BRI­LLO EX­TRE­MO

Cartier lle­va a otro ni­vel el con­cep­to de lu­jo den­tro de la per­fu­me­ría y crea una per­fec­ta in­ter­pre­ta­ción ol­fa­ti­va del bri­llo del dia­man­te. Así na­ce Ca­rat, una fra­gan­cia que nos ha­ce res­plan­de­cer con la mis­ma in­ten­si­dad que una jo­ya.

Harper's Bazaar (Chile) - - Beauty - Por Pa­lo­ma Ruiz

En una de las flo­ris­te­rías más em­ble­má­ti­cas y her­mo­sas de Pa­rís ini­ció nues­tro re­co­rri­do pa­ra des­cu­brir, de la mano de la per­fu­mis­ta de la mai­son, la ins­pi­ra­ción de­trás de su nue­va e irre­sis­ti­ble fra­gan­cia. Al en­trar en la flo­ris­te­ría Mou­lié, nos en­con­tra­mos en un es­pa­cio ro­dea­do de las más her­mo­sas y di­ver­sas flores y plan­tas, to­das lle­nas de co­lo­res in­ten­sos. El olor que im­pe­ra­ba en el am­bien­te nos ha­cía sen­tir que es­tá­ba­mos en me­dio de un jar­dín en ple­na pri­ma­ve­ra, y fue ahí don­de Mat­hil­de nos re­ci­bió pa­ra con­tar­nos la his­to­ria del na­ci­mien­to de Ca­rat. “Real­men­te que­ría ofre­cer es­ta fres­cu­ra de las flores, no bus­ca­ba te­ner una es­pe­cí­fi­ca, re­co­no­ci­ble en la bo­te­lla. Siem­pre di­je que era una flor abs­trac­ta, vi­vien­te, fres­ca, acuo­sa, tal co­mo si pu­die­ras to­car sus pé­ta­los cuan­do hue­les el per­fu­me”, di­ce en ex­clu­si­va pa­ra Har­per’s Ba­zaar. “Desea­ba co­mu­ni­car la sen­sa­ción de en­con­trar­se to­tal­men­te en la na­tu­ra­le­za y so­lo oler flores fres­cas. Ese era mi pro­pó­si­to fun­da­men­tal”, afir­ma la ex­pe­ri­men­ta­da per­fu­mis­ta.

Una de las ideas que tu­vo Mat­hil­de pa­ra el fras­co fue apli­car a la esen­cia el fe­nó­meno óp­ti­co ca­rac­te­rís­ti­co de los dia­man­tes: la di­frac­ción de los co­lo­res. “Mi idea de es­te per­fu­me sur­gió a raíz del efec­to bri­llan­te y la luz de es­tas pie­zas”, con­fie­sa. “Si com­bi­nas los co­lo­res del ar­coí­ris, ob­tie­nes co­mo re­sul­ta­do una luz blan­ca. En­ton­ces, si fu­sio­nas los sie­te to­nos de las flores, ten­drás un re­sul­ta­do blan­co, pe­ro abs­trac­to. Y eso es lo que en ver­dad pre­ten­día lo­grar con Ca­rat”.

La per­fu­mis­ta eli­gió pa­ra el eli­xir sie­te flores fres­cas que, jun­tas, con­for­ma­ban una nue­va com­po­si­ción, tal co­mo desea­ba: abs­trac­ta pe­ro vi­va, co­mo si fue­ra una pie­dra pre­cio­sa. Así es co­mo el dia­man­te cap­ta la luz, di­frac­tan­do los co­lo­res cual pris­ma y re­fle­ja el efec­to po­de­ro­so del vi­drio es­cul­pi­do. Co­mo si pu­die­ras oler el bri­llo del dia­man­te, Ca­rat reúne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.