De có­mo “Don Fran­cis­co” pa­só de ser sas­tre a con­quis­tar la TV

Co­rría 1965 y Ma­rio Kreutz­ber­ger lu­cha­ba a diario por ha­cer­se un espacio en la te­le­vi­sión chi­le­na, en don­de lo cri­ti­ca­ban por su for­ma de ser y de ves­tir.

La Cuarta - El Comerciante - - NOTICIAS - Ka­ren Pu­na­ro Maj­luf

Tras per­se­ve­rar, in­sis­tir y pa­sar me­ses es­pe­ran­do ser aten­di­do por al­gún pro­duc­tor de Ca­nal 13, Ma­rio Kreutz­ber­guer pu­do, por fin, en 1962, ins­tau­rar co­mo el pa­no­ra­ma de fin de se­ma­na su pro­gra­ma “Sá­ba­dos Gi­gan­tes”.

En pleno au­ge de su ca­rre­ra, cuan­do la fa­ma lo te­nía co­mo ícono a se­guir, “Don Fran­cis­co” con­ce­dió una en­tre­vis­ta a la Re­vis­ta TV Guía -en 1965- , la que fue rea­li­za­da por Ed­win Ha­rring­ton.

En ese en­ton­ces, el ani­ma­dor te­nía 29 años, era pa­dre de un ni­ño y “ve­nía otro en ca­mino”. Fue pre­sen­ta­do co­mo “In­dus­trial téc­ni­co mo­de­lis­ta en con­fec­cio­nes y zur­ci­dor”, pro­fe­sión con la cual se ga­na­ba la vi­da, ya que “con la te­le­vi­sión pier­do di­ne­ro”, ase­gu­ró.

En la san­gre

“Me le­van­to a las seis de la ma­ña­na pa­ra es­tar en la fá­bri­ca y tra­ba­jo has­ta las ocho y me­dia. Des­pués ven­go a la te­le­vi­sión y tra­ba­jo has­ta las diez y me­dia u on­ce. He es­tu­dia­do tea­tro y he ac­tua­do por años en el Mac­ca­bi (es­ta­dio is­rae­li­ta), he ido a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ver te­le­vi­sión y apren­der”, con­tó Don Fran­cis­co, quien de­jó en cla­ro que su vi­da es la pan­ta­lla chi­ca.

Y fue por ese mis­mo tra­ba­jo cons­tan­te que lle­gó a in­ter­na­cio­na­li­zar el pro­gra­ma, en 1986 de ma­ne­ra par- cial y des­de 1992 com­ple­ta­men­te, pa­san­do a lla­mar­se “Sá­ba­do Gi­gan­te” y gra­bán­do­lo en Es­ta­dos Uni­dos.

Es es­te lo­gro, jun­to a li­de­rar la crea­ción de la Te­le­tón, el que lle­va a Ma­rio Kreutz­ber­ger a ser pre­mia­do, el pró­xi­mo 10 de mayo, por la Aso­cia­ción de Em­pren­de­do­res de Chi­le (Asech), cuan­do ce­le­bren su VII Cum­bre.

Vi­sio­na­rio

“En mis pro­gra­mas ha­go co­sas po­si­ti­vas. Úl­ti­ma­men­te los con­cur­sos han es­ta­do

di­ri­gi­dos a mos­trar re­li­quias his­tó­ri­cas, tra­jes de épo­ca, ma­te­rial so­bre la Isla de Pas­cua. To­do es­to es ins­truc­ti­vo y al mis­mo tiem­po en­tre­te­ni­do pa­ra el te­les­pec­ta­dor”, con­tó Kreutz­ber­ger en la en­tre­vis­ta.

To­do a modo vi­sio­na­rio

de lo que se­rían des­pués es­pa­cios co­mo “La cá­ma­ra via­je­ra”, “Es­te es mi ba­rrio” o “Us­ted no co­no­ce Chi­le”.

Acep­to que en oca­sio­nes me he equi­vo­ca­do. La gen­te que me co­no­ce sa­be que soy in­ca­paz de mo­les­tar a na­die... Me río mu­cho más de mí mis­mo que del pú­bli­co”. Ma­rio Kreutz­ber­ger, en­tre­vis­ta a TV Guía en 1965.

Ma­rio Kreutz­ber­ger se­rá pre­mia­do por la Aso­cia­ción de Em­pren­de­do­res de Chi­le, por su apor­te a la TV chi­le­na e in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.