de la mis­ma pren­da ro­ta y vuel­ta a ar­mar, y en es­te caos crea­ti­vo exis­te gen­te que úni­ca­men­te ve eso: un sin­sen­ti­do. No obs­tan­te, lo que gesta es un len­gua­je es­ti­lís­ti­co cu­yo ob­je­ti­vo es en­con­trar nue­vas ma­ne­ras de be­lle­za: un mons­truo re­cons­trui­do que re­sul­te atrac­ti­vo.

Al fi­nal del día, ¿quién de­ci­de qué es feo y qué es her­mo­so? En efec­to, hay una se­rie de va­lo­res his­tó­ri­cos, con ba­se en las pro­por­cio­nes de be­lle­za clá­si­ca grie­ga o la­ti­na que si­guen es­tan­do muy pre­sen­tes, y aun­que se han ido mo­di­fi­can­do de acuer­do con los pe­rio­dos his­tó­ri­cos, la re­gla si­gue sien­do la mis­ma: la Ve­nus con­ti­nua­rá sien­do la Ve­nus. Sin em­bar­go, tam­bién la his­to­ria nos mues­tra que la be­lle­za no es so­lo una, sino mu­chas, y en es­te mo­men­to in­ten­ta­mos en­con­trar nue­vos re­fe­ren­tes es­té­ti­cos que se acer­quen a nues­tra ac­tua­li­dad.

An­ta­ño, so­la­men­te un gru­po de in­di­vi­duos dic­ta­ba lo que de­bía lle­var­se pues­to. Hoy día los di­se­ña­do­res con­ti­núan sien­do quie­nes pro­po­nen, pe­ro los con­su­mi­do­res son los que dis­po­nen de una ten­den­cia. Co­mo nun­ca, las per­so­nas –reales o vir­tua­les– que ha­bi­tan en las re­des so­cia­les co­mien­zan a te­ner voz y vo­to en lo que lle­gan a las tien­das y en lo que se de­ci­den com­prar… ¿o no? Si Kim Kar­das­hian lo ava­la, de­be­rá ser bueno, o jus­to lo opues­to. Y de es­ta ma­ne­ra, la in­dus­tria de la mo­da se ha en­ca­rri­la­do ha­cia el fu­tu­ro. Los di­se­ña­do­res ya no son dic­ta­do­res, sino gen­te ‘nor­mal’ co­mo Jac­que­mus, es­ti­lis­tas co­mo Vir­gil Abloh o em­pre­sa­rios co­mo Aman­cio Or­te­ga.

Sí, lo feo ha exis­ti­do, ha es­can­da­li­za­do y siem­pre nos ha aca­ba­do por gus­tar: la mo­da uni­sex de los años 60, las ma­xi­hom­bre­ras de los 80 de Mu­gler y Mon­ta­na (que hoy han vuel­to con fie­re­za) o los es­tam­pa­dos ba­rro­cos de Ver­sa­ce, pa­sa­ron de ser sta­te­ment a la vul­ga­ri­dad más ab­so­lu­ta y aho­ra re­gre­san al Olim­po de lo trendy; Miuc­cia Pra­da ha si­do la maes­tra de re­trans­for­mar lo feo y vul­gar en di­vino –el plás­ti­co, los ta­co­nes bur­dos, los za­pa­tos de abue­la–, y la lo­go­ma­nía re­bo­ta de la pre­di­lec­ción a lo soez en un abrir y ce­rrar de ojos.

Por ello, no sea­mos in­jus­tos con los za­pa­tos de abue­lo, de Ba­len­cia­ga; con los abri­gos de PVC, de Cal­vin Klein 205W39NYC, o con el inaca­ba­ble ex­ce­so de cris­ta­les y len­te­jue­las de Bal­main. Es muy pro­ba­ble que, si to­do es­to no nos ha enamo­ra­do ya, muy pron­to de­ven­ga en al­go que nos pa­re­ce­rá lo más her­mo­so que na­die hu­bie­ra crea­do. Ya lo de­cía Um­ber­to Eco: “Es ne­ce­sa­ria la os­cu­ri­dad pa­ra apre­ciar la luz”. Y no­so­tros aña­di­mos: “Es indispensable el mo­vi­mien­to feís­ta pa­ra con­quis­tar nue­vos te­rri­to­rios de la be­lle­za”. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.