Me­sas icó­ni­cas de Na­vi­dad

Harper's Bazaar (Chile) - - Contenido -

de­co­ra­ti­vas fa­vo­ri­tas, tie­ne sus elec­cio­nes más que cla­ras y no tie­ne ni que pen­sar­lo por más de unos se­gun­dos: “Ten­go un pro­fun­do res­pe­to por el már­mol, por­que me pa­re­ce una pie­dra tan no­ble, du­ra­ble y ele­gan­te. Man­dé a ha­cer una pe­que­ña me­si­ta ne­gra per­so­na­li­za­da por @de­co­rest­chi­le que me en­can­ta. Y le agre­gué tres ce­ni­ce­ros pe­que­ños de adorno”. Tam­bién des­ta­ca un her­mo­so cua­dro que man­da­ron a ha­cer con el ilus­tra­dor chi­leno Mr. Wi­lliam, don­de apa­re­ce su pri­mer pe­rri­to. Co­mo es­tá tan car­ga­do de sig­ni­fi­ca­dos y sím­bo­los, co­men­ta que lo más pro­ba­ble es que ter­mi­ne es­tan­do col­ga­do en su dor­mi­to­rio. “Es al­go más pri­va­do”, di­ce.

Co­mo am­bos son ad­mi­ra­do­res de lo orien­tal, otro de sus ob­je­tos pre­fe­ri­dos son pre­ci­sa­men­te unos re­zos de di­fe­ren­tes tem­plos ja­po­ne­ses que se tra­je­ron de sus úl­ti­mos via­jes. Se en­cuen­tran re­par­ti­dos por to­do el es­pa­cio en lu­ga­res cla­ves y so­lo ellos co­no­cen el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do que tie­nen. Por el mo­men­to, so­lo co­no­ci­mos la lo­ca­ción de uno de ellos: “Hay uno en una me­sa de cen­tro, que acom­pa­ño con ori­ga­mis”, ma­ni­fies­ta.

“TEN­GO UN PRO­FUN­DO RES­PE­TO POR EL MÁR­MOL, ES UNA PIE­DRA TAN NO­BLE”.

La me­si­ta de ma­de­ra del es­tar es otro de sus gran­des fa­vo­ri­tos. Tie­ne un con­te­ne­dor trans­pa­ren­te con tres sím­bo­los sa­gra­dos, que le re­cuer­dan a la fa­mi­lia, el amor y su re­la­ción con el uni­ver­so. “Es­tán en el es­tar, por­que es don­de nor­mal­men­te nos en­con­tra­rían re­la­ja­dos vien­do una pe­lí­cu­la sin za­pa­tos y co­mien­do piz­za”.

Asi­mis­mo, la deco na­vi­de­ña jue­ga un rol fun­da­men­tal en su ca­sa du­ran­te es­ta épo­ca, prin­ci­pal­men­te por­que es una tra­di­ción fa­mi­liar. “Qui­se ha­cer mi pro­pia ver­sión, dán­do­le un to­que mo­derno ocu­pan­do me­ta­li­za­dos, sin des­car­tar el do­ra­do, que le da ca­li­dez”, di­ce.

A pe­sar de que su crea­ti­vi­dad se ba­sa prin­ci­pal­men­te de su pro­pia es­té­ti­ca, Ni­co­le con­fie­sa ins­pi­rar­se en la de­co­ra­do­ra Ley­la Uluhan­li. “Sien­to que su es­ti­lo, aun­que es clá­si­co, se adap­ta a ca­da uno de sus clien­tes”.

Su 2019 se vie­ne in­ten­so, pe­ro tam­bién muy emo­cio­nan­te con un pro­yec­to muy cer­cano a su co­ra­zón. Tras mu­cho tiem­po via­jan­do y vi­vien­do de sus ma­le­tas, “lle­gó el mo­men­to de dar­me el es­pa­cio pa­ra crear”, agre­ga. Por eso, Ni­co­le co­men­za­rá a desa­rro­llar una lí­nea pro­pia de ro­pa y ac­ce­so­rios. “Em­pe­za­ré de for­ma dis­cre­ta, co­mo en to­das las aven­tu­ras que em­pren­do, pe­ro con to­tal con­vic­ción. Soy muy per­fec­cio­nis­ta y me to­ma­ré to­do el tiem­po que re­quie­ra pa­ra que vea la luz sin nin­gún de­ta­lle a me­dias”. Y sin du­da lo es­ta­re­mos es­pe­ran­do. n

De­ta­lles que su­men ca­rác­ter a los es­pa­ciosson cla­ve pa­ra Ni­co­le.

La deco na­vi­de­ña es cru­cial por­que vie­ne de una tra­di­ciónfa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.