ADOP­TÓ

A NI­ÑA HAITIANA Y LA HI­ZO SÚ­PER MU­JER...

La Cuarta - Aniversario - - Cronología Del Año -

Es un he­cho que el arri­bo en ma­sa de hai­tia­nos a nues­tro Cal­ce­tín de Tie­rra ya es par­te de la co­ti­dia­ni­dad so­cial del país. Es­to ya de­jó de ser un fe­nó­meno pa­ra trans­for­mar­se en una reali­dad, tan­to así, que ya son par­te de nues­tra cul­tu­ra. Sin em­bar­go, no só­lo se tra­ta de hom­bres y mu­je­res que vie­nen a Chilito en bús­que­da de opor­tu­ni­da­des que en su azo­ta­da tie­rra no en­cuen­tran. Tam­bién es­tán los ni­ños que acom­pa­ñan es­tas tra­ve­sías y que lle­gan al úl­ti­mo rin­cón del mun­do bus­can­do un po­qui­ti­to más de dig­ni­dad.

Emi­li­ana Ri­ve­ra (55) tie­ne cua­tro hi­jos de su ma­tri­mo­nio con Aflor­di­cio Quin­te­ros. Vi­ven en la po­bla­ción San Es­te­ban, en San Ber­nar­do, uno de los sec­to­res más vul­ne­ra­bles de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na. “Aquí fal­tan mu­chas co­sas, me­nos co­ra­zón”, afir­mó una de las ve­ci­nas más res­pe­ta­das del sec­tor.

Ha­ce sie­te años, una de las hi­jas de la Emi era co­no­ci­da de una lo­la de ori­gen hai­tiano. “A ella se la tra­jo un ca­ra­bi­ne­ro que es­ta­ba en mi­sión de paz allá. Siem­pre qui­so traer­se a su her­ma­na me­nor a Chi­le, a mi Mi­chanty”, re­cuer­da emo­cio­na­da.

Gracias a va­rios bin­gos y co­lec­tas, or­ga­ni­za­dos tan­to por ve­ci­nos co­mo por la co­mu­ni­dad haitiana, la her­ma­na de Mi­chanty lo­gró re­cau­dar fon­dos pa­ra traer a su her­ma­ni­ta. La pe­que­ña lle­gó a Chilito a vi­vir la vi­da de una ni­ña nor­mal: en­tró a cuar­to bá­si­co mien­tras vi­vía con su úni­ca fa­mi­liar, quien, a los me­ses, in­ten­tó aten­tar con­tra su vi­da, lo que las for­zó a bus­car nue­vas sa­li­das.

“Ellas lle­ga­ron a mi ca­sa y ob­vio que de­jé que se que­da­ran acá. La pe- que­ña ve­nía con su au­to­es­ti­ma muy ba­ja, co­mo si la hu­bie­sen agre­di­do. Yo le vi va­rios ras­gu­ños. Ella me con­tó, pe­ro me pi­dió que no acu­sa­ra a su her­ma­na, por mie­do a per­der­la”, con­fe­só Emi­li­ana.

Un día, la ma­yor le di­jo a Ri­ve­ra que te­nía el pa­sa­je com­pra­do pa­ra que Mi­chanty se de­vol­vie­ra a Hai­tí y que ella no se ha­ría más car­go. En ese mo­men­to, la re­pos­te­ra de ofi­cio se ju­ra­men­tó que­dar­se con la pe- que­ña, más aún cuan­do Mi­chanty se lar­gó en llan­to, su­pli­cán­do­le no vol­ver a la du­ra reali­dad de la que tan­to le cos­tó sa­lir.

“Fui al Juz­ga­do de Fa­mi­lia de San Ber­nar­do y a Ca­ra­bi­ne­ros a po­ner una de­nun­cia. Jus­to en el juz­ga­do ha­bía pe­rio­dis­tas y les con­té la si­tua­ción. Al día si­guien­te, me con­tac­tó el abo­ga­do Jo­sué Hor­ma­zá­bal, quien me ase­gu­ró que me ayu­da­ría”, re­cuer­da Emi­li­ana. Jun­to al pro­fe­sio­nal pre­sen­ta­ron un re­cur­so de tui­ción en el Juz­ga­do, pe­ro allí se de­cla­ra­ron in­com­pe­ten­tes.

La her­ma­na ma­yor de la pe­que­ña haitiana se ha­bía ido a vi­vir a la co­mu­na de San­tia­go (sin la ni­ña y con la ame­na­za de en­viar­la a Hai­tí), así que Hor­ma­zá­bal se “as­cu­rrió” y lle­vó la cau­sa y la de­nun­cia pa­ra aquel lu­gar, don­de fue aco­gi­da.

“Aho­ra, Mi­chanty tie­ne 17 años y es­tá en se­gun­do me­dio. Ella quie­re ser en­fer­me­ra, co­mo sus her­ma­nas chi­le­nas. Ima­gí­na­te, bai­la cue­ca e in­clu­so, con su gru­po fol­cló­ri­co, se pre­sen­ta­ron fren­te a Ba­rack Oba­ma cuan­do vino a Chi­le”, con­tó or­gu­llo­sa Emi­li­ana Ri­ve­ra, tras re­fle­xio­nar so­bre có­mo ha cam­bia­do la vi­da de la lo­la.

La ve­ci­na más que­ri­da de la po­bla­ción San Es­te­ban se ha con­ver­ti­do en una san­ta pa­ra la co­mu­ni­dad haitiana en Chi­le, por el rol y el amor que le en­tre­gó a Mi­chanty. “Si pu­die­se vol­ver a ha­cer­lo, me la ju­ga­ría de nuevo, sin du­da”, con­clu­yó.

La­chi­cue­la(que­vis­te­de ce­les­te)es­par­te­deun gru­po­fol­cló­ri­co,ycuan­do vi­noO­ba­maaChi­le,le­bai­ló una­bue­na­cue­ca.

IG­NA­CIO VÁS­QUEZ

Emi­li­ana Ri­ve­ra Ocu­pa­ción: Due­ña de Ca­sa San Ber­nar­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.