MI VI­DA, MI ES­TI­LO

Ni­co­le Putz nos re­ci­bió en su de­par­ta­men­to pa­ra co­no­cer to­dos los de­ta­lles que con­for­man su es­pa­cio.

Harper's Bazaar (Chile) - - Portada - Por An­drea La­rra­be Fo­to­gra­fías por Patricio Rojas

No es nin­gu­na sor­pre­sa que el de­par­ta­men­to de Ni­co­le Putz sea in­men­sa­men­te es­ti­lo­so. Des­pués de to­do Ni­co­le, que es­tu­dió de­re­cho, pe­ro ha de­di­ca­do su vi­da a la mo­da, es la fas­hion blog­ger chi­le­na más res­pe­ta­da y se­gui­da en re­des so­cia­les gra­cias a su ele­gan­cia y crea­ti­vi­dad a la ho­ra de com­bi­nar looks me­mo­ra­bles, tan­to ca­sua­les, co­mo so­fis­ti­ca­dos.

Su ho­gar, que com­par­te con su no­vio, a quien ha man­te­ni­do muy en pri­va­do, y sus dos pe­rros de ra­za Shi­bu Inu, Kai y Sa­ke, si­gue esa mis­ma lí­nea. “Me pa­re­ce que mi de­co­ra­ción si­gue unos ras­gos vi­sua­les si­mi­la­res a mi es­ti­lo con la ro­pa”, di­ce. “Me en­can­tan los clá­si­cos y las lí­neas sim­ples, pe­ro siem­pre con al­gún de­ta­lle con ca­rác­ter que ha­ble de mí”.

En 2019, la pa­re­ja con­trae­rá ma­tri­mo­nio des­pués de dos años y jun­tos han ar­ma­do es­te es­pa­cio des­de ce­ro. “Por esa ra­zón el de­par­ta­men­to no aca­rrea­ba otras ener­gías ni ha­bía na­da pre­de­ter­mi­na­do por al­guno de los dos. Pa­ra mí es

cla­ve que él tam­bién im­pri­ma su sello y que se sien­ta a gus­to en su ca­sa”, ex­pli­ca. Por suer­te y a pe­sar de de­fi­nir­se co­mo muy di­fe­ren­tes el uno de otro, am­bos coin­ci­den a la per­fec­ción con sus elec­cio­nes a la ho­ra de de­co­rar.

El amor por la mo­da y la es­té­ti­ca de Ni­co­le na­ció a muy tem­pra­na edad, sien­do su ma­dre su ma­yor fuen­te de ins­pi­ra­ción. “Ella es de­fi­ni­ti­va­men­te la mu­jer más es­ti­lo­sa que co­noz­co. Ella fue mi pri­me­ra in­fluen­cia”, sos­tie­ne. Sin du­da, fue tam­bién su ma­má quien la mo­ti­vó a ju­gar con su es­ti­lo y no de­jar­se de­fi­nir por uno so­lo. Sus fotos en Ins­ta­gram son prue­ba de ello, a ve­ces pue­de op­tar por looks más for­ma­les y otras por unos un po­co más di­ver­ti­dos, com­bi­nan­do ten­den­cias y atre­vién­do­se a pro­bar co­sas nue­vas. Y al­go si­mi­lar su­ce­de con sus es­pa­cios. “Al­gu­nos rin­co­nes son más lú­di­cos, otros más for­ma­les y otros de­fi­ni­ti­va­men­te sen­si­bles. Otra de mis gran­des ob­se­sio­nes es mez­clar lo rús­ti­co con lo mo­derno, que en tér­mi­nos de es­ti­lo se po­dría ex­tra­po­lar a pie­zas de look vin­ta­ge con otras ex­tre­ma­da­men­te rup­tu­ris­tas”.

Al igual que sus looks, que siem­pre es­tán cam­bian­do e in­no­van­do, sus pie­zas de­co­ra­ti­vas van ro­tan­do y re­no­ván­do­se. Ni­co­le es fir­me a la ho­ra de de­cir que es to­tal­men­te des­pren­di­da con las co­sas ma­te­ria­les. “Creo que la re­no­va­ción vie­ne de la mano de ello, me gus­ta que mis es­pa­cios sean di­ná­mi­cos y se va­yan adap­tan­do al cli­ma y a nues­tros es­ta­dos de áni­mo”, di­ce. Su es­ti­lo ha evo­lu­cio­na­do; ha in­cor­po­ra­do co­lo­res vi­bran­tes y prints de for­ma na­tu­ral, sin per­der el mi­ni­ma­lis­mo y la es­té­ti­ca ar­qui­tec­tó­ni­ca que ca­rac­te­ri­zan sus looks y tam­bién su de­co­ra­ción. “Me pa­re­ce más desafian­te y per­so­na­li­za­do, que que­dar­se pe­ga­da en los neu­tros”.

Co­mo par­te de su tra­ba­jo, a Ni­co­le le to­ca via­jar cons­tan­te­men­te a los lu­ga­res más her­mo­sos y exó­ti­cos del mun­do, pe­ro es muy cui­da­do­sa de las co­sas que se trae con­si­go. “Soy quis­qui­llo­sa cuan­do via­jo y ja­más com­pro sou­ve­nirs. So­lo ad­quie­ro pie­zas con sen­ti­do, que no so­lo va­yan en el es­ti­lo de mi ca­sa, sino que ade­más ten­gan al­gu­na his­to­ria aso­cia­da”. A pe­sar de la cla­ra se­me­jan­za que exis­te en­tre la de­co­ra­ción de sus es­pa­cios y su es­ti­lo de ves­tir, Ni­co­le cuen­ta que cuan­do es­tá en su ho­gar se des­li­ga de los looks más pro­du­ci­dos. “Mi do­min­go per­fec­to es con un mo­ño al­to, un ves­ti­do lar­go li­ge­ro y ni una so­la go­ta de ma­qui­lla­je. Me gus­ta an­dar có­mo­da en mi ca­sa, abra­zar a mis pe­rros, me­ter las ma­nos en la tie­rra sin guan­tes, ya que amo jar­di­near, y ser la ayu­dan­te de co­ci­na de mi no­vio, que siem­pre se le ocu­rre al­gu­na re­ce­ta nue­va”, di­ce.

El va­lor sen­ti­men­tal de ca­da una de sus pie­zas de­co­ra­ti­vas tie­ne que ver con la vi­ven­cia que se ha­lla de­trás, la que re­cuer­da ca­da vez que ob­ser­va un ar­tícu­lo en par­ti­cu­lar. Y es por eso que cuan­do le pre­gun­ta­mos so­bre sus pie­zas

“UNA DE MIS GRAN­DES OB­SE­SIO­NES ES MEZ­CLAR LO RÚS­TI­CO CON LO MO­DERNO”

de­co­ra­ti­vas fa­vo­ri­tas, tie­ne sus elec­cio­nes más que cla­ras y no tie­ne ni que pen­sar­lo por más de unos se­gun­dos: “Ten­go un pro­fun­do res­pe­to por el már­mol, por­que me pa­re­ce una pie­dra tan no­ble, du­ra­ble y ele­gan­te. Man­dé a ha­cer una pe­que­ña me­si­ta ne­gra per­so­na­li­za­da por @de­co­rest­chi­le que me en­can­ta. Y le agre­gué tres ce­ni­ce­ros pe­que­ños de adorno”. Tam­bién des­ta­ca un her­mo­so cua­dro que man­da­ron a ha­cer con el ilus­tra­dor chi­leno Mr. Wi­lliam, don­de apa­re­ce su pri­mer pe­rri­to. Co­mo es­tá tan car­ga­do de sig­ni­fi­ca­dos y sím­bo­los, co­men­ta que lo más pro­ba­ble es que ter­mi­ne es­tan­do col­ga­do en su dor­mi­to­rio. “Es al­go más pri­va­do”, di­ce.

Co­mo am­bos son ad­mi­ra­do­res de lo orien­tal, otro de sus ob­je­tos pre­fe­ri­dos son pre­ci­sa­men­te unos re­zos de di­fe­ren­tes tem­plos ja­po­ne­ses que se tra­je­ron de sus úl­ti­mos via­jes. Se en­cuen­tran re­par­ti­dos por to­do el es­pa­cio en lu­ga­res cla­ves y so­lo ellos co­no­cen el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do que tie­nen. Por el mo­men­to, so­lo co­no­ci­mos la lo­ca­ción de uno de ellos: “Hay uno en una me­sa de cen­tro, que acom­pa­ño con ori­ga­mis”, ma­ni­fies­ta.

“TEN­GO UN PRO­FUN­DO RES­PE­TO POR EL MÁR­MOL, ES UNA PIE­DRA TAN NO­BLE”.

La me­si­ta de ma­de­ra del es­tar es otro de sus gran­des fa­vo­ri­tos. Tie­ne un con­te­ne­dor trans­pa­ren­te con tres sím­bo­los sa­gra­dos, que le re­cuer­dan a la fa­mi­lia, el amor y su re­la­ción con el uni­ver­so. “Es­tán en el es­tar, por­que es don­de nor­mal­men­te nos en­con­tra­rían re­la­ja­dos vien­do una pe­lí­cu­la sin za­pa­tos y co­mien­do piz­za”.

Asi­mis­mo, la deco na­vi­de­ña jue­ga un rol fun­da­men­tal en su ca­sa du­ran­te es­ta épo­ca, prin­ci­pal­men­te por­que es una tra­di­ción fa­mi­liar. “Qui­se ha­cer mi pro­pia ver­sión, dán­do­le un to­que mo­derno ocu­pan­do me­ta­li­za­dos, sin des­car­tar el do­ra­do, que le da ca­li­dez”, di­ce.

A pe­sar de que su crea­ti­vi­dad se ba­sa prin­ci­pal­men­te de su pro­pia es­té­ti­ca, Ni­co­le con­fie­sa ins­pi­rar­se en la de­co­ra­do­ra Ley­la Uluhan­li. “Sien­to que su es­ti­lo, aun­que es clá­si­co, se adap­ta a ca­da uno de sus clien­tes”.

Su 2019 se vie­ne in­ten­so, pe­ro tam­bién muy emo­cio­nan­te con un pro­yec­to muy cer­cano a su co­ra­zón. Tras mu­cho tiem­po via­jan­do y vi­vien­do de sus ma­le­tas, “lle­gó el mo­men­to de dar­me el es­pa­cio pa­ra crear”, agre­ga. Por eso, Ni­co­le co­men­za­rá a desa­rro­llar una lí­nea pro­pia de ro­pa y ac­ce­so­rios. “Em­pe­za­ré de for­ma dis­cre­ta, co­mo en to­das las aven­tu­ras que em­pren­do, pe­ro con to­tal con­vic­ción. Soy muy per­fec­cio­nis­ta y me to­ma­ré to­do el tiem­po que re­quie­ra pa­ra que vea la luz sin nin­gún de­ta­lle a me­dias”. Y sin du­da lo es­ta­re­mos es­pe­ran­do. n

Pa­ra Ni­co­le, los ac­ce­so­rios son fun­da­men­ta­les no so­lo pa­ra el look, sino que tam­bién en la vi­da y en la de­co­ra­ción del ho­gar. Aquí, uno de sus alia­dos cla­ve, su Sam­sung Ga­laxy No­te 9.

De­ta­lles que su­men ca­rác­ter a los es­pa­ciosson cla­ve pa­ra Ni­co­le.

La deco na­vi­de­ña es cru­cial por­que vie­ne de una tra­di­ciónfa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.