Ins­pi­ra­da en Grace: la nue­va lí­nea de Louis Vuit­ton

Tal co­mo Da­vid de­rri­bó a Go­liat con una pie­dra, las acu­sa­cio­nes de abu­sos se­xua­les ha­cia los mag­na­tes de Holly­wood han re­cor­da­do el po­der que pue­den te­ner aque­llos que se ven dé­bi­les y pe­que­ños. Sus his­to­rias prue­ban que lo más im­por­tan­te es te­ner el va­lo

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido - Por Fer­nan­da de la To­rre Ve­rea

To­dos co­no­ce­mos la his­to­ria bí­bli­ca de Da­vid y Go­liat, in­clu­si­ve si no la he­mos leí­do. La vic­to­ria del dé­bil con­tra el fuer­te, el des­va­li­do fren­te al po­de­ro­so. Una pe­que­ña pie­dra lan­za­da con maes­tría por un jo­ven pas­tor de­rri­bó a un te­mi­ble gi­gan­te. Una me­tá­fo­ra que nos re­cuer­da que, a pe­sar de que nos en­fren­te­mos a un enemi­go for­mi­da­ble, una pe­que­ña pie­dra pue­de cam­biar­lo to­do.

Ha­ce po­co más de un año era muy di­fí­cil ima­gi­nar que cier­tos ído­los de la pan­ta­lla o pro­duc­to­res fa­mo­sos po­dían de­jar de ser­lo. Har­vey Weins­tein, mag­na­te de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, ha­bía tra­ba­ja­do con los me­jo­res di­rec­to­res y ac­to­res del mun­do. Co­fun­da­dor de las em­pre­sas Mi­ra­max y The Weins­tein Com­pany, ade­más de que con­ta­ba en su his­to­rial con la pro­duc­ción de de­ce­nas de cin­tas y se­ries exi­to­sas. Su tra­ba­jo co­mo pro­duc­tor de la pe­lí­cu­la Sha­kes­pea­re in Lo­ve (Sha­kes­pea­re enamo­ra­do) fue re­co­no­ci­do con un pre­mio Os­car. Sin du­da al­gu­na, po­cas per­so­nas en la me­ca del ci­ne te­nían más in­fluen­cia que él.

A me­dia­dos del año pa­sa­do, Ke­vin Spa­cey se en­con­tra­ba en la ci­ma del éxi­to. Su rol co­mo maes­tro de ce­re­mo­nia en la LXXI en­tre­ga de los pre­mio Tony en la ciu­dad de Nue­va York ha­bía si­do un hit. El público aplau­dió sus co­men­ta­rios e imi­ta­cio­nes a di­ver­sos per­so­na­jes cé­le­bres, en­tre ellos, el ex­pre­si­den­te Bill Clin­ton. El ac­tor es­ta­dou­ni­den­se, pro­ta­go­nis­ta de la ce­le­bra­da se­rie de Net­flix Hou­se of Cards, aca­ba­ba, ade­más, de fil­mar una pe­lí­cu­la con Rid­ley Scott so­bre el se­cues­tro de Paul Getty III, nieto del hom­bre más ri­co del mun­do, ti­tu­la­da: All the Mo­ney in the World; la vi­da le son­reía.

Na­die po­dría sos­pe­char que las co­sas cam­bia­rían, has­ta que el 5 de oc­tu­bre de ese año, las pe­rio­dis­tas Jo­di Kan­tor y Me­gan Twohey pu­bli­ca­ron un reportaje en The New York Ti­mes, de­ta­llan­do dé­ca­das de abu­so se­xual por par­te del pro­duc­tor. Las ac­tri­ces Ro­se McGo­wan y Ash­ley Judd se en­con­tra­ban en­tre las de­nun­cian­tes. Días más tar­de, el periodista Ro­nan Fa­rrow dio a co­no­cer un reportaje en el New Yor­ker so­bre el mis­mo te­ma. Si bien Weins­tein ne­gó in­me­dia­ta­men­te las acu­sa­cio­nes y re­nun­ció al con­se­jo de su em­pre­sa, la pie­dra de la hon­da de Da­vid ha­bía da­do en el blan­co. El mag­na­te fue sus­pen­di­do co­mo in­te­gran­te de la Bri­tish Aca­demy of Film and Te­le­vi­sion Arts y ex­pul­sa­do de la Aca­demy of Mo­tion Pic­tu­re Arts and Sciences, igual­men­te de que tu­vo que re­nun­ciar al Sin­di­ca­do de Di­rec­to­res de Es­ta­dos Uni­dos. An­te el men­cio­na­do es­cán­da­lo, su es­po­sa Geor­gi­na Chap­man anun­ció su se­pa­ra­ción. Las de­nun­cias con­ti­nua­ron au­men­tan­do, ade­más de que se ini­cia­ron in­ves­ti­ga­cio­nes en su con­tra en Es­ta­dos Uni­dos y el Reino Uni­do.

Las de­nun­cias so­bre la con­duc­ta de Weins­tein im­pul­sa­ron un re­pu­dio ge­ne­ral en con­tra del aco­so se­xual y, sub­se­cuen­te­men­te, la cam­pa­ña #MeToo, la cual alen­ta­ba a com­par­tir his­to­rias de aco­so se­xual. El tsu­na­mi del #MeToo al­can­zó a Ke­vin Spa­cey. El 30 de oc­tu­bre de 2017, el ac­tor Ant­hony Rapp de­cla­ró que ha­bía si­do aco­sa­do se­xual­men­te por él cuan­do te­nía 14 años. Va­rias de­nun­cias si­guie­ron. Días más tar­de, el ac­tor es­ta­dou­ni­den­se di­jo no re­cor­dar la agre­sión a Rapp, sin em­bar­go, acep­tó te­ner pro­ble­mas e in­gre­só a un tra­ta­mien­to, pe­ro es­to no fue su­fi­cien­te. Net­flix anun­ció que can­ce­la­ba to­dos sus pro­yec­tos y com­pro­mi­sos con Spa­cey, in­clu­yen­do la fa­mo­sa se­rie Hou­se of Cards. Rid­ley Scott re­em­pla­zó su par­ti­ci­pa­ción en la pe­lí­cu­la All the Mo­ney in the World con el ac­tor Ch­ris­top­her Plum­mer.

De­nun­ciar el aco­so se­xual es di­fí­cil y más aún si el de­nun­cia­do es una per­so­na po­de­ro­sa. La víc­ti­ma es juz­ga­da por su ma­ne­ra de ves­tir, be­ber o com­por­tar­se. Sus ale­ga­tos son cues­tio­na­dos y son so­me­ti­dos a un es­cru­ti­nio público. Por ello de­be­mos re­co­no­cer el va­lor de los de­nun­cian­tes y el efec­to po­si­ti­vo que han te­ni­do sus de­nun­cias. Sus pa­la­bras se trans­for­man en la pie­dra lan­za­da con maes­tría des­de la hon­da de Da­vid pa­ra de­rri­bar al gi­gan­te Go­liat y han da­do el va­lor que ne­ce­si­ta­ban a mu­chas otras mu­je­res y hom­bres pa­ra na­rrar sus pro­pias his­to­rias.

A po­co más de un año del na­ci­mien­to del movimiento #MeToo, se ha lo­gra­do re­ver­tir la creen­cia de que exis­ten “in­to­ca­bles” y se ha pues­to un fo­co so­bre es­te do­lo­ro­so te­ma de la agre­sión se­xual en to­do el mun­do, una re­fle­xión ne­ce­sa­ria. A pe­sar de es­tas vic­to­rias, to­da­vía fal­ta mu­cho ca­mino por an­dar. Las agre­sio­nes se­xua­les van en au­men­to. De acuer­do con el Sis­te­ma Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, en los úl­ti­mos tres años los fe­mi­ni­ci­dios re­gis­tra­ron un in­cre­men­to de 72 por cien­to en nues­tro país. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, uti­li­zan­do da­tos de po­co

más de 80 paí­ses, ob­ser­vó que en el pla­ne­ta una de ca­da tres mu­je­res (35%) ha­bía si­do ob­je­to de vio­len­cia se­xual.

Más allá de las du­ras crí­ti­cas de hom­bres y mu­je­res en to­do el mun­do, di­cho movimiento tam­bién ha si­do obli­ga­do a mi­rar ha­cia los abu­sos per­pe­tra­dos por mu­je­res. La re­co­no­ci­da fe­mi­nis­ta y fi­ló­so­fa es­ta­dou­ni­den­se Avi­tal Ro­nell, ca­te­drá­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York (NYU), fue acu­sa­da en agos­to pa­sa­do de aco­so se­xual y abu­so por su alumno Nim­rod Reit­man. Des­pués de una in­ves­ti­ga­ción, la uni­ver­si­dad la en­con­tró res­pon­sa­ble y fue sus­pen­di­da du­ran­te un año de di­cha ins­ti­tu­ción. Por su la­do, la ac­triz Asia Ar­gen­to, una de las lí­de­res del movimiento #MeToo, fue acu­sa­da de agre­dir se­xual­men­te al ac­tor y mú­si­co Jimmy Ben­net, cuan­do él era to­da­vía me­nor en 2013.

La ac­ti­vis­ta Ta­ra­na Bur­ke, fun­da­do­ra de #MeToo, da en la cla­ve al re­cor­dar que el abu­so se­xual no se tra­ta de per­so­nas, sino de po­der. Re­cal­ca que el movimiento es pa­ra to­dos, in­clu­yen­do los hom­bres va­lien­tes que se atre­ven a lle­var a ca­bo una de­nun­cia. “La vio­len­cia se­xual –es­cri­be Bur­ke en su cuen­ta de Twit­ter– es so­bre po­der y pri­vi­le­gio. Eso no cam­bia si el agre­sor es tu ac­triz pre­di­lec­ta, ac­ti­vis­ta o pro­fe­sor de cual­quier gé­ne­ro”.

El va­lor de hom­bres y mu­je­res cuan­do rea­li­zan una de­nun­cia ins­pi­ran a otros a pen­sar que las co­sas pue­den cam­biar por di­fí­ci­les que pa­rez­can. El va­lor de la pa­la­bra y la de­nun­cia son la hon­da con la que Da­vid pu­do de­rri­bar al gi­gan­te Go­liat. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.