La con­fe­ren­cia

Des­pués de con­se­guir un tíu­lo, la más dul­ce de las re­van­chas es ver la ca­ra de los que se suben al ca­rro de la vic­to­ria.

La Cuarta Deportiva - - DEPORTES - POR C. M. / ILUS­TRA­CIÓN PA­TRI­CIO VE­RA R.

Ha­bía si­do una di­fí­cil tem­po­ra­da. El en­tre­na­dor Vi­cen­te Muñoz , pe­se a que lo qui­sie­ron ti­rar a la pa­rri­lla va­rias ve­ces, al fi­na pu­do lo­grar el ob­je­ti­vo tra­za­do y, en me­dio de cham­pa­ña y los tí­pi­cos que se suben al ca­rro de la vic­to­ria, lo­gra­ba el as­cen­so con C.D. FLU­VIA­LES. Y en me­dio de la ale­gría y éx­ta­sis con que fes­te­ja­ba el triun­fo en el ves­tua­rio , de pron­to una voz irrum­pió di­cien­do:

-Pro­fe, lo es­pe­ran pa­ra la con­fe­ren­cia de pren­sa.

-Me cam­bio y voy – res­pon­dió el téc­ni­co.

Una vez ca­mino a la sa­la de con­fe­ren­cias, veía có­mo mu­chos de los que ha­bían cri­ti­ca­do y has­ta fes­ti­na­do con las de­rro­tas del equi­po, le da­ban abra­zos o pal­ma­das en la es­pal­da. “Hi­po­cre­sía pu­ra”, pen­sa­ba. Una vez sen­ta­do, en­fren­tan­do a los mi­cró­fo­nos, co­mo tan­tas otra ve­ces, dio paso a la más dul­ce de las re­van­chas.

- Bue­nas no­ches pro­fe­sor Muñoz, an­tes que to­do, fe­li­ci­ta­cio­nes. La ale­gría nos em­bar­ga a to­dos los medios que se­gui­mos tan­tos años a es­te club, lo quie­ro lle­var a te­rreno di­fí­cil, en un mo­men­to, cuan­do los re­sul­ta­dos no se es­ta­ban dan­do, se cues­tio­nó su sis­te­ma e in­clu­so al­gu­nos nom­bres de las no­mi­na­cio­nes, us­ted siem­pre se man­tu­vo cau­to y no dio su bra­zo a tor­cer, ¿Có­mo lo­gró esa tran­qui­li­dad an­te el caos me­diá­ti­co? Mar­co Mar­tí­nez, dia­rio “El De­sin­for­ma­do”.

- Bue­nas no­ches, mi­re, no­so­tros los en­tre­na­do­res es­ta­mos cons­tan­te­men­te ex­pues­tos, so­mos res­pon­sa­bles de te­ner que to­mar de­ci­sio­nes en si­tua­cio­nes lí­mi­te, por es­te mo­ti­vo, de­be­mos ob­ser­var y com­pren­der rá­pi­da­men­te don­de se pro­du­ce el pro­ble­ma, que es lo que no es­tá fun­cio­nan­do, de­jar las sen­sa­cio­nes tan ami­gas del que no com­pren­de y fi­jar­se en lo real­men­te con­cre­to, im­por­tan­te y tras­cen­den­te; los nú­me­ros, da­tos ob­je­ti­vos que re­duz­can tu mar­gen de error ¿Quién ha­ce más go­les?¿Quién apor­ta con más asis­ten­cias?

¿Quién co­me­te más erro­res? ¿Por qué ban­da has he­cho más da­ño? ¿Por qué ban­da te han he­cho más da­ño? La luz de las to­rres te de­be ilu­mi­nar, nun­ca en­can­di­lar, equi­li­brio.

-Bue­nas no­ches pro­fe­sor, mu­chos pien­san que los úl­ti­mos par­ti­dos el equi­po adop­tó una for­ma de ju­gar muy pa­re­ci­da a los mun­dial­men­te fa­mo­sos CA­TA­LA­NES F.C., su en­tre­na­dor Jo­sé Mendiola ¿Es su re­fe­ren­te? Ma­rio Ra­mí­rez, del pro­gra­ma “Hi­per­ven­ti­la­do”. -Bue­nas no­ches, to­das las per­so­nas que en mi ca­mino en­cuen­tro, pue­den de­jar una in­tere­san­te en­se­ñan­za, el se­ñor lus­tra­bo­tas, el se­ñor de las ver­du­ras, us­te­des mis­mos. Pe­ro siem­pre de­be exis­tir iden­ti­dad pro­pia, me va­lo­ro mu­cho y a na­die si­go cie­ga­men­te, me he pre­pa­ra­do pa­ra ge­ne­rar mis pro­pias ideas, ten­go co­le­gas que in­clu­so ha­blan co­mo ca­ta­la­nes pa­ra asi­mi­lar­se a él, eso me da ver­güen­za.

- Bue­nas no­ches pro­fe­sor, se le cri­ti­có mu­cho por en­tre­nar siem­pre a puer­tas abier­tas, se de­cía que los ri­va­les sa­bían mu­cho an­tes lo que us­ted plan­tea­ría. ¿Qué pien­sa de eso? Gon­za­lo Se­púl­ve­da del pro­gra­ma, “Le hi­cie­ron la ca­ma”

- Bue­nas no­ches, siem­pre he si­do abier­to y trans­pa­ren­te, el buen es­tra­te­ga a la lar­ga igual sa­le triun­fan­te, en el aje­drez to­dos sa­ben có­mo se mue­ven las pie­zas, el más as­tu­to ga­na, lo de­más es in­se­gu­ri­dad.

- Bue­nas no­ches pro­fe­sor, el par­ti­do an­te­rior se per­die­ron 2 pun­tos que hoy po­drían ha­ber cos­ta­do el as­cen­so, el gol del em­pa­te pos­tre­ro fue evi­den­te error de nues­tro por­te­ro Wen­ces­lao, si no se hu­bie­ra subido. ¿Se­ría él, el prin­ci­pal res­pon­sa­ble del fra­ca­so? Fe­li­pe Laz­cano, dia­rio “La in­tri­ga”.

- Bue­nas no­ches, no acos­tum­bro ha­blar de lo que no su­ce­dió. “Si mi tía tu­vie­ra bi­go­tes se­ría mi tío”, pe­ro le res­pon­de­ré, yo soy res­pon­sa­ble ab­so­lu­to de to­do fra­ca­so.

- Bue­nas no­ches pro­fe­sor, el as­cen­so pu­do lle­gar dos se­ma­nas atrás, ¿sien­te que co­me­tió erro­res que no per­mi­tie­ron que así fue­ra? Gui­ller­mo La­gos, del pro­gra­ma “El des­con­for­me”.

-Bue­nas no­ches, me equi­vo­qué mu­cho, to­do el ra­to, eso per­mi­tió co­rre­gir, no ex­hi­bo un or­gu­llo ex­tre­mo, la au­to­crí­ti­ca de­be dor­mir con uno, ser se­ve­ra y lú­ci­da, no pue­de ha­ber so­ber­bia, cuan­do ven­gan las de­rro­tas; por­que ven­drán, la so­ber­bia te pue­de des­truir.

- Bue­nas no­ches pro­fe­sor. ¿Qué as­pec­tos fue­ron vi­ta­les pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo? Clau­dio Ae­do, del pro­gra­ma “El que al­go se pre­pa­ró”.

- Bue­nas no­ches. Pri­me­ro la co­lec­ti­vi­dad, na­die fue más im­por- tan­te que el equi­po, se­gun­do la ma­te­ria pri­ma, bue­nos ju­ga­do­res, ter­ce­ro la dis­ci­pli­na, cuar­to el tra­ba­jo bien rea­li­za­do, bue­na pre­pa­ra­ción y lo más im­por­tan­te la pa­sión que se hi­zo pre­sen­te en ca­da dispu­ta, ca­da ba­lón, ca­da eta­pa, ca­da par­ti­do, ca­da fa­se.

En ple­na con­fe­ren­cia, Vi­cen­te ta­pa los mi­cró­fo­nos con su mano y pre­gun­ta cuán­to tiem­po va de char­la. Al re­ci­bir la res­pues­ta, di­ce:

-Dis­cul­pen se­ño­res has­ta aquí lle­go yo, me avi­san que los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de es­te lo­gro ya es­tán lis­tos, yo so­lo re­lle­na­ba mien­tras sa­lían de la du­cha, bue­nas no­ches, mu­chas gra­cias.

An­te la mi­ra­da in­cré­du­la de al­gu­nos pe­rio­dis­tas, Vi­cen­te se pa­ró dan­do el paso a los ju­ga­do­res, el que sa­cri­fi­ca a sí mis­mo nun­ca ye­rra, to­mó su cha­que­ta, ca­mi­nó ha­cia la pa­ra­da del bus, lo abor­dó a su ca­sa a ce­le­brar me­su­ra­da­men­te con los su­yos, los pos­ter­ga­dos, por­que sa­bía que des­pués del blanco apa­re­ce el ne­gro y el fra­ca­so lo es­pe­ra­ba a la vuel­ta de la es­qui­na; y pen­sa­ba “el que no ce­le­bra de­ma­sia­do un triun­fo, no sen­ti­rá tan­to un fra­ca­so”, “equi­li­brio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.