Trends de cor­te y co­lor de pe­lo

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido -

los sie­te to­nos de la luz en una mis­ma fra­gan­cia: vio­le­ta, ín­di­go, azul, ver­de, ama­ri­llo, na­ran­ja y ro­jo, y a ca­da tono le co­rres­pon­de su flor: vio­le­ta, li­rio, ja­cin­to, ylang ylang, jun­qui­llo, ma­dre sel­va y tu­li­pán.

De ahí que, el fras­co de Ca­rat, con­ce­bi­do co­mo una más de las jo­yas que iden­ti­fi­can a la mai­son, sim­bo­li­za un dia­man­te fa­ce­ta­do al es­ti­lo art de­có y mo­der­ni­za­do al es­ti­lo ca­rac­te­rís­ti­co de Cartier. La bo­te­lla tie­ne, ade­más de un va­lor de­co­ra­ti­vo, un efec­to lu­jo­so que se in­te­gra per­fec­ta­men­te con las jo­yas icó­ni­cas de la mar­ca.

Co­mo per­fu­mis­ta de la mai­son des­de 2005, Mat­hil­de en­car­na la li­ber­tad crea­ti­va dis­tin­ti­va de la mis­ma. Con un ta­len­to di­ná­mi­co y re­vo­lu­cio­na­rio ha lo­gra­do evo­lu­cio­nar cons­tan­te­men­te el ar­te de la per­fu­me­ría, es­ta­ble­cien­do sus pro­pias re­glas. La na­riz ima­gi­nó es­ta fra­gan­cia pa­ra aro­ma­ti­zar la dul­zu­ra flo­ral con la fres­cu­ra que to­das las mu­je­res mo­der­nas apre­cia­mos en una esen­cia.

Pa­ra ob­te­ner ese aro­ma ‘vi­vo’ y fres­co, uti­li­zó mo­lé­cu­las ob­te­ni­das me­dian­te uno de los ejem­plos más fas­ci­nan­tes de in­no­va­ción en per­fu­mes: la téc­ni­ca de “heads­pa­ce”. Desa­rro­lla­do en la dé­ca­da de los ochen­ta, es­te pro­ce­di­mien­to ac­túa co­mo una cá­ma­ra fra­gan­te que cap­tu­ra y de­co­di­fi­ca las mo­lé­cu­las en el ai­re que ro­dea un ma­te­rial u ob­je­to en par­ti­cu­lar, pro­por­cio­nan­do al per­fu­mis­ta, da­tos sin pro­ce­sar que se pue­den em­plear pa­ra re­crear el olor uti­li­zan­do otras no­tas e in­gre­dien­tes.

De es­ta ma­ne­ra, la tec­no­lo­gía per­mi­te a un ex­per­to en aro­mas to­mar una ima­gen ol­fa­ti­va de al­go en la na­tu­ra­le­za que no es ex­tra­íble por me­dio de los mé­to­dos tra­di­cio­na­les o que, de po­der­se ob­te­ner, el re­sul­ta­do fi­nal va­ría sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te del olor real. Se tra­ta de una he­rra­mien­ta vi­tal pa­ra per­mi­tir a las na­ri­ces ana­li­zar y re­pro­du­cir al­go que de otro mo­do no se­ría po­si­ble uti­li­zar al for­mu­lar un per­fu­me. “La crea­ción de fra­gan­cias si­gue sien­do la mis­ma des­de el si­glo XIX. No ha cam­bia­do. Te­ne­mos di­fe­ren­tes mo­lé­cu­las, a ve­ces, pe­ro muy po­cos in­gre­dien­tes nue­vos por año”, ex­pli­ca Mat­hil­de. Por ello es in­dis­pen­sa­ble la uti­li­za­ción de la téc­ni­ca de “heads­pa­ce” o “li­ving ”, la cual per­mi­te crear una com­bi­na­ción per­fec­ta del olor de la flor vi­vien­te. Por ejem­plo, re­sul­ta útil pa­ra ob­te­ner y uti­li­zar el aro­ma de un tu­li­pán, por­que de otra ma­ne­ra no ten­drías acei­te ni esen­cia ab­so­lu­ta. O in­clu­so si pu­dié­ra­mos, lo más pro­ba­ble es que no se­ría agra­da­ble a los sen­ti­dos. Así, ca­si to­das las flores de es­te ar­coí­ris del jar­dín han si­do ana­li­za­das y fo­to­gra­fia­das pa­ra ob­te­ner su olor vi­bran­te.

Al rea­li­zar un re­co­rri­do por las crea­cio­nes de Laurent pa­ra la ca­sa Cartier, ex­pli­ca: “En nues­tros per­fu­mes se pue­den en­con­trar in­gre­dien­tes ma­ra­vi­llo­sos; es po­si­ble oler al­go que se sien­te muy ele­gan­te. Sin em­bar­go, las no­tas son bas­tan­te fá­ci­les de en­ten­der y de apre­ciar, ya que no son abru­ma­do­ras”. Ese es el víncu­lo que exis­te en­tre to­das las fra­gan­cias de la mai­son. “Es cier­to que des­de Bai­ser Vo­lé –que le lle­vó dos años desa­rro­llar– he uti­li­za­do siem­pre flores po­co co­mu­nes, que no son rosa o jaz­mín, las con­si­de­ra­das reinas de la per­fu­me­ría. La ver­dad no las he to­ma­do en cuen­ta por­que no me in­tere­san de­bi­do a que las en­cuen­tro abu­rri­das, y lo que pre­ten­do es mos­trar al­go más. De­seo ofre­cer otra co­sa a las mu­je­res”, ase­gu­ra. “Me pa­re­ce que ya es­tán can­sa­das de los aro­mas de ro­sas, jaz­mi­nes, ca­ra­me­los y fru­tas rojas, y me­re­cen al­go dis­tin­to. De­ben de te­ner sor­pre­sas, co­no­ci­mien­to y la op­ción de su fe­mi­ni­dad”.

Cuan­do le pre­gun­ta­mos a Laurent de qué ma­ne­ra des­cri­bi­ría a la mu­jer Ca­rat, son­ríe y nos di­ce con gran en­tu­sias­mo: “Pien­so que se tra­ta de una mu­jer lu­mi­no­sa, que bri­lla por den­tro... es muy ri­sue­ña y no tie­ne fron­te­ras. Creo que Ca­rat es una fra­gan­cia atem­po­ral y sin lí­mi­te. ¡Eso es­pe­ro!”. No­so­tras afir­ma­mos que así es. n

ES­PE­RO QUE CA­RAT DÉ LUZ A LA VI­DA CO­TI­DIA­NA DE LAS PER­SO­NAS QUE LO USAN. CREO

QUE ES UN RA­YO DE ALE­GRÍA

—Mat­hil­de Laurent

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.