CO­LO­RES

Con­ver­sa­mos con la pia­nis­ta na­cio­nal Maha­ni Tea­ve so­bre sus ins­pi­ra­cio­nes y desafíos en el mar­co de su pre­sen­ta­ción que dio ini­cio a los Con­cier­tos de Pri­ma­ve­ra de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ri­co San­ta Ma­ría. Por An­drea La­rra­be

Harper's Bazaar (Chile) - - Portada -

La pia­nis­ta chi­le­na, oriun­da de Ra­pa Nui, se ha­bía enamo­ra­do del ins­tru­men­to in­clu­so an­tes de que es­te arri­ba­ra por pri­me­ra vez a su ciu­dad. Des­de pe­que­ña, ha­bía sen­ti­do cu­rio­si­dad por el piano que te­nía su abue­lo ma­terno, que era com­po­si­tor afi­cio­na­do, en Es­ta­dos Uni­dos, y la mo­ti­va­ción ya ha­bía na­ci­do. Hoy, Maha­ni es de las ar­tis­tas mu­si­ca­les más des­ta­ca­das de nues­tro país, y con­ver­sa­mos con ella en pre­pa­ra­ción pa­ra su con­cier­to en el Cam­pus Vi­ta­cu­ra de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ri­co San­ta Ma­ría, even­to que dio ini­cio a las ac­ti­vi­da­des primaverales.

Ad­mi­ra­do­ra de com­po­si­to­res y ar­tis­tas co­mo Jas­cha Hei­fetz, Ma­ría Ca­llas, Mart­ha Ar­ge­rich y Phi­lip­pe Ja­roussky (a es­te con­tra­te­nor lo de­fi­ne co­mo “un án­gel so­bre la tie­rra can­tan­do”), la ar­tis­ta con­fie­sa que lo cru­cial es la prác­ti­ca. “Hay que ir pu­lien­do las obras, co­no­cién­do­las bien pa­ra po­der en­tre­gar­lo to­do. Pre­vio a una pre­sen­ta­ción me gus­ta to­mar una sies­ta, dar­le una vuel­ta al pro­gra­ma y to­mar con­cien­cia de ca­da armonía”.

Pa­ra es­te con­cier­to, es­co­gió un pro­gra­ma que reúne pie­zas que ama to­car, al­gu­nas más an­ti­guas, “co­mo vie­jos ami­gos” y otras nue­vas.

¿Crees que otro ins­tru­men­to, ade­más del piano, po­dría ha­ber lla­ma­do tu in­te­rés des­de pe­que­ña?

Ab­so­lu­ta­men­te, por­que to­dos los ins­tru­men­tos me en­can­tan. Po­dría ha­ber­me de­di­ca­do a cual­quier otro si qui­zás hu­bie­se es­cu­cha­do más mú­si­ca de ellos. El vio­lín, el vio­len­che­lo, por ejem­plo, me pa­re­cen ins­tru­men­tos mag­ní­fi­cos.

¿Qué es lo que más te cau­ti­va del ins­tru­men­to que to­cas?

La ca­li­dad so­no­ra que tie­ne. En el piano se pue­den in­ter­pre­tar obras que son jo­yas fi­ní­si­mas y otras que son mu­cho más tos­cas. La ga­ma de co­lo­res, tim­bres y re­gis­tros que po­see per­mi­te crear to­do ti­po de imá­ge­nes co­lo­rís­ti­cas.

Tu ca­rre­ra co­mo ar­tis­ta ha es­ta­do lle­na de re­co­no­ci­mien­tos y pres­ti­gio. ¿Qué crees que ha si­do lo más en­ri­que­ce­dor?

Sim­ple­men­te po­der vi­vir de lo que me gus­ta ha­cer. Uno co­mo mú­si­co se nu­tre de po­der pa­sar ho­ras con el ins­tru­men­to, bus­can­do nue­vos co­lo­res, es­tas imá­ge­nes so­no­ras ma­ra­vi­llo­sas, y es un ver­da­de­ro de­lei­te ser ca­paz de es­tar to­dos los días tra­ba­jan­do en es­to. Mu­chas ve­ces es di­fí­cil, pe­ro al fi­nal tam­bién es tre­men­da­men­te gra­ti­fi­can­te.

La pia­nis­ta na­cio­nal dio ini­cio a los Con­cier­tos de Pri­ma­ve­ra de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ri­co San­ta Ma­ría en su cam­pus de Vi­ta­cu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.