EX MONJITA

SA­CA A FÉ­MI­NAS DE LOS EX­CE­SOS PORTEÑOS

La Cuarta - Aniversario - - La Cuarta - CONTINÚAENPÁGINASIGUIENTE

Pa­tri­cia Bel­trán pa­só 24 de sus 51 años sir­vién­do­le al Pu­len­to, co­mo mon­ji­ta en un con­ven­to de la Quin­ta Re­gión. Así era su vi­da, has­ta que un día, ca­mi­nan­do por una ca­lle­ci­ta por­te­ña, una tra­ba­ja­do­ra se­xual le ro­gó a la re­li­gio­sa que le die­ra un abra­zo. Ese día y ese abra­zo cam­bia­ron to­do pa­ra la her­ma­na Patty, pues sin­tió que ese era su des­tino, su nue­va mi­sión: ayu­dar a mu­je­res des­pro­te­gi­das.

Des­de ese mo­men­to, co­men­zó a idear su fun­da­ción “Be­ta­nia Aco­ge”, y va­lien­te­men­te de­jó atrás el con­ven­to y los vo­tos, se des­po­jó del há­bi­to pa­ra ayu­dar a mu­je­res con vul­ne­ra­ción de de­re­chos. Al co­mien­zo, só­lo tra­ba­jó con las que ejer­cían el co­mer­cio se­xual, pe­ro aho­ra su man­to pro­tec­tor al­can­za tam­bién pa­ra dro­ga­dic­tas, al­cohó­li­cas y to­das aque­llas en si­tua­ción vul­ne­ra­ble que de­ci­dan y quie­ran cam­biar, por­que, se­gún cuen­ta la her­ma­na, “va to­do de la mano”.

Es­te cam­bio ro­tun­do, de la tran­qui­li­dad del con­ven­to a la hos­ti­li­dad de la ca­lle, a es­cu­char los pro­ble­mas pro­fun­dos de de­ce­nas de chi­cas, es un sal­to que aun­que pa­re­cía al va­cío, ter­mi­nó aca­ban­do en el fon­do de su al­ma y en el co­ra­zón de mu­chas mu­je­res que han re­cu­pe­ra­do las es­pe­ran­zas. “Es­to tie­ne su ba­se en la fe y el amor, esa ha si­do la cla­ve. Ade­más es que­rer, ellas quie­ren cam­biar, no hay más”, le suel­ta a La Cuar­ta la ex sor.

LA RE­NUN­CIA

Na­da de fá­cil fue pa­ra la her­ma­na Patty de­cir­le chaí­to a la con­gre­ga­ción en la que de­jó sus años de ju­ven­tud. La ex mon­ji­ta lle­gó allí a los tier­nu­chos 17 y re­cién se vi­ró a los 45, pa­so del que no se arre­pien­te. “Con la fun­da­ción to­do tie­ne un sen­ti­do, por­que de al­gu­na ma­ne­ra, sien­do re­li­gio­sa, ya tra­ba­ja­ba en fa­vor de las mu­je­res vul­ne­ra­das en sus de­re­chos, pe­ro no te­nía tiem­po ex­clu­si­vo, te­nía que cum­plir ho­ra­rios y ta­reas, era de cier­ta ma­ne­ra in­com­pa­ti­ble”, cuen­ta.

Des­de el epi­so­dio en aque­lla es­qui­na, jun­to a la mu­jer que ofre­cía su cuer­po en ese lu­gar, ya na­da fue igual, pues, se­gún Pa­tri­cia, “ese abra­zo fue el en­cuen­tro de dos igua­les: ella mu­jer, yo mu­jer, es­ta unión de co­ra­zón a co­ra­zón es lo que pro­du­jo es­te cam­bio ma­ra­vi­llo­so”.

- ¡Qué ru­do, her­ma­ni­ta!

- Me cos­tó mu­cho dar es­te pa­so, ya que una en el con­ven­to ha­ce vo­tos, no nos fal­ta na­da ahí, no so­bra, pe­ro si se rom­pían unos za­pa­tos, sa­bías que ten­drías otros.

- ¿Y afue­ra?

- Sa­lí sin te­ner na­da, ni si­quie­ra ro­pa, pe­ro de al­gu­na for­ma me rear­mé, y eso pa­ra mí fue muy va­lio­so.

- ¿Qué pien­sa del cam­bio y de to­do es­te sa­cri­fi­cio?

- A mis pa­pás en el sur les cos­tó com­pren­der, ellos es­ta­ban muy con­ten­tos de te­ner una hi­ja re­li­gio­sa y fue di­fí­cil..., pe­ro hoy es­tán muy con­ten­tos y me sien­to ple­na­men­te apo­ya­da por ellos.

- ¿Y los her­ma­nos de ver­dad?

- Mis her­ma­nos, con­ten­tos. Ellos son mis gran­des co­la­bo­ra­do­res y ami­gos en es­ta obra.

- ¿Los va a ver o no de­ja a sus chi­qui­lli­tas a la de­ri­va?

- Ten­go a mi fa­mi­lia en el sur, me dan ga­nas de via­jar y es­tar con ellos un fin de se­ma­na lar­go y el san lu­nes y el mar­tes, ja­ja­já. Sin em­bar­go, me sien­to res­pon­sa­ble de la fun­da­ción y de las chi­qui­llas ca­da día, así que no pue­do ha­cer­lo.

- ¡To­do por sus re­ga­lo­nas!

- Sí, to­mé la de­ci­sión y hoy en día me de­di­co ex­clu­si­va­men­te al ho­gar, pa­ra po­der apo­yar a to­das quie­nes lo ne­ce­si­ten.

RE­GA­LO DI­VINO: CA­SA NUE­VA

Cuan­do sor Pa­tri­cia de­ja su con­gre­ga­ción lo ha­ce con el cla­ro pro­pó­si­to de su­mar­se a la so­cie­dad y ayu­dar con es­ta no­ble pe­gui­ta que hoy desem­pe­ña. La idea de crear la “Fun­da­ción Be­ta­nia Aco­ge” to­mó fuer­za des­de que cam­bió el tra­je gris por la ves­ti­men­ta de ci­vil. No te­nía ro­pa, por ahí con­si­guió unas pil­chas. ¿Lu­gar don­de vi­vir? Ni ha­blar. Su úni­ca po­se­sión cla­ra en su ma­le­ta es la con­vic­ción de ayu­dar a to­das esas mu­je­res que su­fren vul­ne­ra­ción y adic­cio­nes.

Or­gu­llo­sa de su tra­ba­jo y de la ca­sa de aco­gi­da, que a pu­ro ñe­que for­jó con años de em­pu­je y pa­sión, Pa­tri­cia desem­bu­cha que “lo que me im­pac­ta y me mue­ve a se­guir tra­ba- jan­do por ellas y pa­ra ellas es su pro­fun­da per­se­ve­ran­cia y fe en que la opor­tu­ni­dad que se dan, de ha­cer un gi­ro ra­di­cal en sus vi­das, es al­go to­tal­men­te po­si­ble”.

- ¿Es­to la po­ne ja­pi?

- Ima­gí­nen­se, el pa­so que yo he da­do pa­ra de­di­car­me ex­clu­si­va­men­te en fa­vor de tra­ba­jar por ellas es real­men­te una ale­gría in­ter­na que na­die me la qui­ta, es­toy ple­na­men­te fe­liz con lo que ha­go.

- Y en el pro­ce­so de cam­bio, ¿cuál es la es­tra­te­gia pa’ lo­grar re­sul­ta­dos?

- Pri­me­ro, que­rer. Es pri­mor­dial que ella quie­ra el cam­bio. Es­to, por­que lle­gan y di­cen “es­toy me­ti­da has­ta la pun­ta del pe­lo en si­tua­cio­nes que no quie­ro”, en­ton­ces re­cién ahí em­pe­za­mos el pro­ce­so de acom­pa­ña­mien­to, de apo­yo es­pi­ri­tual, si­co­ló­gi­co y so­cial, fa­mi­liar. - Des­pués, ¿qué si­gue?

- Te­ne­mos, gra­cias a Dios, a una fun­da­ción fran­ce­sa que nos apor­ta di­ne­ro pa­ra que mu­je­res que quie­ran se­guir es­tu­dios su­pe­rio­res lo pue­dan ha­cer, ¡y es tan lin­do! Por­que ellas quie­ren, pe­ro no tie­nen los re­cur­sos, en­ton­ces ellas pos­tu­lan a es­ta be­ca y se les abre un nue­vo ca­mino.

- ¿Y re­sul­ta?

- Te­ne­mos a cin­co chi­qui­llas es­tu­dian­do: tres En­fer­me­ría con men­ción en ur­gen­cia y otras, Ho­te­le­ría. In­clu­so, una se re­ci­bió de en­fer­me­ra ¡Qué or­gu­llo más gran­de!

- ¿Dón­de las lle­va­ba al co­mien­zo, cuan­do no te­nía ca­sa?

- Cuan­do re­cién par­tió la fun­da­ción, eran cin­co las mu­je­res que iban y fun­cio­ná­ba­mos en un res­to­rán de una se­ño­ra muy que­ri­da, eso por un tiem­po lar­go. Des­pués, nos di­mos cuen­ta que cre­ci­mos y ne­ce­si­tá­ba­mos un lu­gar más am­plio.

- Chu­ta, pe­lúo igual, más to­da­vía si no te­nían ni uno...

- Sí, pe­ro apa­re­ció una gran ami­ga, que me di­jo que te­nía una bo­de­ga, que si la arre­glá­ba­mos, la po­día­mos usar pa­ra la fun­da­ción, y la ver­dad es que era una ca­sa en desuso, allí en Ave­ni­da Bra­sil, don­de lle­gan el Me­tro, las mi­cros y los co­lec­ti­vos, en el plan de Val­pa­raí­so, es muy cén­tri­co.

- Te­nía el es­pa­cio fí­si­co, pe­ro... ¿có­mo se las arre­gló pa­ra amo­no­nar­lo y de­jar­lo ope­ra­ti­vo?

- Con ayu­da de nues­tros ami­gos em­pre­sa­rios y gen­te co­no­ci­da de la fun­da­ción la em­pe­za­mos a arre­glar pa­ra las ni­ñas, y el año pa­sa­do al fin la pu­di­mos inau­gu­rar. Es una ca­sa de vi­si­ta dia­ria, lo que le da más fuer­za al cam­bio, por­que ellas de­ben vol­ver a sus en­tor­nos ca­da no­che, es de­cir, que el cam­bio es de ver­dad.

- Bien bon­da­do­sos los por­te­ños, ¿ah?

- La ayu­da pro­vie­ne más de San­tia­go que de la Quin­ta Re­gión, acá son bien flo­jos, po­co sen­si­bles a es­ta reali­dad, co­mo que nos ce­ga­mos an­te el do­lor, an­te la mi­se­ria.

- ¿Ha pen­sa­do ex­pan­dir­se a otros lu­ga­res?

- Me en­can­ta­ría, pe­ro creo que la aper­tu­ra de­be ser a ni­vel de go­bierno. Acá no hay po­lí­ti­cas pú­bli­cas, nos ayu­dan pri­va­dos. Sien­to que tie­ne que ha­ber un apo­yo pa­ra ayu­dar a to­das es­tas chi­qui­llas.

- ¿Es­ta pe­ga tie­ne frus­tra­cio­nes? - Siem­pre hay chi­cas que no per­se­ve­ran y qué lás­ti­ma que no ha­yan to­ma­do el ca­mino que se les ofre­ce... Se su­fre un po­co, pe­ro te­ne­mos co­mo gran le­ma la no frus­tra­ción, por­que las otras chi­qui­llas que sí es­tán en su pro­ce­so se re­sien­ten, da pe­na, pe­ro que­da la es­pe­ran­za de que al­gún día pue­dan vol­ver, por­que las puer­tas si­guen abier­tas pa­ra ellas y pa­ra to­das las que sien­tan el lla­ma­do de cam­biar.

El sa­cri­fi­cio de la her­ma­na

Patty no fue es­tar 24 años en

un con­ven­to, sino que de­ci­dir

de­jar sus há­bi­tos y en­fren­tar la

vi­da afue­ra. To­do pa­só cuan­do

una tra­ba­ja­do­ra se­xual en la

ca­lle le pi­dió un abra­zo: “Fue el

en­cuen­tro de dos igua­les, ella

mu­jer, yo mu­jer”, re­cuer­da.

CLAU­DIA PA­CHE­CO la­cuar­ta_c­pa­che www.la­cuar­ta.com

Pa­tri­cia Bel­trán Ocu­pa­ción: ex mon­ji­ta VAL­PA­RAÍ­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.