VALENTINO

Pier­pao­lo Pic­cio­li, fo­to­gra­fia­do por Ser­ge Le­blon. Tex­to de Jus­ti­ne Pi­car­die. De­re­cha y aba­jo: looks de Valentino Hau­te Cou­tu­re oto­ño/in­vierno 2018.

Harper's Bazaar (Chile) - - Los Extras -

Tres se­ma­nas an­tes del des­fi­le de al­ta cos­tu­ra de Valentino fui a Roma pa­ra re­unir­me con su di­rec­tor crea­ti­vo, Pier­pao­lo Pic­cio­li, en la Piaz­za Mig­na­ne­lli, el his­tó­ri­co cor­po­ra­ti­vo de la mar­ca. La úl­ti­ma vez que ha­bía ido ahí fue en 2015, cuan­do Pic­cio­li tra­ba­ja­ba al la­do de su com­pa­ñe­ra Ma­ria Gra­zia Chiu­ri; al po­co tiem­po, cuan­do ella se fue a Pa­rís pa­ra con­ver­tir­se en la di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de Dior, él to­mó las rien­das de Valentino en so­li­ta­rio y ha con­ti­nua­do crean­do las en­can­ta­do­ras co­lec­cio­nes que han man­te­ni­do a la fir­ma ita­lia­na co­mo una de las más po­de­ro­sas a ni­vel mun­dial. En es­ta nue­va vi­si­ta a Roma, Pic­cio­li es­ta­ba tan tran­qui­lo co­mo siem­pre, aun­que se en­con­tra­ba en ple­na crea­ción de las es­pec­ta­cu­la­res pie­zas de al­ta cos­tu­ra (que con­lle­van cien­tos, in­clu­so mi­les, de ho­ras en con­fec­cio­nar­se) que apa­re­ce­rían se­ma­nas des­pués en su des­fi­le.

A los 51, Pic­cio­li se ha con­ver­ti­do en uno de los más gran­des di­se­ña­do­res de la era mo­der­na, man­te­nién­do­se fiel a sus orí­ge­nes. To­da­vía vi­ve en el pue­blo cos­te­ro de Net­tuno, a 40 mi­llas al sur de Roma, don­de na­ció y se crió; ahí co­no­ció a su es­po­sa, Si­mo­na, cuan­do eran ado­les­cen­tes, y ahí vi­ven con sus tres hi­jos, jun­to a un nu­tri­do gru­po de pa­rien­tes y ami­gos. A él le gus­ta la con­ti­nui­dad de su es­ti­lo de vi­da, via­jan­do por las ma­ña­nas a Roma en tren y re­gre­san­do a la es­ta­bi­li­dad de su fa­mi­lia por las no­ches. “Me sien­to ro­dea­do de amor, lo cual es lo más im­por­tan­te. Y ya he te­ni­do más de lo que he desea­do en la vi­da; mu­cho más”, con­fie­sa. Se me ocu­rre que al pa­sar to­da su vi­da adul­ta con la mu­jer que ama, ade­más de ser pa­dre de dos hi­jas, Pic­cio­li tie­ne un pro­fun­do en­ten­di­mien­to de la fe­mi­ni­dad: sus in­se­gu­ri­da­des y vul­ne­ra­bi­li­dad, así co­mo sus for­ta­le­zas. “To­da­vía creo que mi es­po­sa es la mu­jer más her­mo­sa del mun­do. Pe­ro al ver cre­cer a mis hi­jas, me he da­do cuen­ta de que to­das las mu­je­res son di­fe­ren­tes; no pue­des cap­tu­rar­las. Es di­fí­cil, im­po­si­ble in­clu­so, de­fi­nir a to­das las mu­je­res, pe­ro sí pue­des tra­tar de en­ten­der­las”.

Pic­cio­li tie­ne un pro­fun­do res­pe­to por su equi­po en Valentino y en­tien­de la fuer­za de amar la cos­tu­ra a mano; no sim­ple­men­te por la ha­bi­li­dad que se requiere, sino tam­bién por la ma­ne­ra en la que las me­mo­rias de aque­llas que co­sen y bor­dan es­tas pie­zas ex­qui­si­tas se en­tra­la­zan en el re­sul­ta­do fi­nal. “Creo que el to­que hu­mano le da vi­da a la te­la y por esa ra­zón la al­ta cos­tu­ra re­sul­ta tan ín­ti­ma”. De he­cho, él le ha pe­di­do a sus cos­tu­re­ras que le pon­gan nom­bres a los ves­ti­dos que han con­fec­cio­na­do pa­ra la co­lec­ción de Hau­te Cou­tu­re. “Du­ran­te tres me­ses, ellan han vi­vi­do con es­tas pren­das, así que es ló­gi­co que las bau­ti­cen, en re­co­no­ci­mien­to a lo que pen­sa­ron, sin­tie­ron y a to­do el tiem­po que le de­di­ca­ron y a có­mo las re­cor­da­rán”.

Re­cuer­do esas pa­la­bras aho­ra que lo vuel­vo a ver en Pa­rís, en los ele­gan­tes show­rooms de Valentino en Pla­ce Ven­dô­me, la tar­de an­tes de su des­fi­le. Siem­pre es un pla­cer ver los de­ta­lles fi­na­les de la co­lec­ción an­tes del show. Hoy hay un mood­board in­tri­gan­te en la ha­bi­ta­ción: un collage de imá­ge­nes que in­clu­yen obras de Klimt, Wi­lliam Bla­ke y Fra­go­nard; án­ge­les del Re­na­ci­mien­to jun­to a Le­da y el Cis­ne; Adán y Eva jun­to a Pa­so­li­ni y Ma­ria Ca­llas. “La al­ta cos­tu­ra es la opor­tu­ni­dad de ha­cer los sue­ños reali­dad”, ex­pli­ca. “Pe­ro tam­bién ha­bi­ta en una tie­rra de sue­ños. Es­te mood­board, es­ta co­lec­ción, re­fle­ja mi flu­jo de con­cien­cia crea­ti­va”. Ha es­ta­do pen­san­do en Or­lan­do y Mrs. Da­llo­way, de Vir­gi­nia Woolf, y en Molly Bloom, de Ja­mes Joy­ce. “Te­nía 19 años cuan­do leí Ulys­ses, de Joy­ce, por pri­me­ra vez y aho­ra la he vuel­to a leer y me he da­do cuen­ta de que soy más cons­cien­te de mí mis­mo y de mos­trar mis emociones más pro­fun­das en mi tra­ba­jo”.

Y en­ton­ces me per­mi­te dar­le una vis­ta previa a su co­lec­ción y, qué glo­rio­sas crea­cio­nes son: vi­bran­tes y ale­gres co­lo­res (fuc­sia, ama­ri­llo ca­na­rio, ver­de es­me­ral­da iri­sis­cen­te, ro­jo car­de­nal) y pren­das ro­mán­ti­cas con bordados ma­gis­tra­les. “Ca­da ves­ti­do cuen­ta la his­to­ria de la gen­te que lo ha crea­do, mi co­ne­xión con esas per­so­nas y to­das las emociones que se le han pues­to a esa pie­za. Es la te­la de sus re­cuer­dos y de los míos”.

La no­che si­guien­te, cuan­do el des­fi­le por fin se pre­sen­ta en los sa­lo­nes del Hô­tel Sa­lo­mon de Roths­child, la ma­gia del mood­board co­bra vi­da, con un es­plén­di­do des­plie­gue de vo­lu­men y or­na­men­ta­cio­nes bor­da­das; lla­ma­ti­va, se­gu­ra, pe­ro tam­bién poé­ti­ca. Cer­ca del fi­nal, la au­dien­cia es­tá de pie, aplau­dien­do y ova­cio­nan­do, en vez de to­man­do fotos con sus ce­lu­la­res. Y en­ton­ces apa­re­ce Pier­pao­lo, sen­ci­llo en jeans y za­pa­ti­llas, ha­cien­do una sua­ve re­ve­ren­cia, con lá­gri­mas en los ojos, pa­ra des­pués di­ri­gir­se ha­cia su fa­mi­lia y abra­zar­la. n

“EL TO­QUE HU­MANO LE DA VI­DA A LA TE­LA Y POR ESA RA­ZÓN LA AL­TA COS­TU­RA RE­SUL­TA TAN ÍN­TI­MA”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.