Te­je­do­ra sa­lió de ba­jón de­pre gra­cias a su pa­sión por las la­nas.

Na­dia Ara­ve­na lle­va un año apren­dien­do la téc­ni­ca y ya ven­de sus pro­duc­tos en Romeral y Cu­ri­có.

La Cuarta - El Comerciante - - PORTADA - Ka­ren Pu­na­ro Maj­luf

“El ti­po pue­de cam­biar de to­do: de cara, de ca­sa, de fa­mi­lia, de no­via, de re­li­gión,

de Dios… Pe­ro hay una co­sa que no pue­de cam­biar... ¡De pa­sión!”.

Con es­te tex­to, en la pe­lí­cu­la “El Se­cre­to de sus Ojos”, ex­pli­can lo que es una pa­sión, y es eso mis­mo es lo que vi­ve y sien­te Na­dia Ara­ve­na por sus te­ji­dos, los cua­les la lle­na­ron de ener­gía y

de luz, tras un pe­rio­do de os­cu­ri­dad. Pon­cho, te­lar ma­pu­che, te­lar Ma­ría, cha­que­tas, bol­sos y es­tu­ches son los pro­duc­tos que rea­li­za con sus ma­nos es­ta te­je­do­ra a me­nos de un año de ha­ber apren­di­do la téc­ni­ca. Su his­to­ria le pue­de pa­sar a cual­quie­ra, pe­ro no to­dos se su­pe­ran co­mo ella. Tras llegar a Romeral por una de­ci­sión fa­mi­liar, la le­ja­nía de sus hi­jos la lle­vó a caer en un fuer­te ba­jón de áni­mo. “Lle­gué a Romeral des­de San­tia­go por un pro­yec­to de vi­da jun­to a mi es­po­so. Es­pe­ra­mos a que los ni­ños cre­cie­ran pa­ra ve­nir­nos. Lo pla­ni­fi­ca­mos muy bien, pe­ro vi­vir­lo re­sul­tó to­tal­men­te di­fe­ren­te a lo pen­sa­do. Re­pen­ti­na­men­te me di cuen­ta que es­ta­ba sin mis hi­jos y con una ca­sa que se es­ta­ba cons­tru­yen­do y sen­tí que ‘se me apa­gó la luz’”, con­tó.

Sin em­bar­go, tras dos años en es­ta si­tua­ción, lle­ga­ría la fe­li­ci­dad a su vi­da.

Ha­cer con las ma­nos

Na­dia fue al mé­di­co y co­mo te­ra­pia co­men­zó a te­jer. “Pri­me­ro me con­se­guí con una ve­ci­na un te­lar cua­dra­do de 40X40 cm. Lue­go mi fa­mi­lia co­men­zó a fa­bri­car pa­ra mí de to­dos los ta­ma­ños y co­men­cé a hi­lar pon- chos”, con­tó.

De ahí en ade­lan­te su la­bor arran­có co­mo avión. “To­mé un cur­so de te­lar ma­pu­che. Lue­go me in­vi­ta­ron a un pro­yec­to lla­ma­do ‘+Ca­paz’ que es de Fo­sis. Fue­ron cua­tro me­ses de apren­di­za­je, don­de al fi­nal me die­ron una su­ma de di­ne­ro que in­ver­tí en un te­lar Ma­ría y la­nas”, co­men­tó. Pa­ra­le­la­men­te, es­ta te­je­do­ra se con­si­guió di­ne­ro con sus pa­rien­tes y se man­dó a ha­cer su pro­pio te­lar ma­pu­che en la ciu­dad de Li­na­res. “Lle­vo un año y es una co­sa ma­ra­vi­llo­sa. En­fo­qué mi vi­da con al­go apa­sio­nan­te co­mo lo es el te­ji­do. Por ello, to­do el di­ne­ro que ten­go lo in­vier­to en la­nas”, ex­pli­có fe­liz so­bre su “nue­vo amor”.

Lle­vo un año y es una co­sa ma­ra­vi­llo­sa que me lle­nó de ener­gía. En­fo­qué mi vi­da con al­go apa­sio­nan­te co­mo lo es el te­ji­do. Por ello, to­do el di­ne­ro que ten­go lo in­vier­to en la­nas”. Na­dia Ara­ve­na, te­je­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.