“Sen­tí que de­bía de­vol­ver­le la mano al éxi­to y así na­ció la Te­le­tón”

Don Fran­cis­co re­ci­bió el Pre­mio a la Tra­yec­to­ria por su rol de co­mu­ni­ca­dor y fi­lán­tro­po que rom­pió fron­te­ras.

La Cuarta - El Comerciante - - EVENTO TOP - Ka­ren Pu­na­ro Maj­luf

“Mi pri­mer clien­te lo tu­ve a los cin­co años, cuan­do en­tre­gué vo­lan­tes del ne­go­cio fa­mi­liar en el ba­rrio. Días des­pués lle­gó un clien­te al ne­go­cio di­cien­do que un ni­ño ru­bie­ci­to y cres­po le ha­bía da­do un pa­pel”.

Así co­men­zó la his­to­ria de Ma­rio Kreutz­ber­ger en el mun­do del em­pren­di­mien­to, que si bien es téc­ni­co mo­de­lis­ta de pro­fe­sión, su ca­rre­ra y vi­da la ha he­cho en las co­mu­ni­ca­cio­nes.

Y es pre­ci­sa­men­te por el rol fun­da­men­tal que tie­ne en la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la TV na­cio­nal y la crea­ción de la Te­le­tón (re­pli­ca­da en 16 paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos) que la Asech le otor­gó el “Pre­mio a la Tra­yec­to­ria”, y co­mo sím­bo­lo le en­tre­ga­ron una ro­ca traí­da por la Ar­ma­da de Chi­le des­de el Ca­bo de Hor­nos.

So­bre el re­co­no­ci­mien­to, Don Fran­cis­co di­jo que “re­ci­bo es­te pre­mio con mu­cho or­gu­llo, por­que he si­do siem­pre per­se­ve­ran­te y lu­cha­dor en la vi­da, soy un em­pren­de­dor”.

Con una ro­ca del Ca­bo de Hor­nos, Asech hon­ró a Ma­rio Kreutz­ber­ger.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.