Las nue­vas “Fitz­zas” son ri­cas en pro­teí­nas y ba­jas en ca­lo­rías

Ma­nue­la Cin­que­gra­ni creó es­te pro­duc­to si­mi­lar a la piz­za en su afán de en­con­trar co­mi­da a pe­di­do, pe­ro sa­na. Ha­ce ape­nas un año par­tió con su em­pren­di­mien­to y ca­da día su­ma más fa­ná­ti­cos, des­de de­por­tis­tas has­ta ce­lía­cos.

La Cuarta - El Comerciante - - ESTA ES MIPYME - Ka­ren Pu­na­ro Maj­luf

“Par­tí crean­do una piz­za que fue­ra ba­ja en ca­lo­rías, y ter­mi­nó sien­do ap­ta pa­ra ce­lía­cos, al­ta en pro­teí­nas y con ha­ri­nas po­co ref ina­das”.

La piz­za, tal co­mo la co­no­ce­mos hoy, se in­ven­tó en el si­glo XVII en Ná­po­les, y

des­de ese en­ton­ces ha emi­gra­do por los paí­ses, mez­clan­do su re­ce­ta ori­gi­nal con in­gre­dien­tes lo­ca­les. Es una de las co­mi­das fa­vo­ri­tas a ni­vel mun­dial y den­tro de sus cien­tos de va­rie­da­des, pa­ra mu­chos, la más ri­ca si­gue sien­do la más bá­si­ca: que­so, to­ma­te y al­baha­ca.

Sin em­bar­go, la piz­za es uno de los pri­me­ros pla­tos que prohí­ben los nu­tri­cio­nis­tas a la ho­ra de dic­tar una die­ta, pues su mez­cla

de ma­sa y que­so la ha­cen al­ta en ca­lo­rías.

A raíz de es­ta tra­ge­dia gas­tro­nó­mi­ca es que Ma­nue­la Cin­que­gra­ni creó una lí­nea

de “piz­zas” ba­jas en ca­lo­rías, ri­cas en pro­teí­nas y con sa­bor ita­liano ori­gi­nal.

Ma­nue­la Cin­que­gra­ni, chef.

Un ex­pe­ri­men­to

Una tar­de de do­min­go, Ma­nue­la Cin­que­gra­ni tu­vo un an­to­jo de co­mi­da rá­pi­da, pe­ro las op­cio­nes a pe­dir eran to­das muy ca­ló­ri­cas. Apro­ve­chan­do sus co­no­ci­mien­tos co­mo es­tu­dian­te de cocina, se le ocu­rrió ha­cer una piz­za di­fe­ren­te: “Par­tí crean­do una que fue­ra ba­ja en ca­lo­rías y ter­mi­nó sien­do ap­ta pa­ra ce­lía­cos, al­ta en pro­teí­nas, con ha­ri­nas po­co re­fi­na­das, que la ha­ce ideal pa­ra dia­bé­ti­cos y ni­ños. Así na­ció Fitz­za”, se­ña­ló.

La ma­sa de las “Fitz­zas” se ela­bo­ra en ba­se a pe­chu­ga

de po­llo mo­li­da, “con es­to ha­go una es­pe­cia de ham­bur­gue­sa muy del­ga­da”, con­tó la chef. Otra op­ción es con ma­sa de co­li­flor y sé­sa­mo ne­gro. Y la úl­ti­ma mo­da­li­dad es de ha­ri­na de al­men­dras con ave­na. Ca­da piz­za tie­ne to­ma­te na­tu­ral y que­so des­cre­ma­do. Tam­bién lle­van ce­bo­lla aca­ra­me­la­da en ste­via, cham­pi­ño­nes o al­baha­ca. La em­pren­de­do­ra lle­va un año ven­dien­do es­tas de­li­cias, que ca­da día tie­nen más fa­ná­ti­cos. “Par­tí so­la y, tras seis me­ses, se su­ma­ron

dos so­cios in­ge­nie­ros co­mer­cia­les que se en­car­gan de lo lo­gís­ti­co, mien­tras yo veo la cocina”, ce­rró.

Ma­nue­la Cin­que­gra­ni es chef y op­tó por crear una lí­nea de piz­zas que pue­da co­mer cual­quier per­so­na, des­de dia­bé­ti­cos, en­fer­mos ce­lía­cos o ni­ños, has­ta de­por­tis­tas o per­so­nas que deseen cui­dar la lí­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.