EN BUS­CA DE QUE TO­DOS SEAN FE­LI­CES

La Cuarta - Aniversario - - Cro­no­lo­gía Del Año -

SIEM­PRE HAY GEN­TE QUE NO TIE­NE PA­RA CE­LE­BRAR. SON DIS­TIN­TOS LOS MO­TI­VOS, PE­RO ES LA CRU­DA REALI­DAD. PE­RO TAM­BIÉN TE­NE­MOS A MU­CHOS QUE CUAN­DO PUE­DEN PIEN­SAN EN ESOS QUE NO TIE­NEN NA­DA Y, QUE HAS­TA EN LAS MÁS MÍ­NI­MAS, SE PRO­PO­NEN COM­PAR­TIR LO PO­CO CON QUE CUEN­TAN.

Así lo hi­zo la fa­mi­lia que con­for­man Ka­ri­na La­ra y Ós­car Cam­pos, quie­nes acos­tum­bra­dos a fes­te­jar la fies­ta de la Pas­cua de Re­su­rrec­ción a to­do tra­po pa­ra sus hi­jos, has­ta dis­fra­za­dos, en una opor­tu­ni­dad qui­sie­ron agran­dar su co­ra­zón y pen­sar en los de­más, pa­ra lle­var su fies­ta pa­ra to­dos. “No­so­tros ha­cía­mos hue­vi­tos de cho­co­la­te y un día, ha­ce ca­si seis años, nos que­da­mos ha­cien­do un pe­di­do y tam­bién los de nues­tros enanos de acá. Con­ver­san­do con mi ma­ri­do, él me di­jo: ‘Hay tan­to ni­ño que qui­zás no van a te­ner sus hue­vi­tos’. No­so­tros nos pu­si­mos a ha­cer pa­ra nues­tros hi­jos y des­pués nos fui­mos a una es­cue­la a ce­le­brar la Pas­cua de Re­su­rrec­ción, don­de les hi­ci­mos un desa­yuno y tam­bién lle­va­mos hue­vi­tos a los ni­ños del Cen­tro On­co­ló­gi­co del Só­te­ro del Río”, nos con­tó Ka­ri­na, de­jan­do cla­ro cuál fue el pri­mer pa­so de la agru­pa­ción “To­dos Fe­li­ces”.

- ¿Por qué el nom­bre?

- La ver­dad es que la agru­pa­ción se iba a lla­mar “Una son­ri­sa pa­ra los ni­ños”, pe­ro eso nos li­mi­ta­ba só­lo a ellos. Y re­sul­ta que nos gus­ta ir a ver a los adul­tos ma­yo­res que que­dan so­los, lue­go de lu­char to­da una vi­da por una fa­mi­lia. Por eso le cam­bia­mos el nom­bre pa­ra que no se nos aco­ta­ra.

- ¿Qué es lo más di­fí­cil pa­ra ha­cer fe­li­ces a to­dos?

- Lo más di­fí­cil es el aus­pi­cio, pe­ro ayu­dar de es­ta for­ma es al­go ma­ra­vi­llo­so e im­pa­ga­ble. La sen­sa­ción con la que tú vuel­ves a la ca­sa tras ha­ber es­ta­do con ni­ños co­nec­ta­dos a má­qui­nas y que son ca­pa­ces de dar­te una son­ri­sa, por­que tú te ves­tis­te de pa­ya­so o lo que sea pa­ra ve­nir a ver­nos, es al­go es­pec­ta­cu­lar e im­pa­ga­ble. - ¿Tie­nen so­cios que los ayu­dan?

- Te­ne­mos 21 so­cios ins­cri­tos que son de la co­mu­na de Puen­te Al­to, co­mo pa­ra la per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca tie­nen que ser de la co­mu­na, pe­ro son mu­chos más los que es­tán de­trás de es­to, que son gen­te que nos co­la­bo­ra y han lle­ga­do de to­dos la­dos.

- Y por otros me­dios tam­bién se co­mu­ni­can con us­te­des...

- Es mu­cha la gen­te tras no­so­tros, siem­pre di­go que sin su ayu­da no ha­ría­mos na­da. Uno pue­de te­ner to­das las ga­nas del mun­do, pe­ro si no tie­ne los me­dios pa­ra ha­cer­lo, no pue­de ha­cer na­da. Es­ta­mos to­dos los que lle­va­mos a ca­bo es­to, pre­sen­cial­men­te, eco­nó­mi­ca­men­te, y los que es­tán apo­yan­do.

- La en­se­ñan­za que les de­jan a sus hi­jos con es­ta ayu­da de­be ser tre­men­da...

- Te­ne­mos dos enanos, Br­yan y Die­go. Ellos van con no­so­tros a to­das nues­tras ac­ti­vi­da­des. De he­cho, Br­yan, que es el ma­yor, di­ce que cuan­do es­te­mos vie­ji­tos él va a se­guir con es­to, por­que le emo­cio­na. Han re­ci­bi­do es­ta gran en­se­ñan­za.

de la agru­pa­ción “Te quie­ro Con dis­fra­ces, los miem­bros de los hos­pi­ta­les. fe­liz” lle­van ale­gría a los ni­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.