PEGGY GUGGENHEIM

MI­RA­DA CON A LAS DE MA­RI­PO­SA

Harper's Bazaar (Chile) - - Flash! -

El di­ne­ro no lo es to­do, así lo con­fir­mó la his­to­ria de es­ta fa­mo­sa he­re­de­ra, que en­con­tró el sen­ti­do de su vi­da úni­ca­men­te a tra­vés del ar­te. El amor, en cam­bio, la eva­dió por to­dos los me­dios po­si­bles y, aun­que se ca­só en tres oca­sio­nes, sus ma­ri­dos la hu­mi­lla­ron y abu­sa­ron siem­pre de su vul­ne­ra­bi­li­dad. La lo­te­ría ge­né­ti­ca tam­po­co la be­ne­fi­ció, ya que nun­ca tu­vo una be­lle­za acor­de a los es­tán­da­res es­té­ti­cos de su épo­ca. No obs­tan­te to­do lo an­te­rior, Peggy Guggenheim en­con­tró su pro­pio atrac­ti­vo gra­cias a su in­te­li­gen­cia y su gran sen­ti­do ar­tís­ti­co, co­mo tam­bién de un ojo bas­tan­te edu­ca­do pa­ra re­co­no­cer el ta­len­to y apo­yar la crea­ti­vi­dad de pin­to­res y es­cul­to­res, cu­yas pie­zas for­ma­ron par­te fun­da­men­tal de su co­lec­ción de ar­te. Tam­bién su­po for­jar un es­ti­lo per­so­nal que ac­tual­men­te es re­co­no­ci­do por es­tos inusua­les an­te­ojos es­ti­lo ma­ri­po­sa di­se­ña­dos por Ed­ward Mel­carth. Al­gu­nos ar­gu­men­tan que no eran na­da fa­vo­re­ce­do­res. Sin em­bar­go, es­tá cla­ro que la me­ce­nas mi­llo­na­ria no es­ta­ba in­ten­tan­do ocul­tar su fí­si­co, sino ex­pre­sar lo que apren­dió con el tiem­po: que la be­lle­za y la per­so­na­li­dad re­quie­ren de un tra­ba­jo que se rea­li­za des­de el al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.