DES­OR­DEN AR­MÓ­NI­CO

La ar­tis­ta plás­ti­ca So­fía Do­no­van ex­plo­ra te­má­ti­cas co­mo el ero­tis­mo, lo mas­cu­lino-fe­me­nino y la fra­gi­li­dad a tra­vés de una es­cul­tu­ra se­duc­to­ra y co­lo­ri­da que no te­me a rom­per es­que­mas.

Harper's Bazaar (Chile) - - Agenda - Por An­drea La­rra­be

Es po­si­ble que ha­ya que atri­buir­lo el pre­ci­so ojo ar­tís­ti­co de So­fía Do­no­van a su abue­la ma­ter­na. Fue ella quien se de­di­có a mos­trar­le en sus tar­des cam­pes­tres los más di­ver­sos y ri­cos li­bros de ar­te: fres­cos de la Ca­pi­lla Six­ti­na, Henry Moo­re, Mai­llol, Ro­din, y to­do lo que ella ama­ba. Así se des­per­tó un in­te­rés en So­fía, uno de ex­plo­rar los sen­ti­mien­tos a tra­vés del ar­te, de to­mar una re­fle­xión y plas­mar­la en una es­cul­tu­ra pa­ra que quien la vie­se se que­da­se pen­san­do. “Sien­to el ar­te co­mo una for­ma de co­no­ci­mien­to, es la reali­dad vis­ta y tra­du­ci­da des­de un tem­pe­ra­men­to”, di­ce la ar­tis­ta. “Mi abue­la ha­cía ce­rá­mi­ca y te­nía un ta­ller en el cam­po. Yo era la úni­ca nie­ta a la que de­ja­ba en­trar a tra­ba­jar con ella ahí. To­da­vía re­cuer­do el olor a los po­tes de tém­pe­ra que ha­bía en ese lu­gar. Dis­po­ner de tan­tos ma­te­ria­les y es­pa­cio era una fe­li­ci­dad to­tal, ade­más de sen­tir­me cóm­pli­ce con ella”, sos­tie­ne.

De ori­gen ar­gen­tino y con es­tu­dios en la Es­cue­la Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes Pri­di­liano Puey­rre­dón, lue­go via­jó a Ita­lia pa­ra ha­cer un cur­so en pin­tu­ra mu­ral en 1997 an­tes de ra­di­car­se fi­nal­men­te en San­tia­go, don­de reali­zó un di­plo­ma­do en Teo­ría de las Ar­tes Vi­sua­les en la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le. Du­ran­te el mis­mo pe­río­do tam­bién par­ti­ci­pó de una clí­ni­ca de obra con Eu­ge­nio Ditt­born, ex­pe­rien­cia que en­ri­que­ció su pun­to de vis­ta. El tra­ba­jo ar­tís­ti­co de So­fía, y tal co­mo ella lo de­fi­ne, “se cen­tra prin­ci­pal­men­te en la in­ves­ti­ga­ción so­bre for­mas es­té­ti­cas de lo or­gá­ni­co, bus­can­do nue­vas apro­xi­ma­cio­nes con­tem­po­rá­neas acer­ca de va­rios te­mas: la fra­gi­li­dad, la decadencia, el ero­tis­mo, lo mas­cu­lino-fe­me­nino, lo irra­cio­nal, lo na­tu­ral ver­sus lo tec­no­ló­gi­co”.

Su obra ha re­co­rri­do el di­bu­jo y la es­cul­tu­ra, to­man­do ins­pi­ra­ción de mu­chos ar­tis­tas que la han ma­ra­vi­lla­do, co­mo Lu­cian Freud, Pau­la Re­go, Da­vid Hock­ney, R.B. Ki­taj, las fe­mi­nis­tas Judy Chica­go, Eva Hes­se, Lyn­da Ben­glis, Ki­ki Smith, to­do de­pen­dien­do de los in­tere­ses que fue­sen sur­gien­do. “Úl­ti­ma­men­te es­toy mi­ran­do mu­chos es­cul­to­res y ce­ra­mis­tas con­tem­po­rá­neos. Tam­bién me ins­pi­ro en la li­te­ra­tu­ra (mi es­cri­tor fa­vo­ri­to por le­jos es Ya­su­na­ri Ka­wa­ba­ta), la fi­lo­so­fía y la ar­qui­tec­tu­ra”, di­ce. Los cuen­tos de León Tols­tói tam­bién la han ayu­da­do a dis­pa­rar su crea­ti­vi­dad, a la par con sus ami­gos, los diá­lo­gos in­tere­san­tes y “la vi­da mis­ma que es tan in­creí­ble, re­tor­ci­da, be­lla, trá­gi­ca y poé­ti­ca”.

“En ge­ne­ral las obras sur­gen co­mo se­ries de una mis­ma te­má­ti­ca”, di­ce so­bre su pro­ce­so crea­ti­vo. “Co­mien­zo de un sen­ti­mien­to, de al­go que me ha con­mo­cio­na­do o preo­cu­pa­do. A par­tir de allí se me for­ma co­mo una ima­gen men­tal va­ga pe­ro con al­gu­nos in­di­cios vi­sua­les de lo que quie­ro tra­ba­jar. Es un pro­ce­so crea­ti­vo aso­cia­ti­vo y ex­pe­ri­men­tal. De a po­co me voy to­pan­do con imá­ge­nes que re­pre­sen­tan eso que quie­ro ex­pre­sar. En­ton­ces em­pie­zo a po­ner li­te­ral­men­te “las ma­nos en la ma­sa”. Es­tas imá­ge­nes, en con­jun­to con las que ya es­tán en su men­te, va tra­zan­do el ca­mino a se­guir. Una obra de la se­rie pue­de re­sol­ver una pre­gun­ta o ge­ne­rar una re­fle­xión; la si­guien­te pue­de res­pon­der la que sur­gió de la an­te­rior o pro­po­ner al­go nue­vo. Y así has­ta que la se­rie se ago­ta. Co­mo el tra­ba­jo de So­fía es es­cul­tó­ri­co, el cuer­po cum­ple un rol fun­da­men­tal du­ran­te el pro­ce­so, in­ter­ac­tuan­do con el ma­te­rial y ayu­dan­do a re­fle­jar las te­má­ti­cas y sen­ti­mien­tos que ella bus­ca.

Sin em­bar­go, su cuer­po de obra no siem­pre se cen­tró en el mo­de­la­do. En un prin­ci­pio, cuan­do to­da­vía vi­vía en Bue­nos Ai­res, su ar­te se en­fo­ca­ba en la pin­tu­ra, en lo plano, “co­mo la lí­nea de ho­ri­zon­te de la Pam­pa, don­de ve­ra­neé por años”. Una vez que lle­gó a Chi­le, en cam­bio, su fuen­te de ins­pi­ra­ción tam­bién cam­bió. La geo­gra­fía de nues­tro país, con tan­tas cur­vas, pun­tas y la im­po­nen­te Cor­di­lle­ras de los An­des, que la hi­zo sen­tir un tan­to as­fi­xia­da, pro­vo­có que su men­te de­ja­ra de di­va­gar en la le­ja­nía. “Me sen­tía en­ce­rra­da men­tal y emo­cio­nal­men­te. No pu­de pin­tar más. Me que­dé mu­da vi­sual­men­te”, re­cuer­da. La so­lu­ción tar­dó un po­co en lle­gar, pe­ro cuan­do lo hi­zo arri­bó con fuer­za: el plano bi­di­men­sio­nal ya no le ser­vía pa­ra ex­pre­sar el pe­so de la geo­gra­fía a su al­re­de­dor,

“CO­MIEN­ZO DE UN SEN­TI­MIEN­TO, DE AL­GO QUE ME HA CON­MO­CIO­NA­DO O PREO­CU­PA­DO.

DES­DE AHÍ SE FOR­MA UNA IMA­GEN MEN­TAL PAR A

TRA­BA­JAR”.

del pai­sa­je den­tro del cual le cos­ta­ba tra­ba­jo re­co­no­cer­se; ne­ce­si­ta­ba pro­bar con las tres di­men­sio­nes. “Por ca­sua­li­dad arren­dé una pie­za en un de­pó­si­to de uti­le­ría es­ce­no­grá­fi­ca y fue ahí que em­pe­cé a re­cor­tar pa­pe­les de co­lo­res, que lue­go se con­vir­tie­ron en ma­de­ras re­cor­ta­das y des­pués les aña­dí re­si­nas… has­ta que años des­pués, en otro ta­ller, em­pe­cé con la ce­rá­mi­ca”, di­ce.

Pe­ro no fue un amor a pri­mer con­tac­to. So­fía aca­rrea­ba la idea con­si­go de que la ce­rá­mi­ca no era ar­te, a pe­sar de lo be­lla que le pa­re­cía. Pe­ro qui­zás fue­ron esas mis­mas ba­jas ex­pec­ta­ti­vas que te­nía pues­tas so­bre ella lo que la lle­vó a ex­plo­rar­la sin pre­jui­cios. “Bas­tó con to­car la ar­ci­lla pa­ra sen­tir el re­en­cuen­tro con un vie­jo amor. Ape­nas aga­rré el ba­rro em­pe­za­ron a sa­lir unas cria­tu­ras fan­tás­ti­cas, que lue­go ter­mi­na­ron sien­do me­tá­fo­ras de un té de cria­tu­ras fe­me­ni­nas des­arrai­ga­das que mos­tré en el cen­tro de ex­ten­sión de la PUC.”, di­ce. La ce­rá­mi­ca le per­mi­tió sa­car su voz más per­so­nal e ín­ti­ma, sin fil­tros y sin ata­du­ras, y le otor­gó una li­ber­tad que no ha­bía sen­ti­do con otros me­dios.

La na­tu­ra­le­za hu­ma­na es el te­ma prin­ci­pal que ex­plo­ra a tra­vés de su obra. La si­túa en su es­ta­do más pu­ro e in­cons­cien­te en con­tra­po­si­ción al ar­ti­fi­cio de la ci­vi­li­za­ción. “Mi prác­ti­ca ar­tís­ti­ca in­te­rro­ga el in­te­rior psi­co­ló­gi­co de un cuer­po bio­ló­gi­co y tran­si­to­rio. Me in­tere­sa el pa­so del tiem­po, el ins­tan­te en que la for­ma es­tá a pun­to de pre­ci­pi­tar­se en el pro­ce­so irre­pa­ra­ble de di­so­lu­ción, el mo­men­to en que la for­ma ya no res­pon­de a su for­ma”, ex­pli­ca. El con­tras­te de es­ti­los y la ex­pe­ri­men­ta­ción es al­go que se evi­den­cia a pri­me­ra vis­ta; sus pie­zas son errá­ti­cas, anó­ma­las y per­tur­ba­do­ras, “ya que trans­gre­den la pre­sen­cia nor­ma­ti­va de los es­pa­cios co­ti­dia­nos y re­ve­lan la esen­cia de una nue­va or­ga­ni­za­ción de lo or­gá­ni­co”. Hoy, su bús­que­da tam­bién es­tá motivada por su fas­ci­na­ción en la po­ten­cia­li­dad des­truc­to­ra de la na­tu­ra­le­za y el tiem­po, “en có­mo los res­tos del pa­sa­do se con­vier­ten en sím­bo­los de la tran­si­to­rie­dad, de la per­ma­nen­cia y de la caí­da, de los oca­sos, del in­te­rior del ser hu­mano y de la so­le­dad”.

So­fía di­ce que su úni­co an­he­lo es que su obra re­sul­te ex­pre­si­va y emo­cio­nal, que ex­pre­se va­ci­la­ción, se­gu­ri­dad, jui­cio, pa­sión, abu­rri­mien­to y otra am­plia ga­ma de sen­ti­mien­tos. “Me gus­ta­ría que la fuer­za emo­ti­va de los tra­ba­jos es­ta­ble­cie­ra fuer­tes re­per­cu­sio­nes sim­bó­li­cas en el es­pec­ta­dor, que fue­ran pa­ra es­te una ex­pe­rien­cia sen­so­rial pro­vis­ta de hu­mor y lle­na de con­te­ni­do en cla­ve me­ta­fó­ri­ca. En de­fi­ni­ti­va, mi ob­je­ti­vo es trans­mi­tir la con­mo­ción de la vi­da, la sen­sa­ción de res­pi­rar, re­crear la esen­cia mis­ma de nues­tro mun­do”, sos­tie­ne. Sus pla­nes pa­ra 2019 aún no es­tán com­ple­ta­men­te cla­ros, pe­ro sí tie­ne pla­ni­fi­ca­da una ex­po­si­ción in­di­vi­dual en Es­pa­cio O en no­viem­bre y qui­zá una re­si­den­cia en un ta­ller de ce­rá­mi­ca en Pe­rú. “To­dos los años mi pro­yec­to per­so­nal es ha­cer po­cas co­sas, apren­der a me­di­tar y te­ner tiem­po pa­ra leer. Y el pró­xi­mo no es­ca­pa a esa ex­pec­ta­ti­va. Es por ello que tra­to de no com­pro­me­ter­me con mu­chas co­sas”, su­bra­ya.

Pa­re­ce que So­fía lle­va su vi­da co­mo lle­va su ar­te: en un cons­tan­te es­ta­do de ex­plo­ra­ción, de flu­jo y de con­fiar en que las co­sas se­gui­rán avan­zan­do sin ne­ce­si­dad de te­ner­lo to­do agen­da­do y pla­ni­fi­ca­do. La mis­ma na­tu­ra­le­za del ser hu­mano, aque­lla en su es­ta­do más pu­ro e in­cons­cien­te que se ve en su obra, se re­fle­ja tam­bién en la quie­tud y sa­bi­du­ría con la que la ar­tis­ta se si­túa fren­te al fu­tu­ro. n

“ME SEN­TÍA EN­CE­RRA­DA EN UN NI­VEL MEN­TAL Y EMO­CIO­NAL.

NO PU­DE PIN­TAR MÁS. ME QUE­DÉ MU­DA VI­SUAL­MEN­TE”, RE­CUER­DA LA AR­TIS­TA SO­BRE SU LLE­GA­DA A CHI­LE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.