Evi­te ac­ci­den­tes con el cui­da­do de la car­ga y el con­trol de la ve­lo­ci­dad

Tam­bién es im­por­tan­te un ade­cua­do descanso del cho­fer y no con­su­mir me­di­ca­men­tos que in­duz­can al sue­ño.

La Cuarta - El Comerciante - - EMPRENDEDOR AL VOLANTE -

Ka­ren Pu­na­ro Maj­luf

Trans­por­tar car­ga no es ta­rea fá­cil, so­bre to­do por lo “sel­vá­ti­co” que se vol­vió el trá­fi­co en las gran­des ciu­da­des. La pre­ven­ción es par­te fun­da­men­tal pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes, y pa­ra ello Al­ber­to Escobar, ge­ren­te de Mo­vi­li­dad de Au­to­mó­vil Club de Chile y ex­per­to en se­gu­ri­dad vial de la ins­ti­tu­ción, en­tre­gó las cla­ves a te­ner en cuen­ta pa­ra un ma­ne­jo pre­ven­ti­vo.

Ex­ce­so de ve­lo­ci­dad

Ma­ne­jar vehícu­los en Chile se con­vir­tió en una ac­ti­vi­dad ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­sa, más aún pa­ra aque­llos que, por mo­ti­vos de tra­ba­jo, de­ben pa­sar ca­si to­do el día a bor­do de una má­qui­na con to­ne­la­das de car­ga.

El ex­ce­so de ve­lo­ci­dad es la prin­ci­pal cau­sa de muer- te en la si­nies­tra­li­dad vial del país y es in­dis­pen­sa­ble que el con­duc­tor man­ten­ga las dis­tan­cias de se­gu­ri­dad que tie­nen re­la­ción di­rec­ta con la ve­lo­ci­dad es­co­gi­da.

Pe­so máximo

Hay que es­tar muy aten­to al pe­so per­mi­ti­do de la má­qui­na y cer­cio­rar­se que se ha­ya re­vi­sa­do el es­ta­do del ca­mión (agua, acei­te, co­rreas, lí­qui­do re­fri­ge­ran­te, etc.), la pre­sión de ai­re de los neu­má­ti­cos y la ali­nea­ción del vehícu­lo. Ja­más se de­be in­ten­tar so­bre­pa­sar a un vehícu­lo que se mue­ve a más de 70 km/ho­ra, me­nos en co­li­nas ni en cur­vas.

Con­duc­ción

Los cho­fe­res de má­qui­nas de car­ga no tie­nen am­ba­ges pa­ra fre­nar en se­co, lo que afec­ta la es­ta­bi­li­dad del vehícu­lo al per­der ad­he­ren­cia, co­mo la ca­pa­ci­dad de fre­na­do y ma­nio­bra. Pa­ra una con­duc­ción se­gu­ra, es in­dis­pen­sa­ble que los con­duc­to­res pro­fe­sio­na­les ten­gan co­no­ci­mien­tos de me­cá­ni­ca, lo­gís­ti­ca y prees ven­ción de ries­gos. Se de­be ca­pa­ci­tar al cho­fer, ase­gu­rar­se que co­noz­ca en su to­ta­li­dad las ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas del vehícu­lo que va a con­du­cir y cer­ti­fi­car con­ti­nua­men­te que és­tos ten­gan las com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias pa­ra en­fren­tar res­pon­sa­ble­men­te sus des­pla­za­mien­tos. Pa­ra te­ner en cuen­ta:

1. Hay que evi­tar con­du­cir can­sa­do o con sen­sa­ción de es­trés

2. Te­ner mu­cho cui­da­do con el con­su­mo de me­di­ca­men­tos, ya que hay una erra­da creen­cia de que to­mar re­la­jan­tes mus­cu­la­res bueno pa­ra los ki­lo­me­tra­jes lar­gos. El con­su­mo de me­di­ca­men­tos in­duc­to­res del sue­ño, co­mo an­ti­his­ta­mí­ni­cos o anal­gé­si­cos, de­be prohi­bir­se en la con­duc­ción.

3. Los con­duc­to­res de­ben exi­gir a las em­pre­sas que res­pe­ten sus ho­ra­rios de descanso y no se de­ben ex­po­ner si en al­gún mo­men­to la fa­ti­ga se ha­ce pre­sen­te.

La má­qui­na

Es fun­da­men­tal rea­li­zar los cálcu­los ne­ce­sa­rios pa­ra evi­tar la so­bre­car­ga, que ade­más de ser un ries­go pa­ra la con­duc­ción pue­de ge­ne­rar ave­rías me­cá­ni­cas. Du­ran­te la car­ga es vi­tal:

- Evi­te de­jar es­pa­cio li­bre en­tre la mer­can­cía y las pa­re­des del ca­mión. De lo con­tra­rio pue­den ocu­rrir

des­li­za­mien­tos pe­li­gro­sos que com­pro­me­tan la se­gu­ri­dad de los bie­nes y/o pro­duc­tos que se trans­por­tan.

- Es re­co­men­da­ble el uso de su­per­fi­cies de apo­yo que au­men­ten la fric­ción, ya que dis­mi­nu­yen la de­pen­den­cia de los amarres.

- Es im­pres­cin­di­ble la re­vi­sión pe­rió­di­ca del es­ta­do de la es­ti­ba de la car­ga, ya que los mo­vi­mien­tos y vi­bra­cio­nes del tra­yec­to pue­den ge­ne­rar que se suel­ten los amarres.

El ex­ce­so de ve­lo­ci­dad es la prin­ci­pal cau­sa

de muer­te en los ac­ci­den­tes

de trán­si­to. Es im­por­tan­te man­te­ner una

dis­tan­cia de se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.