EL LA­DO SAL­VA­JE DE LA MO­DA

Harper's Bazaar (Chile) - - Los Extras - Por Ale­jan­dra Mi­ran­da

La pri­me­ra vez que el hom­bre se vis­tió usó pie­les de ani­ma­les, los mis­mos que ca­za­ba pa­ra ali­men­tar­se. Eso ocu­rrió, se­gún es­tu­dios an­tro­po­ló­gi­cos, ha­ce unos 170 mil años. Aho­ra, de­cir que es ten­den­cia des­de en­ton­ces es exa­ge­ra­do, pe­ro de que es un must per­ma­nen­te que es­tá pró­xi­ma a cum­plir un si­glo, es un he­cho.

El 15 de ju­lio de 2017 se cum­plie­ron 20 años de la muerte de Gian­ni Ver­sa­ce, uno de los gran­des en la his­to­ria de la mo­da, y pa­ra ren­dir­le un ho­me­na­je, su her­ma­na Do­na­te­lla con­vo­có a las mo­de­los íco­nos de los no­ven­ta con el pro­pó­si­to de pre­sen­tar una lla­ma­ti­va y re­car­ga­da co­lec­ción pri­ma­ve­ra-ve­rano 2018. Gi­se­lle Bünd­chen, Clau­dia Schif­fer y Cindy Craw­ford –en­tre otras- po­sa­ron co­mo en sus me­jo­res tiem­pos, pe­ro to­das las mi­ra­das se fi­ja­ron en la “Dio­sa de ébano”, Nao­mi Camp­bell, que des­lum­bró con su in­far­tan­te out­fit de la lí­nea Ani­ma­lier. Fue un gui­ño mo­derno y re­no­va­do a la fas­ci­na­ción del ex­tin­to di­se­ña­dor por el ani­mal print.

Pe­ro el re­co­no­ci­mien­to de Do­na­te­lla a su her­mano no fue una lo­cu­ra ni se ale­jó de lo que se vie­ne mos­tran­do en las más im­por­tan­tes pa­sa­re­las des­de ha­ce bas­tan­te tiem­po. Ro­ber­to Ca­va­lli di­jo al­gu­na vez que el mun­do es una gran jun­gla y vien­do lo que mos­tra­ron las más re­co­no­ci­das mar­cas en los úl­ti­mos fas­hion week de Pa­rís, Lon­dres y Nue­va York, cla­ra­men­te se re­fe­ría al uni­ver­so de la mo­da.

El es­tam­pa­do leo­par­do en los ves­ti­dos ti­po tú­ni­cas de Saint Laurent, los bla­zers de Elie Saab, los top de Burberry, los tra­jes de Tom Ford mez­cla­dos con ro­jo fu­rio­so en un osa­do Guc­ci; el print de co­co­dri­lo en los pan­ta­lo­nes y cha­que­tas de Ri­chard Quinn, y la jun­gla com­ple­ta de Dolce & Gabbana don­de mez­cla­ron pi­tón, ji­ra­fa, ti­gre y más, son ape­nas una re­su­mi­da mues­tra de lo que vie­ne pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da.

PO­DER ANI­MAL

Los re­gis­tros his­tó­ri­cos dan cuen­ta de que en me­dio de los lo­cos años 20 irrum­pió la di­va del ci­ne Gloria Swan­son, con unos co­que­tos de­ta­lles de piel de leo­par­do en el cue­llo de su abri­go y en el som­bre­ro, lo que fue in­ter­pre­ta­do en la épo­ca co­mo má­xi­ma ele­gan­cia y po­der. No­ve­do­so el look, pe­ro no su con­no­ta­ción, por­que no es an­to­ja­di­zo que ha­ya ele­gi­do tal fe­lino pa­ra ador­nar su ves­tua­rio. Se­gún el jo­ven di­se­ña­dor y ar­qui­tec­to Juan Pa­blo Es­pí­no­la: “En la an­ti­güe­dad, hom­bres y mu­je­res usa­ban las pie­les no so­lo pa­ra cu­brir­se el cuer­po, sino tam­bién pa­ra ab­sor­ber su ener­gía. Con la evo­lu­ción, se pue­de ver que a la ho­ra de ves­tir­se no se ele­gía cual­quier ani­mal, sino que se op­ta­ba por aque­llos va­lo­ra­dos es­té­ti­ca­men­te, los que te­nían un len­gua­je vi­sual im­por­tan­te”, acla­ra. Y siem­pre con el mis­mo pa­trón: prin­ci­pal­men­te fe­li­nos de gran ta­ma­ño y rep­ti­les, es de­cir, es­pe­cies de di­fí­cil y arries­ga­da ca­za.

Ha­cien­do un re­co­rri­do por una lí­nea de tiem­po se pue­de com­pro­bar que las pie­les de cier­tos ani­ma­les es­tán aso­cia­das al po­der, a la ri­que­za y a la co­que­te­ría fe­me­ni­na, des­de los an­ti­guos re­yes has­ta la ac­tua­li­dad. Felizmente hoy se usan ca­da vez más ré­pli­cas sin­té­ti­cas por­que, pre­sio­na­dos por las ins­ti­tu­cio­nes de pro­tec­ción ani­mal, los di­se­ña­do­res le es­tán dan­do la es­pal­da a las na­tu­ra­les. Ade­más, la in­dus­tria se ha en­car­ga­do de re­pro­du­cir los di­se­ños en te­las más ver­sá­ti­les, que se adap­tan a to­do ti­po de pren­das.

Pa­ra Jessica Me­za, cu­ra­do­ra del Museo de la Mo­da, “el ani­mal print tie­ne mu­chas lec­tu­ras, pe­ro siem­pre en­tre­ga un men­sa­je. El que lo usa quie­re trans­mi­tir al­go, pue­de ser una for­ma de de­mos­trar es­ta­tus”. Y esa hi­pó­te­sis se de­mos­tró en los años 80. “Lo que an­tes era sím­bo­lo de gran­des, de po­de­ro­sos, de la aris­to­cra­cia, los punk y ar­tis­tas pop co­mo Ma­don­na lo ma­si­fi­ca­ron. Las cla­ses más po­pu­la­res to­ma­ron esa ban­de­ra y la hi­cie­ron un sím­bo­lo de re­bel­día y pro­tes­ta”, cuen­ta Jessica.

Así se lle­gó la de­mo­cra­ti­za­ción del po­der ani­mal en el ves­tua­rio. El es­tam­pa­do se em­pe­zó a uti­li­zar en to­do ti­po de pren­das y ac­ce­so­rios tan di­ver­sos co­mo za­pa­tos, car­te­ras, len­tes, cin­tu­ro­nes, ro­pa in­te­rior y has­ta ob­je­tos de de­co­ra­ción, al al­can­ce de to­dos.

UNÁ­NI­ME: A LA CHI­LE­NA LE GUS­TA

Exis­te con­sen­so en que la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial cam­bió la mo­da pa­ra siem­pre. La re­uti­li­za­ción y trans­for­ma­ción fue el mo­de­lo a se­guir. Es­to hi­zo que, sin per­der su fe­mi­ni­dad, las mu­je­res adop­ta­ran un look más va­ro­nil. Has­ta que en la dé­ca­da de 1950 apa­re­ció la sexy, icó­ni­ca y trans­gre­so­ra mo­de­lo pin-up Bet­tie Pa­ge con un di­mi­nu­to tra­je de ba­ño con es­tam­pa­do de leo­par­do. La osa­día le va­lió crí­ti­cas, sin em­bar­go, el epi­so­dio fue la fuen­te de ins­pi­ra­ción del res­pe­ta­do mo­dis­to fran­cés Ch­ris­tian Dior pa­ra crear su si­guien­te co­lec­ción que vis­tió a fa­mo­sas y adi­ne­ra­das de la épo­ca.

Bri­git­te Bar­dot, Jac­kie Ken­nedy, Ma­don­na, Ka­te Moss y Pa­ris Hil­ton son al­gu­nas de las di­vas que han mos­tra­do su pre­di­lec­ción por el ani­mal print. En to­das par­tes del mun­do, mi­llo­nes de mu­je­res qui­sie­ron ver­se co­mo ellas, lo que obli­gó al re­tail a in­cor­po­rar en sus sa­las de ven­ta pren­das con el ape­te­ci­do es­tam­pa­do.

En­tre los en­ten­di­dos hay con­sen­so: a las chi­le­nas les gus­ta el ani­mal print. La di­se­ña­do­ra Ki­ka Neu­mann di­ce que le pa­re­ce “in­tere­san­te en su ver­sión más ele­gan­te de los años 40 y 50. En za­pa­tos y abri­gos. No uso es­tam­pa­dos en mis di­se­ños, pe­ro si tu­vie­ra que tra­ba­jar­los, se­ría en esa lí­nea. Creo que siem­pre va a es­tar pre­sen­te, co­mo las ra­yas y los lu­na­res. Es un clá­si­co”.

Otra mi­ra­da es la que tie­ne Juan Pa­blo Es­pí­no­la: “Les gus­ta usar­lo, pe­ro les da cier­to pu­dor. Al chi­leno le gus­ta di­fe­ren­ciar­se, pe­ro cuan­do pa­sa a ser el ob­ser­va­do, se pa­ra­li­za. Cuan­do es el dis­tin­to, aún le cues­ta”. Ex­pli­ca que una co­sa es el ani­mal print co­mo te­la y otra la ofer­ta que hay, la for­ma en que se ofre­ce en el mer­ca­do: “En di­se­ño nos fal­ta ha­cer­lo más cer­cano al con­su­mi­dor, usar­lo en de­ta­lles, por­que in­clu­so así, se va­lo­ra más”.

“Siem­pre va a ser par­te del ima­gi­na­rio de los di­se­ña­do­res, por­que es muy po­ten­te en lo que trans­mi­te”, di­ce Jessica Me­za, y acon­se­ja que “nun­ca hay que bo­tar las pren­das y ac­ce­so­rios de ani­mal print. Hay que te­ner­las guar­da­das por­que siem­pre va a se­guir es­tan­do de mo­da”. Y si lo di­ce la ex­per­ta, hay que ha­cer­le ca­so.

LOS TIPS DE UNA EX­PER­TA

Pa­sa con el ani­mal print que la lí­nea en­tre la ele­gan­cia y lo cha­ba­cano es del­ga­da. Juan Pa­blo Es­pí­no­la lo ex­pli­ca des­de un pun­to de vis­ta in­tere­san­te: “El pro­ble­ma de la re­pe­ti­ción en te­mas vi­sua­les es que, en­tre co­mi­llas, se ma­si­fi­ca y vul­ga­ri­za por­que la ico­no­gra­fía se pier­de, se trans­for­ma en una ma­sa, en un con­jun­to”.

Por eso, hay que sa­ber lle­var­lo, y la di­se­ña­do­ra na­cio­nal Lo­rai­ne Hol­mes nos en­tre­ga sus con­se­jos pro­fe­sio­na­les a la ho­ra de ele­gir es­ta trend: “Si bien es ya una es­pe­cie de ten­den­cia per­ma­nen­te, se vie­ne es­pe­cial­men­te fuer­te pa­ra es­tas pró­xi­mas tem­po­ra­das, tan­to pa­ra es­te ve­rano co­mo pa­ra el in­vierno si­guien­te. Así lo vi­mos en las pa­sa­re­las de Vic­to­ria Beck­ham, Tom Ford y Prada, ade­más de al­gu­nas otras, en los úl­ti­mos fas­hion week. Per­so­nal­men­te, me gus­ta es­ta ten­den­cia, cuan­do vie­ne uti­li­za­da ade­cua­da­men­te, por­que le agre­ga a nues­tro look un to­que wild y sexy. Mi print fa­vo­ri­to es el leo­par­do, aun­que tam­bién me gus­ta la ser­pien­te. Co­mo me­jor me fun­cio­nan es com­bi­na­dos a pie­zas mi­ni­ma­lis­tas y/o co­lor blocks. Por ejem­plo, el leo­par­do, con­si­de­ro que ha­ce un sú­per com­bo con to­nos ro­jos, na­ran­jas o ver­des in­ten­sos. La ser­pien­te en cam­bio con­si­de­ro que ar­mo­ni­za me­jor con to­nos te­rro­sos, gri­sá­ceos, ce­les­tes o ama­ri­llos. Tam­bién me en­can­ta mez­clar en un mis­mo look más de un ti­po print. Ten­go en mi cló­set al­gu­nas pie­zas y sue­lo ha­cer es­te jue­go. No lo he usa­do aún en mis co­lec­cio­nes, pe­ro sí me gus­ta­ría ha­cer­lo en al­gún mo­men­to. Me pa­re­ce un re­cur­so di­ver­ti­do y ver­sá­til”. n

Ver­sa­ce M a d oB

r d n n i u Q d a r h i c R E li z a bc C h a V i o l e t h c a s l s l a m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.